Venerable PX Viejísimo

Vino Venerable PX Viejísimo

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
97
Puntuación Media:
9,4
Calidad-precio:
8,9

Bodega: Osborne
D.O./Zona: D.O. Jerez y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda
País: España
Tipo de vino: Dulces y Generosos
Graduación (vol): 17,50%
Varietales: 100% Pedro Ximénez de Montilla
Precio aproximado: De 50 a 99,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Solera + 3 Criaderas. Solera fundada en 1902. Su nombre procede del latín “Venerabilis”, adjetivo que significa digno de veneración y respeto. En el año 2.008, esta extraordinaria solera pasó a la colección de vinos viejos de Osborne formando en la actualidad parte de sus selectos VORS en las bodegas de El Puerto de Santa María

Varietales: 100% Pedro Ximénez de Montilla

14 Opiniones de Venerable PX Viejísimo

Color caoba muy cubierto.
Nariz con notas de fruta pasificada,maderas y un ligero toque especiado.
En boca tiene elegancia,dulzor bien integrado,sedoso,fruta pasificada y especiados.
Solera vieja del 1902

Visual:

Negro con ribete ambarino. Muy denso.

Olfativa:

Nariz de extraordinaria intensidad. Pasas, orejones, higos, dátiles, caramelo, chocolate, ebanistería, azahar, tostados, canela, todo bien complementado, con equilibrio y siempre con mucha frescura.

Gustativa:

Si la nariz es para recrearse la boca ya ni te cuento. Potente, sabroso, complejo, cremoso, largo, sápido y equilibrado. Un PX de sofá y que se pare el tiempo...

Bonito e intenso color negro, con un ribete pequeño de tonalidades que van desde el caoba al ámbar dorado, abundantes lagrimas que bañan el cristal. Excelente intensidad en nariz con aromas de frutas pasas ( higos y orejones ) con notas de melaza, cacao tostado, café molido y de puchero, con un fondo de madera quemada ( carbón ). En boca es muy amplio, con una intensa retronasal que curiosamente se percibe desde la entrada en boca y que recuerda a las cáscaras de naranja en licor. Es untuoso, cremoso, con sensaciones de orejones y uvas pasas en la evolución, carnoso, muy placentero y con buena acidez, que le da una buena frescura en todo su recorrido y en su posgusto un matiz cálido frutal y muy persistente.

Caoba. Denso, carnoso, largo; evoluciona de maravilla. Trae esas algarrobas y algun toque de higos, membrillos...Maravilla.

Para su precio aprox. de unos 35€ siempre tenemos entre los 1º a este Venerable, respetado P.X de unos 40 años de envejecimiento (VORS).
Color muy oscuro, casi negro de capa muy alta, que tinta la pared de la copa con un agradable color yodado, en nariz: frutos secos tostados, pasas en perfecto estado de pasificación con algunos recuerdos de frutas de bayas negras como las ciruelas muy maduras, perfume de cacao sútil. En boca es muy largo, caramelizado (azúcar quemado) pero sin llegar al sirope, intenso de sabor, pesado en boca por sus 400 gr. de azúcar residual, pero elegante.

Es un gran vino!!!

Caoba claro con ribete pajizo. Lágrima densa que no llega a teñir la copa.

Buena nariz, pero alcohólico en exceso. Mucha madera, tabaco, café y algo de pasa. Con el paso del tiempo aparecen el chocolate, los higos, canela, caramelo.

Dulzor moderada a caramelo, untuoso. Buena amplitud. Postgusto largo almibarado.

Hacía mucho que no probaba un PX de Jerez. No me convenció. Vino elegante pero le falta la potencia y concentración de los montillanos, a los que estoy acostumbrado. Me ha recordado al PX Piedra Luenga Bio de Robles, un vino galardonado en múltiples concursos pero que no goza de predicamento en Montilla.

Agradezco a Maresme su invitación.

Reverso de moneda póstuma de bronce, acuñada a nombre de Constantino Magno divinizado, en tiempos de Constancio II, entre los años 337 y 347. (Justa y venerable memoria)

Se ve alegoría de la equidad (Aequitas) estante, portando balanza.

Constantino el Grande ha pasado a la historia como el primer emperador romano que permitió el libre culto a los cristianos, su conversión fue el resultado de un presagio antes de su victoria en la batalla del puente de Milvio…

“En vísperas de la batalla, Constantino invocó la ayuda del Dios de los cristianos y tuvo un sueño durante el cual se le apareció una cruz resplandeciente con estas palabras: “In hoc signo victor eris” (con este signo vencerás). Luego mandó colocar en las enseñas de su ejército el anagrama formado por las dos primeras legras griegas (Chi y Rho) del nombre de Cristo…” XP

Todo en este pequeño bronce de hace 17 siglos me recuerda a este vino, el nombre VENERABLE, como la inscripción del reverso, la imagen, la equidad portando balanza, el equilibrio, la redondez, y la historia de su protagonista, un hombre que cambió la historia y cuyo estandarte el Lábaro, curiosamente incluía los símbolos P X .

Venerable equivale a respetable, digno de estima y honor. Nunca el nombre de un vino fue tan justo, tan acertado. Deriva de Veneratio que significa respeto y culto.

Vino anciano (V.O.R.S) que se muestra negro, impenetrable, opaco, con ribete yodado y que desaparece al mover quedando adherido a la copa tintándola de ocre.

En nariz es demoledor, potente, complejo, un círculo formado por fruta muy pasificada, dátiles, pasas, pero sobretodo mucho cacao y café, tiramisú, panal de abejas recién castrado… aromas que quedan en la memoria grabados a fuego.

No defrauda en boca, su casi medio kilo de azúcar por litro aporta un extraordinario dulzor que no resulta empalagoso, el alcohol está perfectamente integrado, equilibrado, denso, larguísimo, eterno.

Destacó en una cata entre otros monstruos de Jerez, lo que dice mucho de este magnífico vino. Un vino de culto, de meditación, de respecto… VENERATIO.

Estoy enamorado de este vino desde hace años.
La primera vez me cautivaron sus aromas, complejos a bombón de licor, almendras tostadas, chocolate... recuerdos yodados.
Una joya de color caoba oscuro, denso y elegante, muy elegante.
En boca, a pesar de su dulzura se muestra graso y con una buena acidez.
Largo, muy largo, para paladearlo con deleite por minutos.
Siempre mejora la sobremesa, la tarde o la noche, dejando un recuerdo imborrable.

Visual: Color caoba oscuro con ribete yodado, capa impenetrable.
Nariz: Expresiva e intensa. Aromas a uvas pasas y café.
Boca: Vino untuoso, elegante, sedoso. Acidez y alcohol perfectamente integrados. Postgusto y persitencia interminable, larguíiiiisimo.
No creo que pruebe un PX como éste. Luego fuí a una celebración y me ofrecieron Alvear 1927. Esta bien, pero juegan en ligas diferentes.
Nico, gracias por darme a probar esta joya.

Poco q añadir a los anteriores comentarios; para mi, el mejor PX q he probado junto a la Solera 1830 de Alvear. Vino elegantísimo, sedoso, redondo y del q destaco su impresionante persistencia. Para disfrutar tranquilamente en una buena sobremesa.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar