La Despeña

Dos estilos de Brunello di Montalcino.

Uno de los sitios de referencia en Madrid en lo que se refiere a vinos italianos es la Enoteca Barolo, por eso cuando Miguel organiza una cata de estos vinos (no hace falta ser ningún lince para ver que le apasionan) procuramos ir si nuestra apretada agenda lo permite. Más aún después de nuestra interesante cata de vinos italianos de enero que atrajo nuestra atención de forma especial hacia los vinos de este país.

 Recuerdo la cara de incredulidad que puso Miguel cuando en una ocasión le comenté mi fobia a los vinos italianos, y su cara de satisfacción cuando vio como gocé con una cata impresionante de barolos de Cavalotto, alguno de cuyos Bricco Boschi reposan en mi bodega. Vinos, estos barolos, a los que conviene acercarse de la mano de algún conocedor porque son realmente difíciles de interpretar.

En esta ocasión nos disponemos a disfrutar de vinos elaborados con la variedad sangiovese, los conocidos Brunellos de Montalcino . Nos comenta Miguel que el consorcio se encuentra en la actualidad deliberando la posibilidad de autorizar el uso de “uvas mejorantes” para hacer más accesible el vino. De hecho una investigación somera nos hace ver que algunos productores ya están produciendo vinos en los que se realizan coupages con pequeños porcentajes de merlot.

Los vinos propuestos son de dos bodegas que podríamos calificar de prestigio medio, Pinino y La Fiorita.

PininoDe la primera bodega, Pinino, catamos las añadas 2004 y 2000. La bodega está situada en la zona norte de la DOCG, y la crianza la efectúa durante 24 meses en fudres de madera de Eslavonia. De acuerdo con la reglamentación del Consorcio de Brunello los vinos salen al mercado a partir del 1 de enero del quinto año, es decir en la actualidad se venden o están próximos a venderse los de la añada 2006.

Pinino 2004. DOCG Brunello di Montalcino. El vino presenta un aroma limpio de intensidad media en el que destaca en principio la fruta roja fresca y una intensa mineralidad (cal). Conforme va abriendo se aprecian aromas de fruta más madura y de bosque bajo. En boca presenta muy buena acidez y un tanino que aunque está algo verde, se ve muy bien integrado. Su volumen es medio y su persistencia larga, dejando un característico amargor final que le da cierta elegancia.

Pinino 2000. DOCG Brunello di Montalcino. Tiene una nariz algo austera, con fruta roja madura y una marcada mineralidad. Evoluciona aportando matices diferentes cada vez que nos acercamos a él, apreciándose posteriormente aromas de arrope y de cáscara de naranja, mostrando una gran complejidad. Su acidez es muy correcta, mostrándose un vino fresco y muy bien estructurado, aunque en cierto modo algo falto de volumen, desde luego mucho más ligero que el 2004. Miguel nos comenta que Andrea Gamon, uno de los productores, insistió que este vino lo produjeron con anterioridad a que los actuales propietarios se hicieran con la bodega. Fiorita

La siguiente bodega, Fattoria La Fiorita, estaba mejor representada, o al menos de forma más abundante, pudiendo catarse los vinos de 1998, 2000, 2001 y 2004. Es una bodega que se encuentra en la zona sur de la denominación, cerca de Castellnuovo d’Abate y propiedad de un nombre que sin dudarlo a partir de ahora seguiremos con interés, Roberto Cipresso. Los vinos de La Fiorita permanecen 24 meses (36 los Riserva) en barricas de roble francés de 500 l., y también en fudres de roble de Eslavonia.

Fiorita Riserva 2004. DOCG Brunello di Montalcino. Destacan sus aromas más francos y de mayor intensidad que los de Pinino, percibimos ciruelas negras, balsámicos, quizás menor mineralidad. En boca es muy fresco, con taninos algo verdes pero muy bien integrados con la fruta. Un vino muy vertical, su volumen se va adueñando de la boca con delicadeza.

Fiorita Riserva 2001. DOCG Brunello di Montalcino. ¡Qué vinazo! Nariz de gran complejidad en la que se mezclan los aromas florales (violetas), con frutas rojas (cerezas) y notas minerales (arcilla mojada). En boca se muestra amable, con un gran volumen y una estructura excelente. Su posgusto larguísimo nos trae recuerdos a cerezas, y ese deje amargoso elegante que parece característico de la variedad.

Fiorita 2000. DOCG Brunello di Montalcino. No sé si por venir después del magnífico 2000 o porque estaba algo apagado, este fue el que menos nos emocionó. Aromas de intensidad media baja, con recuerdos de frutas rojas, y balsámicos. En boca se nos antojó algo corto y no destacó tampoco por su volumen.

Fiorita 1998. DOCG Brunello di Montalcino. Si el 2000 pudo traer alguna duda sobre la capacidad de envejecimiento de estos vinos, el 1998 las despejó con rapidez. De nuevo una magnífica nariz, aunque no tan elegante como la de 2001. Nos recordó en nariz los típicos aromas de monte bajo, acompañados de notas balsámicas mentoladas y de flores azules (lavanda). Entra en boca con gran suavidad, presentando una cierta acidez. De buen volumen, destaca su posgusto que se mantiene, volviéndolas cerezas y el toque amargoso final.

En fin, dos estilos muy bien definidos en los que destacaríamos la complejidad de la nariz de los Pinino y su paso suave por boca, una vez maduros. Los vinos de Fiorita son más plenos, más intensos, y más verticales en boca. Si tuviéramos que elegir, nos quedaríamos con una botella de cada uno, pues tienen su personalidad marcada y en sus estilos son grandes vinos. Ojalá que el Consorcio no permita “adulterar” estos vinos que nos han emocionado, y no se nos antojan en absoluto difíciles. Caso contrario seguiremos fieles a estos productores que mantienen entre sus vinos esta tipicidad que nos ha gustado, divertido y conquistado.

N. del R. Hemos preferido no abrumar con datos que no procedan directamente de nuestra experiencia de la cata, en los links que acompañan al texto nuestros sufridos lectores pueden acceder a la web del Consorcio Brunello di Montalcino y de las dos bodegas representadas.

  1. #1

    ramico

    Buenos asaltos a los vinos italianos en La Despeña este inicio del 2011, la cata de enero, esta de Barolo.

    Entro los bebidos localmente en alguna escapada por la zona y estos que van apareciendo en las catas, al final nos van a gustar y todo.

  2. #2

    EuSaenz

    Interesante cata la que disfrutamos en Barolo, Vicente, ya conocía Pinino y el 2004 está muy bueno, muy mineral y los de Roberto Cipresso me sorprendieron, el 2001 estaba fantástico y el 2004 pude que llegue más lejos. Si quieres ir subiendo de nivel, La Poderina, Paradiso di Manfredi, Salvioni y por supuesto Soldera son las próximas estaciones, pero claro, los precios también suben exponencialmente.

    Saludos,
    Eugenio.

  3. #3

    Vvidlan

    en respuesta a EuSaenz
    Ver mensaje de EuSaenz

    La verdad es que en dos estilos muy diferentes son vinos que me gustaron mucho. Los productores a los que haces referencia, salvo que los pille en una cata no creo que los pruebe. Los precios de Firoita o Pinino, alrededor de los 40 euros, están en un límite al que llego a veces si el vino me gusta mucho como es esta ocasión, y que hasta ahota sólo rebaso para vinos excepcionales. Últimamente sólo he pasado el límite de los 40 con el Pignan 05.
    De todas maneras a ver si Juanma y Ramón se animan a contarnos su reciente viaje a Toscana, donde se que disfrutaron grandes vinos. De la primavera que viene no pasa que de una vuelta por estos parajes. Tengo que pedir información a Miguel.

  4. #4

    Vvidlan

    en respuesta a ramico
    Ver mensaje de ramico

    Estoy contigo Ramón, son vinos que cada vez nos van gustando más, pero que son difíciles de apreciar.

  5. #5

    EuSaenz

    en respuesta a Vvidlan
    Ver mensaje de Vvidlan

    No, si yo tampoco te creas que puedo andar gastándome esa pasta, los que te cito también los he probado en catas, solo hice la locura con un Soldera, pero es que nos salió a un precio muy bueno, siempre teniendo en cuenta que es el vino más caro de Brunello. Me sigue gustando más Piamonte, pero pienso que tanto los vinos de Pinino como los de Cipresso merecen la pena en sus precios. Y si se busca bien por ahí se pueden conseguir bastante más baratos, a mí el Pinino me salió por casi la mitad de lo que está en Barolo.

  6. #6

    Jminfante

    en respuesta a Vvidlan
    Ver mensaje de Vvidlan

    Ya sabes que fuimos con las parejas y esto siempre nos corta un poco las alas a la hora de centrar la escapada casi por completo a bodegas y vino. Visitamos varias zonas de la comarca más o menos turísticas y aprovechando los huecos para los vinos. Ahora que cuando visitas la zona y ves todo lo que hay los vinos los entiendes de forma diferente. Tenemos preparada otra escapada a la zona, aunque Ramón está empeñado a ir primero al Loira, ya veremos. Más aún cuando me le llevo a que repita Marrakech me acabará odiando.

  7. #7

    Jose_J

    en respuesta a Jminfante
    Ver mensaje de Jminfante

    Mis dos últimos viajes a la Toscana fueron con pareja y con niños. en la última, mi hija de menos de 2 años, comiendose las uvas de sangiovese en panzano in chianti, que estaban vendimiando. en biodi-santi no las dejaron pasar....
    Al final, en vez de estar el 100% del tiempo viendo bodegas(lo importante), estás sólo un 20%, y un 10% en wine bars de Florencia.
    Lo que hago es ir a apartamentos, en vez de hoteles. Así, compro vinos buenos y nos lo bebemos con la comida que hacemos en "casa", comprada en el mercato centrale de florencia.
    Ciao

  8. #8

    Vvidlan

    en respuesta a Jminfante
    Ver mensaje de Jminfante

    Está claro que visitar la zona y hablar con los productores abré las miras de una forma impresionante. Si váis al Loira ya traeréis algún vino para compartir en una cata para abrirnos los ojos al resto. :)

    Yo he estado por trabajo en Marruecos un par de veces, y me parece completamente prescindible, donde en cuanto pueda voy es a la Toscana, por la zona, y por supuesto por los vinos.

  9. #9

    ramico

    en respuesta a Vvidlan
    Ver mensaje de Vvidlan

    Eso digo yo, pero a la fuerza ahorcan. Y que Marrakech dentro de lo malo no es lo peaor, vete a Tanger, y hablamos.

    Pero ya sabes, a probar vinos marroquies, que al final todo es cultura:)))))

    Y el Loira cae, ya te digo yo que cae. De aqui en doce meses.

  10. #10

    Jminfante

    en respuesta a Jose_J
    Ver mensaje de Jose_J

    La verdad que puede ser buena idea, hay muchas tiendas especializadas en vino, el problema es cual tomar? al final te tienes que dejar aconsejar.

    Yo la verdad estuve en restaurante que me gustaron mucho, y me aconsejaron muy bien en el vino.

    Bajo mi punto de vista es muy importante si se habla de una zona conocerla, para hacerte una idea. Con una visita ni mucho menos eres experto de dicha zona, pero si tienes una idea . Lo que no me parece correcto es hablar de una zona, como experto en dicha zona, sin conocerla.

  11. #11

    Jminfante

    en respuesta a Vvidlan
    Ver mensaje de Vvidlan

    Totalmente de acuerdo Vicente, además te enseñan a entender mejor el vino que producen.

    Si vamos ya sabes que puedes contar con alguna botella (como hicimos en la de Italia)

  12. #12

    Jose_J

    en respuesta a Jminfante
    Ver mensaje de Jminfante

    Yo llevo 4 viajes a florencia-toscana.
    Ultimamente suelo ir cada 3 años, de media, unos 12 días.
    intento ir a bodegas pequeñas, en las que el trato con el productor es directo. Me interesa visitar los viñedos, antes que las bodegas.
    currándotelo un poco, se puede visitar de forma privada bodegas que no están abiertas al público(como Querciabella).
    Lo bueno de ir a apartamentos es que puedes tomar vino el doble de bueno que en restaurante, por el mismo precio.

  13. #13

    Vvidlan

    en respuesta a Jminfante
    Ver mensaje de Jminfante

    La verdad es que las catas si que te ayudan a poder elegir los vinos que más te gustan e ir formándote un criterio sobre la zona. Yo por ejemplo estos de Firoita o Pinino en un restaurante los pediría sin pensar, si pudiera pagarlos. Como no puedo me los bebo en casa.

  14. #14

    Jonatan

    en respuesta a ramico
    Ver mensaje de ramico

    Al final te vas a ser tolerante y todo!;-)
    Vaya, sale aquí la palabra uvas mejorantes. Como todos entren en lo mismo nos vamos a hartar de Tempranillos, Merlots y Cabernets!

  15. #16

    Vvidlan

    en respuesta a Jonatan
    Ver mensaje de Jonatan

    Lo de "uvas mejorantes" aparece entrecomillado. A la mayoría de nosotros, a mi al menos, nos parece que utilizar merlot para hacer el vino más "asequible" es hacerle perder su esencia. De hecho si te fijas en la frase "Ojalá que el Consorcio no permita “adulterar” estos vinos que nos han emocionado, y no se nos antojan en absoluto difíciles" verás claramente cual es el punto de vista defendido.

    Las bodegas realizarán coupages con merlot si lo venden mejor, especialmente en el mercado americano, en el que tuvieron un buen follón por no reflejar en la etiqueta la correcta composición del vino. Pero lo suyo sería que no le dieran el nombre de este vino que tiene una tradición larguísima.

    El esfuerzo que están realizando las bodegas canarias para hacer productos de calidad contrastada, defendiendo sus uvas autóctonas, me parece igualmente digno de todo apoyo. De tempranillos, cabernets y merlots ya está medio mundo lleno.

  16. #17

    Jonatan

    en respuesta a Vvidlan
    Ver mensaje de Vvidlan

    No lo digo por la redacción del artículo sino por ver como no es sólo un mal Español sino parece ser que a nivel mundial.

  17. #18

    Vvidlan

    en respuesta a Jonatan
    Ver mensaje de Jonatan

    Está claro. Una bodega no deja de ser un negocio, por mucho romanticismo que le queramos meter, y los propietarios tratan de ganar dinero. por lo menos en casi todas las bodegas de Brunello que he investigado mantienen tintos tradicionales junto a las nuevas tendencias.

    Lo malo es que estas nuevas modas las lideran los productores de mayor volumen, que también tienen mayor peso en el Consejo.

  18. #19

    Emma Canaria

    en respuesta a Vvidlan
    Ver mensaje de Vvidlan

    Me gustaria precisar que el consorcio està pensando en modificar el Disciplinare, solo y exclusivamente para el Rosso di Montalcino, ( no para el Brunello, que seguirà siendo 100% Sangiovese), naturalmente, bajo presion de las grandes bodegas. Las pequeñas, probablemente, no se podrán adaptar a este cambio, y seguirán elaborando los rosso di Montalcino con el 100% de Sangiovese, que segun como lo veo yo, es lo mejor, ya que no se va con la intención de agradar el paladar del consumidor, sino a la formación del consumidor, sobre las caracteristicas de la region y de la uva Sangiovese. Si vienes por primavera, pasate por mi bodega en Montalcino....

  19. #20

    Emma Canaria

    en respuesta a Jose_J
    Ver mensaje de Jose_J

    Cuando pases por Montalcino, contactame. Tenemos tambien turismo rural....


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar