El joven Baco

De los beneficios del vino y de la vida

Llevo tiempo documentándome sobre los beneficios del vino y he decidido que para tener conocimiento de causa lo mejor era que lo experimentase en primera persona. 

Hay gente que no cree en los aspectos positivos del consumo del vino porque para empezar estamos hablando de una bebida alcohólica, no obstante, yo reconozco que me noto mucho más guapa y fuerte (qué ya es decir) desde que me introduje en el mundo de la cata del vino. Pese a esta evidente mejoría corporal (pues no hay más que verme) son muchos los que auguran que los beneficios del vino son falsos o contradictorios. Así que para que podáis sacar vuestras propias conclusiones -o si las mías os sirven de algo- os voy a ilustrar con mi experiencia y también con las consecuencias. ¡Esto no lo hago por cualquiera, eh! 

Pizza y vinoPizza y vino

Como ya sabéis, siempre lo doy todo, y por eso me he entregado plenamente en esta difícil tarea. De manera que he decidido cotejar los aspectos beneficiosos (y también los negativos) del consumo diario del vino. Tras varios meses de esfuerzo, catas y citas en las que el vino estaba de por medio, os voy a confesar los resultados y las conclusiones a las que he llegado. 

Resultados reales en el cuerpo de Tempranilla Jones

Reducción de peso

¿En serio? Bueno, bueno, lo último que quiero es influir sobre vuestras opiniones respecto a esta peliaguda faceta del vino. Perder peso como tal no lo he experimentado ya que es posible que haya ocurrido justo todo lo contrario. Es decir, he experimentado un considerable aumento de peso y de volumen corporal. ¡Ya ves, menuda gracia!

Lo cierto es que siempre acompaño el vino con comida, igual en exceso, y quizá también con demasiado vino. Pero bueno, en cualquier caso, igual si bajo la cantidad y la frecuencia del consumo del vino puede que empiece -de repente- a adelgazar como si no hubiese mañana. ¿No?

Mi nutricionista dice que una vez a la semana puedo tomar tranquilamente una copita de vino tinto pero a mí me cuesta seguir sus consejos. ¿He dicho que me cuesta? ¡Quería decir que me resulta totalmente imposible! Uf, de hecho, no sé si ni siquiera me compensa. Todo se verá.

Prevención de enfermedades cardiovasculares

Bueno, yo todavía soy muy joven y no me preocupo por esos temas. De momento, la sangre me circula correctamente (fluye de la cabeza a los pies sin ningún problema) aunque pensándolo bien, el corazón -esa increíble máquina que bombea la sangre- ya no da más de sí. Tanto amor en mi corazón ya no cabe. A veces pienso que debería de haber nacido con dos corazones en vez de con uno. Dar tanto para recibir tan poco, no sé, no lo veo claro. ¡Pero esto pronto va a cambiar!

Corazon
Cuidado del corazón

Números de corazones aparte, tengo alguna que otra maldita variz en las piernas. He pensado que si quizá tomo un poco más de vino desaparezcan del todo y mis piernas vuelvan a ser las de una jovencita de 25 años. Bueno, por arte de magia no desaparecerán, si eso ocurre será gracias a la acción que ejercen sobre mis piernas los taninos y los antocianos, claro. ¡No le quitemos protagonismo al vino!

Aumento de enodrfinas

Bueno, esto sí que sí. ¡No tengo ninguna duda! Estará contrastado científicamente pero yo tengo mis dudas de que gente tan aburrida (los científicos no son la alegría de la huerta) sea capaz de valorar una cosa así. ¿Cómo lo han hecho? ¿Dándole de beber a las ratas del laboratorio? Yo no me fío. ¿O dando de beber cualquier vino a la gente que pasa por la calle? Ninguna de estas opciones me parece que sea un método fiable. 

Creo sinceramente que en esta cuestión, mi opinión, hábitos y costumbres deberían de tener más peso que la de la comunidad científica. Doy fe de que el vino aumenta considerablemente las endorfinas. Ahora bien, también he de decir que si bebes más de la cuenta puede que pases de la euforia máxima a la más profunda de las crisis y, por supuesto, has de asumir que tendrás un considerable dolor de cabeza a la mañana siguiente.

Antioxidante celular

Respecto a este tema yo creo que sí que es un excelente antioxidante celular. A mí el vino me ha aportado juventud, flexibilidad (pese al ligero sobrepeso ya comentado antes) y puede que incluso cierto alisamiento de la piel.

El resveratrol (los científicos ya podían haberle buscado otro nombre) creo que debería venderse también en forma de galletas o en forma de maquillaje o colorete, ¿no? Porque he de reconocer que si el resveratrol sólo se puede encontrar en forma de vino, bueno, pues quizá acabe oxidándome más de la cuenta en vez de hacer lo que supone que tiene que hacer.

ResveratrolMolécula de resveratrol

Dicen que el vino, como otro alimentos, tiene unas moléculas pequeñitas que se dedican a mantenernos jóvenes, que luchan contra aquellas sustancias que se generan cuando estamos viviendo épocas de estrés y que también combaten el envejecimiento celular. Pero a mí me ronda una pregunta en la cabeza: ¿A más consumo de vino, más juventud? ¿Es directamente proporcional? ¿Cómo funciona esto? Es que si es así, a este ritmo puede que me esté volviendo inmortal sin darme apenas cuenta. Gorda pero eternamente joven. Acepto.

Ayuda a bajar el colesterol

¿Colesterol? ¿Qué es eso? A mí no me mires, en el caso de que lo tenga alto no será por el vino. En todo caso será por el estrés del trabajo, comer rápido delante del ordenador o cenar pizzas entre semana. ¡A mí el vino no me lo toques!

Conclusiones y lecciones de la vida

Bromas aparte, todos sabemos que el vino tiene múltiples propiedades, casi todas buenas, no obstante, como todo en la vida (excepto las carcajadas y periodos de paz) tomado con medida y moderación -y sabiendo disfrutar del momento- te aportará cosas buenas.

La salud no es algo que se elija pero sí que puedes interferir en algo, bien con tu actitud o bien ejercitándola. Y si el vino, te gusta, pues disfruta de él y tómatelo como un pequeño premio cuando veas el momento adecuado.

¿Momento adecuado? ¿Qué cuándo es el momento adecuado y la cantidad recomendada? ¡Venga, qué no te lo voy a explicar todo! Eso ya es algo que cada uno ha de saber y ha de encontrar su medida.

Yo de momento, me cuido (a mi manera) y disfruto enormemente de él, del vino, claro. De el otro él, bueno, no tanto. Sólo cuando me interesa, ya me conocéis.

 

  1. #1

    jose

    Si nos hace felices, si compartimos, si nos hace sonreir... ¡es bien! ^__^

    Saludos,

    Jose

  2. #2

    J-Carlos

    Si cada copa de vino la acompañas con una pizza como esa o similar, luego no se puede decir que el vino engorde.
    Parece una pizza vegetariana :-P

  3. #4

    Tempranilla Jones

    en respuesta a J-Carlos
    Ver mensaje de J-Carlos

    Jajaja, sí es una pizza con mucha verdura pero la masa es más gorda de lo que aparece en la foto.
    El vino, ¿engordar? ¿Quién ha dicho eso? 😉

  4. #5

    J-Carlos

    en respuesta a Tempranilla Jones
    Ver mensaje de Tempranilla Jones

    Me lo ha dicho un pajarito, pero no me lo creo, ya se sabe que son unos embusteros.


Novedades de Verema

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar