Peña La Verema

Cata 235: Tintos cálidos.

Apenas dos meses después de la cata 233, volvemos a celebrar otra en El Celler del Tossal, esta vez organizada por nuestro amigo Asensi. Respecto al local, aunque ya lo he comentado anteriormente, mencionar que nos encontramos muy a gusto, tanto con la cocina como con la comodidad de la sala que Luca pone a nuestra disposición en el sótano. Y si ambas catas coincidieron en eso, bien podría decir que los vinos tuvieron un carácter opuesto. Asensi inicialmente propuso como título de la misma “Las mal llamadas “piedras“ del Sur”. He querido reconvertir el título para precisar que, como él mismo nos reconoció, ni son piedras ni el Sur puede considerarse una referencia absoluta, sino relativa.

Empecemos por el principio. Lo que Asensi nos presentó son vinos potentes y estructurados, cálidos como las zonas de las que proceden. Como él mismo nos reconocía, después de mucho tiempo probando blancos o tintos más bien finos y sutiles, de carácter más bien continental, tenía ganas de volver a probar tintos robustos, de carácter Mediterráneo, aquellos que nos deslumbraron a principios de los 90 y que algunos, con poco tino,  podrían calificar como “piedras”. Con acierto, nos recuerda Asensi que el Sur es una idea o concepto de vino más allá de parámetros físicos o geográficos. Estamos acostumbrados a hablar de vinos del sur desde nuestro entorno geográfico europeo, pero para los australianos estamos al norte. Por otra parte, difícilmente podemos hablar de vinos mediterráneos en sentido estricto cuando nos referimos a un vino californiano. No obstante, vinos de origen tan distante tiene en común más de lo que parece. En este sentido es en el que he preferido ampliar el concepto denominándolos vinos de clima, a veces incluso microclima, cálido. Es más, el concepto de latitudes cálidas suscitó un cierto debate con respecto a los paralelos a ambos lados del Ecuador que definirían dicha franja.

 Porque si aceptamos la región delimitada por los paralelos 40, norte y sur, incluiríamos Australia y el sur de Estados Unidos, pero apenas media Península Ibérica, dejando fuera, por ejemplo, casi toda Italia y el sur de Francia, aparte de la mitad septentrional de la Península Ibérica. Si, por ejemplo, ampliáramos la franja hasta el paralelo 45 podríamos incluir una parte del sur de Francia, pero estaríamos aproximadamente a la altura de Ottawa en Canadá por el norte de América, pero por el sur estaríamos en el sur de Patagonia, a la altura de Comodoro Rivadavia. ¿Sorprendente? No tanto. Cualquiera sabe que la latitud evidentemente está relacionada con el clima, pero existen otros muchos factores de importancia como la orografía, las corrientes marinas, el régimen de vientos o la pluviometría que matizan, y a veces mucho, el condicionante de la latitud.  De esta forma, a mi juicio, hablamos más bien de clima cálido frente a la noción de latitudes cálidas.

Si me he detenido en la descripción geográfica ha sido porque Asensi nos ha traído cuatro vinos cálidos de cuatro países y tres continentes: Europa, América y Oceanía. Empecemos por el primero, un viejo conocido australiano: Penfolds Bin 28 Kalimna Shiraz 2009.El ganador de la noche es un vino cálido y robusto, con una nariz atractiva (tostados finos y tofe, fruta roja, aceituna negra con recuerdos de pimiento y un fondo mineral) un ataque cálido y un paso amplio, con taninos vivos y buena persistencia. Uno de esos vinos cuyo descubrimiento nos impresionó en los tiempos en los que Asensi vivía en Australia. El segundo, Marimar State “La Masía” Pinot Noir 2008, es un Pinot Noir al estilo de California, con una nariz sugerente (fruta roja, café, especias y tostados finos) de ataque cálido y paso muy amplio y sedoso. Seguimos con otro conocido siciliano: Planeta Shyrah 2007. Con una nariz golosa de fruta roja en compota, ciruela, pimienta, caramelo y un fondo floral muy fino, en boca es cálido, amplio y goloso, con taninos dulces y un paso muy pulido. Por último, el representante español fue Casa Castillo Pie Franco 2008. Sinceramente a mí me gustó mucho, precisamente porque, de los cuatro, es el que tenía un carácter más “continental”, a pesar de tratarse de un varietal de clima cálido como es la Monastrell. Con una nariz muy fina, con fruta roja y ciruela, un punto balsámico, tostados finísimos (caja de puros y vainillas), en boca es donde, comparativamente, salía perdiendo.  De ataque vivo y paso amplio, muy vivo, con unos taninos notables que se van a redondear en botella y buena persistencia. El más recio de los cuatro con diferencia, sin concesiones, con una estructura y unos taninos muy serios y mucho menos golosos que los demás. Creo que por esta razón fue, hasta cierto punto, penalizado. Con todo, las diferencias fueron pequeñas y la cata resultó sumamente interesante.

Resultados de la cata:

Penfolds Bin 28 Kalimna Shiraz 2009:                       80.9 puntos.                                     

100% Shiraz. South Australia (Barossa Valley). Graduación: 14,5%. Crianza de 12 meses en barricas nuevas de roble americano. Penfolds, 58 Queensbridge Street, Southbank. VIC 3006 Australia.

Marimar State “La Masía” Pinot Noir 2008:              79.1 puntos.                                     

100% Pinot Noir. California (Russian River). Graduación 14,5%. Crianza en barrica de roble francés (25% nueva). Marimar Estate Bodega y Viñedos, 11400 Graton Road. Sebastopol, CA 95472.

Planeta Shyrah 2007:                                                  78.9 puntos.                                     

100% Shyrah. DOC Sicilia. Graduación: 14,5%. Crianza de 14 meses en barrica nueva de roble Allier. Azienda Vitivinicola PlanetaVia Michele Amari, 22 – 90139 Palermo, Italia.

Casa Castillo Pie Franco 2008:                                 77.6 puntos.                                     

100% Monastrell. DO Jumilla. Graduación: 14,5%. Crianza de 18 meses en barrica de roble francés. Bodega Casa Castillo. Ctra. Jumilla-Hellín Km 8, 30520 Jumilla (Murcia).

 

Para la cena, Luca nos preparó en esta ocasión unas quisquillas cocidas de frescura excepcional. Continuamos con una menestra con sepia, muy buena combinación de verdura en su punto con una magnífica sepia tierna y jugosa. Seguimos con Farro con pulpo. Farro es la denominación italiana de una variedad de espelta (spelta triticum), cereal de grano fino y tierno de apariencia similar al de trigo que resultaba muy ligero y agradable acompañamiento del pulpo a modo de pasta. Proseguimos con un Risoto con panceta y setas para terminar con una deliciosa presa ibérica y un surtido de postres. Respecto a los vinos, comenzamos con un Atalaya do Mar 2012, fresco y floral Godello de la zona de Monterrei. Continuamos con un Albariño, Terras Gauda 2012, un valor seguro con sus notas cítricas y tropicales y un fondo mineral. Terminamos probando un obsequio de M. Balaran de Domaine D’Escausses en Gaillac: Cuvée des Drilles 2012. Un Gaillac fresco y afrutado, lleno de  fruta roja con matices minerales y especiados.

Una agradable velada en la que la anécdota fue un pequeño desconcierto en las puntuaciones, y eso a pesar de que nuestro amigo Antonio venía, como de costumbre, provisto de su portátil: ¡Qué sería de nosotros sin él! Además, como antes comenté, hubo una cierta polémica geográfica porque, desde luego, el paralelo 40 no llega a Tierras del Fuego. Es lo que tienen los sótanos, aunque estamos muy tranquilos, la cobertura de datos no es la mejor… Y como el tema de la cata me ha recordado la película más bonita que creo que ha dado el cine español, El Sur de Víctor Erice, hoy me despido escuchando el pasodoble “En er Mundo” de Enrique Granados y recordando la preciosa escena del baile de Estrella con su padre el día de su primera comunión. ¡Va por ti, Asensi!

Javier de Castro 2014.

  1. #1

    Fer B.

    Sigo aprendiendo mucho con tus notas, Javier. Temo que nos comiences a hablar en tu próximo post de meridianos, je, je!

    Un saludo!

  2. #2

    J_de_Castro

    en respuesta a Fer B.
    Ver mensaje de Fer B.

    Jajaja, no te creas, precisamente he tenido que mirarlo por la discusión que hubo respecto a si el paralelo 40 sur llegaba hasta Tierra del Fuego.

    Saludos cordiales,

    Javier

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar