Grupo de Cata Mediterráneo

Maridaje septiembre en Auberge de France

 

Los más habituales del grupo de cata Mediterráneo nos citamos este mes de septiembre en el Restaurante Auberge de France para dar buena cuenta de sus exquisitas referencias gastronómicas, al tiempo que aprovechamos para maridar vinos con buena planta que llevábamos para la ocasión. 

Qué os vamos a decir de Auberge de France que ya no sepáis.... Poca cosa. Que siguen apostando por una cocina de calidad, plenamente característica. Todos los comensales que acuden a este restaurante saben lo que van a comer, sin sorpresas, con una carta atemporal. Con un equipo de cocina y sala, excelente.

 

Como siempre nos atendió nuestro amigo el sumiller Juan Gallego, que ya nos estaba sugiriendo plantear nuevas actividades de cata para el otoño. Si visitáis este restaurante acudid a Juan y decidle que vais de nuestra parte. Es un prodigio en la selección del mejor vino.

Para no aburriros mucho, os dejamos con los platos que degustamos junto con los vinos que preparamos para maridarlos:

Comenzamos a chapotear disfrutando de unos aperitivos con un Jerez Fino Maestro Sierra; suave, con notas salinas y muy buena entrada.

Ya en la mesa, comenzó la cena con el Babaroise de Salmón y el Foie Gras de elaboración casera. No soy amigo del salmón, así que no diré nada. Pero del foie sí que soy un fan; en esta restaurante se hace uno de los mejores foies de Alicante, si no el mejor.  Para estos platos franchutes teníamos preparado un par de vinos de la vecina Francia: un Chablis Luis Latour de Borgoña: fresco, amplio en boca, una delicia; y  un vino de Alsacia, Domaine Marcel Deiss, Pinot Gris 2008; que nos supo a gloria bendita, con su untuosidad y sus matices  avainillados, uva poco conocida, un gran vino.

A continuación dimos cuenta de una ensalada tibia de perdiz, muy rica. Junto con un clásico de nuestro amigo Pablo Ossorio de Bodegas Hispano Suizas:  su cava rosado Tamtum Ergo Pinot Noir Brut Nature, una maravilla de la naturaleza, con un sabor largo y persistente.

Nos quedaban dos platos contundentes. Un saquito de chipirones con ajos tiernos y gambitas, excelentemente cocinado, que nos engatusó. Y para finalizar, Chuletón de ternera gallega, de sabor y tersura espectaculares. Muy buena carne en este restaurante, sí señor.  Aquí desplegamos los vinos tintos de la jornada, a saber: Ad Gaude 2004 Monastrell, vino con personalidad y carácter Mediterráneo, en un gran momento de consumo; Gato Negro Cabernet Sauvignon de Bodegas San Pedro (no tengo la añada) un vino chileno muy interesante, que nos gustó a todos, con un buen paso por boca y afrutado; y Pago del Vicario 50-50 Tempranillo Cabernet Sauvignon 2005, que me recordó nuestra visita a esta bodega castellana, un mágnum excepcional, que conservaba un vino goloso, intenso y potente en boca. Todos los vinos estuvieron muy bien tanto con el saquito de chipirones, como con la carne. Mejor con esta última. 

Cerramos con un postre fresco, un sorbete de limón que nos preparó Juan Gallego y con un vino dulce de bandera, conocido por todos Casta Diva Cosecha Miel, un moscatel soberano donde los haya. 

Y así acabó nuestra aventura francesa con Juan Gallego y los amigos del grupo de cata Mediterráneo. Hasta una próxima ocasión.

2012, Alberto Bermejo

Grupo de cata Mediterráneo

 

 

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar