Blog de Eugenio Saenz

Los elementos de Viñedos Culturales: feng-shui, terruño y autenticidad

No vamos a descubrir a estas alturas quién es Rafa Bernabé y cuál es su legado vinícola, al fin y al cabo son sus vinos, comenzando con el exitoso Beryna que recientemente cumplió los 10 años, los que expresan la calidad de su trabajo y el ahínco que pone en extraer lo máximo de una tierra y una finca con enormes posibilidades. Y tampoco vamos a hablarles en general de su proyecto Viñedos Culturales, un proyecto que muchos de ustedes ya conocen y del que han salido vinos tan auténticos como los Cipreses de Usaldón, El Carro, La Viña de Simón o La Amistad, hoy toca hablar de sus últimas creaciones bajo este proyecto, una bendita locura enológica llamada “Fusión y los cinco elementos”, que aglutina una serie de conceptos que mezclan filosofías orientales con un concienzudo trabajo de microparcelas y distintas variedades, dando lugar una colección de 6 vinos que hemos estado disfrutando en los últimos días y que sencillamente nos han encantado como verdaderas muestras de lo que entendemos deben ser unos auténticos tintos mediterráneos.

El concepto de los elementos está basado en las clases de movimientos básicos recogidas en la teoría de los cinco elementos de la filosofía feng-shui, aunque si les somos sinceros, no hay nadie mejor que el propio Rafael para explicar algo tan complejo con sus palabras y para ello les remitimos a la dirección del blog de Viñedos Culturales:

http://vinedosculturales.blogspot.com.es/2012/01/coleccion-fusion-y-los-5-elementos.html

Nuestra intención no es otra que hablarles de los 6 vinos y de las sensaciones que nos han transmitido, así que vayamos a ello sin más dilación.

Viñedos Culturales Madera 2009

Primer elemento del ciclo que representa el inicio, la energía, la vitalidad, el entusiasmo. Su estación es la primavera, su dirección el este, el sabor es ácido, su sentido es la vista y el animal celestial el dragón verde. Su forma es el rectángulo, su color el verde, su virtud la bondad y benevolencia y su cualidad la lealtad. Su aspecto negativo es que retrasa la maduración.

El vino es un 100% syrah del pago “Cauce del río”, con 15 años de edad de viñas. Vinificado en barricas abiertas y con 15 meses de crianza en roble francés de un año con 4 trasiegos según calendario lunar. Y lo cierto es que comenzamos a lo grande, es un vino que nos encanta, probablemente nuestro preferido en la colección, una impresionante muestra de lo que es y debe ser una syrah sureña, mediterránea, expresiva, varietal, seria, elegante, un vino de disfrute de principio a fin y que resulta meramente gastronómico por su redondez. Un gran vino para comenzar que nos sorprende de principio a fin.

Viñedos Culturales Fuego 2009

El segundo elemento representa la plenitud, la pasión, el movimiento. Su estación es el verano, la dirección sur, el sabor es amargo, su sentido la palabra y el animal celestial el Fénix rojo. Su forma es un triángulo, los colores rojo, naranja y los morados, su virtud la moral y el decoro y su cualidad la razón y la lógica. Su aspecto negativo es su poder de destrucción.

El vino es un 90% merlot del Pago del Monte con un 10% de cabernet del Pago La Noguera, viñas de 18 años. Vinificado en barricas abiertas y con 16 meses de crianza en roble francés de un año con 4 trasiegos según calendario lunar. Con la uva merlot siempre o casi siempre salimos decepcionados fuera de su hábitat natural del Libournais (Pomerol y Saint-Emilion), pues resulta una variedad complicada, de la que no es fácil obtener equilibrio entre frescura y maduración. Pero hay que reconocer que Rafa lo ha conseguido con este vino de soberbia expresión varietal, floral, elegante, fino y encantador, un vino sutil y de gran armonía que destaca por su paso por boca redondo y mineral, una merlot madura y sin verdores, francamente equilibrada. Delicioso.

Viñedos Culturales Tierra 2009

Este elemento representa el fin del crecimiento, el silencio, el cambio de estación. Su dirección es el centro, su sabor el dulce, el sentido es el gusto y su animal celestial el dragón amarillo. Su forma es el cuadrado, sus colores el amarillo y el ocre, su virtud es la fe y su cualidad la honestidad. Su aspecto negativo es que obstaculiza.

El vino es un 100% tempranillo de dos pagos, La Casa de Balaguer (80%) y La Rambla del Peligrés (20%), con viñas de 45 años. Vinificado en barricas abiertas y con 16 meses de crianza en roble francés de un año con 4 trasiegos según calendario lunar. Este es vino que menos nos llenó de la colección pues pensamos que contaba con menos expresión mediterránea en nariz y resultaba algo más agresivo en boca dejando una mayor carga tánica, aún así el conjunto en general resultó satisfactorio, quizá necesite de más tiempo en botella que sus hermanos. Nos plantea la duda de si el tempranillo es una casta idónea para las características de esta zona, quizá eso sería algo a hablar con Rafa con mayor detenimiento, pero nos da un poco esa impresión. Bien, pero lejos de sus compañeros.

Viñedos Culturales Metal 2009

El Metal representa la reflexión, la concentración y el refinamiento, el pensamiento claro y la visión correcta. Su estación es el otoño, la dirección oeste, su sabor es picante, su sentido el aroma y su animal celestial el tigre blanco. Su forma es una circunferencia, sus colores el blanco, gris, plata y las tonalidades pastel, su virtud la justicia y su cualidad la claridad de pensamiento. Sus notas negativas son la frialdad emocional y que remite a lo restrictivo.

El vino es un coupage de un 80% de monastrell del pago “Los dominios de Guerán” y un 20% de syrah del pago “Lo Ruín”, viñas de 30 y 8 años respectivamente. Vinificado en barricas abiertas y con 14/16 meses de crianza en roble francés de un año con 4 trasiegos según calendario lunar. Y de nuevo este vino vuelve a mostrar esa marcada frescura mediterránea que define a esta colección. Enorme expresividad de monastrell de la zona pero con los tamices que otorga una sensacional syrah, una variedad que vemos maravillosamente adaptada a este terruño. Es floral, frutal, profundo, muy sutil en boca, con acidez, con peso y finura, buena longitud y un tanino perfectamente integrado, un vino que muestra todas y cada una de las virtudes que esperamos de un gran tinto mediterráneo. Fantástico.

Viñedos Culturales Agua 2009

El agua representa el reposo y la suspensión, la inactividad y el silencio, la reflexión y la sabiduría. Su estación es el invierno, la dirección es norte, el sabor salado, su sentido es la audición y el animal celestial la tortuga. Su forma es ondulada o sinuosa, sus colores azul y negro, su virtud la sabiduría y su cualidad la persistencia. En cuanto a sus aspectos negativos figuran la angustia, introspección y depresión.

El vino es un 80% de cabernet del pago “El Cornero” y 20% de tempranillo del “Pago del terreno”, viñas de 15 y 8 años respectivamente. Vinificado en barricas abiertas y con 14/16 meses de crianza en roble francés de un año con 4 trasiegos según calendario lunar. De nuevo la apuesta de Rafa por una complicada variedad internacional (al menos en España) sale triunfadora, al igual que en el caso del elemento fuego (merlot). Nos encontramos ante una cabernet madura, bien equilibrada, es un vino complejo en nariz, que requiere aire y reposo, que nos muestra una nariz de gran hondura y todo ello con un paso por boca potente pero razonable, con fuerza y elegancia, tánico pero no agresivo, largo y persistente, un vino que sin duda agradecerá una guarda algo mayor que sus compañeros, pero que ahora mismo puede consumirse y disfrutarse perfectamente. Un soberbio trabajo con una variedad siempre “peligrosa” fuera de su terruño ideal del Medoc bordelés. Gran vino.

Viñedos Culturales Fusión 2009

El último vino es algo que parece a priori sencillo pero que no resulta tan fácil, máxime teniendo en cuenta los resultados obtenidos, ya que se trata de una fusión de los 5 vinos anteriores, de todos los 5 elementos en uno solo. Hablamos de un vino con un 70% de cabernet del Pago La Noguera, 15% de merlot del Pago del Monte, 10% tempranillo del pago “Casa de Balaguer”, 2,5% de syrah de pago “Cauce del Rio” y 2,5% de monstrell del pago “Dominios de Guerán”. Vinificado en barricas abiertas y con 16 meses de crianza en roble francés de un año con 4 trasiegos según calendario lunar.

En la copa resulta un colofón espectacular, ya que en efecto posee un poco de todos los vinos  anteriores. Potencia, elegancia, frescura, fruta, peso, tanino, persistencia, longitud, todo ello conjuntado y ensamblando en un vino de inequívoco origen y marcada personalidad, que irá creciendo en botella con el paso del tiempo y que resulta una delicia por su soberbio balance de registros, quizá el más introspectivo de todos pero igual de gastronómico que los demás. Inmejorable fin de fiesta.

No me negarán que estamos ante algo distinto, diferente, original, ante algo realmente apasionante. Tras esta colección hay trabajo, reflexión, pasión, amor a una tierra y a una viña. Y sobre todo hay alma, hay autenticidad. Un vino tinto mediterráneo no tiene porque significar solo mucho alcohol, mucha extracción, mucho tanino, no, un buen vino tinto mediterráneo ha de ser ante todo mediterráneo, con peso frutal, balance, estructura, sabor y por supuesto un grado alcohólico alto, pero con integración, elegancia y frescura, algo que los mejores productores de la zona comprenden y transmiten a sus vinos, y desde luego que Rafa Bernabé es uno de ellos. Y esta colección de elementos es una clara muestra, 6 vinos de marcado carácter, vinos que no ocultan su procedencia, pero ante todo vinos razonables, que se beben de maravilla, que son una perfecta expresión de su terruño y de su varietal y que han sido elaborados bajo la filosofía del más profundo de los respetos a una tierra, vinos que nos han encantado y que hemos disfrutado con diversas viandas como un rabo de toro, unas chuletillas de lechazo o un chuletón de vaca vieja de Cantabria, siendo perfectos acompañantes de todas ellas.

No podemos finalizar este artículo sin darle las gracias a Rafa por el buen rato que nos han hecho pasar estos vinos, los hemos disfrutado mucho. Viñedos Culturales es un proyecto apasionante y muy vivo, pues esto no ha hecho nada más que comenzar. Y seguro que nos seguirá deparando sorpresas tan positivas como esta.

Un saludo,

Eugenio Sáenz de Miera Arnau

(EuSaenz)

 

 

 

Los usuarios también visitaron

  1. #1

    alvaro-sg

    Proyecto cuando menos ilusionante, diferente y atractivo para cualquier aficionado al mundo del vino. Deseo y confió que la pasión de personas como Rafa Bernabé consigan consolidar sus ilusiones.

    Un abrazo maestro.

  2. #2

    EuSaenz

    en respuesta a alvaro-sg
    Ver mensaje de alvaro-sg

    Y ante todo unos vinos francamente buenos, al fin y al cabo eso es lo que me ha llevado a escribir este artículo, que los vinos nos han gustado mucho y que nos han hecho pasar un buen rato. Ya los probamos en el Salón de Peñín si te acuerdas.

    Venga, un abrazo y nos vemos.
    Eugenio.

    PS. Mola la “Mitsu” del amigo René Barbier, se nota que la cuida mucho, jeje.

  3. #3

    pepecano

    El orden de cata es el que tu pones o la bodega recomienda ese orden, o tiene poca importancia.

  4. #4

    EuSaenz

    en respuesta a pepecano
    Ver mensaje de pepecano

    La bodega recomienda ese mismo orden y creo que todo tiene su lógica.

    Saludos,
    Eugenio.


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar