Ariyanas Naturalmente Dulce 2008
Vino Ariyanas Naturalmente Dulce 2008
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Dulces y Generosos
Graduación (vol):
13,50%
Varietales:
Moscatel de Alejandría 100%
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 10 a 19,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.1
/
96
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
9,5
Opiniones de Ariyanas Naturalmente Dulce
OPINIONES
4

Color cobrizo intenso, casi topacio, bastante denso.

Intensidad media alta, rica, leve barniz, muchísima rosa, azahar, leve bota, naranja amarga.

Boca suave, densa, untuosa, limpia, buen equilibrio entre acidez y alcohol, muy rico. Postgusto largo.

Moscatel dulce moscatel, un gran vino para no olvidar. Un vino nacido en tierras de la Axarquía Malagueña. Un vino con el distintivo de calidad Sabor a Málaga. 100% Moscatel de alejandría. Un vino blanco seco fermentado en depósito de acero inoxidable, que permanece 6 meses de crianza sobre lías finas. 13% vol. Precio ~ 12.75 €

Un vino que nos ayuda a conocer la capacidad y la autenticidad de una variedad única en un lugar único, como es la Axarquía malagueña, enorme limpieza y evolución en su añada 2008. Un vino que define la fruta con elegancia, llena de rasgos minerales. Cada sorbo se convierte en elixir por su frescura, su acidez y su equilibrio con la sensación dulce. Un vino tremendamente aromática y frutal, esencia de una tierra. Galería fotográfica -> http://www.akatavino.es/?p=16604

  • Bodega Bentomiz. Vino Ariyanas Naturalmente Dulce 2008 94 puntos

    Bodega Bentomiz. Vino Ariyanas Naturalmente Dulce 2008 94 puntos

Color amarillo, reflejos dorados, limpio, brillante, lágrima fluida y densa.
En nariz hay buena intensidad de aromas de uva moscatel, flor de azahar, miel, romero y aromáticas del campo pero también cítricos confitados, amplios, complejos, interesantes.
En boca es glicérico, con cuerpo pero delicado, equilibrado, buen punto dulce de moscatel pero con contraprestación de acidez presente con sensaciones cítricas, uva madura, naranja confiatda, leve amargo que induce a repetir.

Un vino que si te van los naturales dulces, te va a enamorar. De viñedos de más de 80 años con 80 grs de azucar residual; pura golosina pero con suficiente acidez.

Visual con colores amarillos, dorados, pletórica de reflejos de sol en los atardeceres del Mediterráneo. De fluir lento, pausado, untuoso, glicérido, que nos muestra la antesala de la textura que nos encontraremos en boca. De lágrima amplia, densa, de discurrir pausado. Todo hace presagiar el disfrute.

Con aromas de muy buena intensidad. Terpénicos muy fragantes de la Moscatel, con recuerdos de mieles de romero, de flor de azahar y acacia, de frutos de lichi, de corteza de naranja confitada, sobre un fondo cítrico refrescante y vivaz. Son aromas que envuelven con la dulzura aterciopelada y fresca de las tardes de primavera, de los campos del sur en flor, que nos traen recuerdos minerales de tierras ancestrales donde clavan sus raíces viejas viñas centenarias.

La boca es un portento de equilibrio y profunda elegancia, donde el dulzor y la acidez comedida se hablan y se entienden íntimamente. Con un carácter algo más cálido, meloso e intenso que añadas anteriores, sigue teniendo ese perfil tan Alejandrino, de terruño, de culto a los orígenes, del que hacen gala todos los Ariyanas. De tacto sedoso y discurrir fluido y glicérico, los aromas en boca reproducen fielmente el perfil aromático de la nariz, con recuerdos de miel, pulpa de uva fresca y confituras de cítricos, con un ligero toque amargoso muy varietal que no hace más que conferirle virtud a este vino.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar