Grupo de Cata Mediterráneo

Excursión enoturística a Finca Masía el Altet y Bodega Celler del Roure

X EXCURSIÓN ENOTURÍSTICA: SÁBADO 31 Octubre – 08.30 horas - VISITA A FINCA MASÍA EL ALTET Y BODEGAS CELLER DEL ROURE (MOIXENT)

El pasado 31 de octubre sábado, el grupo de cata Mediterráneo visitó la finca MASÍA EL ALTET http://www.masia-el-altet.com , donde se elabora el aceite del mismo nombre, reconocidísimo por gourmets de toda España y que cuenta en su haber diversos e importantes premios. También visitamos en Moixent Bodegas Celler del Roure http://www.verema.com/guia/bodegas/34548-celler-del-roure-moixent , elaboradores de los afamados Maduresa y Les Alcusses, cuyo propietario Pablo Calatayud, es uno de los más importantes enólogos de la Comunidad Valenciana. Y Comimos en Mas Monserrat http://www.masmonserrat-moixent.com/ , un menú gastronómico que nos encantó a todos.


Esta salida la programamos conjuntamente con los amigos de la Asociación Gastronómica Ull de Llebre, de Ibi, con quien compartimos la excursión. Se trata de un pequeño grupo de amantes de la gastronomía y del buen vino de la zona, con varios años de experiencia a sus espaldas. Andrés, uno de sus responsables, uno de sus responsables y propietario de La Despensa de Andrés http://www.ladespensadeandres.com, gracias a sus contactos nos ayudó extraordinariamente a conseguir el éxito en esta salida y que todos los compañeros y amigos del grupo de cata Mediterráneo lo pasaran estupendamente.

 


Como indicamos, la primera visita fue a Masía el Altet, en la Sierra de Mariola. Nos impresionó esta finca, bastante desconocida por el gran público. Con la materia prima recogida en la misma se elabora uno de los mejores aceites del mundo (si no el mejor). Los mejores cocineros trabajan con este aceite, de color verde pardo, untuoso, espléndido. Los olivares de la finca se encuentra situados a más de 800 metros de altura, insertos en un microclima especialmente adecuado para la elaboración de un aceite de altísima calidad. Visitamos la finca, paseando en grupo entre los olivares, mientras que Jorge Petit, el dueño de la misma, nos ilustró con su vasto conocimiento sobre el mundo de la aceituna y el aceite de oliva.



Al finalizar el paseo y la disertación de Jorge, nos acercamos a un anexo de la finca a catar su aceite con todos los compañeros. En esta oportunidad, pudimos catar no sólo el aceite Finca el Altet. Se preparó una comparativa de 3 aceites de la zona, uno elaborado por Bodegas FG (Serrata), otro por Gutiérrez de la Vega (Casta Diva), y el aceite de la finca, añada 2008. Claramente este último superó al resto en calidad, equilibrio y sabor, en opinión de la mayoría de compañeros que cataron los productos. El aceite de Finca el Altet es de una altísima calidad, con una expresión variada de tomate, hierbas e incluso frutas como el plátano, creando una fusión en boca exquisita.



Desde La Masía, nos trasladamos en autobús a Moixent. Nos esperaba Juan Llobell en su bodega CELLER DEL ROURE. Pablo Calatayud no pudo estar con nosotros, por razones profesionales. Juan nos mostró toda la bodega, desde los depósitos de recepción de mosto, hasta las barricas en la que sus vinos reposan el tiempo necesario. Nos ofreció explicaciones detalladas de todas las tareas realizadas en la finca.




Las tres fincas en que se divide la propiedad de Celler del Roure se encuentran a unos 550 m. de altitud, con suelos muy variados caracterizados tanto por texturas franco-arenosas como arcilloso-calizas, en los que se ha optado por variedades distintas: mandó (casi desaparecida), Monastrell (autóctona del sur de Valencia y en Alicante), Syrah, Cabernet Sauvignon, Merlot y Petit Verdot.



Como curiosidad, y confirmando la tradición vinícola de la zona, unas escrituras del siglo XVII, de alrededor del año 1625, han permitido a Celler del Roure localizar recientemente una bodega subterránea en la nueva finca con unas 100 tinas de barro. Todos los amigos y compañeros asistentes pudimos realizar una visita a dicha bodega subterránea, descubriendo parte de los secretros de la elaboración del vino en el siglo XVII. Concretamente en esta antiquísima bodega, las vides se pisaban en una estancia superior; el mosto era recogido por gravedad en las tinas de barro del pabellón inferior. Interesante visita.



Catamos los dos vinos de la bodega actualmente en el mercado:

Les Alcusses 2006. Picota oscuro, ribetes violáceos. Notas de fruta negra, trufa, ahumados, maderas, mineral, lácticos. Buen volumen en boca, buena acidez y largo; taninos dulces. Un buen vino mediterráneo.
Maduresa 2006. Picota oscuro, ribete granate. Aromas de frutas negras, mineral, trufa, zarzaparrila, resinas, madera, balsámicos... Vino largo, profundo. Necesitará aireación. Concentrado, buen volumen en boca, largo recorrido. Elegante y apuntando armonía; postgusto largo, bien ensamblado. Taninos dulces. Mejorará en unos años. Excelente.



Nuestra excursión finalizaría en las instalaciones de Mas de Monserrat. Un lugar con encanto muy especial que no sólo es restaurante, sino que es un establecimiento hotelero muy reputado, con habitaciones preparadas para el descando del viajero que holla estos caminos mediterráneos. Nos percatamos pues, de que Moixent dispone de un restaurante de primera calidad, como es el que visitamos. La profesionalidad de José y todo el equipo de sala y cocina son acreedores de la misma.



Degustamos un menú gastronómico, regado con los vinos de Celler del Roure, compuesto de:
Escalibada al horno de leña: verduras de la huerta horneadas y deliciosamente aliñadas. Pulpo al horno al pimentón: un brazo de pulpo por persona, irreprochable en cuanto a cocción, presentación y equilibrio.
Revuelto de setas, jamón, ajos tiernos y trufa. Un revuelto exquisito, con la trufa en primer plano, pero con los sabores de los demás ingredientes bien presentes.
Plato principal, Arroz al Horno y Fideuá de Foie y Setas. En este plato final bajó un poco el listón, que estaba muy alto con los primeros. José preparó un Arroz al Horno de acuerdo con una receta tradicional del lugar. Faltó un punto de sabor para redondearlo. El Fideuá fue una bonita experiencia gastronómica, con ese punto de foie, pero de nuevo encontramos a faltar un sabor más intenso en el plato, ese punto de emoción que hubiera convertido en sobresaliente un excelente almuerzo, al que adjudicaremos un notable alto.



Los postres muy ricos, con un variado de frutas troceadas y repostería. Muy buenos los orujos del final. En suma, un establecimiento muy recomendable si visitas Moixent.
Desde aquí les agradecemos a los amigos de Masía el Altet, Grupo gastronómico Ull de Llebre, Bodegas Celler del Roure y Restaurante Mas de Monserrat su atención y apoyo, que nos ha permitido disfrutar un día estupendo con todos los amigos y compañeros del grupo de cata Mediterráneo.







© 2009, Alberto Bermejo
Grupo de cata Mediterráneo

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar