Amontillado Marqués de Poley 1951 (D.O. Montilla-Moriles) 1951

Vino Amontillado Marqués de Poley 1951 (D.O. Montilla-Moriles) 1951

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
98
Puntuación Media:
9,6
Calidad-precio:
7,3

Bodega: Bodegas Toro Albalá
D.O./Zona: D.O. Montilla-Moriles
País: España
Tipo de vino: Dulces y Generosos
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 21,00%
Varietales: 100% Pedro Ximénez
Precio aproximado: Más de 100 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: El vino Marqués de Poley 1951 es un monovarietal de Pedro Ximénez procedente de una viña ya desaparecida plantada por el bisabuelo de Antonio Sánchez en el Castillo de Aguilar antes de la filoxera. La crianza es oxidativa, con el paso del tiempo el vino se ha ido oxidando hasta llegar a un punto intenso y juvenil. Embotellado en marzo de 2011 con una producción total de 4.650 botellas.

Varietales: 100% Pedro Ximénez

18 Opiniones de Amontillado Marqués de Poley 1951 (D.O. Montilla-Moriles)

Visual:

Oro viejo con tonalidades cobrizas. Abundante lágrima.

Olfativa:

Una nariz tremendamente elegante y llena de registros. Hay cáscara de naranja, ebanistería, fruta escarchada, café con leche, manteca de cacao, caña de azúcar, frutos secos y flores secas. Vuelves a hundir la nariz y el barniz, la hoja de tabaco y la humedad de un desván cerrado hace años te enamoran. Mueves la copa y percibes más y más naranja, miel y vegetales asados.

Gustativa:

En boca es salino y tiene una acidez cítrica. Aquí sigue acompañando la naranja, la avellana, las notas licorosas y yodadas. Tiene intensidad, complejidad, es larguísimo y muy cálido. Tiene una final amargoso y es aterciopelado. Un vino longevo, lleno de vida y que evoluciona a pasos agigantados en copa.

Soy consciente de que la puntuación es baja pero es la que consideré en el momento de puntuar, catar a buen ritmo es lo que tiene. Estoy convencido de que con calma y 30 minutos más en copa las décimas habrían subido. También ha afectado la opulencia del amontillado catado justo antes. La cuestión, que este vino desde la primera vez que lo probé hace unos meses me tiene enamorado. Un vino de sofá, conversación y porque no, de meditación en soledad.

Color ámbar y tonos cobrizos.
En nariz es intenso y se presenta equilibrado. Sale madera nueva muy fina, barniz, frutos secos, avellanas, nueces, balsámicos, anís, caramelo, vainillas, toffee...
A copa movida sale un punto cítrico muy interesante de corteza de pomelo y naranja. Tiene notas oxidativas muy agradables. Muy muy fresco.
En boca tiene gran presencia de frutos secos, almendras, buena calidez, toffees, caramelo y acidez brutal, muy fresca.
Cremoso y vinoso. Final de un amargoso cítirco interesantísimo y de gran longitud.
¡Complejísimo! ¡Lo tiene todo!

De color ambarino con reflejos cobrizos.
En nariz tiene unas notas inicilamente punzantes, con un punto de praliné, de avellanas tostadas, de guirlache de almendras, de frutos secos, caramelo tostado, con un punto medicamentoso (¿ampollas de hierro?), notas tostadas de madera, de duelas envinadas y un punto de destilado suave.
En boca mantiene la misma energía que en nariz, esas notas punzantes, esa acidez casi desbocada, con las notas salinas en perfecto equilibrio con la parte más dulce, con esas avellanas que ahora se mezclan con un punto yodado.

En fin, que estas maravillas hay que probarlas, aunque sea una vez en la vida.

Metimos la nariz los presentes en distinto tiempo, pero la levantamos y nos miramos practicamente al unísono. Era evidente que estábamos ante algo muy grande.
Su color es ambarino con reflejos cobrizos. Su aroma es intenso, continuo, nunca acaba, cada acercamiento es una nota nueva, es complejo, lo más extraño pero evidente que sentí es la fuerza de aquellas ampollas vitamínicas, avellanas por un tubo, toffee's, maderas mojadas como las de un brandy diluido junto a su alcohol. En boca tiene esa punción que vuelve a recordar al espirituoso, con esa continuidad y esa misma madera, frutos secos, en clara extensión de lo apreciado en nariz, tostados, salinidad... largo, constante... Me quedé sólo.
Valorar RCP en estas joyas me cuesta por puro precio, pero si lo enfocas estrictamente a lo que te puede dar, qué menos que buena.

En la copa se muestra desde el primer segundo tremendo, grande, amplio, puro, soberbio. Con un sabio punto punzante, fondo tostado, frutos secos, ferroso, praliné, todo con profundidad y rotundidad sin perder por ello un ápice de elegancia. Fina ebanistería, notas de crianza, barniz,café, hoja de tabaco, caramelo toffee, cascara de naranja seca...

En la boca marca con poderío, es grande, cálido, pica, sedoso, alcohol vibrante, a la par de fresco y jugoso, algo cítrico, ácido, salino, sensación dulce, mineral, largo, infinito...

Si pudiera definir la nariz de este amontillado con una palabra, la elegida sería finura. Tiene ese punto más de elegancia, también de menos color pero con una nariz maravillosamente limpia e intensa. Destacan las notas punzantes y dentro de los frutos secos, la avellana. Con más aireación aparecen ligerísimos tostados en forma de canela, y notas dulces: vainilla, caramelo, toffee... ¡siendo totalmente seco!
Más tarde deliciosas notas cítricas, cáscara de naranja seca, piel de limón...
Pero te engaña. Los aromas te hacen prever una boca dulce y sin embargo es tan salino... y sobre todo ¡tan potente! Un puñetazo en la mesa con guante de terciopelo.
Soberbio.
Vino catado en Toro Albalá: La esencia de Montilla Moriles inaugura la III Experiencia Verema Madrid

Color ambar brillante y dorado.
La nariz es compleja, elegante, notas punzantes, frutos secos desde la avellana hata la nuez, pasando por la almendra, canela, cítricos dulces y cuanto más tiempo pasa la complejidad crece y su paleta aromática se hace más grande. Una perfumería.
En boca es elegante, salino, estructurado, ligeros amargos, licoroso sin perder frescura, una delicia que se hace eterna.
Un enorme amontillado.

Color ambarino,yodado, con reflejos anranjados. Limpio, brillante y con fluidez en copa.

Como no podía ser de otra manera, la nariz muestra signos complejidad. Muy expresiva: frutas pasificadas,naranja escarchada,recuerdos de su crianza bajo velo de flor, anisados, cacao, notas lácticas. Frutos secos, aromas punzantes, tonos especiados, vainilla.

Boca de gran nobleza.Seco, frutos secos,recuerdos salinos,larguísimo, con una acidez suficiente para que dure muchos años más. Deja la boca ensalivando y con posgusto muy, muy largo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar