Ariyanas David Tinto Dulce 2011
Vino Ariyanas David Tinto Dulce 2011
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Dulces y Generosos
Crianza:
Sin crianza
Graduación (vol):
13,00%
Varietales:
Merlot 100%
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 10 a 19,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.03
/
95
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
10,0
Opiniones de Ariyanas David Tinto Dulce
OPINIONES
3

Vino dulce maduro de color tawny profundo.

Aromas de acético, notas a vinagre maduro de Módena por la oxidación del tiempo. Mantiene fruta madura. Es un vino completamente evolucionado.

En boca es dulce, con acidez medio+ y alcohol medio+ , notable, con notas maduras terciarias como nueces, regaliz, ciruelas maduras, pasas, higos y miel. Puntas de cáscara de naranja y mermeladas.

Final largo.

No era su fin terminarse después de 9 años, pero puede armonizar con platos de maravilla como carne de caza y cacao.

 

Color rosado, piel de cebolla, toques rojizos, capa baja, piel de cebolla.

Desde el primer momento nos da muestras de sorprender: ricos aromas muy armónicos; mermelada de pimiento rojo, compotas de fruta roja, regalices, higo seco, caramelos, gelatina de frambuesa azucarada, toque de bombón...

Su paso por boca , continua en esa línea: deliciosos sabores acaramelados, algo de herbáceos, chisposo , puntito eléctrico que equilibra la parte dulce. Es de recorrido medio y muy largo. Sabores frutales muy equlibrados. Pura elegancia.

De color rubí, con reflejos picota, de capa media-baja y ribete degradado. De presencia fluida y abundante lágrima fina y glicérica.

En nariz, emana fragancias de confituras de frutas rojas frescas: fresas, grosellas, arándanos, moras negras silvestres, incluso con un toque de manzana roja. Destacan las notas de raíz de regaliz, en un incitante fondo de chocolate negro. A medida que gana temperatura, va adquiriendo un perfil olfativo con un carácter más definido de vino tinto, ganando por momentos en frutosidad y manteniendo en todo instante una presencia fresca, equilibrada, sutil y sugerente.

En boca, sorprende desde el primer sorbo por el predominio de los aromas frutales, entre los que destaca las notas de moras negras silvestres, dulces, finamente herbáceas y frescas a la vez, con esa ligerísima nota amargosa que lo enmarca en un paisaje puramente mediterráneo. Los recuerdos de regalices y un fondo meloso de caña de azúcar le aportan complejidad y profundidad. Embauca desde el primer momento por su notable frescura, con un dulzor muy comedido, en contrapunto perfecto con una acidez finísimamente integrada, que contribuyen al perfil fresco, fluido, sutil, elegante y equilibrado del vino, y que lo convierten en un elixir casi adictivo, al que es imposible resistirse por momentos...

Un vino para jugar a descubrir sus posibilidades de maridaje, que va evolucionando admirablemente en copa, y que es capaz de ofrecer sensaciones muy diferentes y agradables en cualquier momento de una buena comida. Un vino dulce tinto original, alejado de lugares comunes, que invita a descubrir sus enormes posibilidades de degustación. Absolutamente versátil en la mesa, pese a su perfil dulce, por la magistral frescura de la que hace gala, ha resultado un excelente acompañante de entremeses con foie y queso, nos ha sorprendido en armonías basadas en carnes rojas, como el magret de pato o el estofado de buey especiado, y ha resultado un inmejorable compañero de postres a base de higos secos, mermeladas rojas, chocolate negro, tarta de queso, o que, incluso, nos ha parecido muy disfrutable como copa se sobremesa. Por todo ello, es un vino enormemente recomendable.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar