Blog de Eugenio Saenz

Unos Barolos y … unos Borgoñas

Pues sí, con ese telegráfico título podemos resumir las catas de la primera semana de mayo. El lunes, unos Barolos con Juancho Asenjo en la Accademia del Gusto, un espacio dedicado a la difusión del vino y la gastronomía del país de Dante. Y el jueves, un paseo por Gevrey-Chambertin de la mano de César Ruiz en Latintorería, una de las tiendas más interesantes que tenemos en Madrid. Así pues y sin más preámbulo, vamos a repasar los 15 vinos objeto de ambas catas.

La cata de Barolos tenía como objetivo un repaso a varias de las comunas más importantes de la gran DOCG del Piamonte, a través de algunos vinos representativos tanto de la corriente tradicional como de la modernista. Y solamente por poder compartir un rato con Juancho y hablar con él de estos vinos que tanto nos apasionan,  la ocasión podía considerarse como de auténtico lujo.

Barolo Scanavino 2005

Comenzamos con un vino procedente de una mezcla de varios viñedos de la comuna de Barolo, de la bodega Scanavino, un productor de destacable nivel y que mantiene una línea clásica. Vino con buena definición de las características que uno espera de un Barolo, ofrecido además a un precio contenido. No ha sido nuestro Barolo “básico” preferido, pero se trata sin duda de un vino indicado para iniciarse en tan difíciles productos. Interesante.

Scarzello Barolo “Vigna Merenda” 2004

El segundo Barolo es de un productor que no conocíamos llamado Giorgio Scarzello & figli. A pesar del nombre, que puede llevar a confusión, las uvas proceden de uno de los mejores viñedos de la comuna de Barolo, el viñedo Sarmassa. Es un Barolo de corte clásico, de nariz tenue y elegante, poderoso en boca y pleno de acidez y taninos. Un vino sin duda muy recomendable en excelente añada, que mejorará en la botella sustancialmente. Gran vino.

Mauro Veglio Barolo “Rocche dell Annunziata” 2001

Otro productor que no conocíamos y que sigue la corriente modernista dentro de los Barolos, con el uso de barricas francesas. Procede de un viñedo de gran prestigio como es Rocche en La Morra y de una gran añada como 2001. Sin embargo y por desgracia, la barrica se impone sobre la uva y resulta una verdadera pena. No somos precisamente defensores de la barrica en el Barolo (salvo con genios como Voerzio), pero tampoco detractores si se utiliza con mesura. Y este por desgracia no es el caso. No es un mal vino ni mucho menos, pero…este no es el tipo de Barolo que nos gusta.

Azelia Barolo Bricco Fiasco 2005

De nuevo un productor desconocido para nosotros y de corte igualmente moderno en sus elaboraciones. Aquí hablamos de viñas de Castiglione Falletto y de la añada 2005, una añada fría y austera, típica de las de antes. Nos parece mejor que el anterior, pero por desgracia esa barrica se sigue notando, incluso en la acidez, que es menos cortante. Son vinos más fáciles de beber y comprender, pero que pierden un poco la identidad del Barolo. El buen Barolo debe ser un vino difícil de comprender y si resulta fácil…pues eso, que pierde identidad. Un vino que puede ser indicado para iniciarse en el Barolo, pero claro, ojo al precio.

Aldo Conterno Barolo 2004

Comenzamos con las palabras mayores, ya que estamos ante un excelente productor, de concepción tradicional y ejecución moderna. Sus Barolos de viñedos seleccionados son legendarios y su riserva Granbussia, de mezcla de sus mejores viñedos, es uno de los mejores. Este es su Barolo básico, conocido antaño como Bussia Soprana y elaborado con viñas seleccionadas de la comuna de Monforte. Aquí ya nos encontramos con esos registros que esperamos en estos vinos, flores, fruta en licor, especias, una marcada acidez y un tanino firme y feroz, pero siempre noble. Un magnífico vino y más en esta tremenda añada, quizá la mejor de los últimos 15 años.

Elio Grasso Barolo Gavarini Vigna Chiniera 2005

Elio Grasso es otro nombre destacable y destacado en Barolo. Elabora sus vinos con viñas de Monforte, siendo en este caso un viñedo de 3 has plantado en 1978. Nos encontramos ante un vino complicado, difícil, austero y cerrado, fiel a su añada. Pero con paciencia en la copa vamos observando múltiples capas aromáticas y una estructura en boca apabullante. Un vino para guardar un tiempo, pero que nos ha parecido encantador y apasionante. Para retomarlo en un tiempo. Por cierto, su Runcot es uno de los “modernos” que nos gustan…

Ferdinando Principiano Barolo Serralunga 2005

Terminamos con un vino de nuestra zona preferida de Barolo, como es Serralunga. Este es un productor con una gran progresión en los últimos tiempos, discípulo de Roberto Voerzio. Para Juancho es uno de los productores del futuro en Barolo y lo cierto es que su progresión es brutal. Hace poco probamos su Boscareto del 99 y nos gustó bastante, pero este Serralunga (su Barolo básico) del 2005 es un paso adelante. Finamente estructurado, con una impresionante materia, es un vino de gran calidad. Y por lo visto su Boscareto 2004 es una joyita. Así pues estaremos atentos a este productor, pues parece que va por el buen camino. Y este Serralunga además, tiene al atractivo de un precio muy ajustado. Un vino más que recomendable.

Aldo Conterno Barolo “Cicala” 2001

Pues este vino no estaba programado en la cata y fue una aportación sorpresa de la casa, así que desde luego nuestro agradecimiento a las chicas de la Accademia por abrir semejante joya. Porque hablamos ni más ni menos que del viñedo más fino de los que trabaja Aldo Conterno en una gran añada, de hecho está considerado como uno de los mejores Barolos del 2001. Y se trata de uno de esos vinos capaces de emocionar al afortunado catador, empequeñecido ante semejante torrente de acidez, complejidad y estructura. Un verdadero vinazo de esos que hace de los Barolos nuestros tintos preferidos a nivel mundial. Pura esencia de la Nebbiolo en uno de sus terruños más privilegiados, un vino que no ha hecho más que comenzar su andadura y que compensará a quien lo guarde durante un tiempo más, y como algo tenemos por ahí guardado así lo haremos.

Un inmejorable fin de fiesta que culminó una cata que convirtió una previsiblemente tediosa tarde de lunes en una tarde de esas que se recuerdan. Nos apuntamos a más.

Unos días después la cita era con siete vinos de Borgoña, más en concreto de Gevrey-Chambertin, sin duda una de las grandes AOC de la Côte de Nuits y probablemente la que ofrece los vinos más poderosos, estructurados, minerales y con más perspectivas de envejecimiento de toda esta gran región borgoñona. Fue una cata sumamente interesante pues repasamos algunos productores históricos, junto con otros que vienen pegando muy fuerte y todos ellos mostrando estilos propios y diferentes.

Denis Bachelet Gevrey-Chambertin 1er Cru “Les Corbeaux” 2006

Denis Bachelet es un productor pequeño y de gran interés. Elabora de una forma lo más natural posible y posee viñas bastante viejas en Gevrey, contando con tan solo 3 has. Utiliza un porcentaje muy pequeño de madera nueva. Les Corbeaux es uno de los premier crus que maneja y en esta añada 2006 es un vino encantador en nariz, marcadamente frutal y mineral, expresivo, realmente delicado. La pena es que en boca no llega a tal excelencia y un final algo tosco, algo falto de redondez le penaliza un poco. Quizá haya sido debido a la añada o a que todavía necesita descanso, en cualquier caso se advierte una gran calidad de uva y elaboración. Un productor sin duda a seguir.

Denis Mortet Gevrey-Chambertin 2006

Denis Mortet requiere poca presentación pues es un mito en la zona. Tras su fallecimiento en 2006, la bodega sigue su camino bajo la dirección de su esposa y su hijo. Este es por tanto un vino de transición ya que todavía nos muestra ese inconfundible estilo del padre, esa fuerza controlada, esa gran expresión de terruño, esa boca llena de estructura y concentración, pero nunca exenta de esa finura y clase que siempre mostraban los vinos del maestro. Parece ser que Arnaud Mortet, su sucesor, busca otro tipo de estilo, algo que iremos viendo con el tiempo. Nos encontramos por tanto ante un gran Gevrey, con todo lo que se espera de estos vinos, con una gran fuerza mineral. Muy buen vino.

Domaine Fourrier Gevrey-Chambertin VV 2007

Jean- Marie Fourrier es otro de los nombres que progresan en la zona. Su estilo se basa en un gran cuidado del viñedo, que consta de viñas viejas y en los mejores pagos y una forma de elaboración poco intervencionista, basada en vinificaciones sin utilización de sulfuroso y protegiendo los vinos con su carbónico natural.

Pero claro, con este tipo de elaboraciones muchas veces te la juegas y en esta ocasión la cosa salió rana. Al principio mostró buenas cualidades, pero con el aire en copa dejó de expresarse y pasó a dar solamente unos curiosos toques de café, además en boca no terminaba por convencer por su falta de redondez. Son varios los grandes bebedores de borgoñas que nos han señalado la calidad de este productor, así que le daremos otra oportunidad. En unos días cataremos su Chambolle, a ver qué tal.

Domaine Ponsot Gevrey-Chambertin Cuvée de L’Abeille 2007

Ponsot es otro domaine histórico, con muchos años a sus espaldas. Este vino se obtiene a partir de media hectárea de viñedo “village” de la zona y lo cierto es que por su delicadeza y finura parece más un Chambolle. Fino y etéreo, se bebe muy bien y resulta muy agradable, aunque echamos algo más en falta un poco de esa raza que siempre esperamos en los vinos de la comuna que hoy nos ocupa. Nos gustó, pero…no queda en la memoria.

René Bouvier Gevrey-Chambertin “Racines du temps” VV 2007

Bernard Bouvier es otro de los nombres que despuntan poco a poco en la zona. Cultivos  ecológicos, con una cuidada selección de uva y vinificaciones con mínimas intervenciones son su carta de presentación. Utiliza pequeños porcentajes de maderas nuevas.  Este vino procede de viejos viñedos villages de la zona y es un vino de muy buen nivel, equilibrado, con raza y finura, mostrando expresión de terruño. Quizá solo adolece de falta de largura final, pero el balance es muy satisfactorio. Hace unos días catamos su Marsannay “En Ozeloy” de la misma añada y nos gustó mucho, siendo además un vino mucho más asequible que este Gevrey. Lo dicho, nos anotamos este productor.

Pierre Damoy Gevrey-Chambertin 2007

Pierre Damoy Gevrey-Chambertin “Clos Tamisot” 1998

Los dos últimos vinos son de este magnífico productor, otro viticultor que trabaja con enorme precisión en el viñedo y que se abona a las prácticas biodinámicas y poco intervencionistas y a las elaboraciones lo más transparentes posibles. Dispone de excelentes parcelas en los grand cru Chambertin, Clos de Beze y Chapelle-Chambertin.

El Gevrey village del 2007 fue en nuestra opinión el mejor vino de la cata. Un auténtico Gevrey, vino de enorme estructura, con clase, mineral, lleno de peso y elegancia. Tremendamente equilibrado. Además con el atractivo de un precio bastante ajustado para lo que por desgracia se estila en la Borgoña de calidad. Un vino muy recomendable. Clos Tamisot es un lieu-dit de viñas muy viejas al pie de la bodega familiar, que Pierre cuida especialmente. Rendimientos muy bajos. Sin ser de una gran añada, este 98 es un vino maduro, en perfecto estado de consumo, complejo y elegante, que iba ganando en copa con al aire de forma exponencial. Una magnífica evolución bajo nuestro punto de vista y un vino tremendamente interesante por su contrapunto respecto a los otros vinos, todos muy jóvenes. Otro productor al que seguiremos la pista.

Así pues y como vemos, una cata de gran interés, en especial por conocer a otros productores de Gevrey que se salgan de los más mediáticos que todos sabemos (Dugat-Py, Rousseau, Charlopin, Trapet, Mortet) y que tienen sin duda un cierto interés.

No cabe duda de que los vinos de Barolo y Borgoña tienen algo, tienen un grado de autenticidad que nos gusta y que nos engancha. Seguiremos enganchados.

Un saludo,

Eugenio Sáenz de Miera Arnau

(EuSaenz)

(*) La fotografía del viñedo Cicala es de la web de Poderi Aldo Conterno (www.poderialdoconterno.com)

  1. #1

    Gabriel Argumosa

    Te felicito por el articulo. No solo por las referencias , sino tambien por como sabes describir sin alardes, a los barolos que siempre tenemos "in mente", que "son dificiles", al menos para los españolitos.

  2. #2

    EuSaenz

    en respuesta a Gabriel Argumosa
    Ver mensaje de Gabriel Argumosa

    Gracias Gabriel. Lo mejor con esos vinos es tener la mente abierta y probar, pero siempre con las ideas claras: son vinos muy peculiares y que no gustan a todo el mundo. Pero si te gustan te conquistan para siempre.

    Por cierto, el otro día repetimos sesión con Fonso por la noche y abrimos un Laurent-Perrier Grande Siecle que estaba fantástico. La próxima semana publicaré un reportaje de la que liamos, que fue buena...

    Saludos,
    Eugenio.

  3. #3

    Gabriel Argumosa

    en respuesta a EuSaenz
    Ver mensaje de EuSaenz

    En espera quedo de tu exposicion, que tu haras de forma y manera, muy didactica, sin resultar pretencioso como siempre, no como ...

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar