Pedro Ximénez La Cañada

Vino Pedro Ximénez La Cañada

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
96
Puntuación Media:
9,2
Calidad-precio:
8,4

Bodega: Pérez Barquero
D.O./Zona: D.O. Montilla-Moriles
País: España
Tipo de vino: Dulces y Generosos
Graduación (vol): 15,00%
Varietales: 100% Pedro Ximénez
Precio aproximado: De 30 a 49,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Crianza tradicional por el método de soleras y criaderas con una edad media de algo más de 25 años.

Varietales: 100% Pedro Ximénez

Consumo: 2011 - ?

Envejecimiento: Intervalo de consumo recomendable: 2011 - ?.

13 Opiniones de Pedro Ximénez La Cañada

Color caoba claro con ribete amarillento, aspecto denso.

Intensidad media alta, notas de px viejos como cafés, torrefactos,ciruela pasificada y leve toque de uva pasa, algún recuerdo del raspón leñoso. Muy profundo con leve bergamota.

Boca suave, muy denso, con mucho volumen, muy untuoso, final potente de caramelo quemado, café y chocolates, pletórico. Muy complejo . muy equilibrado, magistral.

Color iode amb rivet groc ambarí. Llàgrima molt densa que tenyeix la copa.

Excel·lent intensitat. Complex. Panses, figues, cafè, xocolata, avellanes, espècies dolces, licor de taronja, sucre cremat.

Excel·lent atac. Llaminer, envoltant, panses, figues, molt dolç. Molt bona amplitud. Post-gust molt llarg a panses i arrop.

Sempre és una delícia tastar aquest vi.

De color ébano, cubierto y brillante con destellos entre yodados y verdes. La nariz tiene notable volumen, hay recuerdos a pastillas "Juanola", toques de pandehigo, pasas sultana, regaliz negra, cafe torrefacto.... En boca tiene muy buen ataque, el paso es fresco, hay recuerdos a azúcar quemado, denso pero el paso es fluido, atractivos amargos, largo y con profundidad.

Lo tomamos de postre,con pastel de chocolate fondant caliente,realmente espectacular.Color caoba,brillante.La nariz de muy alta intensidad,regaliz,pasas,algarrobas,azucar quemado...La boca(bebido a 16º)brutal,con una estructura y densidad muy altas,envolvente con acidez correcta,se funde con el chocolate en una union maravillosa.larguisimo.Vino grandioso.
Sin ser un entendido en estos vinos,cada vez los disfruto mas.

Sin conocer el mundo de los PX este, La Cañada no ha encantado.Color caoba,negro,denso.La nariz espectacular con notas de caramelo,tofee,cafe,regaliz...En boca gran textura,fresco,no empalaga.Muy largo.Probado con un tarta de chocolate excelente maridaje.

Color caoba oscuro (casi chocolate), menisco yodado con reflejos ambarinos, denso y brillante, lágrima superdensa que mancha la copa que parece que no se podrá lavar.
En nariz muy destacable intensidad de uvas pasificadas, café licor, cacao, frutos de navidad (ciruelas pasas, dátiles, orejones), miel. Quizás pueda parecer demasiado dulce.
En boca tiene buen cuerpo y aunque es dulce mantiene un punto de acidez que lo frena, es denso, envolvente, complejo, lleno de fruta navideña como en nariz más higos pajareros, bolería. No es una melaza tiene estructura y complejidad. Persistencia muy prolongada.

Un PX del rango de los dulces peor con muy buena calidad.

Yodado con ribete amarillo ambarino. Lágrima muy densa que tiñe la copa.

Excelente intensidad. Complejo. Pasas, higos, café, chocolate, avellanas, especias dulces, licor de naranja, azúcar quemado.

Excelente ataque. Goloso, envolvente, pasas, higos, muy dulce. Muy buena amplitud. Post-gusto muy largo a pasas y arrope.

Nota para los de Pérez Barquero: Que se traigan unos dulces de Manolito Aguilar la próxima vez, así ya merendamos :-D

     Evidentemente, no ha variado su color de miel de brezo. Su textura tan espesa como zumo de ciruela pasa y tan viscosa como aceite de oliva sigue asombrando al néofito. De hecho, después de haberlo aireado, se atenúan las notas almibaradas que resultaban molestas. Al fin y al cabo, nos encanta este vino inverosímil porque nos recuerda el sur de España : perfumes de azucarera y sabores a frutos de palmeral. ...........................................................................................................................................................................................       Evidemment, sa couleur de miel de bruyère n'a pas changé. Sa texture aussi épaisse que du jus de pruneau & aussi visqueuse que de l'huile d'olive étonne toujours le néophyte. De fait, après l'avoir aéré, les notes sirupeuses qui s'avéraient gênantes s'atténuent. Finalement, ce vin invraisemblable nous ravit parce qu'il nous rappelle le sud de l'Espagne : des parfums de sucrerie & des saveurs de fruits de palmeraie.

Os comento mi valoracion personal de este vino, durante 2 meses que lo he tenido abierto.
Color: Caoba, manchando totalmente la copa ( me encanta en este sentido)
En aromas: salen a relucir multiples matices, entre ellos cafe, pasteleria, pasas, cacao, datiles, aunque en mi ultima copa se habian desvanecido un poco y habian tomado puntas alcoholicas.
en boca: al principio de abrir la botella notaba como los anteriores comentarios las notas muy acusadas del dulzor al final, sin embargo he de decir que al final este dulzor no se notaba aparte y el vino era muy redondo, siendo para mi irrepetible.

     Para nuestro gusto, este vino es una rareza andaluza al igual que los dulces españoles de origen árabe : su color ambarino es similar al caramelo liquido y su consistencia es tan espesa, viscosa y pegajosa que tinta la copa como jarabe. Huele a plátano cocido, a caña de azúcar, a miel de brezo y a mermelada de higos. Muestra sabores muy potentes a ciruela pasa, a higo seco y a dátil. De verdad, merece la pena ser catado este vino muy singular pero su enorme cantidad de azúcar residual cansa el paladar. ( PVP : 29,95€ )

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar