Ariyanas Romé Rosado 2012
Vino Ariyanas Romé Rosado 2012
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Rosado
Crianza:
Con crianza
Graduación (vol):
13,00%
Varietales:
Romé
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 10 a 19,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.83
/
94
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
8,5
Opiniones de Ariyanas Romé Rosado
OPINIONES
3

De un color rosado maduro, limpio y brillante.
De nariz muy floral, pétalos de violetas y rosas se mezclan con notas citricas a piel de limón, aparecen frutas rojas muy frescas, fresas y frambuesas y de nuevo las violetas. Es una nariz para soñar, todo muy sutil y elegante.
En boca sorprende, es una auténtico vino, salino, fresco y largo.

Un vinazo, sin duda para apostar por él. Un vino que puede ser referencia. Felicidades a la bodega, no voy a decir que es el mejor rosado que he probado diré que es de los mejores vinos que he probado.

La variedad de uva Romé es autóctona de Andalucía, concretamente de la región de la Axarquía, ubicada dentro de la provincia de Málaga y dentro del paraguas regulador de la denominación de origen Sierras de Málaga. Esta uva tinta, de difícil cultivo y maduración lenta, ha venido siendo usada comúnmente en la región para completar los coupages de vinos tintos, como aporte de color y acidez para la elaboración de vinos donde han sido otras variedades, autóctonas o foráneas, las que han copado la mayor parte del protagonismo. En Bodegas Bentomiz, próxima a la localidad de Sayalonga, en pleno corazón de la Axarquía, siempre han tenido en esta uva a una excelente aliada en la elaboración de su Tinto de Ensamblaje, donde ha venido desempeñando un papel destacado en armonía perfecta con la Tempranillo, la Petit Verdot, la Cabernet Sauvignon y, últimamente, la Cabernet Franc. Sin embargo, la elaboración de un vino monovarietal de Romé siempre ha supuesto un reto ilusionante para Clara Verheij y André Both, los propietarios de esta renombrada bodega malagueña, que puede presumir de tener sus vinos en los mejores restaurantes del mundo, incluido el Celler de Can Roca. Partiendo de viñas de Romé de elevada edad, han optado por la elaboración de un vino rosado, único en su estilo y elaboración, donde la variedad expresa todo su potencial y permite vislumbrar con claridad el perfil salino, floral y mineral extraído de las profundidades pizarrosas donde las viñas clavan sus raíces sedes hace décadas. El resultado es un vino único, maravillosamente configurado para ofrecernos un carácter equilibrado, elegante y refinado, pero no por ello carente de profundidad, jovialidad y un incomparable dinamismo en la mesa.

El vino presenta un color rosado cobrizo, que recuerda los colores estivales de los jugos de las granadas maduras, ubicuos en la región. Tiene una capa baja, siendo un vino de color ligeramente cubierto, con poca extracción fenólica, muy brillante y limpio.

En nariz, resulta un vino cargado de sutilezas sugerentes, elegante y refinado desde el primer momento. Se desenvuelven con primor las notas ligeras de frutas rojas muy frescas, casi previas a la maduración de los frutos rojos, con recuerdos sutiles de fresas y frambuesas silvestres, con el toque cítrico del pomelo rosa y la pincelada de dulzor tropical del kiwi amarillo. Sin embargo, es un vino de un perfil nítidamente floral, donde los arpegios fragantes de las violetas y las rosas, unidos a un fondo sutil de arrayán, nos sumergen en los aromas nostálgicos de los jardines andaluces y nos transportan a las suaves lomas nazaríes que rodean el castillo de Bentomiz. La frescura se hace patente en las notas vibrantes de cítricos y en el ligero apunte balsámico de menta fresca cargada del rocío. A medida que el vino se oxigena y va expresándose en la copa, se aprecia la profundidad, elegancia y armonía femenina en este rosado sin parangón, serio y jovial a la vez, que se expresa en continuidad en los recuerdos de flores de tocador y los ligeros apuntes de almendras frescas.

En boca, es un vino que habla el lenguaje de la tierra, del terruño, de la pizarra descompuesta que se rompe a los pies de quién camina por las suaves cumbres, empapadas de olor a mar. Es un vino deslumbrantemente fresco, vibrante en la elegancia refinada, vivaz y expresivo en la armonía de los aromas florales y cítricos magistralmente engarzados, elocuente y serio en los recuerdos salinos y los sutiles matices amargosos del pomelo amarillo y las jugosas granadas silvestres. Llena la boca para embaucarnos con su presencia, manteniendo a la vez un equilibrio casi perfecto. Armonioso, elegante y serio, en su final larguísimo que nos deja abstraídos en los colores púrpuras del atardecer en el horizonte marino y en los aromas florales, envueltos en sal, que transporta la brisa fresca.

  • Ariyanas Romé Rosado 2012

    Ariyanas Romé Rosado 2012

  • Contraetiqueta de Ariyanas Romé Rosado 2012

    Contraetiqueta de Ariyanas Romé Rosado 2012

Presentación en primicia el primer rosado de bodegas Bentomiz con 100% Romé. A falta de dos meses de aparecer en el mercado.
Muy aromático, toques anisados en nariz con recuerdos a hierbas como la hierbaluisa. En boca seco, con buena textura por su densidad y cremosidad. En boca su longitud no es su principal virtud, si lo es el toque perfumado,que aparece en nariz y mantenemos recuerdos en boca. Un rosado para evolucionar que debe trabajar la persistencia y que el oxígeno le permita vivir en copa sin caerse.

Su principal fortaleza estriba en su originalidad por la zona y la variedad.

Cata realizada en la Vid en Rosa edición 2013 celebrada en el Restaurante Bienmesabe. 9 analistas - 18 rosados del mundo - 36 botellas.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar