Blog de Eugenio Saenz

De fiesta por la Rioja Alavesa: Contino y el Aula Marqués de Riscal

Cuando desde Verema nos propusieron participar en el programa del Aula Marqués de Riscal, lo cierto es que no nos lo pensamos mucho. Comenzaban nuestras vacaciones en Granada y no tuvimos afortunadamente mayor problema para cuadrarlo en el trabajo, pues los días elegidos eran los tres primeros laborables de septiembre. La propuesta era, a priori, sumamente atractiva pues consistía en un programa de cursos y catas basándonos en los vinos que actualmente son producidos e importados por esta casi bicentenaria bodega de la Rioja Alavesa, referencia sin duda entre nuestras más históricas instituciones del vino, con el añadido de poder disfrutar de su mundialmente famoso hotel diseñado por Frank Gehry y del restaurante gastronómico asesorado por Francis Paniego y distinguido en su última edición con una estrella en la Guía Michelín.

Como las sesiones comenzaban el lunes por la tarde, aprovechamos la mañana para visitar a un amigo bodeguero cuyos vinos consideramos no solo entre lo mejor de su zona sino entre lo mejor de España y ese no es otro que Chus Madrazo y Viñedos del Contino. Llegamos al pequeño pueblo de Laserna relativamente pronto pero enseguida y tras realizar unas tareas, Chus se puso a nuestra disposición para brindarnos una de las más bonitas e interesantes visitas que recordamos a una bodega. Contino tiene una disposición muy peculiar, se trata de un único viñedo en forma de abanico cuya parte inferior está moldeada por un meandro del río Ebro y presidida en su parte superior por la bodega, un edificio de 200 años que recuerda a un Château bordelés, más de la zona del Libournais que del Médoc. El viñedo está dividido en diferentes parcelas con su propia identidad, tanto de suelos, como de orientaciones y de variedades. Comenzamos con una copa de Contino Blanco 2010, añada que está ahora en el mercado, sentados en unas mesas de piedra que presiden el viñedo divisando un plano general de éste y con el famoso olivo centenario que da nombre a la viña de la que procede uno de los mejores vinos tintos de España. Mientras Chus nos explicaba el origen y los secretos de su viñedo íbamos degustando un vino que cada vez va estando mejor, muy equilibrado entre frescura y peso, uno de esos vinos que dignifica el renacimiento del blanco riojano de calidad.

Poco después bajamos a dar un paseo por el viñedo y nos dimos cuenta de la dificultad que entraña esta añada 2012, cálida, seca, irregular, traicionera. Mientras catábamos uvas de tempranillo, garnacha y viura en distintas parcelas comprobábamos los diferentes grados de maduración de las mismas, con granos ya maduros o casi listos en algunos casos y todavía muy verdes en otros, racimos con una maduración desigual, en fin, una vendimia que sin duda será muy técnica y en la que habrá que hilar muy fino para no perder calidad, sacrificando cantidad entre otras cosas. Lo de la cata de uvas no es algo que hagamos habitualmente y lo cierto es que resulta sumamente interesante, pues se comprueba perfectamente lo que es el grado y la madurez fenólica. Posteriormente visitamos el edificio de la bodega en sí, destacando sus diferentes métodos de vinificación en cemento, madera e inox, sus antiguos calados y sobre todo la minuciosa selección que realizan Chus y su equipo de los vinos para clasificarlos en sus distintos caminos, dígase reserva, gran reserva o selección. Entre las muestras de barrica catadas nos llamó especialmente la atención la garnacha del 2010, fresca, delineada y deliciosamente varietal y una muestra de mazuela 2011, vino de gran finura y poder varietal que a saber si podrá algún día constituir un vino por sí mismo. Fantástica mazuela, conocida como cariñena en otros lares.

Llegó el momento de realizar una pequeña cata con los últimos vinos lanzados al mercado por la casa, comenzando por el Contino Gran Reserva 2005, un vino muy distinto al 2004 y fiel a su añada, si 04 es un vino de poderosa estructura y largo recorrido, el 05 es una delicia en estos momentos, un vino profundo, armónico, mineral, de fina acidez, elegante, persistente, un auténtico vino de su zona lleno de encanto que puede disfrutarse ahora y con garantías de guarda aunque no llegará tan lejos como el portentoso 2004. Como es habitual estos GR se embotellan solo en mágnum. Otra cosa es el Contino Viña del Olivo 2008. Añada complicada por meteoros adversos que redujo la producción drásticamente para mantener calidad, de hecho las pocas botellas que van a salir al mercado de este vino mantienen el nivel exigible a una de las principales referencias entre nuestros tintos. Si bien le falta un poco de desarrollo, lo cierto es que se trata de un vino muy elegante, redondo, de gran categoría, que no nos parece que desmerezca con respecto al excelente 2007, aunque bien es cierto que su escasa producción le hará difícil de encontrar. Terminamos la tanda con un Contino graciano 2009, son ya varias las ocasiones en las que hemos comentado que este es quizá el mejor vino de este varietal que conocemos, es una uva muy importante en Contino y en especial para Chus porque equilibra mucho los ensamblajes por su acidez y finura tánica. Y si bien este 2009 nos gustó algo menos que el 2007, lo cierto es que resulta un graciano mucho más amigable y que será más accesible para la mayoría, aunque bajo nuestro punto de vista carece de la austeridad, de la marcada acidez y de la mala leche de su antecesor. En cualquier caso, una interesante nueva añada de un varietal que ha roto moldes por su calidad.

Una vez terminada esta cata nos dirigimos a Laguardia a comer, en concreto al Restaurante Marixa, cuyo comedor principal goza de unas vistas panorámicas espectaculares. Buena cocina clásica de la zona, ricas las mollejas empanadas, finas anchoas marinadas, excelentes las pencas rellenas y delicado el cochinillo lacado, que regamos con más vinos de la casa, en primer lugar un Contino Garnacha 2009 rico y pleno, pero algo más maduro que el excelente 2010 que catamos en barrica, la añada manda y en este caso estamos hablando de un año más cálido y maduro, que bajo nuestro gusto no le sienta muy bien a esta garnacha que pensamos da mucho más de sí en años más frescos, aunque bien es cierto que por sus características es un vino que podrá gustar a un mayor espectro de público. Nosotros desde luego nos quedamos con esa garnacha del 2010, un vino de altura. Junto con la garnacha, Chus nos abrió una botella de la nueva añada del santo y seña de la casa, Contino Reserva 2007. Este vino es un paso adelante con respecto a la añada anterior, más fino, más profundo, con una magnífica acidez, limpio en boca, tanino integrado, elegante, un vino perfecto para comer con él. Sin duda uno de los mejores vinos de esta tipología que podemos encontrar en la Rioja actual, y en esta añada 2007 vuelve por sus fueros. También tuvieron su hueco los blancos, en primer lugar Contino Blanco 2011, botella que Chus cogió de la zona de crianza reductiva pues todavía no está en el mercado. Este vino continúa mejorando, nos pareció joven, delineado, mineral, fino, de excelente acidez, lo cierto es que Chus se ha propuesto elaborar un blanco de primera y más cierto es que poco a poco lo va consiguiendo. Y para comprobar la evolución de este vino, se abrió igualmente una botella de Contino Blanco 2007, vino no comercializado y que Chus guarda simplemente para observar su evolución y abrir en momentos especiales como éste. Magnífica evolución, sí señor, complejidad en nariz, miel, especias, frutas maduras, amplitud, peso, buena acidez, largura, un vino fantástico que no hace nada más que confirmar que el proyecto de Contino Blanco tiene mucha base para llegar lejos.

Por último y como sorpresa especial que nos preparó Chus, compareció en la mesa un Contino Reserva 1976. Bufff, un vinazo. Brutal complejidad, notas terciarias pero las justas, especias, fruta madura, tabacos, envejeciendo con grandeza, acidez en boca, linealidad, longitud, taninos perfectamente integrados, un vino esférico, elegante, que envejece a la mejor manera borgoñona, mejor todavía que el 74 que probamos en diciembre. No nos cansamos de decir que estos Continos de los 70’s (el primero fue 1974) y primeros 80’s son auténticas joyas enológicas que hay que intentar conocer, pese a su escasez. En aquellos años Chus no estaba al frente de las elaboraciones, pero reconoce y sabe reconocer el enorme trabajo de sus predecesores, algo que le honra y que muestra que por encima de todo es un enamorado de los grandes vinos. Solo una persona con esta pasión puede prepararnos una visita como la que nos preparó Chus, insistimos, una de las mejores que hemos realizado nunca a una bodega. Contino es una de las cinco mejores bodegas de la Rioja actual y sus vinos pueden ser vistos como los más clásicos entre los modernos o como los más modernos entre los clásicos, ambas aproximaciones son ciertas. Y por encima de todo, buenos vinos que representan fielmente a su zona. Un imprescindible siempre en nuestras recomendaciones.

Pequeño paseo por la preciosa villa de Laguardia antes de acudir e Elciego para comenzar con los cursos del Aula. Se pueden imaginar que no estábamos precisamente despejados  para entrar en clases, pero bueno, se hace el esfuerzo. Llegamos al espectacular Hotel Marqués de Riscal, nos dirigimos a nuestra habitación, situada en un ala anexa y realmente acogedora, diseño moderno, ampliamente equipada, techos altos, terraza que da a un pequeño viñedo, baños enormes, en fin, un gran hotel de lujo que además cuenta en este caso con al atractivo de su peculiar diseño. Nos citan a las siete de la tarde para comenzar, el profesor del curso es Rafael Ruiz Isla, un experto veterano en estas lides, que lleva impartiendo este curso desde 1991. Comenzamos con una teórica sobre cata y análisis sensorial, lo cierto es que para nosotros fue el peor momento del curso, pues además de que es una temática ya conocida nuestro estado tras la tremenda sesión en Contino no era el más idóneo para recibir clases teóricas, en cualquier caso debemos destacar y destacamos el profundo y detallado trabajo de Rafael tanto en la exposición como en los detalles.

Tras la finalización de esta primera clase, nos dirigimos al Aula de cata, un enorme espacio situado junto a la bodega antigua, pero que nos pareció algo incómodo al tratarse de una mesa alta con taburetes, un tipo de sillas que para estar un rato pueden valer pero que con catas más largas al final nuestras delicadas cervicales terminan por sufrir. La primera sesión consistió en los vinos de la casa en Rueda. Rafael presentó la bodega de Rueda, una de las pioneras de la zona en la elaboración de blancos secos y que cuenta con 205 has de viñedos propios con variedades verdejo, sauvignon blanc y viura, además de 250 más que controlan para compra de uva. Catamos los siguientes vinos.

Viña Calera 2011: verdejo básico de la casa, limpio, fresco, herbáceo, varietal, ligero en boca, refrescante, buen verdejo sencillo.

Marqués de Riscal Rueda verdejo 2011: el vino clave de esta bodega por producción siempre resulta fiable y está bien elaborado, siendo fresco y agradable, limpio, se bebe muy bien. Un clásico entre los verdejos más conocidos.

Marqués de Riscal sauvignon blanc 2011: nunca nos ha convencido la sauvignon en Rueda y esta no es la excepción, aunque el vino cumple. Sencillo, herbáceo, correcta acidez, frutal y sabroso, no nos dice mucho pero tampoco decepciona.

Finca Montico 2011: con este vino la gama ha dado un paso adelante en calidad, viñedos seleccionados, crianza sobre sus lías, un vino serio, con equilibrio, graso, buena acidez, sin duda el mejor de la gama y un verdejo con aspiraciones. Buen vino.

Marqués de Riscal Limousin 2011: procedente de viñas viejas y fermentado en barrica francesa que se nota un poco pero lo justo, siendo el resultado satisfactorio. Un vino más graso y consistente, pero bien balanceado por su acidez.

En general la gama de esta casa en Rueda puede ser definida como sólida, son vinos que si bien no destacan por su máxima calidad, sí que lo hacen por su regularidad, hay que tener en cuenta que hablamos de producciones muy elevadas en número de botellas y vinos que más o menos son conocidos por todo el mundo, algo que solo se consigue ofreciendo unos más que correctos estándares de calidad además de una gama bastante completa, coronada por un vino como Finca Montico, que bajo nuestro punto de vista ha supuesto una apuesta por los vinos de verdejo de más calidad.

Después de la cata llegó la primera cena en el restaurante gastronómico del hotel, asesorado  por Francis Paniego y que cuenta con una flamante estrella en la Guía Michelín. El entorno es fantástico, las mesas están impecablemente vestidas y presentadas y el servicio y tempo de las cenas no tiene apenas fallos, máxime teniendo en cuenta que somos unas 20-25 personas. De esta primera cena destacamos la cremosa croqueta de Echaurren, de justificada fama, un fresco tartar de tomate con cigala y ajoblanco y una jugosa merluza al horno con su refrito y patatas panadera, algo menos nos gustó una quizá demasiado seca albóndiga con trufa sobre parmentier de patatas y aceite de oliva. De postre una tosta de queso de Cameros con manzana reineta y helado de miel que tampoco nos entusiasmó, salvo el helado. Para beber, dos vinos de Rueda que habíamos catado antes (Riscal Limousin y Riscal Sauvignon) y el excelente Marqués de Riscal Gran Reserva 150 aniversario 2001, un vino que va evolucionando hacia maneras más clásicas, lleno de elegancia y profundidad.

Un par de Gin-Tonic en la terraza, a descansar y afrontamos el segundo día del Aula. Comenzamos con una clase sobre la apasionante historia de la bodega desde 1860, llegando a lo que supone actualmente, a elaborar más de 4 millones de botellas de su reserva. Posteriormente se une al grupo Francisco Hurtado de Amézaga, actual director de la bodega y tataranieto del Marqués de Riscal. Francisco nos brindó una mañana muy entretenida con sus explicaciones sobre elaboración en la actual bodega, equipada con la más moderna tecnología en especial para mejorar las selecciones de uva. En cuanto a la viña distinguen entre tres tipos, menos de 15 años, más de 15 años pero plantadas después de 1970 y más de 15 años pero plantadas antes de 1970. Dicho año marca un poco el hito de las malas prácticas en el viñedo, con lo que las uvas de las viñas plantadas antes son la que mejor se pagan. Nos comentaron además, que se nota mucho en cambio climático con vendimias cada vez más adelantadas y grados alcohólicos cada vez más elevados. Por el resto pues poca novedad, al fin y al cabo una vez vista una gran bodega, prácticamente se han visto todas, en la elaboración del vino hay pocos secretos, todos sabemos que el gran secreto está en la viña.

Terminada la visita a la bodega con Paco, de nuevo Rafael se puso al frente del curso y pasó a comentar generalidades sobre Rioja, tanto en lo que es el territorio como en lo que es la DO, sus distintas subzonas, las variedades permitidas y los vinos que se elaboran. La clase se completó con una interesante cata de vinos terminados de distintas variedades, como tempranillo, garnacha, mazuelo, graciano y cabernet sauvignon, un buen ejercicio para intentar quedarse con las características varietales de cada uva. Finalizamos realizando unos ensamblajes personales con las diferentes variedades para intentar compensar las carencias de algunas con las virtudes de otras, un juego divertido de hacer nuestro propio coupage.

Uno de los mejores momentos de estos tres días fue la comida campestre en un viñedo perteneciente a Marqués de Arienzo, bodega recientemente adquirida por Marqués de Riscal. En una pequeña casa que lo preside nos prepararon una serie de aperitivos regados con verdejo, mientras Paco seguía contándonos detalles sobre este viñedo en concreto, utilizado para elaborar los Marqués de Arienzo Crianza. El aperitivo se concretó con una cata de uvas de tempranillo destinadas a Barón de Chirel. La comida estuvo muy entretenida pues nos sentamos al lado de Paco y estuvo especialmente locuaz, desvelándonos no solo aspectos de su vida profesional sino también de su vida privada, lo cierto es que mantuvimos una conversación muy agradable. Para comer nos sirvieron unas riquísimas patatas a la riojana y “barra libre” de chuletillas al sarmiento, que acompañamos con los Marqués de Arienzo crianza 2007 y 2008. Buenos vinos ambos, Riojas agradables que se beben muy bien, mejor en nariz el 2007 y más fresco en boca el 2008. Estuvo magnífica esta comida campestre.

Un par de horas de descanso y de nuevo a clase, en esta ocasión sobre crianzas en barrica, estabilizaciones, conservación y servicio del vino y curva de consumo. Todo como siempre muy detallado y perfectamente explicado por Rafael. De ahí pasamos a la cata de la jornada, en este caso con todos los vinos riojanos que forman la gama actual de Marqués de Riscal, que pasamos a comentar a continuación.

Marqués de Riscal rosado 2011: un rosado con peso, agradable, fresco, equilibrado y vínico, más serio de lo habitual pero sin perder chispa. Bien hecho.

Marqués de Arienzo crianza 2007: limpio, frutal, expresivo, buena acidez, tanino integrado, un correcto “criancilla” de Rioja que se bebe muy bien, que gustará a todo el mundo.

Marqués de Riscal reserva 2007: el santo y seña de la casa es un vino que nunca falla, fruta negra, especias, redondo en boca, todavía un poco astringente en el final, pero ante todo un vino que siempre mantiene calidad, máxime teniendo en cuenta su gran producción.

Finca Torrea 2007: un vino de perfil más moderno tanto en estilo como en elaboración, con muy buenos resultados. Tempranillo y graciano de viña vieja que da resultado en un vino fragante, elegante, redondo y accesible, de muy buena calidad.

Marqués de Riscal gran reserva 2004: clásico GR lleno de ese encanto especial de los vinos riojanos, especiado, armónico, complejo, con una boca que muestra finura y buenas maneras, aunque todavía debe dejarse descansar. De los mejores GR de la Rioja actual.

Marqués de Riscal gran reserva 150 aniversario 2001: edición especial del GR elaborado solo en años excepcionales como 2001 o 2004. Un vino complejo y profundo, con más fruta negra que el GR, elegante, con acidez, un poco entre los estilos clásico y moderno, pero con una magnífica evolución por delante.

Barón de Chirel 2005: un vino que supuso en su día un concepto rompedor en Rioja, luego seguido por muchas bodegas. En 2005 lleva por primera vez madera francesa y muestra limpieza y complejidad, fruta y especias, gran redondez, acidez y notable longitud, un vino de muy buen nivel.

La gama de vinos de Marqués de Riscal es sólida y bien estructurada, con su crianza, su reserva, su GR y el vino digamos “especial” como es Barón de Chirel, con el añadido de ese Finca Torrea, que pensamos ha sido un acierto para quien quiera otro estilo distinto al reserva, con unos resultados más que satisfactorios. Nuestro preferido sigue siendo el GR, tanto el “normal” como el 150 aniversario, pues son vinos que aúnan los estilos clásico y moderno en perfecta armonía, con una calidad y una capacidad de envejecer totalmente asegurada. Son los que mejor portan ese intemporal estilo de esta centenaria bodega.

Terminada la cata, llegó el momento de la segunda cena maridada en el restaurante gastronómico del hotel. Comenzamos con una crujiente teja de pipas y palitos de aceituna negra para continuar con los aperitivos, un corte de queso, miel y trufa sobre cantos del río Oja, la estupenda croqueta del Echaurren y un suflé que queso Idiazábal sobre aceite arbequina ecológica y compota de tomate con toques herbáceos y cítricos con el que no pudimos, los quesos y nosotros no nos llevamos muy bien, así son las cosas.

Continuamos con una curiosa cuajada de foie-gras con caviar de vino tinto, un rico arroz caldoso, setas y tallarines de sepia, unas jugosas láminas de bacalao ligadas con pil-pil sobre pimiento verde y cebolla confitada y un algo menos logrado solomillo de ternera sobre pastel de patata, cebolla, verduritas y puré de manzana. Los postres, muy buenos ambos, unos dados de piña salteados con mousse de caramelo, helado y leche de coco y una mousse de yogurt con crema de frutos rojos. Los vinos fueron un fresco y equilibrado Laurent-Perrier Brut LP con los aperitivos, Finca Montico 2011 con la cuajada y el arroz, Finca Torrea 2007 con el bacalao y Barón de Chirel 2005 con el solomillo. Con el postre se sirvió el siempre fiable y frutal Champagne Laurent-Perrier Brut Rosé. En general, la cocina del restaurante nos pareció bastante razonable y equilibrada, con toques de modernidad bien entendida, buen sabor y adecuadas presentaciones, aunque quizá faltaba un poco de regularidad, de redondez final para ser plenamente satisfactoria. En cualquier caso, un buen restaurante. Como curiosidad, pedimos la carta de vinos para echar un vistazo y pese a que no es muy completa en especial en la parte internacional, nos llamó la atención que se pueden pedir añadas históricas de la casa como 1945, 1956, 1958 o 1964. Eso sí, hay que pagarlos.

Terminamos con un par de copas (aunque hubo quien siguió con el Laurent-Perrier rosé) y de nuevo a descansar para la última jornada. Se nos unió el primer enólogo de la casa y comenzamos de nuevo en la bodega moderna para repasar la parte de crianzas en barricas, donde nos explicaron los tipos, los tiempos y los cuidados que reciben durante su vida útil, se utilizan maderas americanas y francesas, aunque desde 2005 solo se cría en estas últimas los vinos de gama alta. La vida máxima de las barricas es de 10 años. Pudimos ver además el proceso de limpieza de las barricas en directo después de trasegar el vino, realizado por dos operarios con la ayuda de una potente maquinaria. Después pasamos a ver las bodegas antiguas de 1883 y la original de 1860, bodegas obviamente más atractivas que la moderna por sus calados donde se respira clasicismo vinícola. Aquí no vemos acero, sino los tinos de fermentación en madera donde se elaboran los vinos de gama alta. Este tipo de bodegas oscuras, frescas, llenas de maderas de varias edades y donde se percibe ese olor de la tradición son las que nos transmiten la esencia de la Rioja más tradicional, la Rioja que más nos gusta.

Ese sabor quedó totalmente refrendado cuando entramos a “La Catedral”, la bodega donde reposan las botellas históricas de la casa, con prácticamente todas las añadas representadas. Lugar oscuro, fresco, con telarañas, donde se percibe ese sabor especial de los grandes templos del vino. En una mesa había tres botellas de la añada 1956 que fueron abiertas con las tenazas de degollar, un método infalible con los vinos muy viejos. Esta es una añada de la que la bodega dispone de un buen número de botellas y fue un año complicado, de ciclo corto y un verano fresco. Composición varietal de 75% tempranillo, 15% Cabernet, 5% Mazuelo y 5% Graciano. Crianza de 45 meses en barricas viejas. Tan solo 12,2º de alcohol. Como vemos, hablamos de otras épocas, de otra forma de elaborar en la que se contaba evidentemente con una magnífica uva. Cada una de la tres botellas salió algo diferente, pero lo cierto es que ninguna de las tres estaba en malas condiciones y el resultado es un vino de gran ligereza, muy elegante, complejo y con fuerza en al paladar, destacando su acidez y un tanino todavía presente. Ya habíamos tenido la ocasión de probar esta añada en una ocasión anterior y confirmamos que es un gran vino, y aunque lo cierto es que por pedir nos hubiera hecho una ilusión especial catar el mítico 1945 y no digamos ya un prefiloxérico, tampoco debemos ser injustos, el detalle de catar este 1956 en el lugar donde descansan los tesoros nos brindó sin duda un momento muy especial.

Terminamos la visita con la parte de crianzas en botellero donde descansan 8 millones de botellas, además del tren de embotellado, en pleno rendimiento en ese momento. Una vez finalizada la visita, última clase de cata, en este caso del Champagne Laurent-Perrier, casa que colabora con Marqués de Riscal desde hace tiempo, siendo ellos los distribuidores de la bodega riojana en Francia y estos los de la bodega francesa en España. Rafael realizó una completa introducción a lo que es el Champagne, cuáles son sus secretos, cómo se elabora, las clasificaciones de los pueblos, las tres viníferas, las tres grandes zonas, en fin, un repaso básico a los secretos de nuestro vino preferido, el único por el que tenemos una confesa adicción. Laurent-Perrier es una gran casa “negociante”, que trabaja con viñedo propio y uva comprada, fundada en 1812, con una importante producción distribuida en una gama bastante completa y bien estructurada. Pasamos a catar los vinos que forman la actual gama de la casa y que son los siguientes:

Laurent-Perriet Ultra Brut: elaborado con un 55% de pinot noir y un 45% de chardonnay, 4 años de crianza en rimas y sin adición de licor de expedición, se trata de un champagne fino y mineral, directo, lineal, cremoso, largo y amargoso en el final, muy refrescante.

Laurent-Perrier Brut LP: brut de base de la casa, se elabora con las tres variedades (45% ch, 40% pn, y 15% pm) y 3 años en rima. Más frutos secos y frutas maduras, algo más dulzón y accesible que el Ultra-Brut, aunque con un poco menos de carácter. Un buen brut que muestra el estilo de la casa.

Laurent-Perrier Millesimé 2002: de la excelente añada 2002 procede este milesimado que no conocíamos y que nos sorprendió por su profundidad mineral y su equilibrio en boca, con muy buena acidez y un paso cremoso y lleno de finuras. 50% chardonnay y 50% pinot noir, viñedos Grand Cru. Un gran vino.

Laurent-Perrier Cuvée Grande Siècle: todas las grandes casas tienen su “cuvée prestige” y Grande Siècle es la de Laurent-Perrier. 55% chardonnay y 45% pinot noir, viñedos Grand Cru. Mezcla de 3 añadas y 7 años de crianza en rimas. Este vino es el resumen de lo que entendemos por “finesse”, pura delicadeza tanto en nariz como en boca, una caricia de seda para los sentidos. Uno de los grandes.

Laurent-Perrier Rosé: rosado de sangrado elaborado con un 100% de pinot noir, fresco, frutal, agradable y equilibrado, un vino comodín que funciona como aperitivo, para toda una comida, con postres e incluso como copa final, uno de los rosés más vendidos y apreciados del mercado.

Lo cierto es que la gama de esta casa histórica tiene una gran regularidad y nunca falla, tanto en sus gamas básicas, como en la medias y en las grandes cuvées, tanto el millesimé 2002 como el finísimo Grande Siècle destacaron sobre el resto. Una gran casa Laurent-Perrier y una excelente cata para terminar el programa.

Finalizada la cata acudimos al comedor de celebraciones situado en la nueva bodega donde Rafael nos entregó los diplomas acreditativos del curso y terminamos con la comida de despedida que consistió en una fresca y cremosa terrina de foie con manzana, una curiosa ensalada de vieras sobre crema de coliflor, un suculento potaje de garbanzos con rape y almejas, unas carrilleras de ternera con ensalada, espárragos verdes y puré de manzana, finalizando con una golosa torrija tostada con helado de dulce de leche y sopa fresca de cacao. Acompañamos con el Champagne Laurent-Perrier Brut LP, con el fantástico Laurent-Perrier Grande Siècle, con el Marqués de Riscal Reserva 2007 y por último con una novedad, Marqués de Riscal Gran Reserva 150 aniversario 2004, un vino que todavía no está ni mucho menos listo para su consumo, aunque su poderosa estructura hace pensar en una larga evolución en la que podrá superar incluso al propio 2001.

Como resumen final, hay que reconocer el gran trabajo de Marqués de Riscal en la promoción de la cultura del vino y en dar a conocer sus productos a través de este Aula, que lleva ya muchos años en funcionamiento, pensamos que como complemento formativo es muy válida para perfiles comerciales y hosteleros, a nosotros quizá se nos quedó algo corta, pero desde luego que la aprovechamos, probando algunos vinos no conocidos y volviendo a probar otros conocidos, saludando a viejos amigos de este mundillo y hablando con gente nueva, algunos no pertenecientes al espectro del vino y que también se mostraron muy interesados, conociendo las entrañas de una de las bodegas más señeras de nuestro país y un hotel que es un verdadero capricho, por diseño, disposición, equipamiento y atenciones.

No queremos finalizar esta crónica sin antes agradecer a Verema la deferencia de habernos invitado a estas jornadas, a Chus Madrazo por la impresionante visita que nos preparó, al personal de la bodega porque se volcaron con nuestro grupo, en especial Rafael como profesor, Paco Hurtado como director técnico y Esther como relaciones públicas y por supuesto al personal del hotel, eficaz y servicial como pocos.

A todos ellos y al resto de compañeros, muchas gracias por estos días tan especiales. Siempre somos bien recibidos en Rioja, y en este caso en la alavesa.

Saludos,

Eugenio Sáenz de Miera Arnau

(EuSaenz)

  1. #1

    Kintiman

    Ya veo que ahora te explotan y encima te mandan hacer trabajos de campo, jeje.
    Un abrazo, campeón.

  2. #2

    EuSaenz

    en respuesta a Kintiman
    Ver mensaje de Kintiman

    Bueno, donde realmente me explotan es en mi trabajo, esto ya sabes que es mi afición y lo hago con todo el placer del mundo. Nos lo pasamos genial, la verdad. A ver si nos vemos en breve.

    Saludos,
    Eugenio

    (*) Brutal la tomatada, ya comentaré algo…

  3. #4

    EuSaenz

    en respuesta a Mar Galvan
    Ver mensaje de Mar Galvan

    Gracias Mar, me ha quedado un tanto largo pero es que los tres días dieron para mucho y no podía obviar nada. Magnífica experiencia.

    Saludos,
    Eugenio.

  4. #5

    Jose Contreras

    Eugenio, después de este artículo, es difícil describir de mejor forma todo lo que aconteció durante el Aula Riscal. Felicidades porque has incluido hasta los más mínimos detalles. Respecto a los comentarios de los vinos, coincido en la mayoría pero en el caso del Riscal 150 Aniversario del 2004, aun siendo un vino que le falta crianza en botella para salir al mercado, yo sí me atrevería a decir que va a ser uno de los grandes, por no decir muy grandes, de esta bodega. Por suerte, puedo atreverme a decir algo así porque, obviamente, habrán de pasar muchos años para confirmar esta afirmación :-).

    Felicidades también por esa visita a Contino y haber compartido esos vinos con Chus, sin duda, para mí, uno de los mejores enólogos (y mejores personas a las que he tenido la suerte de conocer) de La Rioja.

  5. #6

    EuSaenz

    en respuesta a Jose Contreras
    Ver mensaje de Jose Contreras

    Gracias por todo José, la verdad que todo salió perfecto y el viaje por Rioja no ha tenido desperdicio, al final me ha salido un artículo largo, pero es que había mucho que contar. Ese 150 aniversario 2004 es grande, sin duda, pero quien tenga una botella que de momento no la abra, todavía no dice nada comparado con lo que podrá decir en un tiempo. El 2001, en cambio, sí se puede tomar ahora. De Chus ya está todo dicho, me quedé sin palabras con por su hospitalidad.

    Saludos,
    Eugenio.

  6. #7

    Flinto

    Eugenio te felicito por el extenso y pormenorizado articulo, me has transportado literalmente a la bodega en cuestion, gracias por compartir esos momentos y por dedicar un tiempo en ese trabajado relato.
    Salu2

  7. #8

    EuSaenz

    en respuesta a Flinto
    Ver mensaje de Flinto

    Pues muchas gracias, me alegra que te haya gustado, estos artículos llevan su trabajo y siempre resulta reconfortante que os sean útiles.

    Un saludo,
    Eugenio.

  8. #9

    AntonioJesus.AkatA

    Chus y su mundo, de ahí tan sólo basta disfrutar sus vinos para comprender un poquitín el mundo de este gran enólogo y brillante persona.

    De la experiencia compartida, pues poco más voy añadir, al sentimiento que todos nos hemos llevado, hemos explosionado la familia Verema, así que gracias por compartirla con nosotros y gracias por la descripción en tu artículo. Felichitá amigo.

  9. #10

    BacoVive

    Estupendo artículo amigo Eugenio, puedo decir que lo he vivido casi como si huebiera estado con vosotros. Gracias por compartirlo.
    Un fuerte abrazo.

  10. #11

    EuSaenz

    en respuesta a AntonioJesus.AkatA
    Ver mensaje de AntonioJesus.AkatA

    Muchas gracias Antonio, me encantó coincidir con vosotros, hacía tiempo que no nos veíamos. Por cierto, ¿qué tal se ha dado el resto de la semana por Rioja?

    Saludos,
    Eugenio.

  11. #12

    EuSaenz

    en respuesta a BacoVive
    Ver mensaje de BacoVive

    Gracias Carlos, al menos esa era mi pretensión, tratar de intentar contarlo de forma lo más parecida a como ocurrió.

    Saludos,
    Eugenio.

  12. #13

    Arrutzi_Najera

    Impresionante, nos has metido dentro por completo,que gozada. No tiene ningún fleco suelto el articulo.Me gusta por que sientes y compartes con nosotros tu experiencia, enriqueciéndola. Con sumo
    detalle, agradezco tu esfuerzo. Un saludo.

  13. #14

    EuSaenz

    en respuesta a Arrutzi_Najera
    Ver mensaje de Arrutzi_Najera

    Muy agradecido, de verdad, ya que es un artículo largo y con mucha información me alegra especialmente que os haya parecido ameno y os haya valido para haceros una idea de lo bien que estuvo todo.

    Un saludo,
    Eugenio.

  14. #15

    Obiwan Ferran

    Buf vaya disfrute y vaya pedazo de artículo! Muchas gracias por compartir con todos estas experiencias (a pesar de que nos corroa la envidia por dentro, jeje). Saludos,

    Ferran

  15. #16

    EuSaenz

    en respuesta a Obiwan Ferran
    Ver mensaje de Obiwan Ferran

    Gracias Ferrán, como ves la cosa estuvo genial. Lo de contarlo es siempre más sencillo, pero me alegro de que os guste.

    Saludos,
    Eugenio.

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar