Viñas del Vero Colección Riesling 2010
Vino Viñas del Vero Colección Riesling 2010
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Blanco
Graduación (vol):
13,50%
Varietales:
Elaborado al 100% con la variedad blanca Riesling, procedente de viñedos plantados en el Pago Los Olivos.
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 5 a 9,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.25
/
91
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
7,0
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de Viñas del Vero Colección Riesling
OPINIONES
8

Amarillo dorado con ribete pajizo y reflejos verdosos. Aspecto limpio.
Nariz con presencia de frutos de hueso (melocotón, albaricoque), manzana y algo de cítricos, jazmín, mantequilla y almendra cruda con repuntes minerales. Fondo de lías y sensación ahumada.
En boca es fresco, con ataque de cítricos, manzna golden y albaricoques, toques de caramelo fresa-nata, floral, tiza, crema de limón y puntas herbaceas que nos dejan un fino amargor a su paso. Recorrido ligero y floral, de buena acidez y postgusto algo corto.

A punto de que dé con mis huesos (y mi gusto) con la añada 2011, me dedico contemplar como se hace mayor esta Riesling de Viñas del Vero.
La nariz sigue dominada por los cítricos de forma evidente (cáscara de limón, pomelo, naranja amarga), en fín...
No obstante, el respeto de la tierra por parte de esta variedad, queda latente en esta botella; ahora: notas minerales, tierra mojada, mucho hongo. Humedad...después, algo de piel de fruto seco.
Pero regreso al vino; de nuevo, en la boca: cítrica, como la nariz. Míneral y térrea, como la nariz ( un poco menos, eso sí). La acidez se ha moderado, aunque queda "mecha" todavía.
Final bastante persistente con recuerdos cítricos y dejes amargosos.
En mi opinión, ha ganado en detalles de complejidad en nariz y la boca ahora se presenta menos acida y puntillosa. Aunque antes tenía mucha gracia.
¿Mejor? No sé...¿Diferente? Algo ha cambiado.
¿Es Riesling? Desde luego...Aunque aragonesa.

Pardiez!!

Amarillo-verdoso palido, con marcadas notas verdosas.
Buena intensidad, con caracter floral muy marcado, jazmín, fressia, magnolia, con ligeros recuerdos de fosforo y notas de cítricos.
Buena estructura, con buena acidez, con notas herbaceas, amplio, sedoso, con notas frutales, recuerdos citricos.

vista amarillo palido-pajizo con ligeros reflejos verdoso.
nariz con mucha fruta tropical sobresaliendo la piña, citricos y ligeras notas de frutos secos.
entrada en boca con ligero amargor, con buena acidez, paso un pelo oleoso y dulce.
post gusto secante y de medios recuerdos.

Visual: Denota su juventud con un aspecto amarillo pálido.
Olfativa: De media intensidad, toques dulces en primer plano, algo de flor, recuerdos a miel, va apareciendo un punto cítrico punzante y las flores se van al fondo, muy agradable.
Gustativa: Ligero, suave, floral, muy buena acidez, con bastante persistencia del recuerdo floral, fresco, punto amargo muy fino, algo dulce, buena longitud.

Agradable novedad.
11,50€aprox

Amarillo pálido, limpio y brillante, reflejos tenuemente verdosos.

En nariz se muestra algo más evolucionado de lo que cabe esperar tan temprano, dominan frutas tropicales y cítricos, hay mango y matices de limón, pero también hay notas claras de piña madura y cáscara de limón.

En boca presenta una acidez media que, aunque refrescante, parece que se queda un poco corta, especialmente en comparación con los trocken alemanes. En general refleja bastante fielmente lo que la comunica la nariz y resulta una experiencia agradable.

Son de agradecer estas novedades en el Somontano, pero no llega al nivel de los gewürztraminer de la zona. Para mí la diva canta en alemán, y ésta más que una buena soprano haciendo de Königin der Nacht es una mezzo suplente (pero bienvenida, con lo que cuesta encontrar riesling por estas tierras).

Visual: Limpio, muy cristalino, denso en copa con buena lágrima. La tonalidad cromática nos denota juventud.
Olfativa: Intensidad media alta, toques de cítricos y melocotón en almíbar. Muy frutal y aromático, nos invita a poner una y otra vez la nariz en la copa... muy agradable
Gustativa: Ataque meloso, acidez media, graso y bastante envolvente.. Bastante seco y agradable
Me gusta éste riesling...

Parecía que en un tiempo, tras la marcha del gran Pedro Aibar, enólogo de la bodega y uno de los artífices del empuje del Somontano, Viñas del Vero podía atravesar un "in pass" de tiempo en el que no sabíamos hacia dónde iban a tomar camino.
Desde luego, este vino que nos ocupa (pienso) es en gran parte obra de Aibar, a pesar de que haya salido ahora a la luz, cuando él ya no dirije la bodega.
Pero si a una cosa un servidor (y quizás muchos también) le podríamos achacar a esta D.O. aragonesa, es que quizás estaba un poco parada en cuanto a novedades y cosas realmente diferentes. Por supuesto, no sólo esto es de Viñas el Vero, pero en este caso creo que "granitos enológicos de arena", como este más que interesante blanco, hacen que uno crea que la chispa y la brillantez, la ilusión por descubrir cosas nuevas, no se apague.

En cuanto al vino:
Descorchado después de algunas botellas Chardonnays de la zona. La cosa así lo pintaba. Servido bastante frío.Mejor.
En la copa viste un color amarillo, entre dorado y pajizo...quizás parece un cava, un poco de burbuja...
La nariz me parece casi lo mejor del conjunto, aunque la boca no resulta manca: comienzos de naranja muy pero que muy verde (de las que muerdes y casi lloras por la acidez), luego una sensación muy placentera, cáscara de naranja (olor muy atractivo, de veras) y al final esta naranja parece convertirse en sidral de naranja. Quien fuera un mozalbete en los 80, recordará esos sobrecitos de polvos con sabores diversos; se lo metía uno en la boca y...zas!! Tóma ácido!! Las flores que se apuntan en la contraetiquetan pasan desapercibidas, por lo menos para mí. Intensidad media, pero nariz personalísima.
En boca, quizás no sea tan sorprendente pero es igualmente muy disfrutable. Bastante acidez (no tanto como otros Rieslings foráneos, pero lo suficientemente importante como para refrescar. Además, nos reencontramos de nuevo con los cítricos ( vuelta de tuerca más a esa naranja, que por momentos invita a un dulzor en el trago y por otro se vuelve amargosa. Acidez aparte, tampoco se notan los azúcares que encontramos en otros Rieslings. El final, es bastante seco y corto, aunque curiosamente el postgusto de fruta es apreciable.

Bueno, total: que entre los comensales que éramos (de los cuales curiosamente algunos, trabajadores en bodegas de la competencia) nos quedamos bien a gusto y un poco sorprendidos con este vino. Positivamente, claro.
Hay que probarlo por lo menos una vez. Luego sacarán conclusiones. Gustará o no; pero desde luego bien merece la pena el catar un Somontano nuevo, alegre y fresco.
Pagados unos 9€ y pico por él. Lo vale.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar