Blog de Eugenio Saenz

Heretat Mas Tinell, cavas gastronómicos

El cava está pasando por el que probablemente es el mejor momento de su historia. Asentado como el gran espumoso mediterráneo, la calidad media de los vinos es cada vez mayor y además de las grandes casas consolidadas lo cierto es que van apareciendo un montón de pequeños productores más familiares que cuidan la calidad de un producto enormemente fiable y que es parte vital en nuestras exportaciones al extranjero. Bajo nuestro de vista podemos afirmar sin temor a equivocarnos, que en la franja entre 10 y 30 euros es probablemente el espumoso donde más calidad y más regularidad en la calidad percibimos de todo el planeta vino.

Y si bien es cierto que somos orgullosos y confesos adictos al champagne, no es menos cierto es que bebemos y apreciamos el cava de calidad como uno de nuestros mejores vinos, considerando además de su nivel intrínseco su versatilidad en la mesa, constituyéndose en un vino meramente gastronómico. En nuestro afán por probar y conocer tantos vinos como nos sea posible, durante este verano hemos tenido la ocasión de catar todos los cavas que forman la gama de Heretat Mas Tinell, una gama que nos ha sorprendido tan gratamente y para bien, que hemos decidido comentarla en este espacio dedicado al disfrute vinícola.

Mas Tinell es una de las bodegas importantes en la zona de Villafranca del Penedés, que además está trabajando bien el filón el enoturismo con la construcción de un centro y un hotel que indudablemente darán que hablar a partir del próximo año con motivo de su inauguración. Además de los 5 cavas de los que hoy hablaremos, elaboran una serie de vinos tranquilos con distintas variedades de la zona y foráneas, de los que probamos el Mas Tinell Chardonnay 2011, un vino elaborado en inox y que se mostró fresco y accesible, sencillo y fácil de beber, aunque se nos quedó algo corto comparado con los cavas. En cuanto a estos últimos, vayamos repasando las sensaciones que nos plasmaron.

Mas Tinell Brut Real Reserva 

Elaborado con las tres variedades tradicionales del cava casi con un tercio cada una, macabeo o viura que aporta equilibrio y acidez,  xarel-lo que aporta su cuerpo y consistencia y por último la parellada, que aporta frescor y finura, se trata de un vino de reserva y por tanto su crianza mínima en rimas es de 3 años. Es el cava de mayor comercialización de la bodega (algo más de 200.000 botellas) y el “dosage” está sobre los 8,5 g/l.

Se trata de un vino de gran equilibrio y frescor, sencillo pero no aburrido, de trago fácil y francamente amigable, que puede ser bien tomado como aperitivo o como acompañante de comidas ligeras, un cava de gama básica y precio aquilatado cuya calidad no desmerece y nos da la idea del buen nivel general de la gama. Muy recomendable en su categoría de cavas accesibles.

Mas Tinell Brut Nature Real Gran Reserva 2005

Aquí el coupage varía un poco, tenemos las tres variedades aunque con un porcentaje mayor de xarel-lo (sobre el 40%) y un poco de chardonnay. Se trata de un Gran Reserva, con un mínimo de 48 meses de crianza en rimas, siendo este de la añada 2005. El dosage es de brut nature, poco más de 2 g/l.

Este vino es un paso adelante con respecto al anterior, se aprecia una mayor complejidad en nariz así como un mayor peso en boca, es un vino serio, con acidez, cremoso, redondo, muy placentero por su buena integración carbónica, de nuevo un cava francamente atractivo en su gama, un vino de muy buena calidad que bajo nuestro punto de vista hace merecer la pena el sobreprecio de más con respecto al reserva básico.

Mas Tinell Brut Rosé 2007

El rosé es quizá el vino que más nos sorprendió de  la gama. Se trata de un varietal del trepat, una variedad de la zona que aporta toques muy herbáceos y de monte bajo. Con tres años de crianza en rimas y un dosage de 5,8 g/l.

Hablamos de un vino deliciosamente gastronómico por su equilibrio de registros, con una nariz limpia, herbácea y frutal y un paso por boca lleno de frescura, acidez y ligereza, uno de esos vinos que da gusto beber por su ausencia de aristas y cuya acidez es un perfecto contrapunto en especial para comidas grasas, limpiando la boca y preparándola para el siguiente bocado. Lo único es que se termina antes de la comida, por lo que resulta más recomendable un mágnum, aunque creemos que no lo embotellan en este formato. De los mejores cavas rosados que hemos probado y un vino que gustará a todo el mundo.

Mas Tinell Carpe Diem Reserva Especial 2006

Un vino que la casa elabora en las añadas que considera más adecuadas y cuyo tiempo de crianza varía según sus características. Elaborado con xarel-lo, parellada y chardonnay, es un brut nature con apenas 2,9 g/l de dosage.­

Se trata de un vino muy bien balanceado, con una nariz compleja y que muestra incluso toques de mineralidad, expresando cierta transparencia de terruño, algo que se confirma con un paso por boca sumamente placentero, equilibrado y cremoso, dejando de nuevo esas sensaciones minerales en el final. Quizá es el cava más personal de la gama, el vino que es capaz de mostrar más elegancia y limpieza. Fino y con estilo, uno de esos cavas para quedar siempre bien.

Mas Tinell Cristina Gran Reserva 2006

La gama alta de cavas de la casa lleva el nombre de la Infanta Cristina, algo que en estos momentos no sabemos si puede ser una buena estrategia comercial o no. En cualquier caso, aquí hablamos solo de vino y estamos ante un cava elaborado a partir de las tres variedades clásicas más chardonnay, con una pequeña parte del xarel-lo fermentada en barrica. Cinco años mínimo de crianza en botella. Tiene en torno a los 3,4 g/l de dosage.

Esa mínima parte en barrica y el tiempo de crianza hacen que este sea el cava más potente, complejo y estructurado de la casa, un vino de gran prestancia, con una nariz que desarrolla múltiples capas incluso con ligeros ahumados y especiados, siendo en boca un vino poderoso y con peso, pero siempre compensado por su acidez y con esa magnífica integración carbónica norma en los espumosos de la casa. Podemos situar a este cava entre los mejores que conocemos, ya que muestra un magnífico balance entre frescura y complejidad, con ese toque vinoso de los cavas más maduros.

Así pues, debemos destacar el buen nivel de la gama de cavas de Mas Tinell, vinos que nos han parecido cortados por un patrón gastronómico y placentero, que nos han parecido magníficos en la mesa por su acidez, equilibrio e integración carbónica, vinos que se beben de maravilla sin renunciar a una calidad tanto en la materia prima como en la elaboración, sin duda una casa cavista para tener en cuenta. Y sobre todo buenos vinos y a precios asequibles. Que los disfruten.

Un saludo,

Eugenio Sáenz de Miera Arnau

(EuSaenz)

 

 

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar