Ariyanas Romé 2016
Vino Ariyanas Romé 2016
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Rosado
Crianza:
Sin crianza
Graduación (vol):
12,50%
Varietales:
Romé 100%
Precio Aprox:
De 10 a 19,9 €
PUNTUACIÓN
NOTA MEDIA:
9.4
/
97
CALIDAD-PRECIO:
9,3
Opiniones de Ariyanas Romé
OPINIONES
2

ARIYANAS ROSADO 2016

12,5%

 

Vino rosado salmón, claro, pálido en intensidad.

Notas de levaduras, pan tostado, crema pastelera, y muchos frutos rojos intensos y pronunciados (fresa, frambuesa), algo de pera y lychi. Final de mandarina.

Un vino con una limpidez aromática exquisita, finura.

Seco, con acidez media+, alcohol medio, cuerpo medio, y taninos suaves, sin verdor, leves amargores de hierba fresca, hojas de té, pétalos de rosa. Intensidad medio+ a frutos rojos (frambuesa, fresa), lima, pera y lichi, algo de almibar.

El trago es largo con un paso muy sedoso, suave y afrutado, que deja notas de mermelada y confituras de fresa y notas de pizarra y piedra, que nos trasladan a un vino rosado de Côte de Bars.

Final largo y con recuerdos a un jardín del Edén.

 

A las 48 horas, en aromas presenta notas de flores, panadería y frutos rojos, narnaja, pera y limonada. A copa movida, puntas de yogur de frambuesa y hierbas del monte, boj.

En mi boca mantiene mucha fruta roja (fresa, frambuesa), notas mentoladas y de nata. Acidez media+, alcohol medio-, muy suave en cuerpo medio, pero con una boca de untuosidad por las lías y notas sabrosas de intensidad medio+ a pan.

Deja un final largo con recuerdos herbáceos, notas de menta, frutos del bosque, puntas secas y amargas, de algún tanino de uva.

 

Maridaje con Ostras y pipirrana de ceviche de salmón.

 

93/100 ad hoc

Dicen de la Romé que es una variedad "agreste", "rústica", quizás una superviviente natural de las condiciones del entorno, siempre exigente y a veces extremo, de las pizarrosas sierras de la Axarquía malagueña. Dicen de ella que es algo seria, poco expresiva, aunque franca y con personalidad, de acidez afilada y lineal, y que debe siempre acompañarse, en ensamblaje, con otras variedades más "amables" que ella... eso dicen...

Pero yo digo que la Romé también puede ser poesía... cuando se viste, como ésta, con los colores cobrizos de los atardeceres de otoño. La Romé, cuando unas manos sabias saben mimarla y respetarla como se merece, puede susurrarnos versos, en un despliegue de perfumes delicados y sutiles de piel de pomelo rosa, de fresitas silvestres salpicadas de rocío. Una Romé puede regalarnos estrofas con olor a masa fresca de pan, a brioche perfumada de agua de azahar y pinceladas de naranja amarga. La Romé puede llevarnos muy lejos, en un trance casi místico, y evocarnos aromas de lugares lejanos, de elegantes pinot noirs de Bouzy... remembranzas que conectan dos mundos tan aparentemente distantes, pero tan unidos por las fuerzas telúricas de terruños ancestrales.

La Romé, cuando se trabaja con la sabiduría que solo la buena tierra es capaz de infundir, puede llegar a cantarnos versos sentidos, cuando se derrama con delicadeza por nuestros labios, con la frescura de un torrente tras el deshielo, con la elegancia límpida de los pétalos de rosa, el equilibrio inestable de la vida, la justeza precisa de sus sabores y aromas, la belleza de su armonía líquida... para llevarnos a su cautiverio de palabras no dichas, de los sabores salinos y amargos del jugo de granadas frescas, de frutillas rojas silvestres... Palabras que quedan por mucho tiempo en el recuerdo, que permanecen indelebles después de un último sorbo, como permanece por siempre la memoria de aquella última caricia...

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar