Almirez 2011

Vino Almirez 2011

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
94
Puntuación Media:
8,8
Calidad-precio:
8,3

Bodega: Teso de la Monja
D.O./Zona: D.O. Toro
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 14,50%
Varietales: Tinta de Toro
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Las uvas se despalillaron y maceraron y fermentaron posteriormente a temperatura controlada. La fermentación maloláctica se realizó en barricas (30% en barricas nuevas). Se crió en barricas de roble francés, nuevas (30%) y de un vino (70%), durante 12 meses.

Varietales: Tinta de Toro

Consumo: 2013 - 2019

Envejecimiento: Intervalo de consumo recomendable: 2013 - 2019.

9 Opiniones de Almirez

Vino encerrado en una botella borgoñona que está vestida con una etiqueta de diseño moderno y en la que predomina el color marrón y el oro. Correcto y de calidad el corcho que la cierra, significando la añada y muy tintado la cara que está en contacto con el vino.

     A la vista un color rojo picota y granatoso. Limpio y brillante. Muy buena, abundante, gruesa y lenta lágrima en su carrera por el cáliz de la copa al que tinta muy ligeramente. De capa alta. Ribete rubí.

     En nariz frutas rojas y negras del bosque maduras con incipientes notas de pasificación. Elegante y debil madera de su crianza a copa parada. Aireada la copa surgen sus frutas con potencia. Notas balsámicas y leves de pimienta negra.

     En boca es donde mejor se expresa. Está muy elegante, domado, sedoso, manteniendo volumen y carnosidad. Muy frutal y con los taninos domados. Con la madera en segundo término. Mantiene una acidez que le puede dar 2-3 años en perfecta forma pues están apareciendo notas de terciarios. Ahora, te invita a beber y beber. Elegante y sedoso paso de boca. Es un vino muy largo. Me da una permanencia de 3,30 minutos.

      Un vino que está en su punto óptimo de consumo.

 

Con cuerpo sí, pero no agresivo. La tanicidad actual está pulida, madura y muy marcada convirtiéndolo en un vino poderoso, Toro que envuelve y muestra un recorrido largo y frutal. En nariz es goloso, especiado, fruta compotada, ha integrado su crianza en barrica con la fruta

A la vista se presenta este "toro" con un color cereza picota con reflejos violáceos .Limpio y muy brillante y de capa alta. En vinosyplatosfueradecarta.blogspot.com.es destacamos sus aromas son elegantes, muchas notas especiadas aportadas por 12 meses en barricas de roble francés, matices de vainilla, cafés, chocolates, sobre un fondo frutal de fresas, frambuesas. Agradable equilibrio de aromas que lo hacen un vino elegante en nariz. En boca de paso agradable, rápido y aterciopelado, de volumen medio,con un final goloso y un punto amargo, con una acidez perfecta, los taninos están mas integrados que en anteriores catas. No lo veo tan amplio en boca, quizás algo más estrecho. puede que sea con esos taninos mas domados. Es un vino sabroso con una retro nasal llena de aromas terciarios (chocolate, maderas muy bien integradas (tostados). Un conjunto se sensaciones muy amplias. un vino fácil de beber, como hay muchos en el mercado pero con una gran calidad en sus aromas y un agradable paso en boca. Un vino que desmitifica a ese vino de toro que sin comida no hay manera de beberlo. Post gusto frutal y goloso aunque y este seria el único pero lo catalogo como medio.
Intentaremos catarlo el año que viene otra vez....si alguien deja alguna botella en la tienda.

Picota de ribete purpura. Capa alta.
Aromas verdes, cacao y especias dulces.
Nariz de poca intensidad de inicio.
En boca es potente, sabroso, tánico.
Predominan los cacaos, torrefactos, cafe...
Necesita doma pero aun así está menos duro de lo que esperaba.
Le doy un tiempo aireándose:
Tiene toques dulces y a cacao. Está redondito y equilibrado.
Pero le falta fruta, tanto en nariz como en boca.
Lo cato 48 horas despues de abierto y sigue igual pero con menor intensidad.
Demasiado flojito y redondito este Toro del 2011.
Quiero pensar que será la botella puesto que hace un año lo caté y estaba como indican los anteriores comentarios.
Aun tengo dos botellas más para salir de dudas.

Vino color picota madura con ribete amoratado, capa alta, bien cubierto, limpio, brillante y lágrima abundante, densa y tintada.
En nariz con buena intensidad, notas de frutos rojos, cerezas, fresones, ciruelas y frambuesas, en compañía de especias, tanto dulces como clavo de olor, notas de monte y cacao, expresivo, bien definido y perfumado. Un vinazo.
El paso por boca, potente, con cuerpo, concentrado, amplio, con volumen, bien hecho, largo recorrido, bien constituido, afrutado, tostados y especias, buena acidez, equilibrado y un tanino aterciopelado y maduro. Muy bueno.
Retronasal, afrutada.
Postgusto, largo, franco y muy bueno.

Esta segunda botella la catamos tras abrirla y permanecer cuatro días al vacío. La servimos a 18°C.

VISTA: Rojo picota de ribete violáceo muy intenso. De lágrima abundante y fina, poco densa y tintada.

NARIZ: A copa parada afloran (esta vez si lo aprecio) notas claras de fruta roja muy madura, como mermelada de moras y se mantiene ese aroma embriagador de violetas. Al agitar surgen las notas de sotobosque, ortigas, hinojo y menta. Los especiados de pimienta están en segundo plano así como unos terciarios de tabaco y cueros. Finalmente me llega de nuevo ese recuerdo tan característico a after-eight. De intensidad considerable, tiene una nariz portentosa y muy compleja.

BOCA: El paso por boca es extraordinario, potente, amplio. La acidez es media-alta y los taninos siguen presentes, aunque los percibo algo más pulidos que mi recuerdo de la primera botella. En post-gusto es goloso, incluso algo dulzón y en retronasal es una auténtica gozada: notas de torrefactos y tabaco, cacao y mentolados enriqueciendo el conjunto, todo ello conjugándose con especiados de vainilla y unos cítricos de pomelo que me sorprenden gratamente. También aprecio esta vez una mineralidad, como a tinta china, bastante clara. De persistencia larga, de más de un minuto. Es una delicia de vino, poderoso, con una fruta madura y un carácter mineral que no aprecie en la primera cata y que no hacen sino enriquecerlo. Con mucho futuro por delante.

De sobresaliente, incluso le subo mi anterior nota. He apreciado una mejoría en boca, con toda seguridad influenciado por un ambiente propicio, mucho más tranquilo que en la anterior botella (en un restaurante). Por otro lado, esos días abierto y conservado al vacío le han sentado fenomenal.

Sin duda un muy buen Toro , merecedor de las calificaciones obtenidas en las guías aunque sigo opinando que en tres o cuatro años estará en su clímax.

La RCP la mantengo en muy buena obviamente.

Esta vez se maridó con unas chuletas de cabritillo adobadas durante dos horas con un masala casero a base de cardamomo, cilantro en polvo, ajitos, chilly rojo picante, mostaza con semillas y unos "pickles" de mango verde fermentado. De acompañamiento un queso manchego muy curado. Sensacional cena y mejor vino.

Color picota oscura, menisco violáceo, limpio, brillante, capa alta, lágrima abundante, densa y tintada.
En nariz tiene buena intensidad y complejidad, hay fruta negra y roja en mermelada, café, regaliz, chocolate, tostados, especias, vainilla, notas finales de balsámicos y cierta mineralidad.
En boca es potente, buen cuerpo, inicio con leve astringencia que mejora, hay mucha fruta negra sobremadura, buena acidez y buenos apuntes de maderas nobles; persistencia final buena.

Un vino que aún mejorará con un poco de botella.

Nos guardamos este prometedor vino de Toro, Almirez 2011 (Bodegas Teso la Monja de la familia Eguren / Sierra Cantabria) para rematar una comida que empezó con un 904 del 2001 y siguió con un Prado Enea del 2004. Consideramos que era el más adecuado por su estructura para maridar una buena carne de buey.

VISTA: Color rojo picota de capa alta, con un sugerente ribete amoratado, de lágrima abundante y ligeramente tintada.

NARIZ: De intensidad alta. A copa parada aparecen unas agradables notas florales de violetas y al agitar, claros aromas especiados de clavo y pimienta negra. Finalmente me sorprenden recuerdos de toffee y mentolados de after eight. Compleja y potente nariz.

BOCA: Entrada poderosa. De acidez media y taninos aún por pulir. Muy carnoso, con un cuerpo muy bien estructurado y muchísimo potencial de envejecimiento. En retronasal se aprecian chocolates y torrefactos con una notable presencia de la madera. De persistencia muy larga.

Sin duda creo que es pronto para beber este vino y que sería preferible darle más botella hasta que se domen un poco esos taninos. En unos tres o cuatro años estará en su óptimo momento de consumo aunque sigue siendo un vino excelente en el momento actual. Quedó por detrás del 904 y del Prado Enea por poca diferencia. Como una cachorro de tigre...hay que domarlo y se convertirá en una preciosa fiera.

Se que difiero de la cata que aparece abajo, pero en esta botella no aprecié la fruta y los taninos me parecieron muy vivos, sin pulir, pero esto del vino es así. Decir que fue el tercer vino catado después de dos platazos...je,je.

La RCP es muy buena pues costó menos de 15 euros.

Este monovarietal de tinta de Toro zamorano fue maridado con el plato estrella de la comida, un exquisito chuletón de buey a las brasas de unos 700 grs que nuestro amigo Jovi nos dejó en su punto. Este potente Almirez 2011 fue el perfecto acompañamiento para domesticar tan colosal pieza de carne. Fantástico maridaje, si señor !!

  • Almirez 2011 (Toro)

Monovarietal de Tinta de Toro con una crianza de 12 meses en barricas de roble francés.
A la vista intenso color cereza picota muy oscuro de capa alta y ribete granate, lágrima densa, lenta y muy abundante que tinta la copa.
En nariz es realmente fantástico, dominio de la fruta roja intensa, madura, fresas, recuerdos especiados, vainilla, regaliz, café, fantásticas sensaciones cremosas, lácticas, madera perfectamente integrada, con agradables tostados muy sutiles y elegantes, fondo mineral, un vino de gran intensidad y una expresividad extraordinaria.
En boca es muy potente e intenso, muy amplio, con carácter, gran abanico de sensaciones, muy marcado por la fruta, muy cremoso, balsámico, con volumen, profundo, sedoso, un vino de gran recorrido, con una buena acidez y unos taninos pulidos y muy agradables, muy persistente y un final larguísimo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar