Puck

Bodegas Peique: Una familia enraizada a sus viñas

Amanece un nuevo día... 

Y si es fin de semana o vacaciones escolares "El Maestro" que es con el sobrenombre con el que se conoce a Luis Peique, abre las puertas de su bodega en Valtuille, el alma del Bierzo, porque Luis es profesor de historia en un instituto, su otra pasión, pero este amor por la historia no conseguía acallar la llamada de su tierra, la llamada de su legado, la llamada de la viña familiar en El Bierzo.

Lo de ser viticultor le viene a los Peique de familia, tanto paterna como materna y a ambas ramas rinden tributo con dos de sus vinos más especiales: Ramón Valle y Luis Peique.

Su abuelo paterno plantó las primeras cepas hace más de noventa años, el materno enseñó a Luis el cuidado de la viña desde niño. 

Entre las viñas hemos crecido todos los niños del pueblo. Por las tardes, tras la escuela, cogíamos las bicis y veníamos aquí a jugar.

En la casa familiar de los Peique lo que ahora es el salón familiar fue en el pasado el lagar donde se volcaba la uva en vendimia. Mientras degústabamos las empanadas caseras de la Señora Sagrario -la matriarca de los Peique- y los embutidos elaborados por ella misma, Luis nos decía señalando la mesa:

Aquí mismo he pisado yo la uva de niño...

visita_bodegas_peique_puerta_al_día

 

 

 

... en Valtuille de abajo

El Bierzo es una comarca peculiar... Ubicada administrativamente en la provincia de León, Comunidad Autónoma de Castilla y León, su paisaje y sus gentes tienen mucho más en común con la vecina Galicia; por poner un ejemplo: la cabecera comarcal histórica Villafranca del Bierzo -la administrativa es ahora Ponferrada-, se encuentra a tan sólo 25 km de la localidad orensana de El Barco en Valdeorras.

Todo esto se comprueba a los dos minutos de bajarse del coche y escuchar hablar a la gente del pueblo, la entonación es claramente gallega con esa musicalidad tan clara y danzarina. De hecho, dos o tres generaciones atrás, aquí se hablaba gallego o un sucedáneo formado por gallego salpicado de palabras en castellano. Luis Peique:

Mis abuelos hablaban gallego

Esta similitud lo es también geográfica y paisajística por lo que su climatología es más parecida a la gallega que a la castellana.

Y si Villafranca es la cabecera histórica de la comarca, Valtuille de Abajo es su corazón, su alma. 

Visita_Peique_Valtuille

Ubicado en las faldas del Castro de la Ventosa, antiguo asentamiento pre-romano del que se conserva un yacimiento arqueológico en muy buen estado, Valtuille de Abajo es poco más que una aldea de unos doscientos habitantes donde tradicionalmente siempre ha habido un lagar en vez de cuadra y todas las familias tenían sus viñas que trabajaban año a año y con las que hacían su vino, donde los vecinos siguen dejando la puerta abierta:

Mis padres no cierran nunca la puerta de casa. Yo no recuerdo ver ninguna llave de niño porque no usábamos.

Aquí, en sus suelos arenosos y arcillosos se hunden las raíces de tres generaciones de la familia Peique. Sobre estas hermosísimas laderas

Un clima atlántico de influencia mediterránea con rasgos continentales

baña las cepas que producen la que es reconocida como una de las mejores uvas de la zona. 

Es una zona de transición entre el clima continental y el atlántico. En invierno se puede llegar a una temperatura de -6/-7º C como mucho en enero, no son tan extremos como en el clima mesetario del resto de la región donde se alcanzan temperaturas de -10/-12º C de forma continuada en el tiempo.

La precipitación media es de unos 700 l/m2 pero hay años como éste (2013) en el que se han alcanzado los 100 l/m2 y otros en los que se queda en 500 l/m2. 

Visita_bodegas_Peique_Valtuille_vida_rural

 

¿Y cómo llegamos hasta aquí? Un poquito de historia

Pero a pesar de llevar tres generaciones cultivando viña y haciendo vino, los Peique no fundan su bodega hasta el año 1999, por empeño personal del hermano mayor, Luis, El Maestro.

Los dos hermanos, Luis y Jorge, al llegar el momento en el que tuvieron que decidir su futuro profesional eligieron caminos muy diferentes. Luis, el mayor (nueve años por encima) se decantó por su amor por la historia e hizo de su docencia su profesión. Jorge eligió la enología, formándose en viticultura y enología en la archiconocida Escuela de Enología de Requena que tantos y tan reputados enólogos ha formado para después iniciar una fructífera carrera en la Ribera del Duero.

El problema es que a Luis le seguía tirando la viña y a pesar de que su labor docente le había llevado a la cercana localidad gallega de El Barco en Valdeorras, siempre que podía volvía a la casa familiar de Valtuille a seguir cuidando de las viñas con su padre y su abuelo.

En el año 1999 le plantea a su hermano Jorge el proyecto de crear bodega propia. Jorge no sólo aprueba la idea sino que se compromete en alma y cuerpo con ella y es así como nace Bodegas Peique, con el empeño del corazón de dos hermanos que tienen que partir su vida por la mitad para hacer realidad este sueño. Enredan también al padre -¡como no!- y a su única hermana que se centra en las menos agradecidas tareas burocráticas y de administración. 

Era obvio que por razones materiales no podían abandonar sus ocupaciones habituales para enfrascarse en este proyecto, así que robándole horas al sueño, a la familia y al descanso empiezan a darle forma. Todavía no pueden ni soñar con tener bodega propia en términos de instalaciones por lo que el primer año elaboran en la bodega de un íntimo amigo de la infancia de Jorge y prácticamente un miembro más de la familia Peique: Raúl Pérez, El Niño.

Como habéis comprobado, los apodos son algo habitual en Valtuille ;-)

Y en el año 2000 se embotella y comercializa el primer Peique: Joven 1999

 

visita_bodegas_peique_Luis_Peique

 

Bueno, vamos a ver un poco de viña...

Nos disponemos a visitar la viña subiendo al 4x4 de Luis junto con su mujer y compañera en todas las fatigas, Teresa.

Nos va enseñando la zona, nos apunta el área de Corullón en la que elabora Ricardo Palacios, la zona de la Cova de la Raposa que comparten Peique y Raúl Pérez...

Aquí la vendimia hay que hacerla de manera manual y no hay relevo generacional, hoy en día nadie quiere hacer ese trabajo. El año pasado le compré unas viñas a un señor que ya no se podía hacer cargo de ellas y su hijo no estaba interesado. Me rogó que lo hiciera para que no se echaran a perder y me dio tanta pena que lo hice pero esto me ha supuesto muchas complicaciones, más personal para la poda en verde, para la vendimia... ¡es una locura!

Un mar de intenso color verde

Nos encontramos ante un mar de intenso color verde, nunca antes había visto tanta viña junta y ahora en verano, exhuberantes las cepas de hojas tersas de un profundo color verde, tenías la sensación de casi poder nadar entre ellas.

Esto ya empieza a tener color de vendimia. Gracias a la lluvia caída este año las cepas no han sufrido ningún tipo de estrés hídrico y sus hojas están extendidas y tersas.

Y si las hojas están hermosas qué decir de la uva que se despierta de su infancia verde y se adentra en la juventud del envero... Navegamos por este inmenso mar de viñedos de entre sesenta y noventa años que plantara su abuelo, y en algunos casos el padre de su abuelo. También hay viña joven como una nueva plantación de godello.

Las ciento noventa parcelas de la familia Peique son muy pequeñas, algunas de sólo 50 m., 200 m. como máximo, y te puedes encontrar con variedades diferentes en la misma parcela: mencía, garnacha tintorera, alguna tempranillo, godello y hasta lo que ellos llaman "jerez" que no es otra que la uva palomino..

¿Elaboráis con esta uva?

No, se la vendemos a un intermediario que supuestamente a su vez la vende en Galicia. También vendemos a restauradores que hacen su propio vino blanco de mesa.

visita_bodegas_peique

Las parcelas están pegadas las unas a las otras lo que dificulta sobremanera la vendimia. Lo realmente bonito de El Bierzo es la buena relación que hay entre viticultores y no es la primera vez ni será la última que uno coge un poco de uva del de al lado y al anochecer se la lleva en el camión.

Con los de Castro (Castro Ventosa) nos pasa todos los años...

Aquí no se ha arrancado apenas viña y eso es más que visible por el tamaño de las cepas. Observando ese mar verde te invade una placentera oleada de calma que relajaría al espíritu más estresado. También hay mucho cerezo y castaño ¡qué hermosa debe ser la primavera en este rincón del Bierzo! Pero Luis me espeta:

¡No sabes cómo es el otoño! Hay una semana, sólo una, en la que la variedad cromática entre amarillos, anaranjados y rojos intensos te deja sin habla...

 

El abuelo y la vendimia:

Mi abuelo me explicaba cuando yo tenía diez años que la zona de las laderas que ahora está abandonada era la que estaba plantada anteriormente, la zona baja se empezó a plantar tras la Guerra Civil. La gente mayor era increíble, sabían perfectamente lo que había que hacer. Mi abuelo tenía un control... ahora mismo te podría decir la hora que era y era un gran podador. me lo pasaba genial con él.

En un momento dado Luis para, se mete entre las cepas y comienza a catar la uva. 

Calculo que para el 20 (de septiembre) ya estamos vendimiando.

Y nos dió a catar la uva a nosotros también, primero mencía y después godello, yo no lo había hecho nunca y me encantó :D Nos habló de la importancia del sabor no sólo del fruto sino también del de la pepita cuyo punto dulce ha de ser corroborado por un color marrón tirando a oscuro.

Aparte de los parámetros de laboratorio como los antocianos y polifenoles, es esencial probar la uva para decidir cuando vendimiar. El problema es que, como son casi 20 días y todo más o menos viene parecido es muy dificil, hay que vendimiar un pelín antes para que no se te pase y empezar por zonas diferentes. Aquí tienes orientaciones muy diversas con diferentes momentos de maduración.

        visita_bodegas_peique_luis_catando_uva      visita_bodegas_peique_Luis_Peique_importancia_suelo

Seguimos visitando parcelas en las que Luis se para y cata uvas, entretanto nos sigue hablando de la vendimia:

El sábado que viene (31 de agosto) haré un muestreo de tres zonas diferentes a ver cómo está de acidez, maduración fenólica, etc. Dejaré pasar una semana y si sube haré dos más. Cuando vea que va continuado llamaré a Jorge, se vendrá para acá y dedicaremos un día entero a muestrear.
 
Aquí soy los ojos de mi hermano, cato en la bodega todos los viernes de los depósitos y si hay algo o tengo alguna duda le llamo. He ido aprendiendo a su lado. 
 
El proceso total de la vendimia nos lleva unos veinte días a nosotros, un mes en esta zona. El año pasado llovió varias veces, tuvimos que parar, volver a muestrear, yo ya había empezado las clases... no duermes por las noches ¡es una locura! El año pasado le hice a este coche 300km de campo. Acabamos el 8 octubre habiendo empezado el 17 de septiembre.
 

La importancia de la poda

De cada cepa sacamos entre ocho y catorce piezas, entre kilo y dos kilos por planta. Un brote como mucho trae dos racimos dependiendo de la fertilidad de la yema. Cuando haces la poda de invierno haces un recuento y te haces una idea. Lo ideal aquí sería hacerla en febrero o marzo pero con las limitaciones que tengo de personal no me queda más remedio que empezar en enero. Lo hacemos entre dos personas y yo, y mi padre que todavía echa una mano.  
 
La poda en verde es también muy importante pero muy difícil con las cepas en vaso porque no ves, necesitas mucha experiencia para hacerla bien, no vale todo el mundo. A un buen podador hay que pagarle. 
 

visita_bodegas_peique_la_viña

 

Donde se hacen y después duermen los vinos:

Elaboran en las instalaciones actuales desde el año 2001. El edificio de la bodega es sobrio pero con un diseño rústico exterior que lo convierte en algo más parecido a un hogar que a un lugar de trabajo.

Ahora tienen empleados a cuatro personas de manera permanente: dos en la viña, un bodeguero y una administrativo. Pero al principio y hasta el 2004 lo hacían todo los cuatro:

Fueron años durísimos. era todo a tumba abierta. Embotellábamos los fines de semana, cero vacaciones... Hemos tenido la suerte de encontrar un gran equipo humano que por lo menos nos ha permitido descansar un poco.

Por dentro es eminentemente funcional contando con todos los elementos que una bodega actual necesita para elaborar vinos de calidad:

Todavía no hemos obtenido beneficios de esta empresa porque hemos reinvertido en ella todo lo que hemos podido ir ganando en estos años. 

que preserven lo más importante: La uva:

La mencía es una uva muy delicada, tanto en viña como al vinificar donde tiene mucha tendencia a la reducción. Hay que estar muy pendiente de los aireados, hacemos incluso micro-oxigenaciones en los más jóvenes, no en los que ya están en barrica que no los tocamos. 

Dependiendo del vino al que vaya destinado, el contenido de las barricas se mantiene entre ocho y dieciséis meses sin trasegar. Hacemos catas aleatorias cada tres meses y un mes antes del vaciado lo catamos todo, barrica por barrica.

visita_bodegas_peique_fachada_bodega

Las barricas:

Las primeras barricas se las compramos a Peter (Sisseck), las recogió mi hermano en su furgoneta y nos funcionaron muy bien, pero desde entonces las compramos siempre nuevas. El parque es básicamente 70% francés de distintas tonelerías y 30% del Cáucaso. Al principio compramos el 30% americano pero ni a mi hermano ni a mí nos gustó el americano nuevo, decidimos dejarlo, era como serrín, sin embargo, en barricas de cuatro o cinco años le daba un toquecito majo. No obstante el roble francés es más elegante, mucho más fino, a mí me encanta, la verdad es que el roble francés es fantástico para la mencía. El Cáucaso es para darle un toque diferente, añadir más complejidad, es más duro, mucho más duro. 

Estoy encantadísimo con el formato 500, tanto que ya todo lo que venga nuevo será así, en formato de 500. Mucho mejor para todo, pero sobre todo para el vino. También tenemos el proyecto de hacernos con un par de fudres de 4.000 litros para elaborar y pasar vinos por ellos, pero con tiempo, las cosas están complicadas ahora mismo y es difícil vender.

visita_bodegas_peique_barricas

 

Comercialización del vino:

Vino del Bierzo, la verdad es que en el mercado nacional se vende en cuatro sitios, muy poco. Lo que realmente nos mantiene es la exportación, Japón es un mercado que nos funciona bastante bien, el rosado gusta mucho allí por ejemplo y es un mercado muy fiel, pero también hay que ir con precios muy ajustados. Está complicado, está muy complicado...

El consumidor se va a lo que conoce, para las cosas nuevas como El Bierzo, la mencía, es más difícil. Demanda un vino para todos los públicos con un precio para todos los públicos. Hemos y tenemos que ajustar tanto los precios que los socios de esta empresa (hermanos y padre) no hemos visto ni un duro en estos diez años.

El 40% de nuestra venta en el mercado nacional se realiza por la zona y por Galicia.

¿Y el famoso mercado chino?

Pues allí estamos, luchando, pero es difícil sobre todo a la hora de como tratan los vinos, buscan grandes volúmenes, les importa menos el precio o ciertos parámetros de calidad.

¿Es menos exigente que el mercado japonés?

El consumidor chino a quien le interesa el vino busca marcas y las marcas más famosas son las francesas. Le cuesta más abrirse a otras cosas.

¿Y América?

En Estados Unidos funcionamos más o menos bien. En Brasil encaja muy bien el Viñedos Viejos.

¿Son más receptivos en Europa?

Los países escandinavos, Suiza...

Visita_bodegas_Peique_Godello_2012

 
Antes de abandonar la bodega para ir a comer al excelente restaurante -y bien conocido por foreros veremeros- La Puerta del Perdón en Villafranca del Bierzo donde Luis había ya efectuado reserva, catamos los más jóvenes de la familia:
  • Peique Godello 2012: Lo más destacable de este joven godello es que su acidez cítrica no es invasiva como otros de esta añada y además es suavizado con un suave toque de albaricoque. El año que viene estará fabuloso si es que puede encontrarse porque la producción tanto del Godello como del Rosado es muy pequeña. Asimismo se están planteando hacer pruebas con fermentación en barrica pero tiempo al tiempo...
  • Peique Rosado 2012: Ligeramente más goloso y quizás algo menos serio que su hermano mayor el Peique Rosado 2011, comparte con él esos increíbles balsámicos y esa fruta roja fresca que con aireación se convierte en pura golosina. Un claro ejemplo de rosado de calidad.
 

La Puerta del Perdón

La Puerta del Perdón es un restaurante realmente bonito ubicado en un punto excepcional de Villafranca frente al Castillo. Se ven detalles de buen gusto por doquier y la mano del Sr. Herminio, guiando con firmeza pero cercana camaradería.

Espero que comprenda que en esta ocasión no haga una pausa para comentar la comida y el servicio porque el post ya es de por sí largo y debo centrarme en el tema principal que no es otro que los vinos que llevó Luis a la comida.

Volveremos Sr. Herminio, lo prometo.

Fueron dos auténticas joyas totalmente diferentes entre sí:

Luis Peique Selección Especial 2009

Este vino empezó a gestarse en la añada 2008 y procede de las cepas más antiguas de la familia, entre ochenta y noventa años, y es así porque fue creado en homenaje al patriarca de la familia. Es elaborado con exquisito mimo por los dos hermanos para crear un auténtica joya. Profundo, complejo, con un claro punto floral (violetas) que le aporta delicadeza y con una fruta siempre presente. Me encantará catarlo en cinco o seis años para corroborar mi idea de que es un vino de larga vida.

Prueba de la Garnacha Tintorera 2011
 
Ésta es un prueba embotellada justo antes de entrar en barrica el 26 de junio de 2012 que Luis guarda como testigo de este nuevo proyecto. Obviamente la fruta tiene todavía una fuerza arrolladora y los taninos deben domarse pero se puede entrever un vino de gran personalidad, muy diferente a otros que yo haya catado en bodega de la misma edad, ciertamente sorprendente. 
Teniendo en cuenta que va a pasar al menos otros seis meses más en barrica (dependiendo del resultado de la cata correspondiente) y un año en botella, auguro que va a suponer un paso importante para la bodega en pos de una diversificación controlada y cuidada que plasme las inquietudes de estos hermanos que no saben quedarse quietos.
 

En Casa Sagrario

Y volvemos al inicio, al comedor que antes fue lagar donde Luis Peique "El Maestro" piso la uva de niño.

Javi y yo nos habíamos quedado sin habla cuando Luis nos dijo que el segundo día de nuestra visita comeríamos en la casa de sus padres, y aunque intentamos convercerle de que no metiera a su madre en tal lío no hubo manera de sacarle de sus planes por lo que a las dos aproximadamente entrábamos en la casa familiar de Los Peique sintiéndonos como unos seres auténticamente privilegiados.

Visita_bodegas_Peique_Casa_Sagrario

Mientras ayudaba a Teresa a poner la mesa mis ojos se empeñaban en escaparse al mostrador de la cocina donde yacían felices y contentas dos "pedazo" de empanadas caseras, pero antes de que llegaran a la mesa sobre la que poníamos el mantel, aparecieron por este orden los siguientes platos:

  • Pimientos del Bierzo recogidos, asados y aliñados por Doña Sagrario
  • Lacón de cerdo elaborado por Doña Sagrario
  • Embutidos y jamón serrano provenientes del mismo cerdo, matado en la casa y elaborados por Doña Sagrario

Y aunque obviamente estaba claro que tomaríamos vinos elaborados por los hijos Peique de lo que no teníamos ni idea era de que Luis nos había preparado la primera -y por lo tanto histórica- cata del Peique Selección Familiar del 2001 al 2006

Visita_bodegas_Peique_Vertical_Selección_Especial

  • Selección Familiar 2001: Un auténtico portento, con trece años de vida parece que le quedan otros trece al menos por delante. Tiene un brío y una fruta que te desarma.
  • Selección Familiar 2002: Lamentablemente tuvimos mala suerte con esta botella y no lo pudimos valorar.
  • Selección Familiar 2003: Quizás uno de los más tímidos, ha mantenido un buen equilibirio entre las características que da la edad y los que aporta una fruta elegante.
  • Selección Familiar 2004: Uno de mis favoritos del día. Me encantó su nariz que no dejó de evolucionar durante toda la comida, mostrando ahora fruta negra, luego especias, más adelante fruta roja, después aromas boscosos y así sin dejar de girar. En boca profundo, aterciopelado y con un ligero punto dulce.
  • Selección Familiar 2005: El primer Peique que probé hará dos años, se mantiene en alza. Redondo y suave, en nariz tiene notas balsámicas, algo de piedra y fruta discreta. En boca empieza tímido y se va agrandando, con chispas de especias como la canela espolvoreada sobre un postre pero sin perder su punto de acidez.
  • Selección Familiar 2006: Probado por primera vez en la cata del Bierzo de Santa Cecilia el pasado diciembre, creo que va a demostrar ser una de las mejores añadas- Mantiene una gran frescura a pesar de sus siete años, ligeras notas minerales y notas tostadas, pero es la boca donde destaca con elegancia balsámica que empieza sutil y acaba expandiéndose y dominando toda la boca y el paladar.

Y esta magnífica cata histórica acompañó a unas suculentas empanadas caseras. Os dejo arriba la foto de mi favorita, la de acelgas y panceta. La otra también estaba de órdago, con atún y huevo duro, ambas amasadas por Doña Sagrario y horneadas allí mismo ¡Un auténtico lujo!!!!!

La comida fue presidida por el patriarca Luis Peique, que cató y comentó los vinos de sus hijos con seriedad y orgullo.

Creo que dificílmente he asistido a una comida más entrañable fuera de mi propia familia aunque de alguna manera ya siento a los Peique como mi familia, indudablemente ellos nos trataron como si lo fuéramos.

 

Visita_bodegas_Peique_Foto_familia

No puedo dejar de sonreir cuando veo esa foto de familia, lo pequeñito y redondito que estaba Jorge, lo espigado que estaba Luis y lo delgadísima que estaba Mar. El abuelo mirando con franqueza a la cámara, el padre sonriendo con orgullo y la madre coocando a los niños en ese día que se me antoja domingo de verano ¿quizás antes de salir a Misa o a punto de asistir a un bautizo o comunión?

Aún nos veríamos al día siguiente para visitar la pintoresca aldea gallega de O Cebreiro. Después de comer ya sí que nos despediríamos de Luis y Teresa con una promesa de "hasta pronto" y con una clara sensación de deuda hacia esta pareja que no sólo nos abrió la puerta de su bodega y de sus viñas sino que también lo hizo de su casa y lo que es más importante, de su familia, algo que nunca jamás olvidaremos, como jamás se borrará de nuestras retinas el maravilloso paisaje del Bierzo...

 

visita_bodegas_peique_mar_de_viñedo

 

© Mara Funes Rivas -  Septiembre 2013  

  1. #1

    JaviValencia

    Enorme trabajo y de una calidad excepcional. Cada dia te superas y de verdad, cuando miro encima de tí no veo techo. Sigue asi...

    XXX

    P.D.: Gracias a la familia Peique por hacernos tan felices. Gracias "Maestro", eres grande ;-)

  2. #2

    Lagarita

    Que bonito relato de como nació esa bodega,de sus componentes y como luchan por sacarla adelante y un privilegio como os han tratado.Además siempre se aprende algo en tus relatos.

    Saludos

    Ana

  3. #3

    G-M.

    Vaya trabajazo!!!

    No se puede hacer un post más completo. Tocas todos los campos, transversal, longitudinalmente...

    Fffuá!

    Enhorabuena

    Besos

    Aurelio Gómez-Miranda.

  4. #4

    Anubis7

    Que maravilla ¡¡¡¡ y pensar que podiamos haber estado por alli y no pudo ser por unas horas.... Felicidades por el articulo. Buenos vinos estos bercianos ¡¡ besos

  5. #6

    Mara Funes

    en respuesta a JaviValencia
    Ver mensaje de JaviValencia

    Muchas gracias por tis palabras pero si he de hacer honor a la verdad Luis Peique me lo facilitó todo en gran manera con sus explicaciones pero sobre todo con su forma apasionada de vivir el vino desde su concepción en la viña hasta que es servido en la copa.

    XXX

    Mara
    www.verema.com/blog/el-bosque/
    www.verema.com/blog/puck/

  6. #11

    oscar4435

    Creo que gracias a vosotros voy a probar el vino de esta bodega y conociendo vuestra trayectoria en este tema , estoy ansioso , un saludo.

Autor del blog

  • Mara Funes

    Autora del blog Puck: El pícaro, bellaco y travieso Puck os abre la puerta a un mundo en el que el vino es mucho más que el zumo de la uva fermentado. Si bebéis de la copa que os ofrece, encogeréis hasta haceros diminutos y caeréis sin remedio por su tallo hasta tocar suelo en un mundo en el que el vino y los sueños van de la mano

Envía tu consulta

Novedades de Verema

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar