El Vínculo Crianza 2010

Vino El Vínculo Crianza 2010

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
95
Puntuación Media:
9,0
Calidad-precio:
8,9

Bodega: El Vínculo
D.O./Zona: D.O. La Mancha
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 14,50%
Varietales: Cencibel (Tempranillo) 100%
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: 16 meses en barricas de roble americano.

Varietales: Cencibel (Tempranillo) 100%

7 Opiniones de El Vínculo Crianza

Buen corcho, largo y ancho, que sale con facilidad con sacacorchos de dos tiempos, de gran calidad y muy poco bañado en vino rojo granate oscuro por el interior. Huele bien.

Tomado a unos 17-18ºC en una tranquila barbacoa con amigos como reencuentro después del confinamiento. 

Decantado 10-15 minutos antes de tomarlo.

Servimos en copas bordelesas normalitas (lo que teníamos en el lugar).

Visual

Picota oscuro de elevada capa, ribete cereza-teja-transparente, limpio (salvo algo de poso en botella y decantador), brillante y de abundante y fina lágrima de lenta caída. (9,4)

Nariz

Sin reducción en este caso y más directo que la anterior botella.

Buena intensidad, el vino parece menos maduro que la botella precedente, fruta negra madura licorosa, ahumados, mentolado-balsámicos, hierbas de monte bajo, especias dulces, vainilla, canela, tostados de finas maderas, cacao y chocolate.

Sin reducción alguna, algo más joven y directo que la botella abierta hace dos meses. Elegante, equilibrado, poderoso y bien integrado olfativamente. (9,2)

Boca

Ataque potente y contundente, con fruta madura y amplitud en boca, seco, de buena acidez, expansivo, de cierta densidad, cuerpo y muy buena estructura.

El paso por boca es aterciopelado y elegante, taninos aún con garra y, aunque redondos, no tanto como en la botella anterior. 

Final largo, con fruta negra madura levemente amargosa, leves mentolados, especias dulces, tostados, chocolate y cacao en un retrogusto y retronasal estupendas.

Muy buena boca. Agradable, amplia, bien de acidez y con muy buenas hechuras aún. (9,3)

Sí me quedó el recuerdo de ser una botella, a pesar de 2 meses después que la anterior, con 1-2 años menos de evolución (comparativa) que la anterior (que estaba genial pero más madura).

Su RCP es excelente una vez más.

Corcho ancho, hinchado por el interior, de 5 cm de largo, de gran calidad y muy poco bañado (1-2 mm) por el interior en vino rojo granate oscuro. Sale perfectamente con sacacorchos de dos tiempos. Huele muy bien.

Sacado de vinoteca a unos 15ºC.

Abierto un buen rato antes de comer.

Como en nariz había una ligera cerrazón y reducción, decantamos sin miedo.

Servimos en copas de balón.

Visual

Picota oscuro de capa alta, ribete cereza-atejado-transparente, limpio (salvo ciertos posos al final de la botella, en el decantador y el ribete de la última copa), brillante, de fina, bonita y abundante lágrima que cae lentamente por el cáliz de la copa.

Botella en etiquetado clásico, buena cápsula, corcho espectacular y visual muy buena para un crianza manchego de casi 10 años. (9,5)

Nariz

De inicio algo tímido, reducido y cerrado.

Convenientemente decantado, oxigenado y a la 1-2 horas de abierto, tenemos una muy buena intensidad, a vino maduro, con fruta negra madura en sazón, nuez moscada, tostados muy interesantes, ahumados, abundantes balsámico-mentolados, herbáceos de monte bajo, ligeras flores ajadas, algo de hojarasca, notas de incienso, especias dulces por doquier, vainilla, canela en rama, chocolate negro, cacao, toques amielados, de algarroba y de sutiles uvas pasas y dátiles maduros.

Nariz, una vez pasado el impass inicial, de muy buena intensidad, bastante madura pero muy elegante, de gran complejidad, equilibrio y definición de aromas. (9,1)

Boca

Ataque frutalmente maduro y expansivo en boca, potente y contundente pero, a la vez, delicado y suave, seco, de mediana acidez, gran volumen, densidad media-alta, muy buen cuerpo y magnífica estructura.

El paso por boca es seda pura, terciopelo, con un equilibrio y elegancia que no recordaba a este nivel en este vino. Los taninos son aún firmes pero, a la vez, delicados, dulces, suaves y pulidos en su máxima expresión (para este vino no creo que puedan redondearse mucho más).

El final es de enorme longitud, con fruta negra en sazón pero, a la vez, ligeramente amargosa, sutilmente mentolada, con ciertas notas amieladas, de algarroba, especias dulces, chocolate, cacao, nuez moscada y sutiles herbáceos que, en conjunto, redondean un retrogusto y retronasal colosales.

Boca poderosa y frutalmente madura pero, a la vez, muy balsámica, compleja, elegante y redonda. Puro terciopelo. (9,5)

Si cabe ponerle un "pero" sería que la acidez va algo justa y que el vino parece algo más evolucionado de lo esperado después de haber catado, hace poco, un 2011 (que estaba mucho más joven).

En cualquier caso, la evolución en botella del vino, con casi una década ya, ha sido tremenda y, en este caso sí, al menos esta botella, estaba para beber ya y, EMHO, creo que ya no podía evolucionar a mejor.

Su RCP es excelente para el resultado a 10 años vista (y más por lo que pagué por cada botella).

 

Corcho largo, grueso, de calidad y en perfectas condiciones.

Poco bañado en vino rojo picota por el interior (sorprendente para su edad). Huele muy bien.

Abierto 2 horas antes de disfrutarlo.

Visual

Picota de capa media-alta, ribete cereza-atejado-transparente, limpio (salvo algunos posos en el lateral de la botella), limpio y brillante, con fina y abundante lágrima de rápida caída. (9,3)

Nariz

De bastante intensidad especias dulces, tostados, pimienta negra, fruta negra madura prácticamente en sazón, algo de fruta roja también muy madura, tostados, toffee, regaliz, laurel, balsámico-mentolados, flores azules ya algo marchitas, finas maderas, hierbas de monte bajo, vainilla y coco.

Buena intensidad y complejidad. (9)

Boca

Ataque de volumen medio-alto, potente y de notable contundencia, fruta negra madura, buena acidez, cuerpo medio-alto, buena estructura, densidad media; vino expansivo pero, a la vez, fluido y de paso por boca fácil. Los taninos son poderosos, algo astringentes aún en mucosas pero, en general, mi sensación global es que están sabrosos, redondos, dulces y pulidos (aunque aún tienen recorrido de mayor redondeo en botella).

El final es largo, especiado, mentolado, con recuerdos a chocolate y torrefactos junto a frutos negros maduros dando como resultado un retrogusto y retronasal muy bien conjuntadas. El alcohol está presente, pero si no se nos sube demasiado de temperatura, no se nota tanto como cabría esperar de sus 14.5%. (8,7)

En excelente forma a sus 8 años y medio este "El Vínculo Crianza 2010". Lleva muy buena evolución, está en un gran momento de madurez y puedo decir que aún puede aguantar 2-3 años más sin pérdida significativa de cualidades.

Su PVP era hace unos años de unos 12-14€, posteriormente empezó a bajar a los 10€, ahora ronda los 8-9€ pero, en su día, pude conseguirlo de oferta a 5€. En cualquier caso, la RCP creo que es muy buena para lo que ofrece (es un crianza manchego de larga vida en botella).

Color rojo picota de capa alta con ribete del mismo color. En nariz es intenso con aromas a confitura frutos rojos, toques de regaliz y notas especiadas. En boca es equilibrado, carnoso, potente y con taninos maduros. Es un vino largo con un retronasal donde aparecen notas de fruta negra confitada y notas de vainilla.

 

https://vinariumdeluxe.wordpress.com/2016/02/13/el-vinculo-crianza/

Magnifico, equilibrio, fuerza y estructura. Vino-vino. Nariz de tostados, pimienta y fruta negra, tabaco de pipa. En boca, cerezas, pan de Higo. Taninos potentes, buen integrados.
Largo. Buena acidez.

Botella bordelesa típica de El Vínculo Crianza. Corcho perfecto, fantástico, largo, de buen grosor y muy poco bañado por el interior en vino color rojo picota-granatoso. Corcho perfecto para aguantar 10-15 años más.
Visual: rojo picota-rubí, ribete granatoso-transparente que indica la todavía juventud del vino (ya con casi 6 años), limpio, brillante y con muy buena lágrima y abundante lágrima de lenta caída.
Nariz: de buena intensidad desde el inicio; frutillos rojos pero, sobre todo negros bastante maduros, regaliz, especias, coco, herbáceos de monte, mentolado-balsámicos poderosos, monte bajo, tomillo, tostados, maderas finas, cacaos, chocolate y eucaliptos. Muy complejo pero joven en nariz (no hay todavía aromas a cueros, pieles animales ni cárnicos).
Boca: entrada frutal-balsámica poderosa, contundente, con buen peso, un punto goloso, densidad media-alta, muy buena estructura. Buena acidez que provoca salivación. Tanino muy potente aún, con años de margen de mejora y pulido pero, a la vez, dentro de su astringencia, son taninos dulces, amables, sabrosos y agradables. Vino redondo, con final largo y sabroso, con retrogusto a frutos negros, madera americana de fondo, herbáceos, balsámicos, torrefactos, cacao y chocolates (con algo de golosidad-dulzor) mezclado con ese final amargoso y con una retronasal a eucalipto-mentolada y a pastillas juanolas que invita claramente a otra copa.
Muy buen vino de Alejandro Fernández que no falla para nada.

A su PVP normal (11-14€) la RCP es muy buena pero, por circunstancias del mercado, este vino se está vendiendo ya en muchas grandes superficies por debajo de los 10€ (entre 7-9€) e incluso a 4.95€ en Santa Cecilia (un auténtico chollo). A 4.95€ sí está claro que podría ser, probablemente, de los mejores tintos del mundo en Relación Calidad/Precio, muy difícilmente superable pues recordemos que tiene una crianza de 16 meses de barrica de roble americano, casi 6 años y está muy joven (es decir, puede vivir un lustro más en óptimas condiciones).


Esta es mi primera nota de cata pero llevo bebidas ya unas 5-6 botellas hasta la fecha y, EMHO, creo que siempre ha estado muy bueno pero ahora está aún mejor. El vino está creciendo en botella, aún es joven, tiene 5 años mínimo de mejora en botella bien conservado (corcho excelente, vino estupendo),... Un vino y añada muy a tener en cuenta la de este El Vínculo Crianza 2010.

De color picota con la orilla grana. Expresión fresca en nariz; por su alcohol, sus especias, ese monte bajo... Sorprende en parte. Pero la fruta es madura, nos da higos, grosellas... Y ésta se hace más evidente al probarlo, donde un aire de boca de tabaco entra primero. Para jugoso, sale toda su acidez al ingerirlo, salivas. Parece tener menos entidad que la 2009.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar