Opiniones de Clos Mogador
OPINIONES
23

Se decanta dos horas antes de la cata, recién abierto mucho "terroir", sotobosque umbrío, se muestra bastante hermético.

Visual: De color rojo picota bien cubierto, después de la decantación en la botella queda gran cantidad de precipitado, gran capa, aspecto bastante oscuro.

Olfativa: Bien de intensidad, a las dos horas aún algo hermético, domina algo aromas procedentes de la Cabarnet, se muestra mineral, con fruta negra, cassis, a las tres horas y media empieza el espectáculo, balsámicos, mentolados, toques florales, cacao puro, mentol, eucalipto, mantiene ese recuerdo mineral, aparecen tostados, torrefactos, marro de café...

Gustativa: Una delicia, redondo, amplio, con nervio, intensidad y bastante frescura, le queda cuerda, bastante masticable, algo austero pero atrapante, gran longitud, con fruta, mineral con una personalidad única y salvaje.

Creciendo -si cabe- en botella. Sigue con esa nariz intensa,expresiva y madura, con una atractiva expresión frutal -fruta roja en sazón-, toques especiados, seductora mineralidad, ligeros tostados y un fondo con matices florales. En boca el ataque es intenso, con cuerpo medio, tanino firme, dulce y carnoso, estructurado y largo.

Granate de buena capa. Tiene una nariz intensa, madura, muy expresiva, entre los primarios fruta roja en sazón y matices florales, tras ello algo de cacao en polvo, especiados y ligeros tostados. En boca ataca intenso, bastante corpulento, con un tanino intenso, dulce y carnoso y bien integrado en el conjunto, largo y estructurado. Lo cierto es que lo esperaba mas hecho... y está sorprendendemente joven... Sin duda uno de los grandes del Priorat... y mi vino favorito de la DOQ....

Pues no lo quería decantar, no es algo que me agrade, manías que tiene uno, pero lo dieron para la cata previa y tuve que cambiar de opinión.

Media horita – tres cuartos lo tendríamos en el decantador.

A la vista presenta un color cereza picota insondable con ribete entre granate y teja. Capa alta. Lagrimea con profusión, peso y calma.

Nariz intensa, concentrada, compleja. Le costó abrirse. Mi amigo comentó: “es como esos grandes vinos que estaban olvidados al fondo de la bodega de tu padre, a los que ya les había pasado su hora…”. Le costó, le costó abrirse, pero se abrió. Mucho olor a tierra mojada, a trufa, a madera húmeda, a betún. A tapenade, a pizarra… Y llega el cacao, concentrado, el café, concentrado también. Y vuelve el tapenade (aceitunas negras, anchoas…). Cuero… Y al final aparece la fruta, más negra que roja aunque de ambas hay, muy madura. Violetas. Balsámicos, especias y… ¡vuelve la burra al trigo!: tapenade y madera mojada. Y tabaco negro.

Y llegamos a la boca. “Tu boooooooca”. Entra como un elefante en una cacharrería. Ayayay! Te deja un poco descolocado ante ese poderío y ese volumen. Inunda la boca y casi la obtura. Se expande, invade, penetra. Seda, pero qué seda. No veo yo mucha acidez. Y encuentro esos sabores “aromáticos” como de tomillo, otros como de café amargo, otros como de brea. Salen moras negras en compota cuando comienza a despedirse. Y esa madera y esa trufa… también.

Persistencia... interminable. Largo, muy largo.

No quedé muy seguro de mis sensaciones, más bien confuso. No sé decirte si su momento está pasando o le quedan días de gloria… No lo sé.... ¡La noche me confunde!

No se si es un final anunciado, esas resinas puede ser algun vestigio o un seguir adelante, los toques de cacao estan distrayendo la nariz (discreta) de violetas y frambuesas. En boca es ligero, un poco frágil, con un poco de amargura en el final, buquet, tabacos... Buen equilibrio basado en su acidez. He dudado un poquito que sea ya historia.

Abierto 1 hora antes de su consumo.
Comprado en 2007 y guardado en cava de envejecimiento a 14 grados desde entonces hasta el día de hoy.
Picota borde granate con ligeros destellos tejas (muy ligeros). Lágrima de mediana amplitud y de lenta precipitación.
En nariz aparece fruta negra y roja madura en compota, con ligeros toques licorosos, balsámico, torrefactos (cacao, café) minerales, pizarra, piedra mojada, tinta china, sotobposque y con más tiempo en copa aparecen algunos terciarios (cuero), pero muy ligeros.
En boca la entrada en opulenta, llena, carnosa, aterciopelada, potente pero domada, sin aristas, con una acidez perfecta y unos taninos totalmente integrados.
Post-gusto: duradero, muy duradero, agradable, sin agredir, intenso, balsámico, con recuerdo de hierba de bajomonte.
Elegante y potente (en este orden). Creo que está en su momento de máximo esplendor.
Para mí, un vino perfecto, y eso que con las marcas "reconocidas" siempre estoy más escéptico, pero por sí solo es un vino que convence, ¡y de qué manera!

Color picota oscuro con ribete rubí y capa media-alta. Limpio y brillante.
A pesar de presentarse muy cerrado, deja entrever un carácter marcadamente mineral, casi terroso, con pizarra caliente acompañada de guindas y ciruelas en licor y notas de evolución a cuero, especias dulces y cacao con leche. Necesita tiempo y oxígeno para mostrar toda su complejidad.
Tras una entrada carnosa y golosa, el paso vuelve a enseñar su personalidad mineral. Además hay abundante fruta roja muy madura y un gran equilibrio entre dulzor, acidez, alcohol y taninos aterciopelados. Muy largo.

Pues eso. En la velada de disfrute en compañía de Pingus y Pelos, el primer tinto...que no era precisamente nadie. No sé si inclinarme por la afirmación de Pelos, que pudiera ser debida a la botella, esa impresión negativa que nos ofreció este 2004, pero la verdad es que no fue lo mejor de la noche.
Como bien comentamos, como todo buen Mogador, abierto 3-4 horas antes y decantado un mínimo de 2 horas de adelanto sobre su consumo.
En el color, nada que objetar: picota oscuro, con un bonito brillo y su ya consabida y abundante lágrima en copa, densa y muy lenta.
En nariz, muestra buena intensidad, aunque no llegó al final a expresar lo que su hermano 2005, también compartido en la mesa. Asoman sensaciones de madera barnizada, frutas en licor, algunos balsámicos y bastante especia; todo esto lo hacía de manera perezosa y con muuuuucha calma ( a las 2 horas, más o menos, parecía que se animaba, pero poco más).
Y como último apunte, la boca. Y quién me iba a decir que a este vino le iba a encontrar semejante examen gustativo. De entrada, desbocado. Alcohólico en exceso, abrasivo y/o agresivo. Como si falto de estructura se hallase...completamente descompensado y desequilibrado con una nariz que, a pesar de no ser sublime, desde luego era lo mejor del vino.
Repito que me pesa el estar deacuerdo con Pelos, en que pueda ser un defecto de botella, pero desde luego ( y no sé si debería ir a mejor, si ese fuera el caso), que a este vino le falten calma y reposo; pero mucho. 3,4,5 años.
Una incognita. No puntúo.

Decantado unas 2 horas antes de probarlo con Pingus04 y Allioli

Vista: picota oscuro brillante. Capa alta. Mucho residuo fijado al lateral de la botella, buena lágrima.
Nariz: fruta madura-compotada (ciruelas), muy especiado (pimienta), algo cerrado (a pesar de la decantación, por lo que necesita más tiempo), con más aireación aparecen cueros y tostados.
Boca: entrada agresiva-abrasiva, muy alcohólico, no lo encontré bien integrado (no sé si es esta botella o es general, pero no lo recordaba tan agresivo). Desequilibrio entre nariz y boca.

Es racial, sorprendente, maduro y terso, con esas notas de fruta negra y roja en confitura, sabores que tienen raices sólidas (trufa, cobertura de chocolate) y recuerdos minerales (tinta), animales (cuero) y frescura (está en un momento de sublimes notas). Se deshace pero retiene un larguísimo postgusto. Aun así casi diriá es más complejo que el 2005 pero no sé si superará lo que le queda aun al 2005.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar