Blog de Eugenio Saenz

Fratelli Oddero, un clásico que resurge

Nunca hemos ocultado nuestra pasión por el Barolo, por ese tradicional vino de Las Langas que sabemos que por su color apagado, por su poca presencia frutal, por su elevada acidez y por su tanino feroz no va a ser casi nunca comprendido por el gran público, pero que nosotros, siempre radicales en nuestros gustos vinícolas, veneramos porque pocos vinos tintos en el mundo son capaces de transmitirnos la tradición de un pueblo y el sabor de una tierra como lo puede hacer un viejo Barolo clásico. Sabemos que tampoco es oro todo lo que reluce y tenemos claro que no todo lo que está etiquetado como Barolo es grande, como en todas las más importantes zonas vinícolas del mundo hay buenos y no tan buenos productores, incluso hay algunos que tras muchos años de trayectoria han sufrido diferentes altos y bajos.

Uno de estos productores es Fratelli Oddero, el cual en sus 3 siglos de historia (vinifican desde finales del siglo XVII) ha pasado por múltiples momentos, viviendo en la actualidad una época de esplendor y calidad. Giacomo Oddero, bisabuelo de los actuales propietarios, Mariacristina y Mariavittoria, embotella por primera vez para la exposición internacional de Turín en 1911, con motivo del 50 aniversario de la unificación de Italia, aunque la bodega como tal procede de 1878. Disponen de unas 35 has de viñedo de las cuales 16.5 son de Nebbiolo para Barolo, con viñedos en la Bussia Soprana (Monforte), Brunate (La Morra), Villero (Castiglione-Falletto) y Vigna Rionda (Serralunga). Es un productor meramente tradicional, pero que cada vez concede mayor importancia al viñedo y al trabajo concienzudo en este, de hecho en 2010 han obtenido el certificado de agricultura biológica. Hoy les hablaremos de tres de sus más señeros Barolos que catamos hace unos días en la Enoteca Barolo de la mano del amigo Miguel Prohens, a quien debemos citar una vez más por su buen trabajo en la promoción del más grande de los vinos italianos en Madrid. En primer lugar hablaremos de su Barolo básico en dos añadas (2006 y 2007), después de su Barolo Villero (2005 y 2007) y finalizaremos por su soberbio Vigna Rionda (2004 y 2000). Como novedad destacar que han sido los dos primeros Barolos que probamos de la añada 2007, una añada que parece ser viene extraordinaria y que el propio Antonio Galloni (hombre de Parker en Italia) ha encumbrado incluso por encima de la tremenda 2004. Se trata de una añada con un invierno cálido que proporcionó un ciclo adelantado, pero que fue compensada con un verano fresco y una vendimia sin incidentes y algo adelantada, con un perfecto contraste térmico entre día y noche. Desde luego la impresión que nos ha dado en estos dos primeros vinos no ha podido ser mejor…

Oddero Barolo 2007

Oddero Barolo 2006

El Barolo básico de Oddero es sin duda una de las mejores compras que se pueden hacer de estos vinos por su excelente RCP. Procede de viñas de La Morra y Castiglione con unos rendimientos de 70 quintales por hectárea y unos 30/40 años de edad media. La vendimia es manual con una concienzuda selección y la vinificación se realiza en depósitos de inox con maceraciones de 20 días a temperaturas controladas. Las crianzas se realizan por viñedos en separado en toneles de roble de Eslavonia de 40, 60 y 75 hl durante 30 meses. Al final se realiza el ensamblaje y embotellamiento, con un número total de unas 30.000 botellas.

Nos encontramos ante dos vinos distintos, muestra de dos añadas diferentes y extraordinarias. El 2007 se muestra pletórico, sorprendentemente abierto en nariz, limpio, frutal, frondoso y complejo, sin perder un ápice de su carácter pero mostrando una apertura sorprendente para un Barolo tan joven, aunque en boca sí que nos deja su huella por su brutal acidez y su tanino tan noble como feroz, un vino para guardar al menos 5 años pero que ya deja entrever toda su calidad. El 2006 en cambio es más fiel a su añada, una añada de larga guarda y lenta evolución, parece más austero, con más aristas, menos amable y mucho más duro en todos los sentidos, un vino del que hay que olvidarse por una buena temporada, pero que tiene toda la pinta de ser mucho más longevo que 2007, así que desde luego el primero nos parece una opción mejor para un consumo más inmediato y el segundo como un corredor de fondo, en cualquier caso ambos son dos Barolos de una altísima calidad ofrecidos a un precio bastante ajustado para lo que suele estilarse en la zona, dos recomendaciones sin duda para iniciarse y profundizar en estos apasionantes vinos transalpinos.

Oddero Barolo “Villero” 2007

Oddero Barolo “Villero” 2005

De esta fantástica viña de Castiglione-Falleto, de la que tanto Brovia como Guiseppe Mascarello elaboran excelentes vinos, Oddero dispone de una parcela de 0,80 has con viña de 50 años y que da para unas 3500 botellas. Suelos de margas arcillosas. Se vinifica en acero tras una cuidadosa selección de la uva y las crianzas tienen lugar en toneles de roble de Eslavonia algo más pequeños de lo habitual, de unos 20 hl durante 30 meses. Se guarda un año en botella antes de salir al mercado al cuarto año de la cosecha.

De nuevo el 2007 nos sorprende muy gratamente, es impresionante la expresión que tiene el vino recién sacado al mercado, la nariz es frondosa y profunda, un auténtico espectáculo lleno de matices, además el paso por boca resulta redondo, amable y placentero siempre teniendo en cuenta que hablamos de un gran Barolo, claro, la acidez y la tanicidad están ahí, pero con una nobleza y una calidad de realización que sorprenden muy gratamente. Un Barolo que no necesita una década para estar accesible, puede incluso consumirse ahora y con garantías de evolución. El 2005 es más complicado, más fiel a una añada irregular, con vinos por lo general menos atractivos, más inmediatos y de menor carácter, una añada un tanto carente de madurez pero que también tiene sus cosas buenas, simplemente hay que seleccionar mucho. Lo cierto es que sufre en comparación al 2007 y no hay prácticamente color, aún así es un Barolo de gran calidad y que ha superado las dificultades del año.

Oddero Barolo “Vigna Rionda” 2004

Oddero Barolo “Vigna Rionda” 2000

Hablar de Vigna Rionda en Barolo es hablar de algo muy serio, es hablar del viñedo más prestigioso de la comuna más prestigiosa, de Serralunga, la región que da los vinos más compactos, minerales, poderosos y con la mayor capacidad de envejecer de Barolo, una analogía a lo que podría ser el mismísimo Le Chambertin en Borgoña. De este viñedo han salido Barolos legendarios como el mítico Collina Rionda Riserva 1989 de Bruno Giacosa, que los grandes expertos señalan como quizá el mejor de todos los tiempos. ¡Quién pudiera probarlo!

Oddero posee una parcela de 1 ha a 300 m en exposición sur con viñas de 50 años de la que saca unas 3000 botellas. Los suelos son de componente más calcáreo. El vino fermenta en acero con maceraciones de unos 30 días a temperatura controlada para pasar a toneles de roble austríaco (no los habituales de Eslavonia) de 30 hl durante 42 meses. El vino sale al mercado a los 5 años de la cosecha. El primero de ellos, el de la excelente añada 2004, nos impresiona. ¡Enorme Barolo! Vino profundo, limpio, vital, estructurado, brutalmente equilibrado, un vino que llena de sensaciones la pituitaria y el paladar dejando una huella realmente imborrable. Quizá el mejor Vigna Rionda que hemos catado de esta añada junto con el de Massolino, otra verdadera maravilla. El 2000 es otra cosa, está claro que el productor ha pegado un tremendo empujón a la calidad de sus vinificaciones en los últimos años y además la añada también hace bastante, 2000 fue muy loada por la crítica, en especial la americana, pero el tiempo le está quitando la razón con vinos excesivamente cansados para su edad, algo que no solo hemos percibido en este Barolo sino en unos otros cuantos, lo cierto es que estas añadas cálidas como fue igualmente 1997 al final acaban perdiendo fuerza con los años. Así pues el 2000 fue un poco decepción, pero el 2004…es uno de los mejores Barolos que hemos tenido el placer de catar y un vino que consideramos imprescindible si se quiere saber lo que es un Barolo de época, viña legendaria, añada legendaria y productor de enorme calidad, mucha historia por detrás y que está pasando por un momento especialmente dulce.

Así pues, dos conclusiones sacamos de esta cata, una de ellas es la magnífica sensación que nos da la añada 2007 en Barolo, algo muy aventurado de decir después de haber probado solo dos vinos, pero que por su pureza y capacidad de expresión hace que tenga una pinta extraordinaria  y que vayamos a seguir indagando en ella. Y de lo que dice Antonio Galloni solemos fiarnos (para él está incluso por encima de la 2004). Habrá que esperar a ver qué nos comenta Juancho Asenjo, al fin y al cabo la voz más autorizada en el Piamonte para nosotros. La otra es la clara mejora de los vinos de Fratelli Oddero, el giro hacia una viticultura más precisa, respetuosa y orgánica y hacia unas vinificaciones más modernas y limpias siempre dentro de un estilo clásico, se nota y mucho que los vinos de las últimas añadas parecen de una calidad muy superior, lo cierto es que los 2007 y en especial ese tremendo Vigna Rionda 2004 nos han parecido Barolos de muy alto nivel con el atractivo de un precio todavía pagable, así que seguro formarán parte de nuestra bodega en breve. Consideramos por tanto que Oddero es todo un clásico que resurge y que sin duda dará mucho y bueno que hablar en los próximos años. Y que ustedes y nosotros lo veamos y los disfrutemos.

Un saludo,

Eugenio Sáenz de Miera Arnau

(EuSaenz)

(*) Las fotografías son de la página web de la bodega, http://www.oddero.it/

  1. #2

    CarlosGonzalez

    Crees que la 2007 es una añada por lo general más accesible que la 06 o 05 y no tan longeva como estas dos? Qué te parece?
    Saludos

  2. #3

    EuSaenz

    en respuesta a CarlosGonzalez
    Ver mensaje de CarlosGonzalez

    Complicado poder hablar de una añada con lo poco que he probado de momento, me parece que en breve saldrá al artículo de Juancho y será ilustrativo como siempre, pero la sensación que me da es esa, una añada plena de expresión en los vinos, regular entre zonas y de buen recorrido, con cosas buenas de 2004 y 2006. Galloni la ha valorado con 97 puntos, igual que 2006 y por encima de los 96 de la 04 o 01. Por algo será. Para mí 06 será muy longeva, de las que más, 05 no lo será en cambio, es una añada menos equilibrada donde hay que seleccionar mucho.

    Saludos,
    Eugenio.

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar