Opiniones de Manyetes
OPINIONES
8

Esencia Priorat. Fruta negra muy madura, compotada y concentrada. maderas cremosas intensas potentes y bien integradas. Mineralidad, lapicero, tinta. Priorat...En boca opulento, denso, pero pulido, contundente y largo sin astringencia( bueno.., la justa para estos vinos), poderosamente frutal, impacta

Color rojo cereza picota de capa media-alta con ribete violáceo, limpio y con lágrima gruesa de caída lenta. 
Nariz compleja de alta intensidad, fruta roja en licor, especias dulces, regaliz, hierbas mediterráneas y final balsámico y tostado. Excelente. 
En boca es sabroso, gran potencia mesurada con fruta roja en licor, fresco, voluminoso, con cuerpo, diría que masticable, sus taninos están maduros aunque con cierta marca todavía lo que demuestra la larga vida que le queda, su final es una mezcla de notas tostadas y balsámicas que le confieren una persistencia muy larga en boca. 
Colosal, disfrute, grande. 

Color rojo picota intenso, ribete granatoso

En nariz aparece fruta negra muy madura, mineral, suaves tostados y notas licorosas, pero está cerrado y no llega a la altura de la ultima botella degustada

En boca el vino tiene buena intensidad y acidez, aparecen bastantes notas licorosas y frutos negros maduros. Es potente y embriagador, sigue cerrado y permanece cerrado toda la velada.
Nos resulta duro de beber, a diferencia de la última botella que me resulto muy fresco e invitaba a beber y a beber hasta consumir los posos de la botella.

En unos meses volveremos a disfrutarlo, creo que ha sido una botella difícil, solo eso.
Porque la anterior era igual que la descrita por los compañeros pero esta me resultó diferente y difícil.
Quizás el hecho de bebernos un vino blanco de guarda antes del Manyetes, nos cambió los registros y nuestra percepción sensorial, quizás....
Pese a todo es un gran vino

Que grandes me resultan los vinos del Priorato, tendrán unos precios caros y para algunos abusivos, pero esos viñedos hacen unos vinos increibles

Se bebió sin decantar, si bien es cierto que deja bastante precipitación , desde la primera copa hasta la última, pero a mi no me importa

De color rojo picota intenso, de los más intensos que recuerdo
En nariz,vino muy mineral, mucha fruta negra
En boca es muy UNTUOSO, CARNOSO Y SABROSO, muy expresivo, tiene un paladar excelente y gran complejidad

Para beber ya o guardar, no sé lo que puede aguantar. Pero si está excelente ahora mismo para que guardarlo más.
Increíble que un vino tan complejo se encuentre tan sincero recién abierto

Si lo encuentran a buen precio no duden en comprarlo es estupendo y refleja claramente la mineralidad y terruño de los vinos de esta gran D.O.Q

  • Manyetes2008

    Manyetes2008

Este vino abrí y tomamos un par de copas sin decantar ni oxigenar. Dejé guardado en vacío por 3 días y volví a tomarlo (terminarlo obviamente).
Al cabo de 3 dias dejé a 17ºC y se observaba un vino de color picota , limpio. Lagrima densa.
En la nariz se notaba bastante más acentuada la mineralidad que el día que abrimos. Pero muy presente frutas negras maduras y algo de torrefacto al final.
En la boca tengo que decir que fantástico. Una entrada expresiva de frutas negras con acidez , mineralidad y astringencia, para mi gusto, perfectamente incorporadas. Sensación de dulzor muy agradable. Un buen cuerpo dejando un post gusto frutal y algo de astringencia.
Si que ese vino debe aguantar una buena guarda pero como mencionado anteriormente por otros aficionados o expertos, esta en un momento muy bueno para ser saboreado.

Catado en cata organizada por UEC donde se prestaba atención a vinos del Priorato donde la garnacha y la cariñena son las uvas principales.

Rojo picota intenso, ribete granate, limpio y brillante.
Intensidad aromática alta, complejo, fruta negra, especias dulces, toque ahumado y tostado muy integrado, balsámico, mineral, evolutivo y gustoso, muy buena nariz.
Boca sabroso, carnoso, equilibado, untuoso, largo, aún un poco por pulir en botella pero ya muy estructurado y complejo, largo en boca, muy bueno.

El mejor de todos los vinos catado en la sesión. La verdad esa composición mayoritaria de cariñena le da una personalidad estupenda y un gran complejidad. El vino tendrá un largo recorrido. Salivo al pensar la añada 2007 que tengo en la cava.

Precio 50 €.

No cabe duda que en el Priorat parecen soplar nuevos aires en este tiempo.
Aires minerales, desde luego. Comunicación directa con la tierra madre que les dá ese carácter y esa personalidad única en sus vinos.
Y en esto, pienso que cada vez más, la Cariñena, esta variedad tan peculiar y atractiva por sí misma, está en la zona cobrando un protagonismo de primer orden.
Muchas son las bodegas que cada vez más apuestan por esta variedad en la zona, y cada vez de forma más evidente.
Y por supuesto, no podía ser de otra manera que una de las personas (y personajes) más influyentes, importantes y que más quieren esa tierra, René Barbier, haya dado una vuelta de tuerca más si cabe, a una de sus más bellas criaturas: Manyetes.
Catado en la pasada Fira Intervin Alimentaria 2012, junto a la inestimable presencia de su creador.
En esta añada, la comentada Cariñena forma compañía con la estupenda Garnacha, y se hace presente en buena medida (70%) en el coupage de estas variedades. Un cambio importante en comparación a otras añadas de Manyetes. De hecho, esta añada cambia hasta en las cosas menos importantes y sí curiosas: La Etiqueta de Manyetes ya no ofrece aquella curiosa caseta y sí las viñas que ya lucía, en pendiente. René nos explicaba que ahora esa parcela de la casita pertenece a las viñas para su vino Solertia y de ahí el que haya "trasladado" esa construcción fuera de la etiqueta. Curiosa anécdota; bonita y simpática.
La cata:
Viste un picota granate de capa media-alta, limpia y brillante. Lágrima presente, fina y delicada. Marcada.
La nariz nos recibe pletórica, intensa y potente. Envuelve de forma decidida nuestra nariz; sinuosa, perfumada de aromas minerales (llicorella) y fruta roja, a veces madura, a veces mostrándonos unión con dejes licorosos. No acaba aquí tan expresiva nariz: asoma el matorral de monte Mediterráneo, y luego regresa a otras frutas suavemente pasificadas. La presencia de la barrica no resulta tan evidente como quizás en otras añadas. De hecho, recordando a su hermano mayor, el Clos Mogador de la misma 2008, exhibe una buena cantidad de carga frutal, y en eso, se encuentra mucha de las virtudes y diferencias.
La boca, demuestra buena entrada. El vino se siente cálido, corpulento, mineral; con una buena acidez. Buena estructura; mejor longitud en una coraza voluminosa basada en la fruta por encima de todo.
A pesar de ser siempre un Manyetes y seguramente tener buena predisposición para la guarda, vuelvo a remitirme a su hermano mayor, y en esta añada 2008, los dos se presentan con unas maneras excelentes para ser bebidos ahora mismo.
Quizás el mayor placer sea el tener varias botellas guardadas y año a año, ir descubriendo nuevas virtudes y sensaciones acerca de esta maravillosa creación de René Barbier.

Rojo picota de capa alta, ribete violaceo y lágrima abundante y fina, de caida armónica y lenta.

En nariz, gran intensidad de frutos rojos y negros (cerezas, fresas, moras, cassis) con ligeros toques de gominola, regaliz y cacao, con tostados finos y delicados. Fondo balsámico con repuntes de tinta china y pizarra.

En ataque es franco, intenso y varietal, con caracter de terruño, complejo y profundo, con intensos recuerdos de frutas maceradas negras y rojas, regaliz de palo, especias (clavo, vainilla, nuez moscada y canela), moka y de transfondo una palpable mineralidad (pizarra). De paso directo, largo y profundo, con carácter, gran equilibrio y bien formado. Final envolvente y muy largo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar