Blog de Eugenio Saenz

Piamonte 2004, nueva gran "annata"

Tras una sucesión de magníficas añadas en el Piamonte que van desde 1995 hasta 2001 con un par de ellas de ellas excepcionales (1999 y 2001), las dos últimas en curso no fueron especialmente propicias. El 2002 fue tremendamente complicado en lo climatológico con una serie de granizadas en agosto que diezmaron la calidad y cantidad de la cosecha y el 2003, como bien sabemos, fue el año de la tremenda canícula en toda Europa, siendo esta especialmente notable e influyente en zonas vinícolas tradicionalmente frías.

Hablando en concreto de Barolo y Barbaresco, nuestras DOCG de referencia en el Piamonte, la añada 2004 vuelve a ser grande, muchos incluso la sitúan al nivel de 99 y 2001.

La cosecha 2004 climáticamente ha supuesto un cambio considerable con respecto a las dos precedentes. Ha habido una clara recuperación hídrica después de 2003, con una importante pluviometría además de copiosas nevadas. Con la temperatura media por debajo de lo habitual, el ciclo vegetativo ha sido ligeramente retrasado y bastante lento, lo cual ha favorecido claramente el desarrollo de la planta. Este factor ha llevado a una buena maduración fenólica de las uvas vendimiándolas por lo general en la segunda mitad del mes de octubre. Todos los viticultores que no han reducido de forma drástica la producción se han encontrado con una añada muy fértil. Los vinos ofrecen un gran equilibrio, destacando su notable complejidad aromática así como la frescura y vivacidad. Los mejores poseen concentración, fineza y elegancia. Una gran añada sin duda.

Los vinos de 2004 están comenzando a llegar a nuestros distribuidores y anaqueles así que cuando recibí una llamada del amigo Miguel de la Enoteca Barolo comentándome que si quería catar algo de esta añada pues evidentemente dije que adelante con ello.

Así pues, el pasado día 23 nos dispusimos a catar 5 vinos de la zona, en concreto tres Barbarescos de viñedo de Sottimano y dos Barolos de Luigi Pira.

Sottimano es una azienda fundada en 1975 por Rino Sottimano, que actualmente tiene a su hijo Andrea como ayudante. Cultivan unas 14 Ha de viñedo situado en colinas de la parte suroccidental del Piamonte, denominada Langhe, en la comuna de Neive. Bajo la DOCG Barbaresco trabajan cuatro viñedos llamados Currá, Cottá, Fausoni y Pajoré, este último situado en la comuna de Treiso como podemos ver en el mapa adjunto, extraído de la web de la bodega (
www.sottimano.it).


Producen unas 40.000 botellas en total, de las cuales 18.000 son de Barbaresco. Destacan por su excelente trabajo en el viñedo con una agricultura ecológica no intervencionista como base para elaborar unos vinos elegantes, concentrados, finamente estructurados y de gran capacidad de envejecimiento. En la bodega realizan el menor número posible de trasiegos embotellando sin clarificación ni filtrado y con una mínima adición de SO2.
Catamos tres crus de la enorme añada 2004, el Fausoni, el Cottá y finalmente Pajoré.



PAJORÉ: http://www.verema.com/vinos/36812-sottimano-barbaresco-pajore--2004

Fausoni es el vino de corte más femenino, siempre en el buen sentido de la palabra. Es más expresivo, más seductor, más floral. Viñas de unos 40 años. Dotado de una vibrante acidez en boca y de mucha fruta. Accesible ahora y con mucho recorrido. Cottá es el equilibrio. De un viñedo con 25 años, es puro Nebbiolo en todos los aspectos. Floral, especiado, térreo. Complejo, persistente y finamente tánico. Un enorme vino. Por ultimo, Pajoré es el vino más austero en estos momentos. Es el que más nota su juventud aunque muestra un enorme potencial de viñedo y elaboración. Para guardar unos años.

Teniendo en cuenta que cada vino mostraba un carácter único y diferenciador, he de comentar que los tres me encantaron y que son lo que uno espera de un Barbaresco, vinos de enorme potencial, de gran personalidad, excelentes en la mesa y de muy largo recorrido. Para beber ahora me decanto por el Fausoni y para guardar un tiempo los otros dos, aunque ahora muestra mucho más el Cottá. En cualquier caso grandes vinos los tres, se nota la mano de un magnífico productor detrás de ellos.

Luigi Pira es una de las nuevas estrellas emergentes del Piamonte. Bodega creada en los primeros cincuentas que en el inicio se dedicó a producir uva y venderla a negociantes de la zona. No tardaron mucho en producir sus propios vinos, con 8 Has al mando de Giampaolo Pira con su hermano Romolo y su padre Luigi manteniendo los viñedos. Disponen de tres de los mejores viñedos de la comuna de Serralunga, probablemente la mejor de Barolo para muchos expertos, que son Margheria, Marenca y Vigna Rionda.

En la viña utilizan sólo productos naturales y fertilizantes orgánicos. Embotellan sin clarificaciones ni filtrados, añadiendo la cantidad justa de SO2 para evitar oxidaciones prematuras.

Catamos dos de los Barolos 2004, Margheria y Marenca.

MARENCA: http://www.verema.com/vinos/36815-luigi-pira-barolo-marenca--2004

Margheria es un Barolo clásico, austero y tremendamente estructurado. Este 2004 tiene un potencial de envejecimiento enorme, pero actualmente ya deja entrever todo lo que puede ofrecer, con una profundidad enorme en nariz y una elegantísima tanicidad en boca. No es un vino fácil de comprender ahora, pero eso es algo común en todos los buenos Barolos. A mí me resulta un vino fascinante. Por el contrario el Marenca es ahora mismo un vino hermético y cerrado, que no comenzará a desarrollarse hasta por lo menos 10-15 años. Se le advierte un potencial tremendo por viñedo y calidad de la añada, pero abrirlo ahora es un sacrilegio. Pero alguien tiene que hacer el trabajo sucio…

No catamos el Vigna Rionda que tiene fama de ser el más elegante de los tres y que probablemente todavía no haya salido al mercado.

En cualquier caso hablamos de excelentes Barolos, de los mejores de la añada, que muestran la gran clase de esta casa, una de las que mejores vinos ha elaborado en los últimos años en el Piamonte.

Como nota final, comentar que estos vinos resultan siempre complicados de catar especialmente cuando están tan jóvenes. Los buenos Barolos y Barbarescos son vinos que necesitan su tiempo y sobre todo son vinos para comer, es en la mesa donde muestran sus innegables virtudes que hacen que sean mis tintos favoritos mundiales junto con los borgoñones de la Côte de Nuits y los del Ródano tanto norte como sur.

Esta añada 2004 dará que hablar en el Piamonte. Tiempo al tiempo.

(Con esta entrada cerramos la temporada y nos vamos unos días de vacaciones. En Septiembre volveremos con nuevas aventuras vinícolas. Felices vacaciones a todos)

Un saludo,
Eugenio Sáenz de Miera Arnau(EuSaenz)

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar