Cordillera Carmenère 2008

Vino Cordillera Carmenère 2008

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
89
Puntuación Media:
7,8
Calidad-precio:
6,3

Bodega: Miguel Torres Chile
D.O./Zona: Valle de Curicó
País: Chile
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 14,50%
Varietales: 100% Carmenère
Precio aproximado: De 5 a 9,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Proveniente de viñas de Carmenère situadas en el Valle de Colchagua, Entre Cordillera, Zona Peumo. La vendimia se realizó el 19 de abril de 2008. El vino Cordillera Carmenère 2008 ha sido macerado durante 1 mes y fermentado durante 7 días a 28ºC. Posteriormente fue sometido a una crianza de 11 meses en barrica de roble francés nueva al 30% y de segundo año al 70%. Fue embotellado en marzo de 2009. Las viñas de Carmenère están situadas entre dos países y entre dos culturas, justo en los montes de la Cordillera del Valle de Maule, que establecen la frontera entre Chile y Argentina. Dichos ensamblajes de cordillera aúnan los privilegios de esta variedad, la Carmenère, pudiendo ofrecer un producto con identidad propia. Bien conservado mejorará en los próximos 7-9 años.

Varietales: 100% Carmenère

53 Opiniones de Cordillera Carmenère

DIA 21
Apertura de botella recibida (NACEX) el día 21 DE ENERO 2015, tras 1 intento.

Botella con estilo TORRES en Chile. No aporta nada nuevo ni moderno, quizá la cápsula blanca, o habré visto pocas, y el detalle de la llama en ella y el escudo andino. Es la gama de vinos Cordillera.

Corcho: Muy mal, Se rompe la mitad, se desmenuza. Imposible extraerlo completo con el sacacorchos. Hacía muchos meses que no me pasaba. Mucho tiempo, pero por probabilidades ya tocaba y tenía que ser con esta botella. La he abierto y decantado en el interés de ver como un vino de la añada 2008 evolucionaba en cata durante 24 horas, pudiendo sacar todo su jugo, tras sus 6 años en botella.

El vino al principio y en un primer contacto, tras decantarlo doblemente en 2 decantadores, para limar impurezas del corcho desmenuzado y eliminar aromas de reducción y acético, demuestra notas aromáticas lácticas y medicamentosas. El vino creo que no está bien. Una pena, pues lo he dejado decantado más de 2 horas, para ver como se comporta el día 22. Uva Carmenere perdida, sin un sabor agradable.

Color rojo aframbuesado, ribete violáceo. Limpio, pero con restos finos de corcho que no pude filtrar untuoso, y denso.
En nariz medicamento, acético, sulfuros, volcánico, …agreste. Algunas flores lejanas. Aprecio muy levemente en fase olfativa montebajo, tomillo y animal (establo, Caballo, Cebra, Uro,…). Es una fase apagada.
En boca, tánico, denso, especiado, pimentado. Desequilibrado.

DIA 22, LA CATA VIRTUAL
Capa media, pero algo alta si es. Color rojo vivo, con ribete violáceo tornasol, pareciendo más joven. Un vino denso que 
a primera instancia, está igual que ayer, pero con un aspecto algo rústico (ahí coincido), y con acético muy subido en su aroma. 
 Lágrima densa y llora lenta. Mi ribete brilla, es elegante y algo lila. Al rebozar el decantador en un paño de servilleta blanco, la mancha que queda (se usa en laboratorio) es violeta, al igual que el lila que me ha quedado en el trapo de vino al caerse ayer....tornasol disminuido.

NARIZ
El aroma es el mismo que ayer, acético y con recuerdo medicamentoso. Algún toque vegetal, como hojas secas, tabaco, cacao. Todo seco y amargo. MI evolución es larga, pues lleva abierto 24 horas y es una Carmenere justita. He probado Carmeneres de buen precio y mucho mejores, más lindas y limpias en registros. Tiene el corte Torres Chile,....un poco a granel.

La madera se apodera, junto al vegetal, a la fruta, que no es lo que prima claramente. Notas de humo leve, tabaco de hoja seca y de cava de luxe de aeropuerto ( de puros). No es lo que me esperaba, y merece la pena volver a catar otra botella. Puntas de flores (rosas) y piruleta de fresa, pero muy al fondo, con profundidad.

BOCA
Boca intensa desde un principio, con un ataque maderizado y con ligeros sabores de fruta roja pero con licor medicamentoso, licoroso, café y un retrogusto vegetal amargo y secante en exceso. Cacaos amargos puros en retrogusto y olfacción retronasal. Bosque, tomillo, especias, pero no muy equilibrado. La acidez no la noto, pero el vino se ha conservado y si es así, debería evolucionar en 3 días.

COMENTARIO
No veo adecuado que por ser de Chile, el terroso, secante, maderas, y sin acidez, sean nobles. Entiendo que deben darle una vuelta de tuerca y quizá sea el coupage de la Carmenere. No encuentro más en el vino. Quizá mi botella no esté perfecta.


En visual es de tonalidad picota granatoso con ribete claro. Capa media-alta. Tiñe bastante la copa.
En nariz se perciben en primer plano los aromas a frutas del bosque combinadas con aromas más complejos a cuero, herbáceos y tierra mojada.
En boca presenta una entrada muy potente, con un claro tacto untuoso, taninos muy pulidos y agradables. Persisten las notas a frutas del bosque y notas licorosas. En retornara se percibe también la madera. Presenta una muy buena longitud y persistencia, además de su recorrido.
Me gustan mucho los Carmenere, pero este mucho más si cabe por su carácter original y personalidad.

Corcho fino pero un poco largo y apenas bañado en vino. Eso sí, huele genial por dentro pero con depósitos tártricos rojo picota oscuro junto con el granate del vino. Lo he tenido que extraer con mucho cuidado pues ha habido un número no despreciable de foreros (entre un 30-50%) que han tenido problemas con el corcho durante su extracción. Mejor usar sacacorchos de láminas.

No parece para nada un vino de casi 7 años de edad (recordemos que la vendimia de 2008 en el hemisferio sur fue prácticamente entre marzo-abril).

Visual: rojo picota oscuro, capa alta, concentrado y con extracción, por el ribete parece un vino bastante más joven (2010-2011) pues es de color cereza-rubí-transparente. Buena lágrima bastante abundante de rápida caída. Limpio y brillante.

Nariz: algo cerrado de inicio aunque parece que se va abriendo con el tiempo. Era recomendado descorcharlo con antelación. Dentro de la intensidad discreta que tiene de inicio, aprecio frutos rojos y negros muy maduros, regaliz, cueros, notas vegetales, tabaco de pipa y caja de puros, notables tostados y sutiles torrefactos,... vamos a darle más tiempo... algunos aromas animales ahora, canela, vainilla y, sobre todo, muchos aromas balsámico-mentolados... va evolucionando y dando cosas. Va dando más intensidad (supongo que con la subida de temperatura en copa pues lo tenía algo frío). Esmalte de uñas, maderas finas, notas herbáceas a laurel y clavo, algo de pimiento verde, notas vegetales y terrosas,... es un vino complejo pero que no da todo de inicio, parece que requiere tiempo y paciencia.

Boca: entrada poderosa, golosa, de buen tanino algo secante todavía pero, a la vez, dulce y sabroso, de volumen medio-alto, untuoso, denso, achocolatado, de buen cuerpo y estructura. La madera se nota menos de lo esperado, noto bastante fresca la fruta. Acidez media-baja pero suficiente para que el vino no sea muy pesado en el paso por boca, el cual, al menos para mí, es muy agradable. Postgusto no excesivamente largo, pero deja un excelente rastro en retrogusto y retronasal, con toques amargos y secantes que invitan a otra copa. A mí me gustan esos toques herbáceos y vegetales, esos taninos algo secantes, esa delicadeza en el paso por boca pero con cierta contundencia. Tiene un punto goloso pero a la vez, secante y astringente, según la fase del paso por boca que consideremos.

No me fascina, pero me ha gustado. En nariz esperaba más intensidad, en boca ha cumplido y se deja beber muy bien, es un vino gastronómico que pide comida. Sé que a muchos no ha convencido. Es mi primer vino de la variedad Carmenère y no me ha defraudado aunque tampoco me ha enamorado. Lo que es claro es que el vino evoluciona bien pues tiene casi 7 años y ni tiene el ribete atejado ni está nada envejecido (y eso que su acidez es más bien corta).

Investigando por diversas webs de vinos chilenos, su PVP en Chile ronda los 11.590 pesos chilenos (al cambio, unos 16 euros). De ser ese el precio español, me parece algo subido de precio para la calidad de los vinos que tenemos aquí aunque, ciertamente, hay que pagar la aduana, el transporte y la "rareza" de la variedad. En mi caso, la RCP me parece floja pero la nota del vino me parece de 8 por lo menos.

Picota muy intenso. Capa media alta. Lágrima densa. Por su aspecto no denota la edad que tiene.

Nariz muy compleja, equilibrada aunque predomina más la madera. Frutos del bosque, ecualipto, mentolados
Cueros, regaliz. Notas torrefactas, pimienta y herbáceas complejas

En boca destaca el tanino rugoso, joven todavía. Acidez media. Yo lo noto cremoso, denso pero astringente todavía. Mucho carácter en boca. Un punto licoroso, balsámicos, mentolados y cuero otra vez. Especiado. Buena persistencia.

Me ha gustado mi primer Carmenere. Gracias a Verema y Bodegas Torres.

Color picota con ribete granatoso de buena capa.
La nariz es de buena intensidad, inicialmente frutos del bosque, balsámicos en forma de eucalipto, torrefactos, recuerdos vegetales y sensaciones licororsas.
En boca tiene buena entrada, muy cremoso, goloso y frutal inicialmente, la crianza lo redondea, acidez correcta y final de buena longitud.
Original, elegante y buen vino como siempre en esta bodega aunque algo pesado para mi gusto, acidez justa y algo goloso.
Gracias a la bodega y a Verema una vez más.

A la vista se presenta con un color picota, una capa media a media alta, ribetes y destellos de color entre marrón y rubí y una lágrima intensa, lenta y pegajosa.

En la nariz con una intensidad falta, de entrada es muy complejo, posteriormente fruta roja madura, detalles balsámicicos, algo de tabaco y pimentón.

Al paso de la boca del olvido observar dos fases una primera vegetal y arisca, y posteriormente una fase más cálida y agradable. Fase final no muy larga.

Como detalle problemas con el corcho.

Vino especial, creo que no por su elaboración sino por el tipo de uva.

Como suele ser norma mía, en las catas virtuales no puntuo.

Rojo picota de capa media-alta, ribete granate, buena lágrima, limpio y brillante.
Nariz intensa, elegante, compleja. Fruta roja (cereza, frambuesa), nota floral, notas dulces y especiadas (anís y regaliz), tostados, roble avainillado.
Boca de buena intensidad, graso, sabroso, taninos agradables, algo dulzones bien amalgados con la fruta, acidez muy particular que le da un toque fresco que se agradece. Recuerdos a tostados y notas de crianza, buena longitud y persistente.
Rico.

A la vista presenta un color cereza picota con menisco violáceo que parece estar dejando de serlo, de buena capa. Lagrimea con abundancia y parsimonia tintando levemente la copa.

Profundidad en nariz, intensidad, media complejidad. Debuta con unos marcados aromas de grano de café, que van dejando paso al tapenade y ahumados. Entra en juego el pimiento, los toques como de huerta. Aromas de licores de guindas, orujo de café… Tiene un puntillo de cuero.

En boca me resulta agradablemente graso al tacto, golosete, algo licoroso, toques de pimiento verde. Me gusta el balanceo fruta/vegetal. Acidez justa al paso, algo superior a la salida. Cacao, haba de cacao, a la salida.

Persistencia media.

Cuidadin al sacar el corcho...
Botella tipo bordelesa alargada. El circulo de oro sobre fondo blanco tiene unas connotaciones al mundo inca. A pesar de ello, contenida, nada estridente..muy Torres. Buena información.

Color: Picota intenso, con ribete ligeramente violáceo. Mantiene juventud en el color. Capa alta.

En nariz monte bajo, eucalipto y con un fondo cárnico, ferroso. Al moverlo cueros, pimienta y cafe tostado.

En boca es de estrada fácil, casi golosa. Sin gran intensidad pero con equilibrio. Fruta y tostados. Taninos presentes pero sin molestar. Se va tornado amargo y licoroso con el paso por boca. Corto.

Vista
Cereza picota de capa alta con ribete grana. Denso y brilante.
Nariz
Con copa quieta da fruta madura casi compotada, moras, notas vegetales, pimiento, monte bajo. Tras agitar la copa se aprecian aromas de cuero, especias sobre todo, pimienta, regalid, paloduz y chocolate. Es licoroso y balsámico, y de intensidad alta.
Boca
Primer ataque goloso y denso. Lo encuentro a medio camino entre la elegancia y la rusticidad. Se desarrolla potente y untuoso, frutal y especiado. Longitud media y despedida ligeramente amargosa y cálida.

Me ha gustado, pero me faltan referencias de esta variedad para apreciarlo en su justa medida.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar