Opiniones de El Vínculo Paraje La Golosa
OPINIONES
3

Ahora sigue al pie del cañón.

Catado a las 24 horas, lo que queda, un par de copas.

Ayer se mostró perfecto desde el inicio, terciario con fruta en licor y madera super ensamblada, largo y sedoso, con  cuerpo y acidez medio+ todavía, un vino marca de la casa.

Hoy es el disfrute, el estar contento.

Color granate oscuro, con posos, algo turbios pero masticables. Intensidad profunda.

Aromas limpios y terciarios, de intensidad pronunciada. Cacao, chocolate, tomillo, cuero, tabaco y hojas de infusión.

En boca lo que decía, si bien los taninos todavía medio+ y sabrosos. 

El vino tiene volumen y destaca un final medio+ de cacao negro y regaliz, con ciruela, mora y arándanos en licor.

 

NOTA

Es un vino con bastante concentración de aromas y sabores terciaiors, que entre acidez y alcohol, balancean los sabores pronunciados, con finura en taninos altos y con acidez presente, sin inmadurez, sin verdores.

Es largo en sabores en boca, sobre todo terciarios, con integridad e intensidad, aunque ya cayendo en la curva, pues es apto para beber ya por su evolución completa. NO es para envejecer aun siendo GR.

 

Prueba de nuevo este vinazo, tras la espléndida añada 2002. De nuevo, Un excelente vino de Alejandro Fernández que rezuma elegancia y potencia t con delicadeza a la vez. Cereza picota granatoso con ribete rubí y buena capa. Nariz con una gran armonia entre fruta y madera, con una fruta madura bien acompañada de notas de cedro y sándalo, floral, especias dulces, pan tostado, café, menos balsámico que la anterior alada, quizá algo menos fresco, pero igualmente extraordinario. En boca es aún más grande, sedoso, frutoso, equilibrado, elegante y largo con un postgusto en el que las notas florales y frutales son todo uno. grande y en un gran momento.

El Vínculo Paraje de la Golosa Gran Reserva 2003, es su gran vino manchego, de Cencibel, como se decía antes, una producción más que reducida, y segunda cosecha de este gran reserva manchego que por supuesto, no se elabora todos los años. Con 24 meses de crianza en barrica de roble francés, es un gran vino de pago, un gran Gran Reserva; con buena madera integrada, paso suave, sedoso. Con una fruta madura, madura que le da notas de compota, confitura, mermelada...sobretodo es muy especiado, el regaliz está muy presente, y los tostados de la barrica le aportan unos ahumados muy delicados.
Pues eso...un vino de Alejandro Fernández.

Imágen:

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar