Ariyanas Naturalmente Dulce 2006

Vino Ariyanas Naturalmente Dulce 2006

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
96
Puntuación Media:
9,1
Calidad-precio:
8,9

Bodega: Bodegas Bentomiz
D.O./Zona: D.O. Málaga
País: España
Tipo de vino: Dulces y Generosos
Graduación (vol): 13,00%
Varietales: Moscatel de Alejandría
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Varietales: Moscatel de Alejandría

5 Opiniones de Ariyanas Naturalmente Dulce

Ya a la vista destaca el color tan limpio y brillante, amarillo dorado.
En nariz hay que darle tiempo en principio se muestra cerrado, luego aparecen aromas de membrillo, manzana, intensos aromas florales (flor blanca), citricos y mineralidad.
En boca no satura, es sabroso pero no empalaga, gran acidez que le hace ser muy fresco, mineralidad al igual que en nariz, tiene un final largo que queda prendado en el paladar.

En visual presenta un amarillo dorado tirando hacia tonos pajizos brillantes,a simple vista ya denota la frondosidad y cremosidad que me encontré en boca.En nariz destacan aromas de manzana asada,fruta escarchada,miel de flores y fina mineralidad que acompaña perfectamente a las notas de cítricos que aparecen con el movimiento de la copa.En boca muestra es elegante,suave pero a la vez intenso,meloso y con muy buen final.

Estupendo este gran "naturalmente dulce",su maridaje perfecto es para mi chocolate con alta proporción de cacao,yo lo tomé con un lindt 99% cacao.

Llego a mis manos una botella(gracias Pepo),degustada con los panellets despues de un Les Chant des Griolles, Muscat de Beaumes de P.Jaboulet.
Desconcertante color para un moscatel, amarilo dorado brillante,se muestra cerado y oculto al principio,timidamente van apareciendo aromas delicados de manzana, citricos maduros,flores y pinceladas minerales.
En boca naturalmente no es dulce,es pura cremosidad,firmeza y larga persistencia,de las que dejan huella.
Un vino diferente, que me emociono y que va evolucionando con las horas hacia el paraiso.
Continuara despues de la comida de hoy con el culin que guarde.

Hablar de Ariyanas es hablar de un vino de culto en su corta trayectoria, un vino que ha definido su carácter duditativo de su primera cosecha, agarrado a su pizarra, y siento no ser objetivo en su cata, lo que tampoco me importa, poque es uno de los grandes ejemplos de máximo exponente de la calidad de la Moscatel en estas tierras.

Esta añada muestra síntomas menos dulces, más de corte mineral y fresco, aún se bebe con mayor placer.

Entró en Armonía gracias a Antonio Fernandez de DOM VINOS el cual nos propuso conjugarlo con un excelente baso de tres chocolates, postre puntero de DOM VINOS, resultando un plato rico en constrastes dulces con Ariyanas.

Presentación muy cuidada, en la que destaca su original etiquetado y su novedoso tapón de cristal.

A la vista, nos regala un precioso vestido amarillo alimonado, con reflejos dorados, con una limpieza y brillantez que parecen ya anunciar sus virtudes organolépticas.

La nariz es pura esencia de fragancias que emocionan desde el primer instante. Aromas intensos pero, a la vez, delicados por su finura, que se abren con franqueza en un abanico amplio, goloso y sugerente de aromas frutales, de uvas maduras, manzanas, cítricos y frutos exóticos maduros, sobre un delicado lienzo floral de azahar y acacia blanca.

La boca es intensa, muy frutal, con una frescura que transporta en equilibrio una amplia paleta de sabores y aromas frutales, golosos y frescos a la vez, que hacen un recorrido untuoso, a la vez que sedoso y avocadoramente largo.

Un vino que emociona. Con una nariz que embauca como el mejor perfume y te transporta, como en un sueño, a las asoladas laderas con influjo marino en donde nace esta maravilla.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar