Blog de Eugenio Saenz

Chambolle-Musigny: La elegancia hecha vino

Tras una serie de entradas narrando algunas de nuestras andanzas vinícolas por diferentes puntos de la geografía nacional (Cantabria, Jerez, Montbrió) volvemos con nuestras catas temáticas, con una que realizamos a finales de mayo en la Enoteca Barolo sobre Chambolle-Musigny, uno de esos nombres que abre los ojos al buen aficionado. El amigo y gran especialista Luis Gutiérrez fue el encargado de presentar los vinos y de contarnos curiosidades sobre este pueblo y sus viñedos, que al fin y al cabo, conoce como la palma de su mano.

Chambolle-Musigny es uno de los tres principales pueblos que forman el "núcleo duro" de la Côte de Nuits, el verdadero corazón tinto de Borgoña, junto con Gevrey-Chambertin y Vosne-Romanee. Y si los vinos de Gevrey destacan por su estructura y capacidad de envejecimiento y los de Vosne por su exotismo, los de Chambolle tienen como marchamo la elegancia, algo así como el no va más en la zona vinícola que más está emparentada con la elegancia, como es la Borgoña de facto. Se trata de una pequeña aldea de poco más de 300 habitantes y que no tiene ni siquiera una cafetería (hay que buscarla en el cercano pueblo de Morey Saint Denis). Como en los casos de Chassagne o Puligny, el de Gevrey o el de Vosne, el nombre del pueblo original fue completado con el de su viña más famosa, en este caso Musigny. Y evidentemente lo que le de fama mundial a esta pequeña aldea son las 180 has de viñedos que la rodean, con suelos especialmente ricos en caliza y pobres en arcilla, lo que de alguna manera resulta clave para otorgar ese carácter tan especial de la finura a sus vinos. Aquí la reina absoluta es la Pinot Noir, aunque encontramos una pequeña parcela de Chardonnay dentro de Le Musigny, que Comte de Vogüe embotella como Bourgogne blanc.

Los dos viñedos más importantes que tienen la calificación de Grand Cru (el viñedo es la propia AOC) y son Le Musigny y Les Bonnes-Mares. El primero es uno de los grandes viñedos de toda Borgoña, cuya fama y categoría está a la altura de otros mitos como Le Chambertin o La Tâche. Sus apenas 11 has están repartidas entre varios propietarios, aunque la mayor parte la posee Comte Georges de Vogüé. En cuanto a Bonnes-Mares, se trata de un viñedo compartido entre Morey Saint Denis en su parte norte y Chambolle en la sur, a la que pertenece la mayor parte del viñedo. Tiene unas 15 has y de nuevo Comte de Vogüé vuelve a ser el principal propietario, aunque se encuentra repartido entre unos cuantos más. En cuanto a los Premier Cru (viñas con derecho de mención y AOC calificada como Chambolle-Musigny 1er Cru) son un total de 24 que suman unas 60 has. Los nombres más conocidos son Les Amoreuses (5,4 has), considerada por los expertos como un Grand Cru por su categoría y adyacente al mismísimo Musigny, Les Fuées (4,4 has), Les Charmes (9,5 has), Les Feusselottes o La Combe d' Orveau (2,4 has). Incluso a veces se mezclan uvas de varios pagos y los vinos simplemente se etiquetan como "Chambolle-Musigny 1er Cru".

Obviamente la gran parte de los viñedos son comunales (unas 95 has), para elaborar los vinos "villages", aunque hay algunas viñas en esta categoría con derecho de mención, los llamados "lieu-dits".

En cuanto a bodegas, quizá la más conocida por su larga historia es Domaine Comte Georges de Vogüé, bodega con muchos altibajos a lo largo de los años y que a partir de los 90's parece que vuelve por sus fueros, con un estilo muy definido y quizá algo intervencionista, aun así, los que han tenido la fortuna de probarlos comentan que sus viejos Musignys de los años anteriores a los 70 son verdaderas joyas. Otro domaine histórico en la zona es Georges Roumier, con una calidad elevadísima en sus vinos desde el villages, considerado entre los mejores. Otros grandes productores de la zona en la actualidad, son nombres como los de Domaine Dujac, Ghislaine Barthod, Mugneret-Gibourg o Jacques-Frederic Mugnier. También existe un buen número de negociants que producen vino de Chambolle.

Bien, pues tras este somero repaso al pueblo, a sus viñas y a sus más importantes productores, vamos a hablar de los seis vinos de la cata, que resultaron ciertamente interesantes.

Domaine Arlaud Chambolle-Musigny 2008

Bodega familiar situada en Morey Saint Denis. La parte del viñedo está a cargo de Cyprien y Romain, hijos de Hervé, el propietario, y siguen los preceptos de la biodinámica desde 2009, sin usos de productos químicos y trabajando de forma manual. Las uvas pasan por una mesa de selección y se fermenta con levaduras autóctonas, con maceraciones cortas de entre 13 y 15 días. Las crianzas tienen lugar en roble francés nuevo entre un 15 y 20 % en villages, 25 y 30% en Primer Cru y entre un 40 y 80% en los Grand Cru. Se embotella sin clarificar ni filtrar. Disponen de unas 15 has de viñedos en varias zonas, entre ellas Chambolle-Musigny con este Villages, algunos 1er Cru o el Bonnes-Mares Grand Cru del que luego hablaremos.

Este villages es sin duda un buen vino, algo cerrado en nariz en estos momentos, pero con estructura en boca, buena acidez y finura y con toda la pinta de ir evolucionando en botella positivamente. Procede de un viñedo comunal de 0,96 has y se embotellan unas 5500 unidades. Una buena muestra de lo que debe ser un Chambolle para beber en los próximos 10 años.

Domaine Fourrier Chambolle-Musigny 2008

Situado en Gevrey-Chambertin, la bodega de Jean-Marie Fourrier es una de las más consideradas por los expertos en la actualidad, debido a sus métodos de elaboración sumamente arcaicos, partiendo de una gran calidad de viñedos y de una elaboración muy poco intervencionista, utilizando muy poco sulfuroso y protegiendo los vinos con el carbónico generado y que retiene hasta embotellar. Protege sus corchos con lacres.

Este Chambolle villages es sin duda un vino interesante, fino, perfumado, bastante etéreo, con buena acidez y mucha carga frutal. Un vino muy agradable que irá evolucionando en botella de forma positiva. Lo cierto es que tras un fisco con el Gevrey VV que catamos hace poco, este Chambolle sí que nos ha convencido cerciorando algo que cada vez tenemos más claro: que este tipo de elaboraciones con poca (o ninguna) adición de sulfuroso tienen siempre un componente de variabilidad entre botellas importante. Esta botella era buena y nos mostraba un muy buen Chambolle. Seguiremos el trabajo de este productor.

Comte de Vogüé Chambolle-Musigny 1999

Domaine lleno de historia, que procede desde la misma edad media, en la que ha habido de todo, desde grandes momentos a ciertos altibajos. Son los mayores propietarios tanto de Le Musigny, como de Les Bonnes-Mares, los dos Grand Cru del pueblo. Este villages proviene de apenas 1,8 has en Les Porlottes, aunque la bodega añade las uvas de dos Premier Cru como Les Baudes y Les Fuées al ensamblaje final de este vino. Crianza de unos 18 meses.

Lo cierto es que el vino nos dejó algo fríos, no por su calidad, sino porque lo encontramos demasiado evolucionado para ser un vino con apenas 10 años, con un estilo sumamente terciario, sin ya apenas protagonismo frutal. En el paso por boca sí que advertimos acidez y peso, buena amplitud y persistencia, pero sin la grandeza que la fama de este productor nos haría presumir. Una bodega que siempre da que hablar y más teniendo en cuenta que sus precios no son precisamente bajos…

Domaine Barthod Chambolle-Musigny 1er Cru "Les Fuées" 2007

Como ya hemos comentado anteriormente, Ghislaine Barthod es uno de los nombres a tener muy en cuenta en la zona. El Domaine tiene una larga historia desde 1920, con la unión de las familas Barthod y Noellat, aunque ha sido bajo el mandato de Ghislaine cuando ha alcanzado sus cotas más altas. Posee solamente 5,86 has repartidas en villages y premier crus, con una colección que se encuentra entre lo mejor del actual Chambolle. Vinifica con despalillado parcial y levaduras autóctonas, con maceraciones cortas. Crianzas en barricas nuevas de entre un 20 y 25% y de unos 20 meses de duración. Sus poquísimas botellas son cada vez más complicadas de encontrar debido a la gran demanda que existe sobre ellas.

Del pago "Les Fuées" posee 0,24 has y lo cierto es que en esta añada 2007 es un vino encantador, con esas inequívocas notas florales, perfumadas, delicadas y sedosas que definen lo que debe ser un Chambolle-Musigny. La nariz de este vino es una delicia y el paso por boca es fino y esférico, pero sin olvidar que todavía es un vino joven y que debe ir asentándose en la botella. Uno de esos vinos que justifican el mito de Chambolle y que posicionan a Ghislaine como una grande de la zona. Buscaremos sus botellas.

Domaine Bertagna Chambolle-Musigny 1er Cru "Les Plantes" 2004

Situado en Vougeot, se trata de un importante productor, con vinos en varias de las AOC más prestigiosas de la Côte de Nuits. Este vino procede del pago Les Plantes, del cual posee 0,23 has y tiene una crianza de entre 15 a 18 meses en roble francés, un 30% nuevo. Lo cierto es que nuestra poca experiencia con los vinos de este productor (algún Nuits y Vosne 1er Cru o el Vougeot village) no ha sido todo lo satisfactoria que esperábamos, quizá por ser demasiado "modernos" para lo que nos gusta, algo que de alguna forma refrendamos con este Chambolle, un buen vino sin ninguna duda, pero que carece un poco de la identidad referencial de estos vinos. Como curiosidad, comentar que advertimos un poco esos toques vegetales y verdores que poseen algunos vinos tintos de esta añada en Borgoña.

Domaine Arlaud Bonnes-Mares 2007

Ya hemos hablado de este pequeño domaine con el primer vino, así que ahora vamos con la estrella de la casa, el Bonnes-Mares Grand Cru. Sus maneras son indudablemente de vino grande, la profundidad en nariz, la complejidad, su carácter cambiante, unidas a su paso por boca denso y concentrado, pero con una acidez y un peso frutal que sorprenden, hacen de este vino una joya que hay que guardar convenientemente, pero que muestra la categoría que pueden alcanzar estos vinos, aún no siendo este considerado como uno de los mejores de la AOC, algo que quizá ostentan Dujac, Vogüé, Roumier o D'Auvenay. Uno de esos vinos que sin duda nos hacen comprender la grandeza de Chambolle y de la Borgoña, pese a que ya nos metemos en precios de “grand cru”.

Pues como vemos fue una cata interesante y siempre instructiva, al poder comparar productores y varios tipos de viñedos a través de tres añadas diferentes. Y como principal conclusión, el buen recuerdo que nos llevamos de los vinos de Arlaud y el fantástico de Ghislaine Barthod, de quien intentaremos probar más vinos.

Un saludo y hasta la próxima,

Eugenio Sáenz de Miera Arnau

(EuSaenz)

(*) La ilustración ha sido bajada de www.degustateurs.com

  1. #1

    Vvidlan

    Muchas gracias Eugenio. Esperaba tus impresiones de esta cata.

  2. #2

    EuSaenz

    en respuesta a Vvidlan
    Ver mensaje de Vvidlan

    De nada, Vicente. Por cierto, dejaste alguna botella de Barthod disponible para la plebe?

    Saludos,
    Eugenio.

  3. #3

    IGLegorburu

    Me alegro que disfrutaras con la cata. Solamente comentar que productores que citas aparte como Dujac o Mugneret-Gibourg, aunque hacen algunos vinos de parcelas de Chambolle-Musigny, el Domaine no está situado en esta villa. Pero por sus calles estrechas hay muchas cosas interesantes más allá de los más mediáticos o conocidos por sus enormes vinos y sus enormes precios. Recientemente hemos venido de allí una vez más y la experiencia ha sido muy gratificante, tanto en Domaine como en viña.
    Un saludo

  4. #4

    EuSaenz

    en respuesta a IGLegorburu
    Ver mensaje de IGLegorburu

    OK, Dujac está en Morey y Mugneret en Vosne? Bueno, ya nos irás comentando tus descubrimientos por Chambolle, al fin y al cabo eso es lo que queremos conocer, productores buenos cuyos vinos puedan pagarse...

    Saludos,
    Eugenio.

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar