Blog de Verema.com

Bodegas Campillo y Bodegas Portia: un diálogo entre Rioja y Ribera en Grupo Faustino.

A las 16:00 tuvo lugar la tercera cata comentada de las incluidas en la Experiencia Verema Barcelona 2019, una cata a cargo del Grupo Faustino en la que los asistentes tendrían la oportunidad de ver las diferencias entre Campillo, bodega situada en Rioja y Portia, bodega integrada en Ribera del Duero.

 

Para ello contamos con la presencia de José María Moreda, Director de Laboratorio e I+D del Grupo Faustino y de Raúl Quemada, Director Técnico de Bodegas Portia.

José María Moreda nos hace una pequeña introducción del Grupo Faustino que en la actualidad tiene siete bodegas integradas en las Denominaciones de Origen Rioja, Navarra, la Mancha y Ribera del Duero. El Grupo tiene más de 150 años de trayectoria, con cuatro generaciones a cargo de la bodega, siendo la tercera de ellas la que da un salto con proyectos en Navarra, la Mancha y especialmente en Ribera del Duero con Portia.

Campillo y Portia son actualmente las dos bodegas más importantes del grupo, en general la primera representa la tradición riojana del grupo y Portia es un proyecto joven, con menos trayectoria pero con la misma filosofía. 

Raúl Quemada, Director Ténico en Portia explica que a la compañía desde el principio le ha interesado el vino, controlar todo el proceso para obtener un producto de calidad que sea imagen de la compañía. 

En Rioja disponen de 650 Ha, por lo que el 50% de la uva procede de viñedos propios, lo cual facilita su gestión y  control. En Ribera son 150 Ha repartidas en cuatro municipios pero con la misma filosofía.

Con unas pequeñas imágenes ilustran la gran diferencia de altura entre las dos zonas que con la cata vamos a conocer un poco mejor, esta es una de las claves para entender que el vino final sea diferente según la zona.

Explica Raúl que se utiliza mayoritariamente la misma uva en las dos bodegas, señala que actualmente todo se puede exportar y mover, la tecnología, el conocimiento, los enólogos,etc; pero hay algo que marca la diferencia y es el clima y el suelo. Las bodegas Campillo y Portia se encuentran a 200 Km de distancia, sin embargo, la gran diferencia de pluviometría y de alturas de los suelos donde está el viñedo marcan el estilo de sus vinos.

Toma de nuevo la Palabra José María e incide en la altitud de los viñedos de Ribera, donde se elabora Portia, están situados a una altura que oscila entre 700 y casi 900 m, con un clima más continental donde las diferencias de temperatura marcan el producto final. 

También quiere resaltar la gran importancia que se ha dado al enoturismo en Portia, al construir una bodega icónica y que es un referente en diseño, para lo cual se buscó al arquitecto Norman Foster. Actualmente la bodega recibe entre 25000 y 30000 visitas anuales y se llevan a cabo diversas actividades de todo tipo con la intención de fomentar las visitas y el conocimiento de la zona.

Respecto a Rioja, recuerda que el grupo dispone de 650 Ha divididas en cuatro zonas, lo que posibilita diferentes calidades y también distintas expresiones de la uva que permiten jugar con estas ubicaciones para obtener el mejor producto cada año. La altitud del viñedo se sitúa entre 200 y 700 m. y la zona de más calidad es la ubicada cerca de la bodega, en la Rioja Alavesa, donde se consigue la máxima expresión de la uva tempranillo gracias a su altura y a la protección de la Sierra Cantabria. También explica que Campillo se construyó buscando el estilo de los Château franceses

Otra gran diferencia es que la Denominación de Origen Calificada Rioja data de 1925, siendo mucho más joven la D.O. Ribera del Duero que se constituyó en 1982. En Rioja además de tempranillo utilizan garnacha, graciano y mazuelo. Los rendimientos son de 6500 Kg por Ha en Rioja y de 5500 en Ribera, límites que no se suelen alcanzar.

Respecto a los suelos señala que son parecidos en general, de carácter arcillo calcáreo, con poca materia orgánica y buen drenado, con diferencias cuando estamos cerca de ríos o laderas.

Vuelve a incidir en el clima, el factor que más marca probablemente las diferencias entre ambas zonas, el invierno en la Ribera del Duero dura todo el año menos dos meses en los que hace mucho calor. Es un clima extremo, con heladas en cualquier momento, con miedo a perder la cosecha cada año, lo cual sucede más de lo deseable, con temperaturas que pueden llegar a los -17º. Ello también supone menores rendimientos y un fruto más pequeño lo que también influye en vinos más potentes y concentrados pero con menos acidez que en Rioja.

La Cata

Campillo Rosé 2018

Segunda añada de este vino elaborado con garnacha buscando un perfil diferente a los rosados que elaboraban en la zona. Buena acidez, frescura y ligereza para disfrutar en cualquier momento.

  • Nota de cata: De color rosa pálido brillante. Campillo Rosé tiene una nariz fresca con predominio de la fruta roja fresca, violetas, rosas y albaricoque. En boca es fresco, con buena acidez, paso frutal fresco, limpio y con nervio. Buena persistencia.

Portia Verdejo 2018

Se trata de un nuevo proyecto en Rueda, se elabora en una bodega familiar buscando un verdejo diferente que mantenga la filosofía Portia. Se elabora con viñedos viejos y la uva se mantiene con sus lías entre 15 y 20 días.

  • Nota de cata: De color amarillo pálido limpio y brillante. En nariz fruta blanca, cítricos y notas tropicales. En boca Portia Verdejo tiene buena entrada, fresco, limpio, con nervio y de buena persistencia. 

El Niño de Campillo 2018:

Se trata de un vino joven, aromático y que busca resaltar la fruta sin que la barrica sea muy marcada, el vino es el protagonista. Un vino fácil de entender y de beber. Siendo un vino joven tiene gran estructura, más de lo habitual en los vinos de este tipo de la zona.

  • Nota de cata: Color rojo picota matiz púrpura, capa media. El Niño de Campillo es un vino de buena intensidad, con marcadas notas de fruta bien equilibradas con la crianza, ligeros balsámicos y regaliz. En boca es fresco, sabroso, ligero en un paso marcado por la buena acidez y con un final de media persistencia.

Portia Roble 2018:

Es un vino muy estructurado y de buena complejidad. La crianza doma su potencia. Uvas maduras para obtener un vino en el que se percibe la barrica pero sin predominar y que busca ser fácil de beber y que se aleja de la pesadez.

  • Nota de cata: Portia roble es de color rubí de capa media, limpio y brillante. La nariz es de media intensidad, balsámica, con notas de fruta roja y vainilla. En boca taninos marcados en un paso equilibrado, amplio y de buena persistencia.

Campillo Reserva Selecta 2015 

Campillo Reserva ya nos muestra otro perfil que recoge la larga crianza del vino, 22 meses en barrica más el tiempo en botella. Son uvas tempranillo de las zonas más altas y busca equilibrar acidez, estructura y crianza.

  • Nota de cata: De color cereza picota con ribete rubí. Intenso y complejo en nariz, Campillo Reserva, es frutal y especiado, con notas tostadas y recuerdos a cacao. En boca es elegante, con gran estructura y acidez. Complejo y muy largo.

Portia Prima 2016

Portia Prima es un vino elaborado con uvas seleccionadas que busca mostrar el carácter de los vinos de la zona con una buena crianza bien integrada en el vino. Potencia bien balanceada en un vino para disfrutar en cualquier momento que destaca por su versatilidad gastronómica.

  • Nota de cata: Vino de color cereza picota con ribete rubí. Portia Prima tiene una nariz de buena intensidad con notas lácteas, fruta roja y negra y marcados tostados. En boca tiene buena acidez, la crianza está presente en un paso potente y amplio. Final de buena persistencia.

Campillo Gran Reserva 2009

Este vino procede de cepas centenarias de poco rendimiento que buscan obtener la máxima concentración de aromas y sabores. La vendimia se realiza con el máximo cuidado, utilizando pequeñas cajas para no dañar la uva cosechada. Al entrar a la bodega, se seleccionan los racimos más adecuados que posteriormente se usarán para la vinificación. Con una crianza de 30 meses en barricas de roble francés de Allier, muestra todo el potencial y carácter riojano, con una gran capacidad de guarda.

  • Nota de cata: Vino de color cereza, limpio y brillante. En nariz, tras aireación asoma fruta compotada, notas ahumadas, especias dulces y maderas finas. En boca, Campillo Gran Reserva muestra buena acidez, es fresco, taninos pulidos, elegante en el paso, crianza integrada y muy buena persistencia. 

Portia Summa 2015

Estamos ante el vino  de gama alta de la bodega elaboado con una selección de uvas tempranillo de parcelas con más de 60 años. Con una crianza de 14 meses en roble, todo en la elaboración de este vino busca la calidad y la máxima expresión de la variedad en la Ribera del Duero. 

  • Norta de cata:  De color picota, Portia Summa muestra buena intensidad, la crianza está presente en forma de especiados y cacao, también notas golosas y fruta negra. En boca su tacto sedoso marca un paso con el tanino presente, buena acidez y la crianza presente en fase de integración.

El final de la cata sirvió para debatir sobre los vinos catados y disfrutar los últimos sorbos de una cata para el recuerdo.

 


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar