Opiniones de Clos Mogador
OPINIONES
46

Ya la última botella de este gran vino. Está como la del año pasado pero aquí la mineralidad da un tono más alto y presente. El aroma no es muy intenso pero la boca es pura pizarra, casi de carácter salvaje. Guarda un punto de fruta negra con lilas. Gran vino que ha aguantado 12 años perfectamente Chapeau ¡¡

Ciertamente no es un vino tan distinto del que provee por última vez en el 2004. En esencia sigue siendo un Mogador de alta categoría.
En nariz sigue presente una extensa mineralidad, guarda un recuerdo frutal, cierta licorosidad, mucho humus y bosque umbrio y termina la gama con café ligeros recuerdos de cuero.
La boca está exquisita, cuerpo potente y recio, el paso de boca es suave y delicioso. Rebosa equilibrio, redondez y elegancia, me maravilla este vino. Ha perdido, eso sí, fuerza intrínseca de lo ha ganado en pureza y elegancia. Final larguísimo.

Recuerdo la presentación de la añada 2000 en Falset que se hizo en el marco de la Fira del Vi, en los bajos del Hostal Sport. A partir de entonces se pasó a la biblioteca municipal y más tarde en el IES de la población. Ese sitio tenia encanto y todavía se separaba la cata en dos sesiones (sábado tarde Priorat y domingo mañana Montsant). Todavía recuerdo la mesa de Clos Mogador al final de la sala a mano izquierda, justo al lado de la de Mas Doix. Ese vino era la cumbre, era todo lo que uno esperaba -y espera- del Priorat: fuerza, potencia, concentración, mineralidad, exuberancia. La elegancia del Mogador era su descaro, la calidad indudable de la fruta y la magia de su creador, uno de los pocos que ha seguido con el modelo de vino único: ni fincas, ni selecciones ni segundos. Sólo el Nelin...
Diez años después el vino ha cambiado, no me atrevo a valorar si a mejor o no. A mi me gusta la fuerza y la paleta aromática de un Priorat "joven",pero con diez años encima tambíen me gusta mucho: Hay notas minerales por delante de la fruta y su complejidad hace difícil la adjetivación. Conserva potencia sin el nervio de antaño, tiene carácter y su sabor es delicioso. Difícil valorar nada más que no sea puramente subjetivo. En todo caso me alegra su buena evolución y habrá que observar si esta continua...

Nos surgió la oportunidad de probarlo, no la desaprovechamos y no nos defraudó... Un poco con miedo al principio, la etiqueta ya amarilleaba, un poco con respeto y pudor, lo decantamos y lo fuimos catando. La primera copa tímida pero dejandose querer, sensual, sin perder el rubor picota, y poco a poco desplegando todas sus armas personales, .... Frutas rojas, cacao, balsamicos, tostados, florales ....... en boca carnoso, jugoso, potente, largo,.... No esperabamos menos. Gracias a Rene e Isabelle que nos enseñaron con cariño la cuna del mogador, y nos dejaron probar con asombrados ojos esos apasionados juegos de uva, muchas gracias.

Tiene la materia que expresa de sobra su estilo, tanto en nariz como en boca, con una forma bastante redonda para terminar sobre un perfil un poco más violentamente prioratino, caracter y sabores, las notas de la buena uva, cuerpo y sutilidad. Hay frutas negras, mora y grosella, con notas florales. Bello y armonioso. Asi que si se pasean por sabores que llamamos de la tierra veran que la paleta está de aupa: desde la pizarra y su austeros toques hasta el almizcle, ciruelas negras, resinas...

Un mes despues , volvemos a probar otra botella , en cata a ciegas, con resultados algo diferentes.
Color cereza con borde atejado. Capa media alta. Lagrima densa,elegante, que baja poco a poco y que no tinta la copa. Espejo limpio
Nariz de media potencia con frutas maduras (rojas y negras), con un fondo de madera y ahumados. Hay especies (pimienta negra) y mas tarde aparecen cafe , chocolate y ahumados, pero con menos potencia. Es una nariz muy elegante, pero de menor intensidad a la botella de Septiembre.
Paso por boca suave, pero con plenitud en su sabor, la potencia es menor . Los taninos estan redondos , dando una sensacion muy placentera en boca. Hay madera integrada que hace de fondo. La acidez sigue prensente, dotandolo de una estructura perfecta, pero con menos nervio y cuerpo.
Postgusto sedoso, largo , envolvente y placentero.
Nadie acertamos la añada, ni la DO ni la composicion de la uva. Es un vino diferente al probado hace apenas un mes, pero sigue siendo un vino maravilloso.

Picota oscuro con borde rosaceo. Capa alta. Lagrima densa,elegante que tinta la copa. Espejo limpio
Nariz de gran potencia con frutas maduras (rojas y negras), despues aparecen cafe, chocolate, torrefactos, ahumados, especies y maderas. Evoluciona, gira, vuelve sin perder un apice de fuerza en nariz.
Paso por boca pleno, potente, integrado, redondo, elegante y firme. Llena la boca con una explosion de sabor frutal con toques de cafe y choccolate. Estructura, nervio y cuerpo. Postgusto enorme , placentero y que se suaviza poco a poco

Cata vertical de Clos Mogador. Fantástica cata en la que catamos la historia de esta bodega. Color rojo picota oscuro. En náriz buena intensidad con aromas de fruta, madera. En boca entra fresco, con extraordinario recorrido, potente y con gran equilibrio. Aguantará mucho tiempo...

El vino va creciendo y no muestra signos de flaqueza. Mantiene el tipo con un color oscuro y un aroma también oscuro, difícil, fruto inapelable de una seductora complejidad. Huela a fruta escarchada, a madera aromática (cedro, caja de puros), a bosque húmedo; me cuesta adjetivar tanto placer. Sabe fresco, potente, goloso, aterciopelado. Perfecto equilibro fuerza-elegancia. Largo. 7 años no son nada.Aguantará 7 más?

Almizcles, incienso, maderas aromaticas, bosque de pinos y resinas blancas frescas, tabaco de pipa, ciruela negra, minerales. Potente y complejo. Estructurado. Rico y delicioso.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar