Opiniones de Clos Mogador
OPINIONES
5

Impecable botella, perfectamente conservada y con un excelente nivel. Parecía recién salida de bodega, lo que vino a certificarse a la vista del corcho, tintado un par de mm y muy flexible. Salió entero y sin dificultad.

Recién abierto. Sin decantar.

Vista: Rubí rojizo, de capa media, con un leve ribete atejado que no aparenta los 20 años que le adornan. Brillante. Con presencia de abundantes sedimentos de mediano tamaño, pero muy abundantes, que forman algunas placas. Lagrima fina y casi trasparente.

Nariz: Impactante. No por su potencia, ya perfectamente modulada, sino por una elegancia descomunal. De enorme complejidad y con un abanico de aromas soberbio. Fruta negra madura, finísimos especiados, notas de humo, granos de anís, regaliz negro, tierra húmeda, enorme mineralidad, notas de establo, crin, puntas achocolatadas, notas herbáceas, apuntes de dulcedumbre (vainilla). No se cansa uno de olerlo.

Boca: Al igual que en nariz, presenta una enorme amplitud. Carnoso, sedoso y redondo. Perfectamente estructurado. La fruta negra bien presente, a raudales, en primer plano, en perfecta integración con las sensaciones gustativas iniciales: la pimienta negra, el regaliz y el café negro. Con un paso por boca aterciopelado, los taninos domados, apreciándose las notas herbáceas y mentoladas, todo en perfecto equilibrio. Aparecen con posterioridad los registros ahumados, el chocolate amargo, notas de caramelo quemado, formando un completísimo cuadro que sólo te invita a seguir bebiendo. Fantástico.

Lo es, sin duda alguna. El Mogador más grande probado hasta el momento. Superior, al menos a día de hoy, al de 2005, aunque éste -dada su innegable calidad- deba tener una segunda oportunidad en similares condiciones.

En 2020 hablamos, pues, de nuevo. Entre tanto, si tienen oportunidad y ven alguna botella del 95, cómprenla. Razones para ello las hay de sobra.

29 e.

Rojo rubí, ribete rojizo, capa más bien alta.
Buena intensidad en nariz, aunque necesita varias horas de decantación para ir disipando las reducciones iniciales. Con el aire y el trabajo en copa muestra una compleja capa con profundidad frutal y mineral, tabaco, especias, ahumados, maderas nobles, caja de puros y regalices. Francamente complejo.
En boca muestra su gran nivel, sus maneras son de vino grande, hay acidez, fuerza interna, equilibrio, balance, todo resulta en un conjunto potente pero perfectamente ensamblado con los años. Final de frutas negras y tonos minerales con un tanino poderoso pero perfectamente integrado. Buena persistencia.
Según la propiedad, este 95 es quizá el Mogador perfecto por las características de la añada y porque el tiempo en botella lo ha ido ensamblando, da la sensación de ser un vino con cuerda para rato todavía, pleno de fuerza pero ya domada e integrada. Sin duda el mejor Mogador hasta el momento, al menos para mí.

Decantado. Presenta abundante poso. Tapón casi completamente empapado.

Cereza con ribete violáceo y ligerísimas notas atejadas. Capa media.

Muy buena intensidad. Terciarios potentes -sotobosque, balsámicos, cuero, muy especiado (anís estrellado), notas de laca y mueble viejo que van desapareciendo progresivamente- que dan paso a frutas negras en licor, regaliz, chuches. Al cabo de unos veinte minutos la fruta negra vuelve a dar paso a cuero, caja de puros y especiados.

Muy buen ataque. Muy estructurado, sedoso, carnoso, taninos maduros. Magnífica amplitud, paso muy suave. Postgusto muy largo a fruta roja muy madura y caja de puros.

Nadie diría a priori que este vino tiene 16 años. Se han pulido los taninos, dando una gran elegancia y redondez al vino. El tapón indica que esta botella no hubiese aguantado mucho más. Para mi gusto, para tomar ya mismo.

Gracias al amigo Bernie por compartir este fantástico vino, un Priorato perfectamente domado.

Cata vertical de Clos Mogador. Fantástica cata en la que catamos la historia de esta bodega. Se dcantó tres horas. Color rojo picota con toques violáceos. En náriz muy aromático, frutas maduras, notas balsámicas y una buena acidez. En boca tiene una buena entrada es sabroso, elegante, con un buen paso de boca, muy buena acidez, es carnoso, con taninos muy bien equilibrados. Es un gran vino. En la cata esta añada y la del 2005 fueron las más votadas.

[TdD] Decantado unos 90 minutos antes de la cata. Catado a ciegas. Picota granatoso de buena capa con reflejos violáceos. La nariz es intensa y tiene profundidad con suaves notas de barnices, cueros viejos y una pequeña punta de alcohol. Con la oxigenación gana en frutosidad y complejidad, aparecen también notas balsámicas. En boca el ataque es excelente, con buena acidez, carácter y nervio y notable recorrido. Taninos firmes, dulces y carnosos, aunque también parece que ganará con algo más de botella. Excelente.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar