La Despeña

La Despeña recomienda: Bodegas Emilio Hidalgo

Bodegas Emilio  Hidalgo, silencio, aromas, sabores.

Hay peregrinaciones de todo tipo, religiosas, culturales, deportivas, y creo que para los amantes del  vino una peregrinación imprescindible es Jerez.

Mientras aquellas, seguramente por el volumen de fieles, siempre están en las listas de la UNESCO para ver si entran a formar parte como  Patrimonio de la Humanidad, esta, más humildes, se queda fuera, y no porque no lo valgan, no saben lo que se pierden.

Visitar Jerez y sus bodegas nos ofrece un abanico infinito de posibilidades, desde la vista a bodegas con unas actividades dirigidas al gran público, a visitas a bodegas mas recatadas en este sentido.

Hay para todos los gustos, todos los bolsillos y todo tipo de visitantes.

Los aficionados que tenemos la oportunidad de visitarlas cada vez que podemos seguro que tenemos alguna catalogada como “especial”, y en nuestro caso una de estas bodegas es

 

Siempre hemos tenido la fortuna de visitar sus instalaciones sin coincidir con ningún otro grupo, lo que ha dado a la visita ese punto añadido de silencio y tranquilidad que rezuman  sus pasillos.

Pasear entre botas centenarias, con la escasa luz que entra por los ventanucos de la bodega confiere a la visita un cierto punto mágico, tienes la sensación de que a la vuelta de una solera de botas te puedes encontrar con alguna sombra inquietante.

Silencio a la entrada, solo roto por algún gorrión caprichoso que se empeña en atender las primeras explicaciones que nos da Fernando Hidalgo en el patio central, pasamos a la bodega como el que se mete en una máquina del tiempo,  aromas que te acompañan durante el recorrido, identificando incluso por donde andas, “están cercas las botas de PX, verdad??”, “No, son las de Oloroso”, bueno, no todos somos expertos, que le vamos a hacer. Seguimos por lo que para nosotros se empieza a convertir en un laberinto de anárquicos vericuetos, otra vez ignorancia, todo está más que pensado y todo tiene su porque, aun así miramos si el GPS tiene cobertura por si tenemos que buscar solos a la salida, me rio yo del almacén de Indiana Jones, aquí hay más tesoros.

Nos paramos en un pasillo a ver qué tal el fino de esta bota, vamos a probar la de más adelante, venga que ahora vamos a ver qué tal el oloroso, y así un buen rato, tan bueno que se convirtió en instante. 

 

Fernando Hidalgo con sus explicaciones y datos consigue convertir  una visita  a una bodega en un paseo por una bodega, esa es la diferencia, hay alma.

Terminamos en una sala añeja, con muebles que deben haber visto pasar a miles de personajes y oído miles de conversaciones, pena que no nos puedan contar algún secretillo, o si???

Ya sentados nos deleitamos en hablar de lo divino y de lo humano, Fernando Hidalgo nos abre unas botellas para probarlas, “Donde escondéis el Santa Ana???” “Pero si no lo escondemos!!!” “Eso es porque no me conoces bien…”

Finalizamos la visita por el portalón de entrada, pasamos de las sombras a una luz que nos recuerda que estamos en Jerez y en agosto, la máquina del tiempo nos ha devuelto al siglo XXI en tres pasos, lo bueno de esta máquina es que con otros tres pasos más, vuelves a la gloria.

Desde aquí agradecer a Juan Manuel M-Hidalgo y a Fernando Hidalgo por su infinita amabilidad a procurarnos la posibilidad de visitar la bodega en unas fechas complicadas.

 

http://www.emiliohidalgo.es/

http://www.verema.com/guia/bodegas/57165-bodegas-emilio-hidalgo-jerez-frontera

  1. #3

    _Guillermo_

    en respuesta a ramico
    Ver mensaje de ramico

    Compartí banquillo con Juanma Hidalgo y con Antonio Barbadillo, en la última cata de Navazos, con Alvaro Girón. Yo estaba en medio del "fuego cruzado" entre estos dos monstruos...!Qué lección magistral!!

  2. #4

    EuSaenz

    Bonita entrada, a mí Emilio Hidalgo es una bodega que me encanta por su magia especial, pequeña, oscura, silenciosa, con esas telarañas estilo López de Heredia y esa fabulosa colección de botas viejas. Y sus vinos son maravillosos, desde La Panesa hasta Privilegio y Santa Ana, pasando por vinos tan razonables como Gobernador, Villapanés o Marqués de Rodil. Veo que además os dieron a catar su Brandy Privilegio. Sin duda una bodega y unos vinos imprescindibles. Y Fernando y Juan Manuel – a quien conozco más – son dos tipos formidables que transmiten pasión y amor al vino por los cuatro costados.

    Saludos,
    Eugenio.

  3. #5

    EuSaenz

    en respuesta a _Guillermo_
    Ver mensaje de _Guillermo_

    ¡Menuda alineación! Con gente como esa solo queda callar y escuchar, todo un lujo.

    Saludos,
    Eugenio.

  4. #6

    Vvidlan

    Tomo nota para mi próxima visita a Cádiz.

  5. #7

    Jminfante

    en respuesta a EuSaenz
    Ver mensaje de EuSaenz

    Hola Eugenio nos encanto y como indicas Fernando nos trasmitió la pasión por lo que hacen, eso más los grandes vinos que tienen y probamos, nos hicieron pasar una visita genial.

  6. #9

    MarioEstevez

    Es una de las espinas que tengo clavas: visitar la bodega ¡y no es porque Juan Manuel cada vez que me llama no me lo recuerde!y es que una cosa es tener casi todos los vinos de la bodega y otra ver el "vientre de la madre".
    Lo reconozco, le tengo una visita pendiente el triángulo mágico Jerez-Sanlucar-Cádiz.
    Nada que añadir a lo indicado desde la increible RCP de un Oloroso Gobernador hasta un exclusivo brandy que es todo un "privilegio", desde un fino como La Panesa hasta un PX también con una RCP excelente, amén del palo cortado Marqués de Rodil.
    Ahora sólo hace falta que al común de los mortales le de por apreciar y consumir más los vinos del Marco.

  7. #10

    Catalina_Bibiloni

    Estuve en Hidalgo el 4 de diciembre. Visita personalizada para dos personas, con una duración superior a más de 2 horas.
    Durante la visita-clase con Juan Manuel Hidalgo, aprendimos muchísimo sobre les vinos de Jerez. Los entresijos de las crianzas biologica y oxidativa. También enriquecimos el lenguaje al referinos a estos vinos, tales como; la venencia, el mosto, vino sobre tablas... y otros tantos.

    Es muy recomendable la visita pues se aprende mucho, pues Juan Manuel trasmite muy bien cada concepto y punto de vista sobre les vinos especiales de la DO Jerez.


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar