Ariyanas Romé 2014
Vino Ariyanas Romé 2014
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Rosado
Graduación (vol):
11,50%
Varietales:
Romé 100%
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 10 a 19,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.0
/
95
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
10,0
Opiniones de Ariyanas Romé
OPINIONES
1

Tierra. Esa es la primera palabra que asoma a mi pensamiento cuando acerco por primera vez mi nariz a una copa de este vino. Tierra. Terruño. Terroir. Pocos son los vinos dotados de esa bendita magia, inasible y escurridiza, de expresar en sus aromas el perfume terrenal de los minerales y las rocas profundas, de transportar a quien lo bebe, de manera tan precisa, a paisajes inconfundibles y auténticos, siempre soñados.

De color ligeramente cobrizo, tímidamente anaranjado, diríase que misteriosamente telúrico, transmite en su imagen la elegancia sosegada de las lomas milenarias de la tierra que procuró su existencia. El zumo del fruto apenas rozó su piel teñida de granate y encarnada de sustancia y adquirió así el mínimo tono que permite la remembranza de su origen de uva tinta.

De aromas cítricos, casi sorpresivos, se vislumbran en el vino los recuerdos frutales de pomelos rosados y frescos, de la piel de lima recién rasgada, entre sutiles efluvios de balsámicos mentolados y la enigmática presencia femenina manifestada en la fragancia delicada de pétalos de rosa. Aromas de lluvia vespertina, de tierra mojada, sobre un sutil fondo ahumado, le confieren un carácter de vino nostálgico, casi de vino de otoño y recogimiento sosegado. Elegante, refinado en su figura y en su forma, casi podría decir que afrancesado en sus modales.

En boca, el vino habla ya desde el presente hacia un futuro que lo verá crecer y expresarse con infinitos detalles y sutilezas, sin duda con profundidad y elegancia en su discurso. Con una trama de acidez integrada que ahora sobresale con ligera arrogancia y le confiere viveza y un carácter vibrante y fresco, se expresa en boca en los aromas de cítricos y de fresones insultantemente rojos, ácidos y frescos. Y entonces vuelve la tierra... en esas notas minerales, intrigantes, casi indefinibles, pero sin duda concurrentes con una textura sedosa, fluida y acariciante, embaucadora por su elegancia. Es, y será mucho más con el paso de los años, un vino de finura y delicada belleza terrenal.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar