Goliardo 2006
Vino Goliardo 2006
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Graduación (vol):
12,50%
Varietales:
Caiño tinto
Precio aproximado
Precio Aprox:
Desconocido
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.77
/
94
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
7,0
Opiniones de Goliardo
OPINIONES
15

Color cereza rubí.
Aroma de mediana intensidad dominado completamente por las especias, también se detectan flores, hierbas frescas, monte bajo y la fruta en segundo plano, ligeros toques minerales.
En boca es fresco, paso de boca con cierto equilibrio, le queda bastante tiempo de botella, los tzninos rugosos, el retronasal y todo el paso de boca dominado por los elementos verdes, la estructura bastante buena, el final con buena persistencia y mucha acidez.
Lo dicho dentro de dos o tres años estará mucho meujor que ahora.
Lo califico con un 8,5 por la estructura, ya que si no fuese por ella tendría una puntuación mucho más baja. El corcho no esta nada mal un 7.

Pues tras 6 meses pruebo otra botella de este vino, decantado con 1 hora de antelación. Lo cierto es que tampoco ha evolucionado mucho desde mi última cata, en nariz sigue teniendo una buena expresión, muy mineral, fresco, frutal, balsámico, especiado y ligeros tostados. En boca sedoso, ligero pero muy elegante, muy buena acidez, postgusto frutal y final no muy largo.

Un vino muy personal, radical en todas sus fases, o te gusta o no te gusta, no creo que haya términos medios.

Coincido plenamente con la valoración de Javierb, así que no diré mucho más.

Atlanticidad, frescor, originalidad... fruta roja muy fresca, con especias, algo de mineralidad... son vinos muy agradables pero peculiares. hay que hacerse a ellos. No gustan a cualquiera.

A Raúl le encantó esta añada.

Catado nuevamente tras casi un año en bodega, aunque lo cierto es que las copas no acompañaban mucho, si pude encontrarle una ligera evolución en este plazo de tiempo.

Decantado con mucha antelación, ya que las últimas botellas tardaron en abrirse, por lo que en esta ocasión, se mostraba mucho mejor en nariz. De media intensidad, muy elegante, aromas de fruta roja, balsámico, especiado y un muy ligero tostado. Algunos preguntaron si llevaba barrica, puesto que apenas se apreciaba, lleva barricas viejas para que se carguen el vino.

En boca, con una entrada muy elegante, acidez característica, ha desaparecido la salinidad que tenía hace unos meses. De nuevo fruta roja y persistencia en boca corta.

Está en un buen momento, pero es un vino muy especial, no apto para todos los públicos. Éramos 5 y a 2 no les gustó….

Es un vino muy personal, absolutamente frutal y con acidez presente pero con equilibrio. Me recuerda siempre que lo pruebo a vinos de antaño, a vinos de verdad, a vinos gallegos, a vinos atlánticos. Me recuerda a bagazo, posee profundidad, intensidad, es un vino vegetal, y posee mucha personalidad.

Catado nuevamente y la verdad es que esta vez me ha gustado bastante más, pese a que inicialmente daba tufos a orujo....Tardó en abrirse, pero la verdad es que con el paso de las horas, mejoro notablemente. Un gran vino, con algo más de botella puede mejorar bastante.

Es un vino diferente este gallego, me parece más complicado que el Goliardo Loureiro. Un vino atlántico con un color cereza claro un poco aguado. En náriz aparecen unos aromas a frutas rojas y en algún momento a fruta madura y muy balsámico. En boca no entra muy fuerte y contundente pero es muy agradable y limpio y recuerda a los aromas balsámicos y a compota de frutas. Es elegante.

Catado de forma errónea desde mi punto de vista tras un Barbazul 2007 (que delicia), he abierto una de mis preciadas botellas, el Goliado Caiño, me ha dejado una sensación extraña, que se la achaco al haber bebido con anterioridad el vino comentado.
Pese a ello, me ha gustado, fresco y sutil, con frutas frescas, balsámicos… Color pálido, pero un vino excelente. Ojalá haya más gente que apueste por recuperar estas variedades y las podamos disfrutar más a menudo.

Gracias por este vino

Un vino con un perfil diferente, de corte borgoñón (salvando las distancias), que se diferencia por el carácter fresco de su fruta, sobre todo fruta roja algo tirante, con notas minerales y toques especiados y un fondo ligeramente tostado. En boca tiene buen ataque, con un paso ligero, excelente acidez, una trama etérea pero compacta, notable longitud y excelente estructura. Un estilo facilitado por las condiciones geoclimáticas del norte de España, nada concentrado y con destacable equilibrio. Muy rico.

Rojo picota, ribetes cardenalicios, capa media.
Nariz intensa y fragante, se expresa desde un primer momento con enorme franqueza. Destaca una nítida fruta roja, en especial fresas, frambuesas o grosellas. Con el aire van apareciendo notas balsámicas, ligeros especiados, un leve fondo mineral y algunos destellos herbáceos y lácteos. Resulta siempre muy frutal, limpio y agradable.
En boca es fresco, ligero y frutal. Tiene una acidez fina y muy bien integrada, un paso firme, sin aristas, con cuerpo pero con ligereza y un final largo y amplio que nos deja un ligero y marcado toque amargoso que resulta muy placentero y que le otorga un estilo muy personal. Buena persistencia. Recuerdos de fruta roja en el final. Taninos bien fundidos e integrados.
Tenía buenas referencias de este vino y lo cierto es que han sido refrendadas. Un vino diferente, personal, que para mí supone un soplo de aire fresco en el estandarizado marco de los tintos nacionales. Excelente en la mesa, estuvo perfecto con unas albóndigas de boletus. No es barato (25 euros), pero desde luego los he pagado muy a gusto. Un vino para repetir.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar