El joven Baco

El maravilloso mundo de las botellas de vino, by Tempranilla Jones

Aquí estoy, de vuelta compartiendo con vosotros mi aprendizaje en este maravilloso mundo enológico. Tras mi accidentado bautizo en el mundo del vino, he decidido instruirme un poco, no sólo en vinos, también en todo lo que está relacionado con ellos, antes de repetir experiencia por mi cuenta. En esta ocasión quiero mostraros lo que he aprendido sobre botellas. Sí, habéis leído bien, sobre botellas. Porque lo importante está claro que es el contenido pero en este caso el continente es básico porque en algún sitio hay que introducir el líquido elemento. Que parece una tontería, un tema banal, pero no. Me he encontrado con un sinfín de formas, colores y tamaños y ¡vengo dispuesta a transmitir mi saber!

 

Color botellas del vino

Tradicionalmente cada tipo de vino se embotellaba con un formato definido de botella en función de su origen, pero esto ya no es así. ¡Gracias a Dios! Ahora se utilizan diferentes formatos y colores de vidrio para embotellar vinos que pertenecen a una misma categoría. Yo lo agradezco, la verdad, es mucho más divertido y las catas a ciegas son más difíciles, porque estoy segura que más de uno y más de dos, con solo ver la forma de la botella y algo del color, ya sabían por donde podían ir los tiros. Que pillos hay en todas partes, ¡hasta en las catas a ciegas! Sí, lo sé, se cree el ladrón que todos son de su condición, lo admito, seguramente es un truco que hubiera utilizado si hubiese participado en alguna cata a ciegas y ¡hubiese tenido esa información!!

Pero bueno, sigamos con lo que he aprendido. Las botellas de vidrio sirven, principalmente, para ayudar a la evolución de los vinos que encierran en su interior. Al estar aislados del oxígeno, los vinos redondean sus taninos*, tanto los procedentes de la uva como los que son aportados en su crianza en barrica. Dentro de esa protección de cristal también se forman nuevas notas aromáticas, gracias de nuevo a la falta de oxígeno. Es casi comparable a un útero materno. El vino está dentro de la botella, como el bebé que se gesta en una mamá, súper protegido y potenciando sus cualidades para que esté perfecto antes de salir a la luz del mundo. Garantizando la perfecta conservación, envejecimiento y transporte del vino.

*Nota para el lector (¡y nota mental para acordarme yo!): En breve escribiré otro artículo sobre el maravilloso mundo de los taninos, los antocianos y unos cuantos amigos más que he ido descubriendo.

 

Colores

En general la utilización de un color u otro para embotellar se basa según la cantidad de radiación que filtra ese color. Es decir, para vinos que tiene una vida comercial más corta, se utilizan colores que no repelan tanto las radiaciones, consiguiendo así que evolucionen más rápidamente. Es comparable a cuando vas a tomar el sol, si quieres conseguir un moreno rápido, usas productos aceleradores del bronceado o directamente no usas nada. En el caso del vino sería botellas transparentes o de colores claros. Además, con una botella de color más claro se puede percibir mejor el color del vino, cosa que, al menos a mi, me parece más atractivo que no saber que color tiene hasta que está en la copa. ¡Ah, sí! Se me olvidaba otro factor, estas botellas son más económicas, algo que seguro también tienen en cuenta las bodegas.

Si tenemos un vino ya evolucionado, que no necesita seguir evolucionando en botella, se utilizan botellas de color más oscuro. Pudiendo usar tonos rozando el negro, como es el caso de muchos vinos de jerez. A ver, el negro siempre es más elegante, así que una botella de este color me sería muy atractiva.

Una forma de utilizar los diferentes colores de las botellas según la radiación que dejan pasar sería la siguiente.Color botellas de vidrio

  • Colores verde esmeralda: Se emplea para tintos jóvenes.
  • Colores verde UV, oscuros: Muy similar al uso que las de color verde esmeralda, utilizado en vinos jóvenes y de crianza.
  • Colores ámbar: Es el mejor color para evitar que se estropee el vino. Se usa principalmente en blancos de crianza, tintos de crianza y reserva.
  • Colores negros: Usados principalmente en crianzas y reservas. Particularmente es usado en vinos de Jerez. En vinos Reserva y Gran Reserva ya que el color negro aporta sensación de calidad.
  • Transparente: Es el vidrio que peor conserva las propiedades del vino, casi no evita la radiación solar.

 

Formatos

Igual que con los colores nos encontramos con diferentes formatos que se suelen utilizar de forma habitual a la hora de embotellar el vino.  Realmente se puede utilizar cualquier formato para embotellar el vino, pero se suelen seguir unas directrices. Así, por la forma de la botella, podemos intuir, aún sin ver su etiqueta, si se trata de un tipo de vino u otro.

Botella Bordelesa

Botella bordelesa

Es la más común de todas, tiene forma cilíndrica, con hombros elevados y cuello alargado para que se apoyen en ellos los posos de vino y así no caigan a la copa. Se suele usar para los vinos tintos de guarda en vidrio de color verde que permite una mayor retención de las radiaciones ultravioletas, para mayor protección del vino. Permite almacenar los vinos en posición horizontal. También se conoce esta botella como clarete o frontignan.

 

Botella Borgoña

 

Botella borgoña

Es el formato más antiguo que existe, son típicas de la zona francesa. Es ancha en la base y se va estrechando hacia el cuello, de manera que tiene menos hombros y en pendiente, lo que le aporta un formato más estilizado. Se emplea tradicionalmente en color verde para los vinos tintos de crianza. Algunos vinos españoles en la actualidad buscan este envasado para diferenciarse de la competencia.
 

Botella renana o alsaciana

 

Botella renana o alsaciana

Originaria de la zona del río Rin (Alemania). Es el formato más usado para vinos blancos jóvenes en color verde y transparente para los vinos rosados. Su forma es muy esbelta gracias a su altura y prácticamente no tiene hombros. He puesto una en azul, para que veais que sí hay más colores y se pueden utilizar sin problema.



 

Botella de cava o champange

 

Botella de cava o champagne

Muy similar a la borgoña, es fabricada con vidrio verde y diseñada especialmente para vinos espumosos, tiene hombros bajos y las paredes más gruesas para poder soportar las elevadas presiones de los vinos carbónicos. Cuenta con una oquedad en su base para resistir mejor la presión de los vinos espumosos.

 

 

Botella jerezana

 

Botella Jerezana

Tiene un formato muy similar a la bordelesa pero más estrecha de base, sin embargo es una botella típicamente española totalmente opaca, fabricada con vidrio de color negro. Presenta un abombamiento en el cuello y un gollete en dos fases. Muy recomendada para los vinos finos y de Jerez y las manzanillas, ¡olé!

 

 

Tamaño

El tamaño de una botella se mide como cualquier líquido en litros o en cualquier medida de capacidad equivalente al litro. Según su tamaño podemos clasificar a las botellas de vidrio en:

Media botella: 0,375 L. - 37,5 cl. Es el formato más pequeño.

Botella: 0,75 L. -75 cl. Es el formato más habitual, el que solemos comprar los consumidores de a pie, vaya.

Magnum: 1,5 L. - 150 cl. Este tamaño también es habitual verlo, aunque quizás no tanto en casa. Equivale a dos botellas.

¡A partir de este formato empiezan los nombres divertidos! La verdad es que, aunque he estado investigando este tema, no he descubierto el origen de estos nombres, así que si alguien lo sabe y quiere ilustrarme, ¡¡¡se lo agradeceré enormemente!!!

Jeroboam: 3 L. - 300 cl. Equivale a cuatro botellas. Esta empieza a ser una señora botella ya.

Rehoboam: 4,5 L. - 450 cl. Esta botella tiene la misma capacidad que seis botellas.

Matusalem: 6L. - 600 cl. Es el equivalente a ocho botellas. Por el nombre pensé que sería la más grande de todas, por lo tener más años que Matusalem, tener más litros que Matusalem. Pero no, aún hay botellas con más capacidad.

Salmanzar. 9 L. - 900 cl. Esta botella es el equivalente, nada más y nada menos, que ¡a doce botellas!

Baltasar. 12 L. -1.200 cl. Aquí ya tenemos la capacidad de dieciséis botellas. Sólo para llevarla hace falta una carretilla, ¡no te digo para beberse todo eso!

Nabucodonosor. 15 L. - 1.500 cl. Y llegamos a la madre de todas las botellas. ¡¡Equivale a veinte botellas!! Sólo con verla se te ha de quitar la sed y todo.

Bien, hasta aquí mi investigación. Espero haber ilustrado un poco, a los que no tenían conocimiento previo, con la información que os he expuesto sobre el maravilloso mundo de las botellas de vino.

Me estoy planteando proponer a alguna empresa que estudie la posibilidad de embotellar vinos en plan postureo. Hacer de las botellas de vino un complemento más. Ya que llevo una botella de vino a cenar a casa de unos amigos que me han invitado, si combina con mi bolso y mis zapatos, ¡¡pues tampoco está de más!! Eso sí, conservando la calidad del vino, claro. No vaya a ser que lo abramos y sea poco más o menos como beber vino en brick.

¡Salud!

  1. #1

    Ralfilauren

    Interessant post! Que curiosos los nombres de las botellas de mayor cabida! Después de leer el post me ha venido a la cabeza un formato especial de los Vin Jaune del Jura! 62 cl. que en teoría es la cantidad resultante de un litro después de la crianza o un formato que demandaban los ingleses ya que allí se exportaba! I me preguntaba si hay más rarezas de este tipo?

  2. #2

    Tempranilla Jones

    en respuesta a Ralfilauren
    Ver mensaje de Ralfilauren

    Hola!!!

    Estas tamaños de botellas son los habitualmente utilizados aquí. Vi más formatos utilizados en otros sitios, pero si los ponía todos el post se iba a hacer eterno!!!! jajajajajaja
    Justo el de 62 cl. que comentas no lo vi. Igual me animo y hago una investigación de botellas utilizadas en toros sitios, pero de momento.... voy a cambiar de tema, que sino se hace todo muy monótono!!! Prometo mirar la de os Vin Jaune del Jura que me dices cuando retome El maravilloso mundo de las botellas de vino!!!

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar