Gómez Cruzado Blanco 2014

Vino Gómez Cruzado Blanco 2014

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
89
Puntuación Media:
7,7
Calidad-precio:
6,3

Bodega: Bodegas y Viñedos de Gómez Cruzado
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Blanco
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 13,00%
Varietales: 85% Viura y 15% Tempranillo Blanco
Precio aproximado: De 5 a 9,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Gómez Cruzado Blanco 2014 es un vino blanco elaborado con Viura y Tempranillo Blanco procedentes de viñedos de más de 30 años criados en suelo pedregoso. Su proceso de elaboración comienza con la vendimia realizada de forma manual, depositada en cajas de 200 kilos y seleccionadas en bodega. La uva se prensa ligeramente y realiza la fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable a una temperatura constante de 16ºC. Posteriormente la mitad del volumen pasa 5 meses sobre sus lías en barrica y la otra mitad se cría también sobre sus lías pero en depósitos de hormigón. Gómez Cruzado Blanco 2014 tiene una producción limitada de 50.000 botellas.

Varietales: 85% Viura y 15% Tempranillo Blanco

10 Opiniones de Gómez Cruzado Blanco

De color amarillo pálido y nariz de intensidad correcta, presenta notas frescas ciruelas claudia y manzana golden, con un fondo tropical y unas notas de flores blancas. En boca se queda algo falto de cuerpo, es fresco pero le falta intensidad, mantiene una acidez correcta y tiene un paso fresco.

Segunda vez que lo cato a ciegas y no es un vino que me acabe, aunque técnicamente no tiene problemas, pero es un vino que no me engancha.
Nariz de intensidad media con unas notas herbáceas muy marcadas, frutos con hueso, flores blancas, lichis, fruta tropical madura y ciruelas verdes.
En boca tiene unas notas dulces de fruta madura que se mezclan con unos herbáceos, acidez correcta pero sigue faltando algo de punch, algo que lo haga diferente.

El vino Gómez Cruzado Blanco 2014 tiene un color amarillo pálido acuoso.
En nariz se muestra muy frutal con tendencia al lado más dulce de la fruta: manzana golden y ciruela claudia. Notas cremosas de la madera presentes.
En boca se muestra muy tímido, con ligero sabor a ciruela claudia y algunas notas de limón. La acidez justa.
Mi opinión es que es un vino al que por su juventud todavía le pesa mucho la madera y que podrá expresarse mucho mejor dentro de 6 meses o un año. Habrá que darle otra oportunidad.

Visual:

Amarillo pajizo, limpio y brillante.

Olfativa:

Nariz de media intensidad. Hay fruta de hueso, cáscara de naranja, ciruela verde, floral y notas aceitunadas. Es graso y fresco.

Gustativa:

En boca incomprensiblemente cae. Plano, sin mucha acidez, poca fruta y un final amargo.

Es de un rico toque perfumado, leve, delicado. Se aprecia la fruta de hueso, es meloso hay que agitarlo pues se duerme, se pierde. Surgen las lías un toque herbáceo y un recuerdo a pastillas de vitamina c.

En la boca sigue la línea de la suavidad, se pierde no llena, apenas se expresa. Sale el alcohol con un hasta agradable punto cálido, algo de ciruela blanca. No tiene defectos pero le falta punch.

Vino de color pajizo, limpio y brillante. En la fase olfativa me pareció limpio, sin defectos, de intensidad media-alta y muy floral. Me gustó. En boca me llamó la atención el volumen, con ligero punto amargo procedente de la variedad, y una acidez fresca que te deja un buen sabor de boca.

Amarillo pálido. Aroma poco intenso aunque perfumado, flor y fruta blanca, cítricos amargos y herbáceos secos finales. En boca su tacto es graso, con buena acidez, sin embargo la sensación final es de acuosidad y algo falto de peso frutal. Se espera más de él.

Pajizo con destellos acerados. La nariz es de media intensidad, comienza algo reducida y con la aireación aparecen más bien notas del trabajo con lías siendo la expresión frutal ligera, quizás con algo de hierba seca y algún recuerdo a fruta blanca. En boca entra bien, la acidez domina el paso, con sensaciones cítricas, hay sensación de materia pero pasa fluido. Persistencia media. Cuesta algo menos de 10€.

Se muestra en la copa con una intensidad media baja, con un fondo aromático, muy perfumado, con un aspecto algo graso, trabajo de lías, levadura, miga de pan, hay un fondo poco claro, no llega a sucio pero recuerda al deposito. Surgen las hierbas tanto frescas como secas, sobre todo el heno. La fruta, blanca y de hueso, es un tímido recuerdo al igual que la madera, que se señala con notas ahumadas muy finas.
En la boca es jugoso, destaca y descoloca una acidez muy viva, el vino es muy joven y expresivo pero solo lo demuestra cuando lo tenemos en la boca. La fruta blanca tanto la manzana como la pera y la de hueso, el albaricoque, se dejan sentir, se palpan. Hay un rasgo herbal y la acidez sigue su propio camino, por otro lado el vino nos da untuosidad, grasa, se insinúa la crianza en barrica, todo se va diluyendo, se torna jugoso y fresco, se limpia nuestro paladar dejando un recuerdo algo leve carente de algo más de personalidad, el tiempo hablara.

No por ser nuevos, dejan de ser tradicionales. Mi impresión es que en Rioja, en general, se están haciendo las cosas muy bien en el último lustro para recuperar un perfil de vinos blancos que históricamente han tenido mucha importancia en esta zona productiva y que durante las últimas décadas habían pasado a un muy segundo plano oscurecidos totalmente por la impronta de sus vinos tintos.

Este Gómez Cruzado del 2014 se muestra con un atractivo color amarillo palido. Al principio, algo tímido en nariz (tal vez por la baja temperatura de servicio) que conforme se va oxigenando y ganando en temperatura ofrece una cierta complejidad de aromas donde se entremezclan las notas lácteas y de vainilla típicas de su paso por barrica con aromas de frutas blancas (pera), pomelo, rayadura de limón, mango y algo de piña. En boca es bastante untuoso, con buena estructura, fresco y con un final suficientemente largo donde se recuerdan las notas dulces de la vainilla y el punto cítrico.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar