Blog de Eugenio Saenz

La Diva en las termas

No se crean por el título que nos hemos pasado al género de la novela histórica ambientada en la antigua Roma, simplemente es  un juego de palabras para explicar lo que ocurrió a mitades de junio en un pequeño pueblo tarraconense, donde nuestra amada Diva actuó y nos deleitó de nuevo. Tras Vinoble, feria de la que hemos hablado largo y tendido en las últimas entregas, el evento más importante relacionado con el vino que se celebra en España es sin duda la presentación de la añada en curso de Vins Alemanys. Hasta este año solía realizarse el lunes de carnaval en Gerona, pero en el curso todo cambió y pasó a celebrarse a finales de la primavera en el espectacular complejo de las Termes de Montbrió, un gran hotel termal que preside esta pequeña y coqueta localidad cercana a Cambrils.

Nosotros llegamos un día antes para disfrutar un poco de las magníficas instalaciones termales del hotel y por la noche aprovechamos para cenar algo con los bodegueros y con buenos amigos compartiendo algunas botellas que merece la pena destacar. En primer lugar un Gramona Celler Batlle 2000, un cava complejo y de gran estructura, serio y de mucho peso, quizá el rey de los cavas, pero que resultó algo ensombrecido por un espectacular Tarlant Cuvée Prestige 1996, un vino lleno de finuras que le sucedió. Otra pequeña maravilla fue el Bürklin-Wolf Forster Peschstein 2002, un pedazo de vino que nos muestra la riesling más mineral y austera que existe y que con un tiempo en botella resulta siempre una verdadera joya. Tras un par de simplemente curiosos macabeos de Laureano Serres, llegaron los tintos protagonizados por un interesante Abel Mendoza selección 2005, un bastante buen Clos de Vougeot 2002 de Confuron-Cotetidot y un siempre fiable y pletórico Santa Rosa 2001. Pero la traca final llegó cuando nuestro anfitrión abrió tres auténticas joyas divinas como resultaron ser un Reinhold Haart Piesport Goldtröpfchen Spätlese 1997, un JJ Prüm Wehlener Sonnenuhr Auslese 2006 y sobre todo, un trascendental Reichsgraf von Kesselstatt Josephshöfer TBA 1976, uno de esos pocos vinos que consiguieron erizarnos el poco pelo que nos queda. Unas copas, una agradable conversación en la terraza del hotel y como siempre nos dieron las tantas, pero como dicen que sarna con gusto no pica…

Al día siguiente la cita era a las 10 en uno de los salones de hotel. Cada bodega contaba con su propia mesa y se presentaba la añada 2008, una añada considerada como clásica alemana y que se ha caracterizado por una vuelta a niveles más bajos en los azúcares residuales, por unas acideces pronunciadas y una mayor carga mineral en los vinos. Con una poda iniciada por lo general más tarde que en 2007 y un mes de abril frío y húmedo, la presencia de un mayo y junio cálidos le hicieron muy bien a las vides, cuya floración comenzó a mitades de junio. Sin embargo, las tornas climatológicas cambiaron y el resto del verano fue más bien fresco, con tormentas y períodos alternos de frío y calor. La maduración fue algo más lenta que en las últimas añadas, más al estilo de las de antaño, exigiendo incluso varias pasadas en la vendimia para recoger la uvas en su mejor estado de maduración. El perfecto estado sanitario de la uva unido a los fríos extremos de finales de año y principios de 2009, lograron obtener unos vinos de hielo soberbios, de hecho está considerada como la mejor añada eiswein después de la Segunda Guerra Mundial, junto con 1998 y 2002. No ha sido una añada de grandes vinos de botrytis, aunque como es lógico, algunas excepciones ha habido.

Nuestra conclusión siempre en términos generales, es que se trata de una añada donde hay que seleccionar más que en 2007, de vinos más austeros, más minerales, con una mayor y casi necesaria capacidad de guarda. Vinos en general para poner en el fondo de la bodega y olvidarse de ellos por un tiempo, consumiendo antes otras añadas. Pensamos que es una añada prototípica de Kabinett y Spätlese, en especial de Mosela y Nahe, pero bueno, lo cierto es que estos son siempre los vinos que más nos gustan y los que preferimos en casi todas las añadas, pero en esta 2008 resultan tremendamente definidos. Entre los secos nos han gustado algo más los vinos del Mosela y Nahe,  que los de Rheinghau o Pfalz, probablemente estos últimos penalizados por no encontrarse en su mejor momento, no olvidemos que el vino es un ser vivo y que va pasando por sus etapas, al fin y al cabo los secos de Pflaz y en especial de los Bürklin-Wolf han recibido notas y calificaciones altísimas por parte de la crítica especializada internacional. En dulces apenas hemos visto vinos de calidades Auslese y Auslese-GK, BA y TBA, casi todo lo grande ha venido ha sido a través de los siempre especiales eiswein, ya que, como hemos comentado anteriormente, se trata de una de las mejores añadas históricas de los vinos que surgieron del frío.

Y en cuanto a los productores se presentaba una flamante novedad, como son los vinos de Reinhold Haart, uno de los grandes nombres del Mosela. Por el resto, los habituales del portfolio de Vins Alemanys, divididos por zonas y comenzando por Pflaz, Rheinhessen, Rheinghau y finalizando por nuestro amado Mosela. Repasemos pues, productor a productor, los vinos que fuimos catando en el evento, que fueron presentados como siempre por estilos, primero los secos (básicos y GG), después los dulces (Kabinett, Spätlese, Auslese) y finalizando por los superdulces (BA, TBA y Eiswein). Además de la añada 2008, como siempre la organización y los bodegueros nos obsequiaron con vinos de otras añadas, algunos de ellos con el marchamo de legendarios. Al grano, pues.

Weingut Dr Bürklin-Wolf (VDP – Pfalz)

Mucha expectación en la mesa de la estrella del Palatinado, pues su colección seca ha sido catalogada como la mejor de la añada por la crítica especializada, recibiendo unas altísimas calificaciones. Catamos con tranquilidad toda su gama seca, comenzando por su básico Ruppertsberger riesling, segundo vino de su Gaisböhl, los “1er Cru” Hoheburg y Böhlig y sus GG Pechstein, Jesuitengarten y Kirschenstück. Cada uno en su estilo y nivel de calidad, se muestran secos, profundos, austeros y minerales. Da la sensación de que están en un momento de retracción y que necesitan de un tiempo de guarda, pero se les advierte un potencial enorme, algo que se magnifica en Pechstein y Kirschenstück. Son vinos para poner en el fondo de la cava y olvidarse por un gran tiempo de ellos.

En calidades dulces catamos un limpio y equilibrado Forster Riesling Auslese 2008, que nos gustó bastante. No catamos otros ya viejos conocidos como su Pechstein “R” Auslese 89 o el Scheurebe BA del 88.

Weingut A. Christmann (VDP – Pfalz)

Un productor que siempre da que hablar, cuyos vinos no ponen de acuerdo a todo el mundo y menos en una añada tan peculiar como 2008. Sus básicos Gimmeldingen 2008 (2º vino de  Mandelgarten) y Königsbach SC 2007 (2º vino de Idig), se muestran poderosos y minerales, aunque está mucho más hecho el segundo por la añada. Catamos de sus GG el Mandelgarten 2008, seco y austero, ahora algo complicado, confirmando el momento algo cerrado de los vinos secos de Pflaz de esta añada.

En cuanto a los dulces, catamos un Reiterpfad Auslese 2005, con un fantástico paso por boca, lleno de peso y prestancia y el tremendo Idig TBA 2005, que con sus 320 g/l de azúcar y sus 9,8 g/l de acidez resulta todo un miura complicado de lidiar, quizá demasiado esencioso para lo que nos gusta.

Weingut Geheimer Rat Dr. Von Bassermann Jordan (VDP - Pflaz)

Magnífica gama de vinos la ofrecida por este gran productor, que ponemos en muchas ocasiones a la sombra de Bürklin pero que posee una calidad de vinos y viñedos enorme, incluso en esta ocasión resultó ser nuestro preferido en Pflaz y no solamente por la calidad de sus vinos. Comenzamos con sus básicos Forster riesling 2008 y Probus 2007 (2º vino de sus GG), ambos ricos y muy frescos, de fantástica acidez, y siguiendo por sus GG, a saber Freundstück 2008 y Kirchenstück 2008, ambos soberbios, algo duros y austeros, pero mostrando una estructura y una profundidad enormes. Sin duda los secos más satisfactorios de los que probamos de Pfalz, al menos en estos momentos.

En cuanto a los dulces, probamos primero un Hohenmorgen Auslese 2005, maduro, complejo y de gran equilibrio, un delicioso Goldmuskateller Eiswein 2008, fresco, rico, limpio, floral, realmente adictivo y finalizando con un Kirschenstück BA 2008 realmente fantástico, fino, bien balanceado, que nos muestra el igualmente gran nivel de los escasos vinos dulces de la añada. Lo cierto es que 2008 en Bassermann es de lujo, un gran productor sin duda.

Weingut Ökonomierat Rebholz (VDP – Pfalz)

Elaborador siempre interesante y no solo por sus riesling, sino también por sus vinos de otras variedades que suelen tener una calidad bastante elevada. Catamos solamente su gama seca de la añada, comenzando por su básico Riesling trocken 2008, el Von Rotliegenden 2008 (2ª vino de Kastanienbusch) y sus GG, Ganshorn-im sonnenschein 2008, In Sonnenschein 2008 y Kastanienbusch 2008. Son vinos de estilo seco, minerales y especiados, con mucha prestancia y una fantástica acidez. La calidad va in crescendo, llegando a un nivel muy elevado en sus dos últimos vinos, que deben sin duda descansar un largo tiempo antes de ser disfrutados. No catamos esta vez los vinos dulces que aportaron, aunque su tinto Im Sonnenschein “R Oro” 2004, esta vez no nos convenció por su paso por boca algo tosco.

Weingut Wittmann (VDP – Rheinhessen)

Un productor siempre fino, que elabora vinos muy delineados, con mucha expresión de terruño y de una calidad continuamente regular. Aportaron su Westhofener riesling trocken 2008, limpio y poderoso y su GG Morstein 2005, un vino de gran fondo mineral y deliciosa untuosidad.

En calidades dulces catamos un encantadoramente floral Morstein Spätlese 2008 y un Morstein Auslese 2007, de enorme balance entre dulzor y acidez. La traca final llegó con un viejo conocido de otras añadas, un Albalonga Beerenauslese 2008, rico, con peso y prestancia, un gran vino. Recordemos que Albalonga es un doble cruce entre riesling y sylvaner. Un vino este último realmente interesante si se quiere probar una calidad superdulce a un precio bastante contenido para lo estilado en estos niveles.

Weingut Georg Breuer (Rheingau)

La gran referencia en Rheingau siempre crea expectación y casi siempre convence por la enorme calidad de sus creaciones, algo que en este 2008 no ha sido una excepción. De su gama seca probamos su básico Rüdesheim Estate 2008, muy fresco y delineado y su Terra Montosa 2008, de parecidos registros pero ofreciendo mayor prestancia. En cuanto a sus Grand Cru, lo cierto es que tanto su Nonnemberg 2008, como su Berg Schlossberg 2008 eran fieles representantes de la añada, austeros, finos, minerales, muy definidos, pero mostrando una gran clase y un mayor equilibrio que los secos de Pflaz. El Berg de esta añada es de los buenos, aunque cada vez que recordamos el 2007…

Entre sus dulces dos referencias, una que nos entusiasmó y otra que no tanto. La primera resultó ser un salvaje Berg Schlossberg Auslese-GK 2008, una auténtica pasada de vino que nos recordó al 2003, aunque obviamente en registros diferentes, pero nos recordó por su brutal calidad. La referencia que no nos gustó tanto fue un Nonnemberg BA 2002, algo pasado de vueltas para ser un vino tan joven, no sabemos si es que la añada no ha sido propicia o que nos tocó una botella “tonta”. En cualquier caso y como es de ley, los vinos de Breuer siempre están entre los mejores.

Weingut Peter Jakob  Kühn (VDP – Rheinghau)

Productor que va poco a poco asentándose tras su paso a cultivo biodinámico y del que esta vez nos gustaron mucho sus dulces, realmente equilibrados. Entre sus secos catamos su básico Quarzit 2008 y su Grand Cru Doosberg 2008 y lo cierto es que no terminaron por convencernos quizá por su excesivo amargor final, estaban algo faltos de ensamblaje.

Sin embargo otras sensaciones nos llegaron con la cata de su Lenchen Spätlese 2008 y en especial de su St. Nikolaus Auslese 2008, dos vinos ricos, con buena acidez, concentrados, con un paso por boca delicioso. Y otro que nos encantó igualmente fue Lenchen BA 2008, perfectamente balanceado y de final muy cítrico. Muy buenos dulces.

Weingut Hermann Dönnhoff (VDP – Nahe)

El maestro siempre es el maestro y en esta añada sigue sin defraudar. Este hombre no falla prácticamente nunca y forma junto con Emrich un tándem de verdadero lujo mundial en Nahe. De su colección seca comenzamos con Tonschiefer 2008, continuando con sus GG Dellchen 2008 y Hermannshöhle 2008. Todos finos, austeros, secos, minerales, profundos y cada uno mostrando su particular impronta. El Hermannshöhle de este año es uno de los grandes, pero habrá que ser paciente con el sacacorchos.

Pero la “mascletá” llega con sus dulces, que en este 2008 son de agárrate y no te menees. Brücke Spätlese 2008 es puro equilibrio y armonía y Hermannshöhle Spätlese 2008 muestra una seriedad arrasadora, lleno de acidez y balance. Dos auténticos torpedos en la línea de flotación. Y nos dejamos la bomba para el final, porque su Brücke Eiswein 2008 es para hacerle un monumento, un vino mineral, concentrado, salvaje dentro de su armonía, grande de verdad. Uno de los mejores eiswein que hemos catado jamás. Surgió el debate sobre cuál nos gustó más, si el de Emrich o este y lo cierto es que cuando hablas de vinos que rozan el 10 sobre 10 los matices son mínimos. ¡Los dos, por favor!

Weingut Emrich Schönleber (VDP – Nahe)

En los últimos años hemos presenciado el ascenso en calidad de este productor y lo cierto es que está a la altura del mismísimo maestro y en el Olimpo de los grandes productores de Alemania. Su colección seca incluso nos pareció algo superior a la del propio Dönnhoff, con sus básicos Lenz 2008 (2º vino de Frünlingsplätzchen) y Mineral 2008 (2º vino de Halenberg) llenos de armonía y equilibrio, dos vinos para comprar por cajas. Sus GG resultaron igualmente soberbios, con su Frünlingsplätzchen 2008 y el Halenberg 2008, vinos concentrados, profundos, de finísima mineralidad. Nos gustó algo más el segundo en esta ocasión. Tremenda gama seca en 2008.

Sus dulces quizá estaban algo por debajo de los de Dönnhoff, pero en un nivel de calidad elevadísimo. Así pues sus Frünlingsplätzchen Spätlese 2008, Halenberg Spätlese 2008 y Halenberg Auslese 2008 resultaron ser vinos de perfecto balance, con finura y transparente mineralidad, vinos de verdadero disfrute. Y con el Halenberg Eiswein 2008, las sensaciones de los vinos más grandes del mundo volvieron a nuestros sentidos. Uno de esos vinos que hacen posible lo que parece imposible. Una joya.

Weingut Grans-Fassian (VDP – Mosel-Saar-Ruwer)

Un productor siempre fino, con calidad, que año tras año nos ofrece vinos con una gran carga de terruño y delicadeza. Comenzamos con su básico Mineralschifier 2008 y por su GG Hoberger 2008 en gamas secas, vinos cítricos, de marcada acidez, delicados y muy transparentes.

En gamas dulces catamos su Trittenheimer Kabinett 2008, un vino todo frescura y encanto y el Goldtröfchen spätlese 2005, rico, con estilo y de final austero. Para el final nos tenían reservada una maravilla como es su Eiswein-GK 1995, al que la botella le ha otorgado una complejidad realmente superior, con estos inequívocos toques de hidrocarburos y frutas maduras de los grandes riesling con años. Pena que no llevaran el estratosférico 5 estrellas 2001 del pasado año, pero nos tememos que está agotado.

Weingut Fritz Haag (VDP –Mosel-Saar-Ruwer)

¿Les hemos comentado alguna vez que Haag es nuestra debilidad en Mosela? ¿Y que sus vinos son la elegancia personificada y auténticos prototipos de lo que entendemos que tiene que ser un riesling?  Pues en 2008 el mito continúa. Incluso su Juffer Sonnenuhr GG 2008 seco, nos pareció algo mejor que 2007, fino, profundo, seco y concentrado.

Pero la estrella de la casa son las calidades dulces y así su Juffer Sonnenuhr Spätlese 2008 y el Juffer Sonnenuhr Auslese 2008 son dos vinos tremendos, de un equilibrio y balance perfectos, llenos de frescura, profundidad y encanto. Dos vinazos. Y para rematar la faena se sirvieron un Juffer Sonnenuhr Auslese-GK 2006, que estuvo entre lo mejor del evento, uno de esos vinos que consideramos modélicos en su estilo, además de un Juffer Sonnenuhr BA 2005, con esa elegancia intrínseca de los grandes productos de la casa. Una vez más, una bodega de referencia y un modelo a seguir.

Weingut Reinhold Haart (VDP – Mosel-Saar-Ruwer)

La novedad del evento, se trata de un mítico productor de la zona que se incorpora al portfolio de Vins Alemanys. Y sus vinos desde luego que no desmerecen. Presentaron dos secos, a saber el básico Haart to heart 2008 y el GG Piesport Goldtröpfchen 2008, vinos de un gran nivel, cítricos y minerales, frescos y definidos.

En los dulces catamos las dos versiones de Goldtröpchen 2008, un Kabinett y un Spätlese, dos vinos de corte austero y con elegancia, llenos de transparencia y carga de terroir. Lo cierto es que son vinos de un nivel muy aceptable y ofrecidos en una gama de precios muy competitiva. Un productor que debuta en estos “saraos” con todos los honores.

Weingut Heymann-Löwenstein (VDP – Mosel-Saar-Ruwer)

Como siempre de un enorme interés la gama de este productor, vinos tremendamente personales, con una trasparencia de sus terruños de origen que muy pocos consiguen. Su gama seca es su fuerte y catamos su básico Schifierterrassen 2008, además del Grand Cru Röttgen 2008, vinos de gran prestancia y mejor definición. Pero el gran atractivo que nos ofrecían resultó sin duda la “minivertical” de su vino estrella, el Uhlen “R”, en añadas 2005, 2007 y 2008. Vinos que nos muestran el estilo de este loco de los terruños, con una personalidad arrolladora. El 2007 salió claramente vencedor, se trata sin duda de uno de los mejores riesling secos que podemos encontrarnos.

En gamas dulces catamos solamente un Uhlen “R” BA 2005 que sencillamente nos fascinó por su tremendo balance y por su ligereza. Sin duda el mejor dulce que hemos catado de este productor, uno de los más interesantes de Alemania, aunque no sea del gusto de todo el mundo.

Weingut Reichsgraf Von Kesslestatt (VDP – Mosel-Saar-Ruwer)

Productor siempre prolífico, con un buen número de vinos presentados, manteniendo siempre un elevado nivel de calidad, aunque la añada 2008 no parece de momento su mejor colección. Catamos sus dos GG, el monopole Josephshöfer 2008 y el Scharzhofberger 2008, ambos en un momento algo raro, con un amargor final bastante marcado.

Otra cosa son indudablemente sus finísimos Kabinett de los dos pagos anteriormente citados, dos kabinett prototípicos del Mosela, llenos de ligereza, mineralidad y frescura. De otras añadas catamos su excelente Scharzhofberger Auslese-GK 2006, un auténtico vinazo que corrobora la calidad de la añada 2006 en dulces del Mosela. Y otro valor seguro que habíamos catado otros años y este repetimos es Nies’chen Eiswein 2002, un gran vino lleno de profundidad y equilibrio. Una joyita.

Schubert’sche Gutsverwaltung – Maximin Grünhaus (Mosel-Saar-Ruwer)

La encantadora hija de Carl Von Schubert servía y presentaba los vinos de esta soberbia bodega, una de nuestras referencias en la zona, con vinos de una gran clase año tras año. En sus gamas secas catamos su básico Maximin Grünhauser Riesling 2008, además de su Abtsberg “superior” 2008, dos vinos llenos de limpieza y mineralidad, realmente deliciosos.

Pero lo que más nos gusta de este productor son sus gamas dulces, vinos de verdadera clase, vinos de gran categoría. Aquí catamos los Kabinett, Spätlese y Auslese 2008 de Abtsberg, un viñedo que nos tiene conquistados por su inmejorable trasparencia mineral y por la gran estructura y capacidad de envejecimiento de sus vinos, que por otra parte tienen el atractivo de un precio muy aquilatado para su nivel. Abtsberg es una elección segura para disfrutar de un gran riesling. Como traca final disfrutamos de uno de los magníficos vinos de hielo de la añada, un Herremberg Eiswein 2008, un vino con una limpieza que roza la perfección y que puede ser una magnífica opción para disfrutar de uno de los grandes vinos de la añada sin vaciarnos la cartera. Lo dicho, un productor que siempre figura entre nuestras compras.

Weingut Joh. Jos. Prüm (VDP – Mosel-Saar-Ruwer)

Otro de los más grandes del Mosela y de toda Alemania, sus vinos siempre están rodeados de polémica por su poca amabilidad de jóvenes, pero podemos asegurar que envejecen como ninguno, con lo que resultan ideales para los que puedan realizar largas guardas. De la añada en curso catamos solamente calidades dulces, con su Wehlener Sonnenuhr Kabinett y Auslese 2008 y su Graacher Himmelreich Spätlese 2008, vinos que sin duda nos muestran el estilo del productor, aunque es cierto que este año parecen algo más domados en su juventud, con grandes dosis de mineralidad y trasparencia. Pero no dejan de ser vinos de guarda.

Otra cosa es sin duda esa joya llamada Wehlener Sonnenuhr Aulsese-GK 1998, un vino que ya comienza a estar disfrutable y que supone lo que debe ser un Auslese del Mosela, una maravilla llena de múltiples matices y con una acidez en boca que asusta. Grandísimo productor.

Weingut Egon Müller – Scharzhofberger (VDP – Mosel-Saar-Ruwer)

Y, cómo no, finalizamos con el Dios del Riesling, el más grande, el mejor. Sus vinos son, sencillamente, otra cosa. Solo presentó de la añada en curso el Scharzhofberger Kabinett 2008, nervioso, mineral, profundo, de enorme acidez, para guardar. No presentó el Spätlese, por lo visto agotado en el importador y tampoco su Auslese, que debido a la mínima producción ha ido todo destinado a subasta.

Pero no nos quedamos huérfanos de Müller, ya que nos sirvieron un soberbio Scharzhofberger Spätlese 1990, vino ya maduro, con esa increíble nariz que muestran estos vinos con algunos años, además del verdaderamente antológico Scharzhofberger Auslese 2003, uno de esos vinos que había que degustar con tranquilidad y mesura, un vino de añada cálida, que ya puede comenzar a consumirse y que nos muestra una riesling casi perfecta, con una definición del terruño que solamente este productor puede conseguir. Un mito.

Una vez finalizada esta intensa presentación de casi 6 horas, nos dirigimos al restaurante La Fonda Emilio para reponer fuerzas y tras una tarde tranquila y lluviosa picamos algo en el hotel y viendo el partido del mundial bajaron varios de los bodegueros alemanes con algunas de las botellas que sobraron de la cata, botellas que tuvieron la gran amabilidad de compartir con nosotros. Un momento sin duda de lujo, un entorno de camaradería y buen ambiente alrededor de la Diva, en esta ocasión en las termas. Damos las gracias por tanto a Vins Alemanys y a Vinialia por habernos invitado un año más a este evento, que sin duda consideramos como uno de los más importantes que tenemos en la España vinícola. Y que siga así por muchos años.

Un saludo,

Eugenio Sáenz de Miera Arnau

(EuSaenz)

  1. #1

    Dani C.

    Eugenio, poco más se puede añadir a todo lo que has dicho ya.

    Pudimos disfrutar de grandes vinos y mejor compañía.
    Saludos
    Dani

  2. #3

    EuSaenz

    en respuesta a Dani C.
    Ver mensaje de Dani C.

    Sí señor, uno de los grandes eventos del vino que tenemos en España, todo un lujo. Lo pasamos muy bien.

    Saludos,
    Eugenio.

  3. #4

    EuSaenz

    en respuesta a Francescf
    Ver mensaje de Francescf

    Bueno Francesc, lo que hay que hacer es practicar y beber mucho riesling, que por lo menos todavía se pueden encontrar vinos muy buenos a precio bastante comedido. Me alegra que os haya gustado la crónica, me lleva un buen tiempo prepararlas…

    Saludos,
    Eugenio.

  4. #5

    Francescf

    en respuesta a EuSaenz
    Ver mensaje de EuSaenz

    Tengo la suerte de contar con HerrDirektor como asesor en vinos alemanes. Aunque me decanto más hacia los BA, TBA y vinos de hielo, su precio hace que me lo tome con mucha calma :-)

    Ciertamente, tu crónica me ha hecho pasar un muy buen rato. Lástima no haber coincidido. Yo estuve en Reus el sábado.

    Saludos.

  5. #6

    EuSaenz

    en respuesta a Francescf
    Ver mensaje de Francescf

    El Herr es un monstruo, así que deja que te asesore bien. ;-)

    Por mi parte te sugiero que vayas catando vinos de calidades Kabinett o Spätlese, algunos son fantásticos y por sus precios pueden tomarse en cualquier momento del año, aunque ahora en verano son insustituibles. O los "básicos" secos. Nosotros llegamos el domingo, aunque de turismo solo nos dio tiempo a dar una vuelta por Montbrió el lunes por la tarde y comprar aceite de la cooperativa, que me soplaron que es extraordinario.

    Un saludo,
    Eugenio.

  6. #7

    HerrDirektor

    en respuesta a EuSaenz
    Ver mensaje de EuSaenz

    Gracias Eugenio, lo de monstruo imagino que lo dices por lo feo que soy, lo entiendo, estoy acostumbrado ya a oirlo de Antoliano! :-)

    Para mí esta 2008 tiene muchos puntos de interés. El problema es que vamos buscando siempre vinos accesibles y los de esta añada no lo son, a excepción de algunos básicos y de la fabulosa colección de kabinette y spätlesen. Otras añadas más cálidas como 2005 se mostraron más accesibles desde un inicio pero también hay que decirlo, quizás no aptas para su consumo tampoco en aquel momento (ahora ya sí) por el extra de alcohol que tenían muchos de sus vinos. La 2006 gustó a no iniciados por su accesibilidad y su fruta muy madura pero en cambio algunos de los vinos, de la zona de Pfalz, adolecían de los niveles de acidez que particularmente me gustan.

    Los GG de 2008 que más prometen (particularmente me refiero a la tríada del pueblo de Forst de Bürklin: Kirchenstück, Jesuitengarten y Pechstein) andan ahora un tanto austeros y cerrados, no hay que tener prisa por consumirlos, pero yo diría que sí por "atesorarlos", volveremos a hablar de ellos y muy bien de aquí a 5 añitos. Hace unos meses estaban mucho más accesibles pero a diferencia de la atípica 2007, en esta 2008 (como en 2006, 2005, 2004, 2002, 2001 y anteriores) se aprecia ya el ciclo de "hibernación" de los mismos, ya "explotarán"! mientras tanto bebamos lo accesible que hay mucho todavía!

    Si una región me sorprendió muy gratamente fue Rheingau y dentro de ella, por primera vez la colección presentada de Peter Jakob Kühn rozó un muy alto nivel: desde su básico Quarzit, su Erste Gewächs Doosberg así como sus dulces: el más notable y además exclusivo para el mercado español, el Auslese de St.Niklaus.

    Respecto a los vinos aportados del día anterior: con el Reinhold Haart Goldtröpchen Spätlese 1997 quise mostrar la frescura y franca evolución que tiene un spätlese con 13 años a cuesta. Reinhold Haart es una bodega pequeña pero sabe como pocos trabajar los vinos de ese pago y más concretamente los de Domherr, el corazón de Goltröpchen. Del Auslese de Prüm, aún y sabiendo de su tremenda juventud, creo que fue un ejemplo de lo bien que están evolucionando los botrytizados de Mosel del 2006 (año criticado de forma generalista muy injustamente) y el TBA de 1976 fue un claro ejemplo de una añada cálida bien resuelta por R.von Kesselstatt, otra añada polémica, de canícula extrema como lo fue 2003 y más lejos en el recuerdo 1959.

    Saludos!

  7. #8

    EuSaenz

    en respuesta a HerrDirektor
    Ver mensaje de HerrDirektor

    Bueno, ya sabes que el calificativo de "mostruo" puede ser utilizado para múltiples menesteres, entre otros el físico y el químico…

    Gracias por tu completa intervención, pienso más o menos igual que tú en el sentido de que 2008 es una añada de guarda y lo mejor es beber ahora otras más accesibles, y que ha habido cosas realmente buenas. Me centraré más en Kabinett y Spätlese que en secos, pero bueno, eso ya sabes que lo hago con todas las añadas pues sin mis preferidos.

    Un saludo,
    Eugenio.

  8. #9

    cabarrocas

    Soo darte las gracias por tan magnifica crónica Eugenio.

  9. #10

    EuSaenz

    en respuesta a cabarrocas
    Ver mensaje de cabarrocas

    De nada, y gracias a ti por leerme.

    Un saludo,
    Eugenio.

  10. #11

    saguibial

    Unicamente felicitarte por tu excelente exposicion de los Riesling 2008.Tu opinion me merece un gran respeto y me baso en ella a la hora de escoger a los diversos Viticultores.
    Saludos y un abrazo.
    Alejandro

  11. #12

    EuSaenz

    en respuesta a saguibial
    Ver mensaje de saguibial

    Muchas gracias Alejandro, de todas formas si algún vino que recomiende no te gusta, tienes que reclamar al maestro armero -léase Herrdirektor ;-) –

    En serio, me alegro de que te haya gustado el artículo, lo pasamos muy bien ese fin de semana por Tarragona.

    Saludos,
    Eugenio.

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar