Blog de Verema.com

Bodegas Bilbaínas: Tierra, tradición y compromiso

El mes de junio nos llevó a disfrutar de una de las imponentes bodegas situadas en el barrio enológico por excelencia de Haro: Bodegas Bilbaínas. Una bodega situada en el mítico Barrio de la Estación, sinónimo de tradición y pasión por el vino, con tan sólo andar por sus calles se respira la herencia del pasado y el compromiso de la elaboración de unos vinos al más puro estilo riojano. 

Nada más llegar nos recibieron en el Wine Bar de la bodega Andreu Ríos, Responsable de Marketing y Alejandro López, Director y enógo de Bodegas Bilbaínas junto a ellos nos estaba esperando el Viña Pomal Selección del Enólogo Reserva 2014 un Blanc de Noirs, cava vinificado a partir de garnacha tinta  del que tan sólo se disponen apenas de cinco mil botellas, las cuales han permanecido en rima durante 22 meses. ¡Todo un lujo para empezar!  Y es que, no sólo nos abrieron las puertas de su casa sino que al poco tiempo ya nos estaban ofreciendo uno de sus mejores vinos. 

Fachada de Bodegas Bilbainas, cava de bienvenida y Botella de Viña Pomal Selección Especialo del Enólogo

 

Un comienzo lleno de historia y anécdotas

Una vez tomamos el cava de bienvenida, comenzó nuestra visita en la bodega. Tras una detallada explicación sobre los arquitectura de los edificios que forman parte de la bodega, pudimos hacernos una idea de las dimensiones y de la relevancia que implica el nombre de Bodegas Bilbaínas en España, y por qué no, en el mundo. Conocimos de primera mano algunos fragmentos de la historia que forman parte de esta legendaria bodega. ¡Y es que no todos los días se aprende tanto sobre bodegas y vino! Nos contaron algunas anécdotas que, narradas en la propia bodega cobran más emoción y, por supuesto, el impacto es mayor. Como por ejemplo, que el vino preferido de Winston Churchill era Viña Pomal, pero esto os lo contamos más adelante.

En el S. XIX fueron muchas las bodegas francesas que se instalaron en La Rioja como consecuencia de la plaga de la filoxera. Esto supuso que los vecinos aprendieran las técnicas de vinificación que utilizaban los franceses para la elaboración de sus vinos. De ahí, que durante muchos años los vinos de La Rioja tuviesen ciertas similitudes con los vinos del país Galo. 

Estas bodegas francesas se crearon alrededor de la estación de tren, de ahí que a la zona en la que se encuentra la actual bodega se la conozca como el Barrio de la Estación.  De esta forma se consagró en Haro el asentamiento francés que buscaba saciar la gran demanda de vino que existía en aquella época. En Rioja se elabora vino desde la época Romana, hace más de 2.000 años, pero el hacer vino tal y como lo conocemos hoy en día se aprendió de los franceses y en esta época.

Avanzando por las distintas estancias de la bodega también avanzamos por la historia y nos encontramos con una pieza denominada La Marquesina dotada con una arquitectura similar a la de una antigua estación de ferrocarril,  ya que las vías del tren antiguamente pasaban por delante de la bodega y desde ellas se cargaban las barricas en los trenes de mercancías. En aquella época se embotellaba en destino, cosa que ha cambiado bastante en Rioja desde hace cien años. Para hacerse una idea de la importancia de este medio de transporte, Bodegas Bilbaínas tenía una embotelladora propia en la estación de tren de Charing Cross en Londres desde dónde distribuían el vino que llegaba de Haro para toda Inglaterra, hasta llegar al mismísimo primer ministro Winston Churchill, enamorado del vino de esta bodega de Rioja.

Continuamos atravesamos los calados, que hasta los años 90 se utilizaban como parque de barricas. Dichos calados son los más grandes de toda La Rioja: toda una obra de ingeniería, especialmente si nos paramos a pensar que están cavados a mano. ¡Nada menos que 3.400 metros cuadrados con una antigüedad de más de un siglo! 

El siguiente edificio mostrado era la antigua alcoholera de bodegas Bilbaínas donde se destilaba vino y que data de 1859.  A continuación visitamos la bodega francesa, una zona, situada bajo tierra, donde las tinas aún se utilizan para conservar vino gracias a sus características óptimas de temperatura y humedad y dónde antiguamente se fermentaba la uva.

 

Nuestro paseo hace un alto en el camino para realizar una cata de vinos directamente de la barrica, y hay que añadir, ¡Y que futuros vinos!

 

Cata de vinos blancos de muestras de barricas

Blanco Nº 1

Se trataba de un vino elaborado 100% con Garnacha Blanca de la añada 2016, una variedad por la que Bodegas BIlbaínas está apostando fuertemente. Durante el proceso de elaboración de este vino, éste es sometido a una maceración dentro de la prensa, posteriormente el mosto flor se pasa a un foudre para dejar que el mosto comience la fermentación alcohólica y continúe con la maloláctica. Durante la cata, pudimos apreciar el volumen en boca del vino, fruto del trabajo sobre lías que le aporta el batonage, y la carnosidad que mostraba como resultado del tiempo que había permanecido junto con la madera del foudre.

A fin de cuentas, catamos un vino que procedía directamente del foudre, y quieras o no, los vinos catados así, en el interior de una bodega, saben de manera diferente. Tienen un "no sé qué" que hace los sentidos estén más agudizados y percibas más sensaciones de lo habitual.

Aquel día, la garnacha blanca del 2016, no tenía todavía un destino claro pues no se había decidido si se iba a elaborar un vino monovarietal, o si por el contrario, lo iban a utilzar como coupage con algún otro vino. En definitiva: todavía estaban a la espera de ver cómo va a evolucionar e ir expresándose para darle su mejor propósito. 

  • La cata: En nariz presenta notas florales  y afrutados como albaricoque, propias de la garnacha blanca. El vino en boca demostró tener una buena acidez, siendo ésta persistente. Lo cual ofrece una gran ventaja para la crianza, por lo que ¿será un vino para guarda? Para conocer la respuesta tendremos que volver a Bodegas Bilbaínas y hacerles exactamente esa pregunta. 

Blanco Nº 2

Elaborado con Tempranillo Blanco de la cosecha de 2016. Esta variedad es autóctona de La Rioja y la historia cuenta que nació en la zona del Río Leza, aproximadamente en el año 1984. Cuenta la leyenda que un viticultor de la zona que se encontraba cultivando tempranillo en su viña, de repente descubrió que en un brazo de una de las cepas había uvas blancas. Ante este hallazgo de la naturaleza, decidió comenzar a multiplicar esta cepa, y así poco a poco, el nuevo tipo de uva blanca comenzó a ganarse su propio espacio. En la actualidad, se sabe que este cambio en el color se debe a una mutación natural que sufre la cepa. A raíz de este descubrimiento, se multiplicó el viñedo y finalmente, esta nueva variedad de uva blanca se terminó autorizando en La Rioja.

  • La cata:  Los aromas resultan más densos, con algo de miel, notas cítricas y con un aporte mayor de fruta con hueso que la Garnacha Blanca. En boca muestra la clásica mineralidad del suelo riojano. A su vez está dotado de buena acidez - característica fundamental para los enólogos de Bodegas Bilbaínas para envejecer en barrica-  Lo cual da la opción de que en un futuro los vinos puedan envejecer con las mejores garantías posibles. 

Alejandro López con las muestras de vino blanco de barrica

La cata de vinos tintos

Tinto Nº 1

Catamos un vino elaborado con Garnacha, la novedad en esta ocasión era que la uva no procedía de los viñedos de Bodegas Bilbaínas sino que tenía su origen en La Rioja Baja. La particularidad de esta uva es que había sido cultivada a 600 metros sobre el nivel del mar, sobre un terreno muy pedregoso, arenoso y que las cepas, en vaso, rondan los 40 ó 45 años. 

  • La  cata: En nariz, se muestra muy frutal, con una capa de color más baja de lo que sería un tempranillo. Esta garnacha, del 2016, se está criando en foudres de madera con el objetivo de que se asiente y de que se afine con la ayuda de la madera de roble francés pero sin que el traspaso de aromas sea excesivo. En este vino se expresan los aromas de la fresa, las frutas, las violetas y las flores con mucha claridad. Y en definitiva, resulta ser un vino muy sutil y con un tanino muy suave. En boca, el vino denota frescor, debido a que la uva se fermenta con un 50% de raspón. El vino tiene complejidad y es armónico. 

 

Tinto Nº 2

El último vino que catamos estaba elaborado con Tempranillo, la variedad reina de La Rioja. Se trata de un Tempranillo muy característico ya que proviene de unos terrenos con suelos muy diferentes al resto de viñedos. En estos suelos, situados cerca del Río Ebro, (en el meandro de Zaco) el terreno es muy peculiar. Se pueden encontrar cantos rodados que le aportan buena estructura y cierta mineralidad. Como curiosidad, diremos que esta parcela, con cepas de 40 años y con una extensión de 25 Has, es una de las que antes alcanza la maduración en Bodegas Bilbaínas.

  • La cata: De Tonalidad roja con matices violáceos. En nariz presenta fruta roja, ciertas notas herbáceas. En boca es amable, sedoso, una acidez muy conseguida que mantiene esa chispa y viveza en el vino.

 

Viña Pomal: valores tatuados a fuego en las barricas

Hablar de Viña Pomal es sinónimo de responsabilidad y ésta la plasman en tres valores fundamentales: tierra, tradición y compromiso.

El deber que Viña Pomal se exige con sus vinos es la perfección de sus barricas. De manera que, las barricas en las que van a ver envejecer sus vinos, las han empezado a marcar a fuego con estos valores. Una bonita e imborrable manera de que permanezcan firmes los pilares fundamentales de su filosofía de vida y trabajo, incluso con el paso del tiempo. 

Los encargados de plasmar todo esto en la superficie de las barricas han sido distintos tatuadores de todo el mundo como Megan Massacre (Nueva York), El Bueno (Madrid), Jack T. Newton (Brighton), Mery Raijin, Moay o Buffonetti. Mery Rajin estuvo presente en este evento y tatuó a fuego en directo los valores de Viña Pomal tal y como ella los interpreta aportando su estilo característico.

Fue un disfrute conocer todas las barricas realizadas por cada uno de los tatuadores que se encontraban expuestas ese día en el que se iba a grabar la última de la serie. Estilos tan distintos representando un mismo valor el COMPROMISO 

Barrica Compromiso tatuada   

Durante la presentación de la última barrica y posteriormente a ella pudimos disfrutar de unos momentos de conversaciones agradables entre amigos, donde el vino y el compromiso fueron los protagonistas de este encuentro de culturas y de emociones. Fue el preambulo a la visita a Alto de la Caseta, viñedo de donde procede la uva del vino icono de la bodega que lleva el mismo nombre. Donde además de unas vistas increibles de la viña nos estaba esperando una estupenda comida con los vinos más top de la bodega.

 

El colofón final

Desde el Alto de la Caseta descubrimos los colores del viñedo a comienzos de verano. Son los colores de las promesas y de la esperanza de lo que está por venir. Junto al olor de la viña disfrutamos de una gran comida acompañada de los mejores amigos. En ella además estuvieron muy presentes algunas de las joyas más emblemáticas de la bodega como el Viña Pomal Alto de la Caseta.

 

Viña Pomal Alto de la Caseta 2012

Cuando hablamos del Viña Pomal Alto de la Caseta 2012, hablamos de una edición limitada ya que tan sólo se produjeron 2.400 botellas. La botella que se cató de la añada 2012 fue la  número 1.118 de la serie. ¡Todo un espectáculo! El viñedo de donde procede la uva con la que está elaborado el vino es un viñedo catalogado como Viñedo Singular, pues se trata de un viñedo con más de 40 años y con una producción muy limitada. 

Durante la elaboración de este vino se invirtió un mes en la maceración para conseguir los parámetros deseados. Tras una crianza en barrica de roble francés de 20 meses, el vino ha permanecido dos años más en botella para terminar de redondearse.

  • Nota de cata: Color granate intenso, brillante. Armonioso en nariz, fruta negra madura, flores, ligeros tostados. En boca es intenso, vibrante, equilibrado, se aprecian las notas de fruta y el paso es muy agradable.

     

 

Redondo fue también este día que a pesar de la lluvia nos regaló un sol de mediodía con el que descubrir el compromiso con la tierra y la tradición que sirve de bandera a Viña Pomal. Gracias amigos por mostrarnos vuestro camino.

Alto de la Caseta.Viña Pomal

  1. #1

    Miryam777

    Gracias por tus letras, me has hecho recordar tan bonita experiencia con los que allí estuvimos. Saludos

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar