Vino Cordillera Carmenère 2008: Curiosa variedad. No me ha fascinado pero tiene cualidades


Corcho fino pero un poco largo y apenas bañado en vino. Eso sí, huele genial por dentro pero con depósitos tártricos rojo picota oscuro junto con el granate del vino. Lo he tenido que extraer con mucho cuidado pues ha habido un número no despreciable de foreros (entre un 30-50%) que han tenido problemas con el corcho durante su extracción. Mejor usar sacacorchos de láminas.

No parece para nada un vino de casi 7 años de edad (recordemos que la vendimia de 2008 en el hemisferio sur fue prácticamente entre marzo-abril).

Visual: rojo picota oscuro, capa alta, concentrado y con extracción, por el ribete parece un vino bastante más joven (2010-2011) pues es de color cereza-rubí-transparente. Buena lágrima bastante abundante de rápida caída. Limpio y brillante.

Nariz: algo cerrado de inicio aunque parece que se va abriendo con el tiempo. Era recomendado descorcharlo con antelación. Dentro de la intensidad discreta que tiene de inicio, aprecio frutos rojos y negros muy maduros, regaliz, cueros, notas vegetales, tabaco de pipa y caja de puros, notables tostados y sutiles torrefactos,... vamos a darle más tiempo... algunos aromas animales ahora, canela, vainilla y, sobre todo, muchos aromas balsámico-mentolados... va evolucionando y dando cosas. Va dando más intensidad (supongo que con la subida de temperatura en copa pues lo tenía algo frío). Esmalte de uñas, maderas finas, notas herbáceas a laurel y clavo, algo de pimiento verde, notas vegetales y terrosas,... es un vino complejo pero que no da todo de inicio, parece que requiere tiempo y paciencia.

Boca: entrada poderosa, golosa, de buen tanino algo secante todavía pero, a la vez, dulce y sabroso, de volumen medio-alto, untuoso, denso, achocolatado, de buen cuerpo y estructura. La madera se nota menos de lo esperado, noto bastante fresca la fruta. Acidez media-baja pero suficiente para que el vino no sea muy pesado en el paso por boca, el cual, al menos para mí, es muy agradable. Postgusto no excesivamente largo, pero deja un excelente rastro en retrogusto y retronasal, con toques amargos y secantes que invitan a otra copa. A mí me gustan esos toques herbáceos y vegetales, esos taninos algo secantes, esa delicadeza en el paso por boca pero con cierta contundencia. Tiene un punto goloso pero a la vez, secante y astringente, según la fase del paso por boca que consideremos.

No me fascina, pero me ha gustado. En nariz esperaba más intensidad, en boca ha cumplido y se deja beber muy bien, es un vino gastronómico que pide comida. Sé que a muchos no ha convencido. Es mi primer vino de la variedad Carmenère y no me ha defraudado aunque tampoco me ha enamorado. Lo que es claro es que el vino evoluciona bien pues tiene casi 7 años y ni tiene el ribete atejado ni está nada envejecido (y eso que su acidez es más bien corta).

Investigando por diversas webs de vinos chilenos, su PVP en Chile ronda los 11.590 pesos chilenos (al cambio, unos 16 euros). De ser ese el precio español, me parece algo subido de precio para la calidad de los vinos que tenemos aquí aunque, ciertamente, hay que pagar la aduana, el transporte y la "rareza" de la variedad. En mi caso, la RCP me parece floja pero la nota del vino me parece de 8 por lo menos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar