Clos Nelin 2001

Vino Clos Nelin 2001

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
89
Puntuación Media:
7,8
Calidad-precio:
-

Bodega: Clos Mogador, S.C.C.L.
D.O./Zona: D.O.Q. Priorat
País: España
Tipo de vino: Blanco
Graduación (vol): 14,00%
Varietales: 50% Garnacha Blanca, 30% Viognier, 20% Pinot Noir
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Garnacha Blanca 3 meses de barrica. Viognier vinificación y crianza sobre lias de 3 meses. Pinot Noir se vinificó y permaneció durante 6 meses en barrica.

Varietales: 50% Garnacha Blanca, 30% Viognier, 20% Pinot Noir

13 Opiniones de Clos Nelin

Acabo de catarlo hace un par de semanas y definitivamente el vino no ha evolucionado adecuadamente. No es que no se pueda beber, pero no se ha convertido en un vino a recordar.
Hay evolución en el color, en nariz, con la fruta compotada y la madera todavía presente, y sobre todo en boca donde el vino no dará más de sí. El panorama no es tan sombrio como lo he pintado, pero si a alguien le queda alguna botella por ahí, le recomiendo que se la beba.

Amarillo pajizo con reflejo de oro viejo, denso y corpulento.
Una nariz muy elegante y con gran personalidad, a priori resulta una gran nariz. Carácter marcadamente mineral, pizarra y grafito, notas de crianza, cuero, madera tostada, protagonizan un conjunto con un fondo muy mediterraneo en el que se puede percibir algo de lavanda y un poco de romero.
En boca es potente, untuoso y vinoso, pero con una puntita cítrica refrescante. De paso robusto, llena la boca y deja una gran persistencia.

Oro viejo, piel de cebolla: esa pinot ¡¡¡que se delata!!!, lágrima escasa pero lenta.

En nariz, da notas a café, torrefactos, cera, y fruta muy pasada: pasas, frutos secos: avellana, pan tostados y notas minerales.

En boca deja un recuerdo especiado, con post-gusto largo y mucho tanino. Lo disfruté mucho más durante la comida, no me disgustó pero se hace muy alcohólico en cuanto coje temperatura.

Amarillo ambar, asalmonado, piel de cebolla, oro viejo, glicérico, brillante.

A copa parada licor, mistela, notas alcoholicas. Da notas amantequilladas, vainillas, frutos secos: avellanas, fruta: manzana oxidada, pasas, demasiada madera. Notas terciarias, mineral, cera y pan tostado.

En boca es amargoso, picante, seco, marcadamente mineral, alcohólico, falto de acidez en boca y en consecuencia algo pesado. Post-gusto de buena duración.

En definitiva, un vino con personalidad marcada pero que no terminó de gustar.

Amarillo dorado brillante con sensación visual de mucho peso. Nariz intensa inicialmente cerrada que presenta un carácter marcadamente mineral junto con notas lácticas (¿queso cremoso?, mantequilla), vainilla y toques herbáceos. En boca es poderoso pero no cansa y acaba con un retronasal muy largo y amargoso debido a su mineralidad. Me parece que aquí ";hay mucho vino en ciernes"; puesto que expresa con mucha fuerza el terruño y posee equilibrio. Me gustaría catarlo de nuevo dentro de unos años. De todos modos, aun valorando que es un gran vino, no me ha gustado porque me gustan los vinos más frescos y con menos mineralidad en el retronasal. A Nuria le ha encantado. Gracias a La Taberna

Catado en una calurosa noche las percepciones son discutibles. Amarillo dorado. Notas de cominos, fruta amarilla, madera y toques florales. En boca algo pesado, con densidad y cuerpo pero algo falto de equibrio.

Amarillo dorado claro, muy interesante.
En nariz dominan las notas tostadas, combinando con notas especiadas y lácticas. Corteza de pan, queso tierno, fruta madura, notas cítricas, higos, plátano, incienso, humo.
En boca es graso, consistente, con un final muy bien resuelto y de mediana persistencia.
La madera está muy presente, pero el equilibrio entre madera, fruta y acidez es correcto.

Tengo la sensación de que René Barbier sigue haciendo pruebas para conseguir un blanco memorable en el Priorat. El del año 2000 me enamoró, pero este me ha dejado bastante frío. Hay mucha madera, demasiada madera, en este vino. Recomiendo airear el vino al menos una hora antes para eliminar notas resinosas en nariz. Se intuye que detrás hay una materia prima excelente, pero algo enmascarada. En boca la integración de la madera mejora. Habrá que esperar a que René encuentre el punto a este vino.

Amarillo dorado con reflejos “rojizos”. Aroma intenso con recuerdos a cítricos (limón maduro) y flores blancas. En boca tiene peso, es denso, tiene una buena acidez, es largo y equilibrado.

Dorado muy brillante y atractivo. Nariz no muy intensa, pero fragante, a albaricoques y manzanas. Entra en boca glicerido, con fresca acidez, citricos y cierto amargor. Con estructura y muy agradable. Bastante largo. Muy muy rico. Me gustan mas las garnachas blancas asi mezcladitas para que le quiten un poco de dulzor y cierta pesadez.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar