Blog de Verema.com

Perez Barquero, la pureza de Montilla en el vino

Un viaje por el mundo de Pérez Barquero

Este recorrido que iniciabamos un viernes del mes de septiembre dentro del marco del Encuentro de Foreros nos llevaba a primera hora de la mañana del sábado a visitar una de las bodegas más emblemáticas y queridas de la D.O Montilla-Moriles: Perez Barquero.   Con una copa en la mano, paseando por la esencia de este bodega, nos adentramos en su historia de la mano de Adela Córdoba, Directora de Marketing del grupo Pérez Barquero, Juan Márquez, enólogo de la bodega y José Ruz, Director comercial. Desde las naves de crianza, dónde sacamos los vinos directamente de las botas, paseamos hasta la sacristía para hacer una cata de 13 referencias de vinos embotellados. Los olores que se desprendendían de cada una de las paredes de las bodegas y del albero nos invadían hasta hipnotizarnos de emociones, que serán las que nos envuelvan durante toda la visita.

 

Bodega Los Amigos en Pérez Barquero

 

Iniciamos la andadura por la Bodega Los Amigos, dentro de las instalaciones que la bodega Peréz Barquero tiene en Montilla, Y es que amigos es lo que eramos todos los que estabamos así y así nos trataron, como a verdaderos amigos que comparten sonrisas, palabras, miradas y como no, una buena copa de vino. Fue el Fino en Rama Los Amigos el que nos saludo esa calurosa mañana de sábado. Fino de una vejez media de 3-4 que tiene un contacto con la levadura muy importante y es un vino con 2 criaderas.

 

Mientras catamos este fino de bienvenida nos contaba Juan como había sido el verano de calor sofocante hasta la extenuación, que nunca había conocido en toda su vida y por el que se había tenido que adelantar la vendimia. "Verano terrible, para la fiesta de la vendimia si nos descuidamos tenemos que congelar la uva". Para paliar esta temperatura se atemperan las bodegas. La temperatura y el nivel de humedad que se tiene que tener en estas bodegas se consigue primero con la construcción, techos muy altos, la humedad del albero gracias al riego diario, ventanas en alto entre cachon y cachon que se abren por la noche para refrescar. Montilla y Moriles conservan esa humedad prehistórica que les llega de hace millones de años, cuando esa zona fue un mar y esto sigue aportando cierta salinidad a las viñas, y es por esto también que son abundantes las brumas. Nos cuenta Juan que lo que tienen en el marco que no tienen ellos es esa apertura al mar y de ahí que los vinos tarden más tiempo en llegar a tener las características organolépticas que se buscan.

 

Juan venencia, y junto a la tiza y el catavinos forman el conjunto de herramientas del día a día. Y es que todos los días se catan las botas para ver como evolucionan. Si en alguna detectan algo que les llama la atención la bota se marca, por supuesto con tiza,  y la muestra se lleva al laboratorio por si tuviera algun problema que se pueda corregir en crianza. Lo normal es tratar alguna alteración de ph, de alcohol o de acidez que se subsana y el vino puede continuar en crianza sin problema. Si hubiese alguna anomalía, algo que no suele suceder porque está todo muy bien vigilado, esa bota se aislaría para que no afectara a ningún vino, ni pudiera arruinar la mezcla que se consigue con este sistema de criaderas y soleras al rociar la bota. Si esto no se detectase podría alterar todo el vino durante muchos años.

 

Adela nos habla de la merma que sufren las botas de vino y que supone en total un 3% - 4% de pérdida anual, que en brandy llega hasta el 7%. Cada bota tiene la medida real que guarda apuntada a tiza, por ej 33 arrobas y luego la capacidad total que tiene la bota, en el mismo ejemplo de antes sería 36 arrobas. Siempre hay más litros en las botas inferiores que en las superiores porque las de abajo además están soportando el peso de toda la estructura de botas. Es por eso que las botas de solera son más grandes que las de criadera.

 

 

Destacar la limpieza del vino que se acababa de sacar de la bota, eso es un signo de calidad que marca la limpieza y el cuidado que ponen en las botas.

Continuamos nuestro avance por las distintas bodegas que conforman la estructura general de la bodega, en este caso nos dirigimos hasta la Bodega de  Los Palcos, donde vamos a catar un futuro 3 Palmas, paso de fino a amontillado procedente de la  5 criadera de amontillado. 16,5º de alcohol natural, sin alcohol añadido. Gran Barquero para probar lo que aún no se ha decidido que se va a embotellar.

 

 

El siguiente vino que catamos durante el recorrido por la bodega es el futuro Oloroso de Pérez Barquero, que se encuentra dentro de la bodega El Puente. Para juan este vino procede de una de las botas joyas de la bodega. Rociado de hace 5 meses con una edad media de unos 25 años. Sin duda que es uno de los vinos con más personalidad y más delicado que hayamos tomado.

 

Subimos a las tinajas con el oloroso en la mano. Generoso es el paisaje que nos muestran las bocas de las tinajas, bocas abiertas que hablan.

En cada una de las tinajas caben unos 6000 l. Las tinajas que ahora son tendencia y que allí se han utilizado siempre, son los antiguos sistemas de fermentación. Actualmente estas tinas se utilizan cuando la vendimia es bastante grande y se lleva el vino a ellas para terminar la fermentación. Al ser este año una vendimia corta no se han utilizado tanto.

 

Lo que hay dentro de las tinajas en este momento en la bodega son vinos de almacenaje.  Nos comentan que se forma el velo de flor cuando empieza a refrescar. Los vinos que se guardan en las tinajas pueden tener dos vías: pasar a alguna bota o bien comercializarse como un vino de tinaja, algo que siermpre se ha hecho en la zona y que ahora se está poniendo muy de moda.

 

Tinajas en la bodega Pérez Barquero

 

Siguiente vino Moscatel del 2014 que por un fallo que hubo en ese momento se pasifico en la viña, cortamos la uva se morturo y se obtuvo un producto que se dejo fermentar a su caer de unos 7-8 grados medio natural de alcohol y   200 gr  de azúcar, se encabezo y se tuvieron 12-15 meses en conos y como el alchohol no integraba se decidió utilizar esas botas que antiguamente eran de amontillado y en ese momento de px y estaba el resto de la la añada del 2008 y se rocio  rociar unos 12 meses y está tomando caracteres oxidativos de amontillado y es para que opinemos que nos parece porque es un vino que no está en el mercado

fresco, espectacular,

 

El último vino del recorrido es un px de la añada 2007 que da paso a la cata excepcional que nos ofrecieron dentro de la sala de cata.

La vendimia del chardonnay se empezó el 14 de julio, que es la vendimia más temprana de europa.

 

Qué comience el baile

Comentados por Juan iniciamos la impresionante cata que nos estaba esperando como fin de jornada, como si de un baile de gala se tratara las botellas majestuosas nos aguardaban de dos en dos para comenzar la fiesta.

 

Los 3 primeros invitados fueron el Viña Verde, Finca la Cañada y Fresquito. Tres recientes incorporaciones a la familia de Pérez Barquero. Tres vinos frescos con aromas intensos que están elaborados con Verdejo 100%  

 

Viña Verde

Viña Verde es un coupage de Verdejo, Moscatel, Macabeo y PX.

  • Nota de cata: De color amarillo pálido. Muy fresco y afrutado. En boca es intenso con una acidez equilibrada, notas de fruta tropical, fruta blanca y notas herbáceas. 

 

Finca La Cañada

Finca La Cañada es un vino producido en la Sierra de Montilla 100% verdejo es un representante de la evolución de la verdejo en tierras montillanas.

  • Nota de cata: De color amarillo pálido con reflejos verdosos, límpido y brillante. En nariz nos recuerda a las frutas tropicales, al mango, papaya, tiene tb notas cítricas, chilis, pera. En boca es suave y fresco, con un punto de salinidad. Intenso y perfumado a la nariz con tonos que recuerdan frutos tropicales: piña, mango y guayaba unidos a leves tonos cítricos, te verde y pera en almíbar. 

 

Fresquito

Este vino del año es uno de los vinos de tinaja de los que hemos hablado anteriormente que se han conocido históricamente en la zona y que ahora están tan de moda porque se han comenzado a elaborar en bastantes puntos de la geografía nacional.

  • Nota de cata: De color amarillo pálido. En nariz nos recuerda a las frutas tropicales, al mango, papaya, tiene tb notas cítricas, chilis, pera. En boca es como su nombre indica muy fresquito, alegre y con una buena acidez. 

Fresquito, Finca la Cañada y Viñaverde, vinos blancos de Pérez Barquero

Fino Gran Barquero

Fino Gran Barquero es fruto de una selección de mostos de yema y  fermentado de forma natural sin encabezado. Ha tenido una crianza biológica, bajo velo de flor, con sistema de criaderas y soleras durante un periodo comprendido entre 8 y 10 años en botas de roble americano.

  • Nota de cata: Vino cristalino con un color pálido y de reflejos brillantes. Posee un aroma intenso, rico en aldehídos, que combina a la perfección la madera con esos aromas de frutos secos que lo caracteriza. En boca saboreamos un fino maravilloso, seco y ligeramente amargo con recuerdos de frutos secos como la almendra y algún tono tostado.

 

Gran Barquero Fino en Rama

Los finos en rama son vinos intensos, más largos y con más peso que los finos tradicionales. Son así porque se embotellan directamente sin ser filtrados, tal y como salen de las botas. Este Gran Barquero Fino en Rama es uno de los más auténticos, añejado tras una larga crianza bajo velo de flor de unos 8-10 años en botas de roble americano.

  • Nota de cata: Con un color amarillo claro muestra reflejos de un dorado intenso que delata su larga estancia en las botas. En nariz podemos ver los aromas típicos del yodo, toques marinos con carácter salino, mineral (tiza). En boca se confirma la mineralidad con una amplia entrada que acompaña ese toque salino también identificado en nariz. Tiene un buen paso que deja un posgusto ligeramente amargo bastante agradble.

Amontillado Gran Barquero

Este amontillado ha tenido un proceso de elaboración similar al del fino, ya que es el mismo proceso pero además ha tenido otra etapa de crianza oxidativa de más de 15 años, lo que hacen que este vino tenga una crianza total de casi 30 años. Las uvas de Pedro Ximénez con las que se elabora este Amontillado Gran Barquero provienen de la Sierra de Montilla y Moriles Altos, la zona de más calidad de Montilla Moriles. 

  • Nota de cata: Encontramos un color amarillo ámbarino de tono dorado. Se presenta límpido y transparente a la vista y en nariz destaca por su intensidad, con bastante presencia de la madera y sobretodo frutos secos, como avellana. También podemos identificar algo de especias y frutas muy maduras. En boca tiene una entrada cálida y estructurada con un paso largo y un posgusto persistente.

Amontillado Gran Barquero 1996

La botella de esta añada presenta un diseño más antiguo, indicandonos que lo que vamos a encontrar en su interior será un vino con algún qu eotro año más. Este vino ha tenido una elaboración similar a la del amontillado anterior siguiendo con la tradición de la bodega, con el sistema de criaderas y soleras con las dos etapas de crianza, la biológica y la oxidativa.

  • Nota de cata: En vista se identifica con menos cremosidad y con un color distinto debido al paso de los años. En nariz aparecen notas de caramelo, más añejado, con algo de madera y mucho más complejo que su hermano joven. En boca encontramos esos aromas de la madera y un regusto así amagoso, que con un paso elegante nos deja un posgusto largo que nos ayuda a recordar las notas de frutos secos y los pasificados.

Oloroso Gran Barquero

Este vino se ha elaborado con selección de mostos al deslío con encabezamiento hasta los 18º para pasar un periodo de 30 años en botas de roble francés de 500/600 litros de forma oxidativa con el sistema típico de soleras y criaderas.

  • Nota de cata: Es de color caoba, brillante con una buena lágrima y de una capa media-alta. En nariz es penetrante, complejo y especiado. Se identifican aromas de madera que se ensamblan con las nueces, las pasas y las especias.

Gran Barquero Oloroso

Este vino, mucho más antiguo que el anterior, nos muestra la evolución que ha tenido este vino, tanto por el mismo como por los cambios en la elaboración que han podido incorporar, no obstante nos sirve para hacernos una idea de cómo evolucionará el oloroso de Pérez Barquero.

  • Nota de cata: En vista podemos ver un color oro añejado con tonos de caoba de lágrima lenta, densa y abundante. En nariz es pura bollería y frutos secos compañados de los tonos amaderados de la crianza. Aparecen los tostados, frutas pasificadas y dulces. En boca es una pelea entre dulzor y amargor que tienen como aroma principal los frutos secos. En el retronasal vuelven las notas de bollería y los tostados. Tiene un paso largo y posgusto persistente.

Px Cosecha

Este dulce de Pedro Ximénez se elabora con las uvas de esta variedad seleccionadas en cada cosecha. Permanece varios meses en reposo en conos o tinajas y no ha tenido crianza en bota. Tan joven y ligero que se podría tomar en una copa con hielo, siendo perfecto para acopañar dulces, chocolate o cualquier fruta ácida.

  • Nota de cata: Color caoba-ambarino que envuelve la copa con lagrimas lentas, densas, que indican que será un vino glicérico. Es brillante con tonalidades amieladas. En nariz encontramos fruta pasificada, higos secos, pasas, dátiles y ciruelas con algún recuerdo amielado. En boca su sabor recuerda a las pasas, se nota la pasificación. Es denso y dulce pero fresco y ligero a la vez. Tiene buena acidez con paso medio y posgusto bastante largo.

PX gran barquero

Para elaborar este PX Gran Barquero se ha asoleado la uva de Pedro Ximénez para un posterior envejecimiento oxidativo y, este sí, con sistema de criaderas y soleras durante casi 6 años en las botas de roble americano. Este vino se apoda el "Oro Negro Cordobés" y es que no es para menos, ya que su trayectoria ha demostrado estar a la altura de los mejores PX.

  • Nota de cata: Es de color caoba oscuro con tonos iodados, denso y con buena lágrima. En nariz es puro incienso, aromático, complejo. Encontramos torrecfactos, cacao, café y las notas de frutas pasas de fruta madura, ciruelas y dátiles. En boca es suave, más que en nariz, dulce y equilibrado de acidez con un fondo de caramelo quemado y regaliz.

PX La Cañada

Este vino se ha elaborado dejando las uvas de PX al sol hasta la pasificación. Después se seleccionan los mostos y mediante una larga crianza con el sistema de soleras y criaderas tiene una crianza oxidativa de unos 25 años de media en las típicas botas de roble famericano.

  • Nota de cata: Color yodado con ribete amarillo ambarino y con una lagrima bastante densa, colorida y lenta que recorre nuestra copa. Es de capa alta. En nariz aparecen los aromas de las frutas pasificadas al sol como las uvas pasas y los higos acompañados de los torrefactos, el café, el cacao y la presencia de la madera. Sabor envolvente que recuerda a las frutas pasificadas que encontrabamos en nariz. Posgusto con recuerdo achocolatado con algo de café.

Palo Cortado 1955

Las Soleras 1955 son la colección de vinos pensada para conmemorar el cincuentenario de la bodega. El Palo Cortado es parte de esta colección que tiene vinos de entre 40 y 50 años. Son unos vinos extraordinarios, seleccionados especialmente para este aniversario. Se trata de un vino que se recomienda decantar.

  • Nota de cata: Color oro oscuro, más oro viejo. Es denso, de capa importante y buena lagrima. En nariz es elegante, se identifica algo de lacteos y chocolates. En boca es estructurado,seco, con un toque ligeramente amargo que engancha al paladar. Aparecen aromas especiados en el posgusto dejando un buen paso con un persistente posgusto.

 

Miguel Villar, Secretario de la DO Montilla Moriles, Juan Márquez, enólogo de la bodega. Adela Córdoba, Directora de Marketing del grupo Pérez  y José Ruz, Director comercial

 

Con este Palo cortado damos fin a la cata que nos tuvo completamente absortos. Agadecidos de ser tan afortunados como fuimos y de haber compartido palabras, risa y vino con los artífices de estos vinos.

 

Desde el silencio de la sala de cata, los 13 vinos comenzaron a bailar en las copas la música que la historia les dejaba, desde el Fino hasta el Palo Cortado, todos se  se expresaban  recordando la dulzura de la musica de Montilla en el habla. Y es que estos vinos nos dejan ensimismados, hipnotizados y completamente enamorados esperando con ansiedad poderlos volver a ver.

 

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar