Puck

Las Moradas de San Martín: La otra garnacha madrileña

El tiempo en primavera en Madrid es uno de esos misterios insondables, lo mismo hace sol -incluso calor-, como nieva, no para de llover o hace un viento que te impide salir de casa. Mas el 5 de abril de 2015 amaneció despejado, como si el sol nos diera los buenos días con una amable sonrisa, sonrisa que se fue agrandando según nos acercábamos a uno de los pueblos con mayor tradición vitivinícola de España: San Martín de Valdeiglesias.

Situado en la esquina más occidental de la provincia, Las Moradas de San Martín se encuentra en un punto estratégico haciendo frontera con las provincias de Ávila y de Toledo, donde se unen la Sierra de Gredos con la Sierra de Guadarrama. Su cultivo más tradicional ha sido la vid desde hace siglos y numerosas interconexiones con la literatura y la pintura así lo acreditan, siendo los vinos de San Martín mencionados en la obra de Miguel de Cervantes y su fiesta de la vendimia recreada supuestamente por Goya en su cuadro La Vendimia.

La garnacha lleva aquí desde el siglo XII y el tempranillo lleva en España 3 siglos ¿no? Mirad, ahí abajo en Pelayos de la Presa están las ruinas de un gran monasterio de la orden del Císter, era el más grande de Madrid detrás del de El Escorial y toda esta zona estaba llena de iglesias, por eso se llama San Martin de Valdeiglesias, y ya se sabe que los monjes -y más los cistercienses- adonde fueran llevaban la vid.

Visita a la bodega Las Moradas de San Martin: paisaje
Paisaje que rodea el viñedo de Las Moradas de San Martín
 

Isabel está convencida de que los vinos de San Martín de Valdeiglesias han destacado siempre por su excelente acidez y la acidez, es el mejor conservante del vino.

Y hasta aquí nos trajo el vino, el vino que elabora Isabel Galindo escuchando a la tierra, interpretando el caudal de sabiduría que encierra bajo la superficie, permitiendo a la garnacha expresarse sin aditivos ni colorantes, tal cuál es aquí, sin tratar de que sea de ninguna otra manera.

Conozco el primer vino de Las Moradas de San Martin hace casi 3 años, el Libro 7 Las Luces 2007 y se produce uno de esos flechazos instantáneos que sabes que se prolongarán en el tiempo. A partir de ese momento sólo era cuestión de encontrar el momento porque ya sabía que tenía que conocer el terreno que había dotado a ese vino de tal profundidad y raza.

Entre medias tuve la oportunidad de coincidir en varias ocasiones con Isabel y con cada encuentro iban aumentando las ganas de conocerla en su ámbito natural pues su pasión por lo que hacía y por cómo lo hacía era desarmante incluso para alguien como yo, acostumbrada a vivir el vino desde las entrañas.

Visita a la bodega Las Moradas de San Martin: camino y paisaje

Abandonamos autovía, carreteras secundarias y finalmente nos adentramos por un camino rural que nos lleva a lo alto de un cerro; el coche que no estaba preparado para esos terrenos, nos dió algún susto que afortunadamente quedó en nada, y a cada minuto, la belleza del paisaje con la naturaleza despertándose perezosamente por la primavera, nos regalaba cuadros de amable rusticidad, de asilvestrada placidez.

El proyecto se inicia en el año 1999 con Telmo Rodríguez como uno de sus más importante impulsores, pero Isabel no se incorpora de manera estable inmediatamente.

Isabel ya había trabajado con Telmo anteriormente y antes de con Telmo, con Peter Sisseck, donde coincidió con otro entrañable conocido mío, Jerôme Bougnaud, viticultor de Pingus, enólogo de Quinta Sardonia y El Regajal.

Su valía y seriedad hace que Telmo la requiera para este proyecto pero tras un primer intento que no fructifica, pasa a trabajar para la cooperativa de la zona donde tiene que enfrentarse a una manera de elaborar basada en un abc memorizado y muy poca permeabilidad para aplicar el conocimiento y la experiencia que Isabel quería aportar. 

Yo venía de elaborar en Ribera del Duero, donde las condiciones te exigen añadir tartárico, sin embargo aquí nada más ver las primeras analíticas de la garnacha me di cuenta de que era totalmente innecesario y ¡tenían un palet entero! y todo porque alguien (un enólogo de más al sur) les había dicho que tenían que echar tartárico sí o sí, daba igual que no fuera necesario. Les di instrucciones de que devolvieran el palet completo que en aquella época tenía un valor de 1.000.000 de las antiguas pesetas (6.000€) Ahí es nada... 

Es una zona en la que sin inversión económica se puede mejorar mucho el producto porque hay muy buena materia prima.

Un proyecto romántico

Telmo lidera la investigación de terrenos y tras diversos estudios, se elige el Pago Los Castillejos como el lugar idóneo para asentar lo que más tarde sería Las Moradas de San Martín. Se trata de una finca de 22 Ha situada a casi 900 m de altitud y rodeada de pinares, encinas, enebros, jaras, cantuesos y otras hierbas aromáticas, donde conviven viejas viñas de garnacha con 80 años de edad media, junto con alguna parcela más nueva fruto del trabajo de recuperación de viñedos abandonados.

Y Telmo no estaba dispuesto a renunciar a Isabel por lo que la vuelve a llamar en el 2002.

Estos 13 años se me han pasado volando, todavía sigo aprendiendo, desaprendiendo... Los primeros años que estuvimos aquí los pasamos buscando la vocación de la garnacha de aquí. Nos dedicamos a probar todo, fuimos a Ávila, a Toledo... Hicimos estudios de suelos. La gente nos decía: "Lo bueno está arriba" pero apenas quedaba nada, la mayoría del viñedo había sido abandonado. Ahora es casi todo monte, la gente que lo cuidaba ahora ya es mayor y aunque han vivido muy bien de él porque la calidad de la uva era excelente (buena acidez, buen grado alcohólico, te ahorrabas tartárico y azúcar) y se la rifaban, ya no tienen fuerzas para seguir trabajándolo.

Visita a la bodega Las Moradas de San Martin: Isabel Galindo labrando la tierra
Isabel labrando: Yo soy agrónoma, a mí lo que me gusta es el campo

El paraje de Pago Los Castillejos enseguida destacó, era el pago más característico, más diferente.

Hacer vino joven lo puedes hacer con cualquier uva, con cualquier viñedo del mundo pero para hacer vino que perdure no vale cualquiera, para eso está el tema del pago. Vimos que tenía un potencial de envejecimiento inusual en la garnacha.

Algunos viñedos estaban vivos, otros consiguieron recuperarlos (pueden tardar hasta 7 años en conseguir que vuelvan a brotar) y hubo otros con los que no hubo manera. El viñedo más joven de los viejos sobrepasa los 40 años pero Isabel nos señala otras viñas con más de 100 años. 

Si quieres hacer vinos de guarda, que no se oxiden, te tienes que ir a los altos, de hecho en el Priorato siempre tienen las garnachas en lo más alto:

Se volvió a plantar, fundamentalmente garnacha pero también se hicieron pruebas con "variedades mejorantes": algo de cabernet, tempranillo... y la verdad es que fatal. También syrah pero eso es un caso aparte. 

Lo que yo buscaba era algo que le bajara el grado alcohólico a la garnacha aunque ya no me preocupa tanto. A lo largo de estos años he aprendido lo que viene de la variedad y lo que viene del suelo.

Han elaborado siempre en ecológico aunque no lo han certificado hasta el año pasado:

¿Para qué pagar por algo que ya estoy haciendo? Pero al final tienes que hacerlo porque te lo piden fuera.

El suelo imprime mucho carácter a los vinos, son suelos arenosos:

Aquí en verano el suelo es como en la playa, un 90-95% de arena. Según vas bajando al valle hay más sedimentación y arcillas y la producción aumenta considerablemente.

Si te vas a suelos más ricos, las producción es tan grande que la planta tarda mucho en madurar.

Esta manera de elaborar tiene sus curiosidades como la manera en que las estaciones afectan al vino:

Yo he visto que los vinos cuanto más naturales son tienen momentos durante la primavera que se ponen rarísimos. No me ha pasado con todos pero sí con el Initio 2005, 2006 y 2008, me preocupaba, me volvía loca y luego se reconducían.

Pasamos por una parcela en la que están experimentando con syrah y están saliendo cosas muy interesantes, de hecho, las pruebas de vinificación de la syrah le están gustando mucho a Isabel.

Visita a Las Moradas de San Martín: detalle de cepas con bosque detrás
La viña está rodeada de naturaleza exuberante.

 

Vemos las cepas más viejas, las que rondan los 100 años y también las que desgraciadamente no se han podido recuperar. En Gredos hay unas laderas de pizarra espectaculares.

Si quieres hacer vinos de guarda con garnacha te tienes que ir a los viñedos plantados en altitud para que no se oxide, como en el Priorat. Hacer vino joven lo puedes hacer con cualquier uva pero para hacer un vino que sepa envejecer tiene que proveer de un sitio muy concreto, de un pago. Por eso se eligió este pago, porque vimos que tenía una capacidad de envejecimiento inusual en la garnacha.

Una de las pesadillas de Isabel son los animales que llegan aquí buscando brotes verdes tras un año muy seco.

En Bodega

En Las Moradas el personal no llega a las cuatro personas incluida Isabel. Isabel despalilla a pesar de que por la zona mucha gente no lo hace:

Durante 3 años hicimos pruebas y comprobamos que la garnacha era una variedad muy vegetativa y el raspón es muy verde, no lignifica. Además, aquí la garnacha no necesita el plus de acidez que le aporta. Ojo, y eso aquí, que lo que no vale aquí puede valer perfectamente en otro sitio.

Visita a Las Moradas de San Martín: Isabel explicando las elaboraciones
Isabel Galindo nos explica su forma de elaborar.

Telmo Rodríguez se encarga de diseñar la bodega y aunque al principio trabajaban con cubas de madera pero las acabaron quitando. Sólo utilizan levaduras y bacterias naturales.

La primera añada que embotellaron fue la 2005 pero Isabel observa que el vino no envejecía:

Me decían: "Hay que salir al mercado ya" Y yo les constestaba "¡Pero es que el vino no está!" 

La garnacha tiene muy poco ácido málico, por eso resultan tan frescas, además no se les añade nada para que resulten más azucaradas o avainilladas, tampoco se retrasa la vendimia como en otras zonas para conseguir una sobremaduración de la fruta con su consecuente aumento en azúcares, la quieren como es.

Le cuesta mucho hacer la maloláctica y por eso no podemos añadir sulfuroso. Al principio me daba algo de miedo porque mi experiencia en Ribera era que si no añadías sulfuroso el vino se te iba, pero aquí no. Claro está que corres el riesgo de que aparezcan brettanomyces. Hay que tener mucho cuidado con las levaduras, con la asepsia... Aquí se lava todo con agua a presión, no utilizamos detergentes, por eso también utilizamos el inoxidable, es el material que más garantías te da.

Por ahora me ha ido todo fenomenal, este año no he tenido que echarlo ni en la uva.

De aquí salió el tema de los llamados "vinos naturales" y como muchos de ellos no lo son, o lo son a medias. También debatimos sobre el radicalismo de algunas posturas, prefiriendo vinos con brettranomyces u oxidaciones exageradas que ocultan toda tipicidad o reflejo del terruño en pos de un dogmatismo en muchos casos innecesario. 

Yo he elaborado siempre así y cuando empezaba me llamaban loca, pero podía hacerlo gracias a esta uva, este pago. Yo lo único que he hecho es escuchar a la materia prima que tenía, pero en otras zonas, en otros contextos, lo normal es que el vino se te vaya y que tengas que hacer algo para impedirlo. Hay que probar, probar y probar y si alguna vez tengo que dar marcha atrás, lo haré.

Yo fui la primera en llegar a esta zona y los demás no llegaron hasta 2007-2008. Somos una zona muy joven todavía y como mi vino es un vino de guarda, tardo mucho tiempo en obtener los resultados de mis pruebas. Nos hemos puesto de moda y hay que tener cabeza, nos queda mucho recorrido todavía.

Sala de barricas

La madera es casi toda de roble francés a excepción de alguna prueba que están realizando con roble húngaro.

 
Visita a Las Moradas de San Martín: las barricas
Las barricas de Las Moradas de San Martín

La barrica no debe dar sabor al vino, debe modelarlo, si lo que quieres es dar sabor a madera utiliza los chips que son mucho más asépticos. 

Al principio trabajaban con fudres pero en cata dieron resultados negativos sin saber muy bien porqué. Al final se decantaron por 500 lt porque encaja más con la lentitud con la que evoluciona este vino, además no clarifican ni filtran el vino.

La clarificación es el mayor pecado en los vinos, deja a todos los vinos igual porque lo arrastra todo. Eso sí, son más comerciales

Eligieron el roble francés porque respetaba más la tipicidad del suelo y de la fruta, sin añadir olores ni sabores que pudieran ocultar estos rasgos y de esa manera se difuminara la personalidad del vino.

¿Barrica nueva o barrica vieja? Pues depende de la parcela, aquí se hace todo por parcela. Y también depende de la añada, este año no ha entrado ninguna barrica nueva pero hay añadas que te la piden por eso no pido las barricas hasta el final. Yo hago las elaboraciones personalmente y cada vez toco menos. La garnacha tiene poco tanino pero desde que entra en bodega y hasta pasados 3 años en botella se mantiene, esa acidez es la que está haciendo que el vino se conserve de esa manera. Donde más se ensambla el tanino es en botella tras pasar por la barrica. Hago un remontado al día como mucho, y pequeño, para mojar un poquito el sombrero. Prefiero eso al batonaje porque a mí el batonaje me destroza mucho la uva. Es que cada uva es un mundo y yo me he fijado que la garnacha da igual que produczca mucho o produzca poco, al final apenas hay que tocarla.

Y después de esta clase magistral en elaboración y crianza Isabel decide que ya estamos listos para catar la mini-vertical que nos tiene preparada de los tres vinos de la bodega:

Senda, mini-vertical de Initio, Libro Siete Las Luces y...  

Visita a Las Moradas de San Martin: Sus 3 vinos
Los 3 vinos de Las Moradas de San Martín

Con las añadas 2005, 2006, 2008, 2009. También nos ofrecería probar esta misma añada de la barrica. Nos cuenta que sus vinos apenas varían de color con los años. Empezamos con el Senda, el benjamín de la bodega:

El Senda queremos que esté en las barras de calidad.

Senda 2009

  • Bodega: Las Moradas de San Martin
  • D.O./Zona: D.O. Vino de Madrid
  • Tipo de vino: Tinto con crianza
  • Varietales: 100% Garnacha procedente de varias parcelas.
  • Volumen: 15º
  • Crianza: Crianza de de 10 meses aproximadamente en 10% barricas nuevas y el resto en barricas de hasta 4 vinos.
  • Precio aproximado en Internet: 9-10€

El 2009 fue un año muy cálido en el que se tuvo que vendimiar muy pronto y aún así es la añada con más grado de todas las que se han hecho. Tiene una fruta muy exuberante en nariz, está lleno de aromas primarios entre los que se cuentan, además de la fruta del bosque, aromas campestres de monte bajo.., lo cual es muy inusual para un vino de 6 años. Hay mineralidad de piedra blanca, granito. Con oxigenación se magnifican las notas dulces sobre todo de caramelo duro, piruleta, martillo de feria.

Es al mismo tiempo muy largo y a pesar de la calidez de la añada conserva una sorprendente acidez. Fresco en inicio, cálido en su final, la fruta sigue siendo quien manda en este vino, con su sabor dulce pero no empalagoso y haciendo la madera acto de presencia únicamente en su estructura. Muy, muy bueno y muy por encima de otros vinos de su categoría.

Initio 2008

  • Tipo de vino: Tinto con crianza
  • Varietales: 100% Garnacha de uvas seleccionadas por parcelas.
  • Volumen: 14,5º
  • Elaboración y crianza: Durante una semana realizan una maceración prefermentativa en frio. Posteriormente arranca la fermentación, de forma natural, con las levaduras de la propia uva, sin correcciones ni aditivos, durante tres semanas. Una vez realizada la fermentación maloláctica, se lleva a cabo una crianza de 14 meses en barrica de roble francés para posterior coupage de los vinos. Se embotella sin filtrar ni clarificar.
  • Precio aproximado en Internet: 13-14€
Visita a Las Moradas de San Martín: en plena cata
 

En esta añada el verano fue muy fresco y se empezó a vendimiar a finales de septiembre y principios de octubre, lo que permitió que el fruto acabara de madurar lentamente y de una manera completa por lo que son añadas que permiten una buena longevidad. El color es el de un vino joven, Isabel dice que tiene el mismo color que el día que lo embotelló y es la acidez, esa tremenda acidez de esta garnacha.

Al hilo de lo que comentaba con anterioridad sobre los vinos naturales, este vino se muestra muy cerrado al principio e Isabel nos comenta que cuando lo abrió -antes de que llegáramos- le había dado incluso algo de oxidación pero empieza a despertar. Tierra húmeda, fruta negra (moras de zarza), Le damos tiempo de oxigenación y al volver a él nos devuelve la confianza con una nariz expresiva y frutal sobre fondo torrefacto, con notas también de cacao, chocolate negro.

En boca el tanino está presente pero no es nada molesto, está pulido y sedoso, y tiene una notable estructura. Empieza con fruta negra (moras, arándanos) y acaba con aceituna negra también. Así como en nariz se muestra perezoso, en boca no para de evolucionar y siempre con muchísma frescura. Un vino muy adecuado para acompañar comida pero también para tomarlo solo, en un ambiente reposado y como acompañante de una buena charla.

Libro 7 Las Luces 2007

  • Tipo de vino: Tinto con crianza
  • Varietales: 100% Garnacha 
  • Volumen: 14,5º
  • Elaboración y crianza: 21 meses en barrica nueva y battonage durante 12 meses desde que terminó la maloláctica.
  • Precio aproximado en Internet: 27-28€

Otro vino que se muestra muy tímido en nariz pero con paciencia nos obsequia con notas especiadas dulces y picantes: clavo, canela, pimienta blanca.

La boca es rica y sabrosa, con fruta presente, gran profundidad y relieve. Potencia controlada, acidez viva y presente. La fruta pasa de fresca a sumergirse en licor y aparecen notas minerales de piedra blanca.

Tiene potencial de vida de 10 años como mínimo.

Initio 2006

  • Tipo de vino: Tinto con crianza
  • Varietales: 100% Garnacha de uvas seleccionadas por parcelas.
  • Volumen: 14,5º
  • Elaboración y crianza: Durante una semana realizan una maceración prefermentativa en frio. Posteriormente arranca la fermentación, de forma natural, con las levaduras de la propia uva, sin correcciones ni aditivos, durante tres semanas. Una vez realizada la fermentación maloláctica, se lleva a cabo una crianza de 14 meses en barrica de roble francés para posterior coupage de los vinos. Se embotella sin filtrar ni clarificar.
  • Precio aproximado en Internet: 13-14€

Añada complicada, cálida, que hubo que vendimiar corriendo.

En nariz este vino ya sí demuestra su edad -11 años- y da más notas terciarias que primarias, con cueros elegantes y finos, hoja de tabaco... Los balsámicos son también sutiles pero lo invaden todo.

En boca es expresivo desde el primer momento con protagonismo de los sabores más evolucionados pero con una fruta y una acidez muy vivas. Se repite la frescura balsámica sobre un vino estructurado y muy pulido. Carnoso y elegante, este vino está ahora mismo en su momento perfecto de consumo.

Visita a Las Moradas de San Martin: mini-vertical de initio
Mini-vertical de Initio, el vino más representativo y corazón de Las Moradas de San Martín

 

Initio 2005

  • Tipo de vino: Tinto con crianza
  • Varietales: 92% Garnacha, 5% syrah y 3% cabernet sauvignon.
  • Volumen: 15º
  • Elaboración y crianza: Durante una semana realizan una maceración prefermentativa en frio. Posteriormente arranca la fermentación, de forma natural, con las levaduras de la propia uva, sin correcciones ni aditivos, durante tres semanas. Una vez realizada la fermentación maloláctica, se lleva a cabo una crianza de 14 meses en barrica de roble francés para posterior coupage de los vinos. Se embotella sin filtrar ni clarificar.
  • Precio aproximado en Internet: 13-14€

Otro vino con aspecto mucho más juvenil que su edad de 10 años y al ser la primera añada que se elaboró cuenta con pequeñas aportaciones de otras uvas de la finca.

Desde el primer momento se muestra expresivo en nariz, no tiene las notas de humedad de los anteriores y la garnacha campa a sus anchas con un riquísimo regaliz rojo, fruta. Más tarde menta y otros balsámicos. También notas anisadas que recuerdan al pacharán.

Frutal, redondo, opulento, estructurado ¡increíble para su edad! Mantiene un tanino juvenil, brioso, vivaz y potente. Delicioso en sabor, corpulento, pulido, sedoso ¡una maravillosa sorpresa!

Visita a Las Moradas de San Martín: Isabel Galindo sacando muestras de barrica
Isabel sacando muestras de barrica.

Y la syrah...

Pero si para Isabel hay una uva más allá de la garnacha, ésa es la syrah. Ella cree en el potencial que tiene esta variedad en este terreno y da pinceladas de como se expresa:

El syrah de aquí no tiene nada que ver con otros que destacan por sus aromas florales, sus violetas. Es más afrancesado con esas notas elegantes de cueros...

Y nos invita a catarlo de la barrica así que iniciamos el camino de vuelta. Al llegar nos propone catarlo de diferentes barricas, roble francés, húngaro y americano mientras nos avisa de que puede estar un poco duro por el frío. Nos daría a probar la añada 2013 en roble americano y efectivamente, las violetas no estaban ni se las esperaba, lo que sí estaba allí y en gran concentración era la fruta muy negra y las pinceladas de cueros que a pesar de que el vino estaba muy frío, eran obvias y evidentes. En boca se mostraba ya muy sabroso y con ciertas notas cárnicas.

He hecho pruebas de embotellado y en el 2009 embotellé syrah ¿Queréis probarlo? Tengo alguna botella aquí...

¡Pues menuda pregunta! Pero no sin antes hacer un alto en el camino para probar una barrica de roble americano que contenía garnacha 2013 proveniente de cepas de más de 90 años y destinada a Las Luces, potente e indómita y obviamente, con la madera muy marcada, un vino que alcanzará su plenitud dentro de unos 10 años. También probaríamos muestras de syrahs en otros robles, francés, húngaro...

En todas las muestras se repite el tanino noble pero indómito, rebelde:

Esto necesita la madera y la botella para domarse, esto no se puede embotellar tal cual. Me preguntan mucho porqué no hago vino joven ¿a que ahora me entendéis porqué no puedo? Con esta uva de este pago no se puede.

Las Moradas de San Martín Syrah 2009

  • Tipo de vino: Tinto con crianza
  • Varietales: 100% Syrah.

Fue una añada cálida, la primera en la que la syrah empezó a despuntar e Isabel nos explica que tiene más barrica de la que ella hubiera querido  y necesitará más botella pero aquel año no lo pudo elaborar de otra manera. Además, llevaba poco tiempo injertada -sobre tempranillo- por lo que todavía no era capaz de mostrar su auténtico potencial algo que sí se intuía en la muestra de barrica del 2013.

En nariz se muestra tímido, con mucha fruta negra (moras) e incipientes aromas de cueros finos, frutillos del bosque, hierbas aromáticas, sotobosque, piña de pino... El terreno está muy marcado

Gran estructura en boca y mucha concentración de sabor. Fruta negra en primer plano y un inesperado final de regaliz negro. Mucha elegancia, buena y buen potencial futuro.

Visita a Las Moradas de San Martin: Syrah 2009

Las Moradas de San Martín y la literatura

El nombre de la bodega Las Moradas se escogió en homenaje a Santa Teresa de Jesús cuyo libro Las Moradas (Castillo Interior) es considerado como su mejor obra.

En Las Moradas de San Martín se ha apostado por la literatura como imagen de marca por lo que se buscaron escritores que elaboraran un relato y se les dió una botella de vino para que su degustación actuara como inspiración. El primer relato fue "Brindis" escrito por Marta Rivera de la Cruz, periodista y novelista, Premio Ateneo de Sevilla y Premio Planeta. El segundo llamado "La luz del Enano" lo firma Ángeles Caso, periodista y novelista también Premio Planeta y premio Fernando Lara.

Y la historia continuará...

Visita a Las Moradas de San Martín y su conexión con la literatura

© Mara Funes Rivas - Julio 2015

  1. #1

    J-Carlos

    No muy lejos de la zona tenemos al forero Cachina que elabora vino con garnachas viejas.

  2. #2

    Javier Azcona

    Gran artículo Mara

    FELICIDADES

  3. #3

    Mara Funes

    en respuesta a Javier Azcona
    Ver mensaje de Javier Azcona

    Gracias Javier! :D

  4. #4

    Francescf

    ¿No estaba por allí Luis Oliván?

  5. #5

    Miguelx

    Gracias por el articulo Mara.

    Este sabado tengo visita a la bodega, a ver si no llueve y podemos ver la viña...

  6. #6

    Mara Funes

    en respuesta a Miguelx
    Ver mensaje de Miguelx

    Pues os deseo que haga un día tan esplendoroso como el que yo disfruté, es un paraje mágico. ¡Ya me cuentas!

  7. #7

    Miguelx

    en respuesta a Mara Funes
    Ver mensaje de Mara Funes

    Pues nos encantó la visita a la bodega, los viñedos y la cata final.

    Tuvimos suerte y no nos llovió, así que pudimos dar un paseo por los diferentes viñedos.
    Tal y como tu apuntas, es un paraje magnifico rodeado de bosque y de diferentes plantas aromáticas que conviven entre las viñas.

    Los vinos muy buenos y agradables y con una gran RCP, unos vinos a los que les viene muy bien una buena oxigenación previa, como también reflejas en tu artículo.

    Especialmente nos gustó el "Initio 2008" que nos encantó, un vino muy agradable y elegante.

    El "Libro 8. Las luces" también muy bueno y expresivo, es un vino que me ha gustado mucho y que bien oxigenado, despliega sus virtudes de una forma elegante y con personalidad.

    Solo me falta por probar de esta bodega “La Sabina”, que espera en casa su momento :-)

    Mención especial a Alejandro, que realizó una visita muy agradable, amena y enriquecedora, enhorabuena por la visita y por el trabajo que hace todo el equipo de Las Moradas de San Martín.
    Una visita y unos vinos muy recomendables.

    Un saludo,

  8. #9

    Mara Funes

    en respuesta a Miguelx
    Ver mensaje de Miguelx

    Cuanto me alegro Miguel y muchas gracias por compartir aquí tu experiencia.
    Un saludo!


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar