Ariyanas Tinto de Ensamblaje 2011
Vino Ariyanas Tinto de Ensamblaje 2011
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Crianza:
Con crianza
Graduación (vol):
13,00%
Varietales:
Romé, Petit Verdot, Tempranillo, Cabernet Franc
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 10 a 19,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.87
/
94
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
9,5
Opiniones de Ariyanas Tinto de Ensamblaje
OPINIONES
4

Presentación marca de la casa, con un etiquetaje discreto y estiloso y su tapón de cristal, algo de lo que se debería ir tomando nota.
Color cereza intenso, ribete granate, capa tirando a alta.
Nariz curiosa, en la que hay fruta negra, pero sobre todo roja, penetrante, madura y sabrosa. Ligeros tostados, tierra mojada, balsámicos muy agradables, tomillo, aromas vegetales patentes.
En boca predomina la fruta roja (fresas, frambuesas), y se aprecian notas de crianza perfectamente integradas, que le confieren cuerpo y estructura. Buena acidez, buen equilibrio, paso muy agradable, ni ligero ni pesado, con personalidad y volumen. Aparecen las notas vegetales que había en nariz, así como los balsámicos, más decantados al bosque bajo mediterráneo. Posee un posgusto medio, que recuerda al café con leche y al tabaco rubio.
En plena forma este 2011, muy buena elaboración de gente que ama su trabajo, y eso se nota y tiene su recompensa.

Por su VISUAL rojo burdeos con ribete violáceo muestra de juventud y de lágrima viva.
Por su NARIZ fresca, llena de sutiles matices mediterráneos, mañanas de rocío, monte bajo tras la lluvia, todo lleno de frescor incluso mar.
Por su BOCA, el vino te acaricia, sedoso, suave y nuevamente fresco con esa acidez que denota calidad y buen hacer, mucha mas presencia en boca de esa fruta de nuestros bosques, moras silvestres y con un final goloso de regaliz que atrapa.
Vino de compleja sencillez, donde cada copa supera a la anterior, tengo la impresión que se ha conseguido justo lo que la bodega pretendía, !un vino para beber!

Únicamente catamos el Tinto de Ensamblaje, un vino que no termino de comprender en su evolución, lo que desde un inicio aparenta y apunta buenas formas, los meses van pesando sobre el mismo, para “evolucionar” hacia una elaboración incomprensible. Quizás la evolución con el peculiar cierre de Ariyanas, quizás.

La bodega debería analizar el trabajo sobre esta referencia porque no corresponde con la gran altura alcanzada por sus maravilloso dulce natural y su admirado Terruño Pizarroso.

Catado en la I Feria Eno-gastronómica ASM.

Nueva añada de este tinto de las Sierras de Málaga que conjuga, como muy pocos, el carácter mediterráneo más puro con la elegancia más refinada en copa. En esta ocasión, se incorpora la Cabernet Franc a un ensamblaje que, por otra parte, sigue contando con la magistral presencia de la variedad autóctona Romé y el acertado contrapunto de estructura y aroma que aportan la Tempranillo y la refinada Petit Verdot. El resultado es uno de los mejores tintos que hasta ahora haya elaborado esta cada vez más afamada bodega de la Axarquía malagueña. Un vino de una enorme elegancia y finura, fluido y fresco, que nos trasporta a latitudes más septentrionales sin perder nunca su perfil mediterráneo. Un nuevo tinto que, a pesar de haber pasado ya por mis manos y mi paladar, aún permanecerá unos meses, en botella, a la espera de su lanzamiento definitivo al mercado.

El vino presenta una visual de color rojo rubí, de capa media-baja, con todos los rasgos de juventud bien presentes en su edad bien temprana y expresados en las tonalidades violeta que pincelan su superficie y lo engalanan con brillos purpúreos. De impecable limpidez, y lágrima profusa, abundante y glicérica, que cubre toda la superficie del cristal en un lento discurrir.

Con un perfil muy mediterráneo, destacan los aromas en nariz de los regalices, las violetas y las frutas rojas frescas: cerezas y moras de zarza, de una gran viveza en estos momentos, con ciertas reminiscencias de golosinas. La frescura se expresa en los recuerdos de piel de naranja y en las finísimas notas balsámicas que transportan los aromas del eucalipto y la fragancia de la jara en el monte mediterráneo. Esas notas balsámicas son casi la única concesión a una madera que está prácticamente ausente, empleada con la maestría necesaria para permitir la expresión máxima de la elegancia de un fruto en un estado óptimo de maduración, y que se deja translucir en unos apetitosos apuntes de chocolate negro, casi imperceptibles. La presencia de la Petit Verdot y la Cabernet Franc aporta un grado más de frescura y elegancia en los aromas, y ahonda en la profundidad y la seriedad de la paleta aromática, aportando finos recuerdos de hoja de té verde.

En boca es un vino increíblemente fluido, fino, elegante, fresco, a pesar de su irreverente juventud. Es, a la vez, sabroso y pleno en aromas de boca, con fragancias en retronasal donde se expresan de nuevo con finura los aromas francos de las cerezas y las frutas rojas silvestres, adornados con pinceladas de hoja de té verde. Con una acidez magistral que lo dota de una frescura impecable, el vino muestra unos taninos abundantes y firmes, muy maduros, estructurados en su textura de terciopelo que, junta a la frescura bien integrada, le auguran un futuro más que prometedor. Con un final fino y largo que invita a un siguiente trago.

En unos meses en botella (quizás un año), nos encontraremos con un vino que dará mucho que hablar...

Un vino mediterráneo, con el alma borgoñona... un Fleurie de la Axarquía malagueña...

  • Ariyanas Tinto de Ensamblaje 2011

    Ariyanas Tinto de Ensamblaje 2011

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar