Abadia Retuerta Pago Garduña 2010

Vino Abadia Retuerta Pago Garduña 2010

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
95
Puntuación Media:
9,0
Calidad-precio:
7,3

Bodega: Abadía Retuerta
D.O./Zona: V.T. Castilla y León
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 14,00%
Varietales: 100% syrah
Precio aproximado: De 50 a 99,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Abadia Retuerta Pago Garduña 2010 es un vino tinto elaborado al 100% a partir de la variedad syrah procedente de viñedos situados sobre suelos calizos a una altura considerable (unos 800 metros), que consigue una madurez excepcional teniendo en cuenta el clima del valle de la Ribera del Duero donde se sitúa la bodega, Abadía Retuerta. El año 2010 se caracterizó por el frío y la lluvia. A pesar de esto, la vendimia se realizó temprana, el 28 de septiembre de 2010. Este vino pasa un total de 20 meses en barrica de roble francés.

Varietales: 100% syrah

Consumo: 2013 - 2030

Envejecimiento: Intervalo de consumo recomendable: 2013 - 2030.

15 Opiniones de Abadia Retuerta Pago Garduña

Color picota con ribete granatoso de capa alta.
La nariz muestra cierta reducción inicialmente, tras aireación resulta de buena intensidad, notas de fruta negra, balsámicos, vainilla y canela, recuerdos florales, cacao, balsámicos y mineralidad en un conjunto muy bien conseguido.
En boca tiene una entrada sedosa, buena acidez que vertebra el vino, elegante, fresco por sus balsámicos, taninos pulidos, frutal y con la crianza integrada, potente y con un final muy largo lleno de fruta, tostados y un punto mineral.
Muy rico.

Picota con ribete granatoso, capa media.
Nariz de buena intensidad, ligera reducción que desaparece tras aireación, fruta negra madura, finos tostados, aceituna negra, café, hojarasca, frutos secos, tinta china... un sinfín de registros, una nariz espectacular.
En boca se muestra amplio, fino, elegante, equilibrado,con una muy buena acidez, tanino fino, pero con vida por delante, especiado, con marcada fruta negra, ligeros vegetales, café, mineral, amargoso, de buen recorrido

Visual:

Picota con ribete en transición hacia el anaranjado.

Olfativa:

Nariz de buena intensidad. Tiene mucho protagonismo una fruta negra casi opulenta. Moras, arándanos y grosellas unidas de la mano. Vuelves a hundir la nariz y surgen las especias dulces, mucho regaliz negro y las flores moradas. Aunque opulento hay mucho frescor. La madera está ahí, muy elegante ella, dando un toque femenino de vainilla y canela. Un punto de aceituna negra para dar paso a la boca.

Gustativa:

En boca se muestra denso y con buena potencia. La fruta, las especias y los balsámicos te llenan la boca. Moras, pimienta blanca y regaliz negro con unanimidad. La madera muy fina al igual que en nariz le da un porte elegante. Hay equilibrio y sedosidad.

Catado en la Experiencia Verema Valencia 2016. Fue el que mas me gusto de la cata de Abadia Retuerta junto con el Touriga Nacional 2005 .

Rojo cereza muy profundo , casi opaco con ribete granate.

En nariz es intenso y expresivo, la fruta recuerda las moras negras, el arandano. Es muy balsámico, sensaciones de aceituna negra, regaliz, especias dulces como la canela, toque floral, notas de cacao y vainilla recordando la crianza, fondo mineral y algo vegetal.

En boca aunque es potente predomina la elegancia y la sedosidad, esta en un buen momento, es denso, con la acidez aportando frescor, excelentes balsámicos, sensaciones de ciruela negra, moras. Los taninos se muestran domados y algo dulces, recuerdo de tostados, final largo y persistente con notas vegetales.

Visual_ Rojo picota d ecapa alta y ribete granate que aún conserva algún destello violaceo. Limpio y brillante. Lágrima abundante, gruesa y d ecaída ligera y algo tintada.

Nariz_ Buena intensidad. Se muestra algo cerrado de inicio con la fruta mi tímida y las notas de abanistería apoderandose de la copa. Poco a poco surge una fruta negra compotada, rozando la sobremaduración, especias, cueros, monte bajo y notas de cacao.

Boca_ Volumen medio y estrcutura media, taninos redondos, elegantes, envolventes, soberbia acidez. Un vino largo con mucha fruta negra y especias.

Porque tiene unos matices, una adaptación al terruño diferente a lo que he catado anteriormente, siendo más fresca, verde, con un color deeeeeenso, de alta capa, turbio, como una noche cerrada, con una lágrima densa, lenta, que tinta la copa.

En nariz es pleno desde el inicio, con grano de café no muy maduro, balsámicos, fruta negra... y va evolucinando con toques cárnicos, pimienta, lácteos, tomillo, especias, pimiento verde, mineralidad y rematando con una inusitada frescura. Una nariz compleja, fresca, sin el toque de café tostado tan típico, pero sí con esos aromas cárnicos que alguna vez he notado en estos vinos.

Luego ya en la boca es denso, carnoso, se mastica!!! Tiene de entrada una buena amargor, fruta negra no demasiado madura, grano de café verde, regaliz... y seguimos con especias, balsámicos, ahumados, es cárnico... Y todo acompañado por una acidez muy buena, que forma parte de un vinazo tremendo.

Una expresión de la Syrah en Abadía Retuerta ¿Mejor? ¿Peor? Pues yo sólo sé que me ha gustado mucho, que a ciegas me habría confundido y que es diferente.

Un placer el haber tenido el privilegio de probarlo.

Tiene un color granate de capa muy alta y un ribete de tonos violáceos singulares, signo inequívoco de syrah.

En nariz tiene una intensidad media y unos aromas muy agradables, especiados y ricos. Sale vainilla de primeras para dejar paso a una fruta madura negra, un punto vegetal, notas de eucalipto y menta e incluso notas cremosas de natillas. A copa movida saca verdura asada y pimiento verde asado. Es complejo, con buen equilibrio y buena finura. Es una madurez con buen nervio, una madurez que engancha.

En boca aparece fruta dulzona, junto a una buena acidez bien madura. El tanino que saca consigue equilibrar esa untuosidad, dejando recuerdos de ciruela negra y aportando notas aterciopeladas. Le sigue un verdor en boca que le aporta mucha frescura y complejidad. Tiene un final cálido, verde y sedoso.

Tras una hora descansando en la copa, esta syrah se convierte en concentración y claras notas de café muy agradables.

Catado durante la Experiencia Verema Bilbao 2015: "La madurez de Abadía Retuerta a través de sus vinos de pago"

Rojo picota muy cubierto.
Notas de fruta muy madura, ciruelas, moras, con fondo de mermeladas de frutitos rojos. Balsámico por encima de los matices especiados. Muy elegante. Boca redonda, con un tanino sedoso y elegante. Grandísimo vino, y para mi el mejor de la cata.

Pues es cierto que a pesar de ser un vinazo, no representa los standards de una syrah pero quizás es que la representación de esta uva en digamos Ribera del Duero, es divicil de definir. Llamo la atención la cremosidad y los lácteos en este vino, en nariz y boca. Catado de un doble magnum espectacular por su formato ancho, aspecto en copa un poco turbio contrastando con la brillantez y perfección en copa de Valdebellon y Negralada

Un buen vino que no me recordó a la propia variedad que lo compone. Muy lácteo, mantequilas y levaduras, fruta achocolatada. Amargoso en boca, menos identificado con shyraz

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar