Dominio de Tares Cepas Viejas 2000
Dominio de Tares Cepas Viejas 2000
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Graduación (vol):
13,00%
Varietales:
100% mencía de viñas viejas
Precio aproximado
Precio Aprox:
Desconocido
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.24
/
91
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
-
ELABORACIÓN
Madura en barricas de roble por unos 10 meses
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de Dominio de Tares Cepas Viejas
OPINIONES
26

Black cherry, medium-high opacity and purple edges. Intense nose with hints of animal fur on a backdrop of fruit. Light touches of violet and coffee, very prominent on opening. The mouth is light, with a slight dairy hint (yoghurt, sour milk). Good acidity, long with a finish once again reminiscent of coffee.

Picota de buena capa con ribete morado. Nariz de buena intensidad con recuerdos animales sobre un fondo frutal. Leves toques de violeta y café muy marcado al abrirse. En boca es ligero, con un leve puinto láctico (yogourt, leche agria) con buena acidez, largo y con un postgusto que de nuevo trae recuerdos de café.

Color cereza madura con ribete rubí, de capa media..
Aromas elegentes de humo, cuero nuevo, fruta roja madura, y un mimeral férrico.
En boca guarda su punto de acidez en la entrada, que le da frescura e invita al trago repetido. El tanino está completamente pulido, y ni por asomo se nota ya.
El retro puede añadir un toque de café, algo de fruta negra, y un toque de balsámico o menta..
Con dos horas de decantación gana en aromas y parece que pierde algo de acidez, cambiandola por un deje mas dulzón!
Buena evolución con la mitad de su vida por delante.

Coincido con Daniel, de hecho la segunda botella la bebí con él en Barcelona. Se trata de un vino sedoso, sin aristas con notas balsámicas sin perder esa acidez que lo hace muy vivaracho. Un buen ejemplo el que puso Daniel, parece un pinot noir. Es un vino muy sabroso que no necesita de tiempo ni de decantaciones, está para comprar varias botellas.

Vino de suyo muy rico y más aun por la compañía de aquel día en BCN. Aromas de monte bajo, oliva, hierbas de olor, toques minerales atrás, frambuesa (casi como pinot noir) y cárnicos; evoluciona a recuerdos florales y de la crianza. Buen ataque en boca, de mejor agarre en su recorrido elegante y esbelto, concluyendo con un final lleno de fruta y minerales que constituye, con margen, lo mejor del vino.

El sueño de [email protected] Montar una bodega, y que te salga un vino así, es para sentirse feliz. A mí, además de gustarme me produjo mucha envidia. Como me gustaría que mis primeros vinos salieran así. Merecen reconocimiento.
El vino está buenísimo y no es caro

Picota capa alta.
Aromas intensos a fruta negra madura, balsámicos y finos tostados de crianza.
El encuentro es carnoso, moderadamente tánico, con buena estructura y buen balance grado/acidez/fruta. Paso frutal y con madera muy bien integrado. Final medio de buena persistencia. Un vino muy agradable y fácil.

A las notas de cata anteriores tan fantásticas sólo añadiré que en casa ya vamos por la octava o novena botella, porque bien aireado ya tenemos colas de amigos que vienen a gorronear en vez de comprarlo ellos. Efectivamente es un acierto de vino capaz de gustar a muchos, y Dominio de Tares, por éste, y Bembibre, y sus precios razonables se merece sin duda el premio de bodega del año.

Sigue siendo un vino que necesita una generosa aireación para desplegar de una forma franca su complejidad aromática, en la que destacan las notas de fruta madura, vainila, café, torrefactos, coco, cueros y notas de reducción. En boca tiene un excelente ataque, con buena estructura y equilibrio. Buena acidez. Retronasal con notas de ahumados, fruta roja, vainilla, cuero y minerales. Continua evolucionando muy bien en botella donde posiblemente aun le queda por mejorar.

Picota intenso, muy cubierto, con ribete amoratado. Lagrima fina y abundante de caida lenta.
Muy cerrado en origen (prescindo de decantación para ver su evolución) y con palpables notas de reducción, que muy poco a poco va dejando paso a aromas de coco, oleaginósos en general, vainilla y fruto rojo confitado.
Su entrada es ampila, de vino corpulento y robusto, a su paso aparecen toques herbaceos, de brote silvestre que se van transformando en fruta sobremadurada, cola y recuerdos avainillados. En cualquier caso la botella le va a sentar muy bien.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar