Blog de Eugenio Saenz

Giuseppe Mascarello e figlio: los Barolos más borgoñones

Quienes siguen regularmente este espacio saben que hoy por hoy nuestros vinos tintos preferidos a nivel mundial proceden de Borgoña y de Barolo, dos regiones pequeñas pero con mucho fondo, divididas en diferentes comunas que tienen su propia idiosincrasia y en las que trabajan productores de todo tipo y diferentes estilos, por lo tanto zonas donde hay mucho y muy bueno que elegir y de las que nunca terminamos de probar nuevos vinos y descubrir nuevos elaboradores, dos zonas que desde luego nos parecen apasionantes.

Mascarello (Giuseppe e figlio) no es desde luego un productor nuevo en el sentido semántico de la palabra, ya que los inicios en el vino de la familia proceden del año 1800, sin embargo sí que fue el hecho de poder catar tres de sus mejores Barolos en una magnífica sesión que pudimos disfrutar has unos días en la Enoteca Barolo. La familia eran empleados de la marquesa Guilia Colbert Falletti en su propiedad de Manescotto en La Morra. Giuseppe Mascarello inicia las actividades como bodeguero en Monforte en 1881 y es su hijo Maurizio Mascarello quien adquiere en 1904 el viñedo Monprivato en Castiglione Falletto y construye la bodega actual en Monchiero. Desde 1967 y hasta la actualidad es Mauro Mascarello, hijo de Maurizio, quien dirige los destinos de la bodega. Mauro ha ido modernizando los sistemas de producción pero siempre bajo el prisma de los estilos más clásicos y tradicionales, reduciendo tiempos de maceración y tratando de sacar siempre las características de cada uno de los viñedos que trabaja. Su trabajo en viña trata de ser lo más respetuoso posible con el entorno sin llegar a practicar métodos biodinámicos y se busca obtener los rendimientos más bajos posibles primando la calidad de la uva. Disponen de  unas 15 has en Barolo con alguno de los viñedos más prestigiosos en su haber, en especial Monprivato pero también otros como Villero, Santo Stefano, Bricco, Codana, Toetto y Scudetto. Vinifican de forma tradicional con largas crianzas en toneles de roble de Eslavonia. Aclarar que esta familia no tiene nada que ver con Bartolo Mascarello, otro gran productor clásico de la comuna de Barolo.

La cata de cinco vinos consistió en los Barolos Villero 2004, Santo Stefano di Perno 2006 y 2005 y finalmente Monprivato 2005 y 2004. Veamos.

Giuseppe Mascarello e figlio Barolo Villero 2004

Villero es un viñedo en Castiglione Faletto del que la familia Mascarello posee 62 áreas a una altitud de 280 metros y orientaciones al sudoeste. Suelos arcillo-calcáreos con margas grises y sedimentos arenosos marinos. Las viñas se replantaron en 1988. Los vinos fermentan en cubas de madera y depósitos de cemento y las crianzas en “botti” de tamaño medio duran 36 meses.

La añada 2004 resultó excepcional en la zona y de muy largo recorrido, una de las mejores de las últimas décadas. Como imaginábamos el vino estaba muy joven y bastante crudo, pero aún así nos sorprendieron sus buenas maneras y su nobleza, un vino que promete un importante margen de mejora pero que ya podría incluso consumirse. Bastante abierto en nariz donde se muestra más frutal de lo habitual en estos vinos pero siempre manteniendo ese fondo floral, especiado y licoroso de los buenos Barolos, algo que confirmamos con un paso por boca serio, poderoso y noble, con la acidez habitual y un tanino firme y poderoso pero noble y magníficamente integrado que hace salivar en el final. Magnífico vino que no hará sino mejorar en botella con el paso del tiempo.

Giuseppe Mascarello e figlio Barolo Santo Stefano di Perno 2006

Giuseppe Mascarello e figlio Barolo Santo Stefano di Perno 2005

El viñedo está en la comuna de Monforte y es propiedad de la bodega desde 1989, explotando 1,69 has. La altitud es de 300 metros y las orientaciones al sur-oeste. Suelos arcillo-calcáreos con sedimentos de arenas marinas. La mayoría del viñedo es de Barbera y Dolcetto, solo hay un 15% de Nebbiolo con la que se produce este Barolo, elaborado en un estilo tradicional con fermentaciones en cubas de madera y crianzas en toneles de tamaño medio de roble de Eslavonia durante 36 meses.

Las añadas y los vinos resultaron diferentes, la 2005 fue complicada en lo climatológico, más bien fresca y de maduración no uniforme, además resultó bastante lluviosa, la 2006 en cambio fue una añada complicada que se arregló en la parte final y que cada vez va dando más satisfacciones, en especial en las comunas de Monforte y Serralunga, con vinos que prometen una larga longevidad. La expresividad en nariz del 2006 está algo más apagada y es menos frutal, aunque tiene más toques de tabaco y ahumados, en boca ambos son vinos serios y poderosos, de largo recorrido, marcada acidez y una importante huella tánica, más anguloso el 2005 pero también más listo para tomar ahora y mostrando un tremendo armazón el 2006, con una portentosa estructura. Se les nota algo menos expresivos que el Villero pero con más capacidad de envejecer y evolucionar, dos vinos hay que guardar aunque 2005 es para beber más pronto. Fantásticos Barolos con el carácter de Monforte.

Giuseppe Mascarello e figlio Barolo Monprivato 2005

Giuseppe Mascarello e figlio Barolo Monprivato 2004

Monprivato es el gran viñedo de la familia y uno de los mejores Barolos, clasificado en el mapa de Renato Ratti como uno de los 11 mejores viñedos de toda la zona. Son 6 has situadas a 280 metros sobre el nivel del mar en Castiglione-Falletto. Las exposiciones al sur-este y los suelos calizos hacen de este pago uno de los viñedos míticos cuyas viñas actuales datan de entre los años 60 y 1996.

El vino solo se elabora en las buenas y grandes añadas (en estas últimas también existe una versión riserva), se elabora de forma tradicional y las crianzas duran unos 38 meses siempre en toneles de roble de Eslavonia de medio tamaño. El 2005 es mucho más accesible que 2004, algo que hasta cierto punto esperábamos, más amable, más frutal, más razonable en estos momentos, un vino ciertamente atractivo en nariz y muy profundo en boca, con acidez y un tanino firme y noble, vino serio y de largo recorrido. El 2004 muestra un potencial apabullante. Le cuesta abrir, tiene una hondura mineral fastuosa y un paso por boca tremendo, de los que asustan por su fuerza perfectamente medida, con mucha acidez y un tanino feroz pero perfectamente integrado, sin ningún género de dudas uno de los grandes Barolos de la ya mítica añada 2004, un vino que Antonio Galloni, hombre de Parker en Italia y mucho menos generoso en sus calificaciones que Jay Miller puntuó con 96 puntos y recomendó su consumo ni más ni menos que en 2035, nosotros no le vamos a llevar ni mucho menos la contraria, aunque pensamos que en 10 años será absolutamente irresistible. Un Barolo de época, sin duda.

Consideramos los vinos de Giuseppe Mascarello como los Barolos más borgoñones y no es una frase hecha, sus vinos nos transmiten una sensación frutal tanto en nariz como en boca que les acercan un poco más a los tipos estilísticos ideales de la pinot, pero ojo, estamos ante auténticos Barolos tradicionales, vinos serios, de gran estructura, con acidez, capacidad de envejecer, ese tanino tan marcado pero a la vez tan noble de los grandes nebbiolos, esos fondos florales, especiados y balsámicos, en fin, Barolos de verdad, vinos que nos gustan, vinos con los que disfrutamos. Indudablemente hablamos de lo mejor de la comuna de Castiglione-Falletto, quizá junto con los ultra-tradicionales de Cavallotto, sus fantásticos Bricco Boschis. Si quieren disfrutar de Barolos de verdad pero un poco más amables, son una elección más que segura.

Con este artículo cerramos la temporada de catas y nos cogemos una merecidas vacaciones tanto en lo laboral como en este espacio. Volveremos a citarnos para mitades de septiembre con más vinos, los vinos que nos gustan, que esa no es otra que la razón de este espacio. A disfrutar.

Un saludo,

Eugenio Sáenz de Miera Arnau

(EuSaenz)

(*) La ilustración del viñedo Monprivato es de la web del productor: www.mascarello1881.com

 

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar