Ariyanas Seco Sobre Lías Finas 2013
Vino Ariyanas Seco Sobre Lías Finas 2013
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Blanco
Crianza:
Sin crianza
Graduación (vol):
12,50%
Varietales:
Moscatel de Alejandría 100%
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 5 a 9,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.2
/
91
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
9,3
Opiniones de Ariyanas Seco Sobre Lías Finas
OPINIONES
3

Color amarillo pajizo, reflejos verdosos, limpio y brillante.
En nariz tiene un alta y variada presencia de aromas florales (rosas) y flor de azahar, y tambien frutales con aromas de fruta blanca (manzana madura), fruta cítrical (limon, pomelo) y fruta tropical (lichis, uva pasa).
En boca es una delicia de equilibrio entre la fruta madura y una acidez intensa con su transfondo de uva moscatel pero sin dulzor, reaparecen las flores y cítricos y unas notas amargosas finales que invitan a seguir bebiendo. Persistencia alta.

Un moscatel elaborado en seco y muy bien logrado.

Color amarillo pajizo, muy juvenil, ribete acerado. Aspecto levemente denso.

Intensidad media, alta, mucha mermelada de naranja y azahar, algo anisado, muy buena nariz, muy floral, melocotón, todo integrado.

Boca suave, muy ligero, acidez baja, estructura baja, la boca no está a la altura de su nariz, muy acuoso y liviano.

Una de las mejores añadas de este vino de la Axarquía malagueña, que permanece fiel a sus principios, a la pureza que le trasmite su terruño, si bien en añadas como ésta consigue posicionarse a la cabeza de los grandes vinos secos elaborados con la aromática Moscatel de Alejandría.

El vino presenta un color dorado pálido, quizás algo más subido de tono que en anteriores añadas. Transmite la luz de esa atmósfera limpia, reflejo de un mar cercano, propia de la tierra donde nace.

La nariz es muy aromática, plena de fragancias varietales muy bien definidas, limpias y elegantes. Es una Moscatel "de libro", de preciosos efluvios terpénicos de aceites de cítricos, de flores blancas, azahares y acacias, engarzados con elegancia a unas afinadas notas minerales de piedra fresca, sobre un fondo fresco, vívido, de fragancias herbáceas de monte mediterráneo, de sutiles balsámicos y delicadas puntitas de clorofila, de jara y tomillo. Te transporta al paisaje de donde nace, sientes el sol suave y la brisa fresca del atardecer cuando te sumerges en los aromas francos de este vino.

Pero es en boca donde despliega toda la grandeza por la que considero que estamos ante una de las mejores añadas. Es ahí donde se muestra amplio y pleno de aromas, de sabores bien definidos, elegantes, intensos y armoniosos a la vez, donde llena el paladar, con presencia y rotundidad, a la vez que con refinamiento, como solo consiguen hacerlo unos pocos de su estirpe. Y todo esto lo consigue, por un lado, de la mano de una textura grasa aterciopelada, con la que consigue discurrir en boca con notoriedad
deferente y, por otro, con el sostén de una extraordinaria frescura, aportada por una acidez perfectamente integrada y por la minuciosa presencia de esas magistrales notas amargosas, tan propias de la variedad. De una longitud en boca que me hace evocar a la añada de 2008, también una de las grandes de este vino, con un final largo, salino y mineral, que deja embaucadores recuerdos de pomelos, flores blancas y finos herbáceos de monte mediterráneo. Delicioso.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar