Blog de Verema.com

Cata 10 años de Santa Rosa en L'Escaleta

El pasado 20 de mayo L'Escaleta volvió a organizar una de las maravillosas catas a las que nos tiene acostumbrados. Esta vez todos los asistentes éramos "del terreno", como solemos decir en la zona, y la bodega invitada era Enrique Mendoza. Todo un lujo, sobre todo cuando nuestro buen amigo Pepe Mendoza, director técnico e hijo del fundador de la bodega, es quien dirige la cata. La velada fue una buena reunión de amigos del restaurante L'Escaleta y de la Bodega Enrique Mendoza.

A la cata-cena asistieron también Francisco Moya y Ramiro Redrado, fundadores de L'Escaleta y padres de Kiko Moya y Alberto Redrado, chef y sumiller actuales del restaurante de Cocentaina. Dos grandes de la restauración y buenos amigos de Enrique Mendoza, fundador y promotor de este gran proyecto, ya consolidado como bodega de referencia de la D.O. Alicante, que es Bodegas Enrique Mendoza. Lejos quedan ya todos los esfuerzos y sacrificios de esta familia durante los años 70 y 80 para desmentir el cliché de que en la Comunidad Valenciana no se podían hacer vinos que evolucionasen positivamente con los años, lo que se llama ahora "vinos de guarda".

La uva con la que se elabora el Santa Rosa se encuentra en el término de Villena, en la Finca el Chaconero. Esta zona se halla en un altiplano con una altura entre los 400 y 700 metros sobre el nivel de mar. Lo que se pretendía era compensar la latitud con la altitud. Una tierra con veranos secos y calurosos, pero donde a media tarde sopla el viento fresco que viene del mar, lo que permite que las plantas se refresquen y las mañanas se acompañen de rocío en los pámpanos.

Cuando la familia Mendoza, y más concretamente su fundador, se planteó elaborar vino para su comercialización se decidió por las variedades REDOX (reductoras oxidativas). Se quería demostrar que en la zona se podían hacer vinos que con el tiempo mejorasen y diesen unos aromas terciarios de calidad. De ahí que apostasen por la cabernet sauvignon, merlot y shiraz. Una vez conseguido esto, intentarían hacer lo mismo con las variedades autóctonas porque, al fin y al cabo, monastrell de calidad iban a poder localizar siempre en la zona. Como lo han hecho con los magníficos y mediterráneos Estrechos.

Antes de iniciar la cata, Pepe nos estuvo introduciendo en el cuidadoso cultivo de la viña, en los sistemas de riego, la gestión razonable del agua y del campo. Os invito que si alguien tiene oportunidad que asista a alguna de las catas que dirige Pepe, ya que además de su amor al campo y al vino, estamos ante un magnífico pedagogo.

Santa Rosa 1995: Estamos ante la 1ª añada de este vino. En palabras de la familia: "Con este vino queremos conmemorar a la persona que fuera transmisora de la pasión por el mundo vitivinícola, Dª. Rosa Cortes Devesa, madre del actual y único fundador, Don Enrique Mendoza Cortes". Con este año se introdujeron muchos cambios, principalmente en el campo: no se despuntó, nada de potasio, mucho de nitrógeno y se tiró todo lo verde, con rendimiento bajo por hectárea. El Santa Rosa se viene elaborando desde esta fecha con un coupage de 70% Cabernet, 15% Merlot y 15% Shiraz. Viñedos de 14 años (en 1995), con portainjerto de más de 60 años. Primero pasó 6 meses por barrica nueva de roble americano de Ohio para que se abriera y luego pasó 10 meses por roble francés, con trasiegas cada cuatro meses. Esta añada muestra ahora un rojo cereza vivo, con notas licorosas, notas animales con cueros de calidad, un agradable y excelente paso por boca, aun está fresco, con punto amargoso y largo.

Santa Rosa 1996: Se mejoró el trabajo en el campo, con rendimiento entre 1,2 y 1,3 Kg. por planta. Se fijó el protocolo de la Casa. Esta añada muestra un cereza de capa media, con ligero punto láctico, fruta roja en sazón, notas otoñales, y alguna especia sobre un fondo mineral. Una nariz compleja. En boca tiene volumen es carnoso, buena acidez y en la fase retronasal aparecen unas notas mentoladas muy agradables.

Cabernet Sauvignon Rva 1997: El cabernet es de la parcela proveniente del Hondo, de las cepas con las que cada año se viene elaborando el Santa Rosa. Este año se decidió no elaborarlo y embotellarlo como Santa Rosa. Debido a las dificultades del año climático y en especial a las lluvias de finales de verano, la uva se hidrató en exceso. Cereza capa media, con alguna nota de evolución. En nariz muestra notas vegetales, herbáceas. Con la aireación aparece alguna nota floral. Un cabernet muy digno, dada la dificultad del año.

Santa Rosa 1998: En palabras de Pepe, "la añada del rock and roll". Esta añada tiene mucho de todo: entre 130 y 140 de polifenoles, cereza rubí, fruta roja en sazón y una notable mineralidad. Llena la boca: notas balsámicas con algo de especias. El tanino aún algo astringente. Le queda mucha vida aún.

Santa Rosa 1999: Cereza picota, algo de cuero, chocolate, algo de tierra mojada, con final licoroso y balsámico. En boca es fresco, con un tanino aún marcado. Este año se produce el cambio de la etiqueta. Todas las etiquetas son diseño de la Familia.

Santa Rosa 2000: Con esta añada se empieza la inflexión, porque en el campo se producen abonados más naturales como el compost y se eliminan los herbicidas. Se empieza a comprender a la planta, se realizan riegos profundos, cuando la planta está estresada sin llegar al exceso. Se realizan remontados más cortos. Cereza picota capa media alta. Más elegante, más fresco aromáticamente, especias sobre un elegante fondo mineral. En boca se vuelve a mostrar fresco, con notas de chocolate y largo.

Santa Rosa 2001: Esta añada ganó el Enofórum en 2004. Picota capa media alta. Nariz intensa, fruta roja, mentol, bosque mediterráneo. Tanino redondo, pulido, dulce, excelente paso por boca. Con la aireación aparecen notas de regaliz que recuerdan a las pastillas juanolas.

Santa Rosa 2002: Añada fresca. Picota capa media alta. En nariz se muestra fresco, con aromas a tierra húmeda, champiñones, grafito con final balsámico. Llena la boca, el aporte de fruta roja.

Santa Rosa 2003: Picota capa media alta. Marcadas notas minerales, balsámicas, fruta roja. En boca tiene un tanino calido y envolvente, tiene volumen y muy bien equilibrado.

Santa Rosa 2004: Rojo picota, con ribete cardenalicio. Nariz intensa, perfumada, notas balsámicas, tomillos, romeros, mucha fruta. El tanino se muestra aun algo astringente que se pulirá en botella. Para mí, probablemente el mejor Santa Rosa.

Santa Rosa 2005: Rojo picota cardenalicio, con capa media alta. Notas balsámicas, mucha fruta, la madera aun algo por ensamblar, apunta muy buenas maneras. En boca el tanino se muestra ya bastante pulido.

A partir de estos vinos ya se empezó a servir la cena. En palabras del propio Ramiro Redrado esa noche "querían que los protagonistas fueran los vinos", de ahí que preparasen un menú sencillo en el que, como siempre en esta casa, se cuidó al máximo la materia prima. Esa noche el equipo de cocina de L'Escaleta nos agasajó con unas quisquillas hervidas, fresquísimas y de buen tamaño, con una cocción impecable. Posteriormente, unas navajas sobre una costra de sal que por presentación y sabor hacían honor al restaurante. Y para acabar los entrantes, risotto de boletus edulis, con excelente sabor y punto de cocción del arroz. Ya como plato principal tomamos una chuleta de vaca de León, cocida a fuego lento sobre brasas de leña de olivo de la zona, que más que chuleta parecía solomillo de tan tierna que estaba. De postre se sirvió un coulant de chocolate y también la clásica tableta de chocolate para acompañar al café.

Durante la cena aprovechamos para continuar con los restos de los vinos anteriores, los cuales armonizaron de maravilla la cena, además de catar los siguientes:

Estrecho 2003: Picota madura con capa alta. Nariz intensa que recuerda al bosque mediterráneo de tomillos, romero y el toque balsámico de tomillo real, acompañado de fruta roja madura y cerezas en licor. En boca se muestra con un tanino ya pulido, sedoso y largo.

Estrecho 2004: Picota con capa alta. Pronto da la cara en nariz, donde aparecen notas de fruta madura, pan tostado, café, chocolate. Y, en menor medida, hierbas aromáticas. En boca tiene buen cuerpo y volumen, es fresco y persistente.

Dolç de Mendoza 2001: Cereza rubí. En nariz aparecen notas mediterráneas de higos secos "panfigol" y algarroba, que van derivando a chocolates. En boca tiene una dulzura envolvente con una justa acidez que le otorga un excelente paso por boca.

En conclusión, creo que esta cata vertical de Santa Rosa puso de manifiesto que la familia Mendoza ha cumplido con creces aquella meta de hacer vinos que mejorasen con el paso del tiempo y diesen terciarios de calidad. Creo que todos los que sentimos amor por vino y el trabajo bien hecho tenemos que agradecerles mucho a esta familia por lo que disfrutamos cada vez que abrimos que un Santa Rosa o cualquier otro de sus vinos. Pasando por encima en precio, me atreveré a decir que para mi el Santa Rosa puede ser el mejor vino que se puede encontrar, en cuanto a relación calidad-precio.

¡¡¡Enhorabuena y Gracias!!!

"El mejor vino, está en el mejor viñedo." Enrique Mendoza

  1. #2

    Santi Frances

    Alfredo, gracias por tus palabras. La verdad es que pasamos un buen rato.

  2. #4

    Santi Frances

    Salva, gracias. El otro terreno tampo está tan lejos. A ver si coincidimos alguna otra vez en alguna cata que prepare Alberto. Un abrazo Santi

  3. #5

    Bart

    Gracias por el análisis de uno de mis vinos favoritos, coincido plenamente en la reflexión final, excelente relación calidad-precio de estos y otros vinos de la familia Mendoza.

  4. #6

    elozanog

    Enhorabuena por tu artículo, que pena no haber estado allí, la próxima te acompaño

  5. #7

    Santi Frances

    Bart, gracias por tus palabras, creo que la política de precios le honra a esta familia, ya que el haber ganado en calidad y fama no ha supuesto incrementos de precios excesivos y los consumidores les podemos estar agradecidos por hacer unos de los mejores vinos de España, en especial en el Levante español, accesible a todos los públicos.

  6. #8

    Rulander

    Me ha encantado el articulo y os envidio por no poder haber estado alli disfrutando como vosotros disfrutasteis.

  7. #9

    Jose Contreras

    Muy buena crónica Santi. Además de capacidad analítica, se nota sobradamente el componente hedonista en los comentarios. Felicidades.


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar