Borsao Garnacha Mítica 2012

Vino Borsao Garnacha Mítica 2012

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
90
Puntuación Media:
8,1
Calidad-precio:
9,4

Bodega: Bodegas Borsao
D.O./Zona: D.O. Campo de Borja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Sin crianza
Graduación (vol): 13,50%
Varietales: Garnacha 100%.
Precio aproximado: Menos de 5 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Varietales: Garnacha 100%.

5 Opiniones de Borsao Garnacha Mítica

Qué decir de este vino que no se haya dicho ya?

Vino de color rojo cereza miy vivo.

En nariz la fruta roja se hace presente e incluso un toque de bosque mojado.

En boca suave, sabroso y muy redondo en el que aparece la fruta roja y una buena calidez.

Muy rico y a un precio increíble para vino diario o para salir del paso en una comida multitudinaria

Ante los comentarios de varios aficionados al vino de que este vino no es lo que era, me decí por ir a buscar una botella y darle una oportunidad. No me ha defraudado. Está en plena forma. Ha perdido algo de acidez, está más equilibrado. Continua con su capa alta, buena y densa lágrima y su color es rojo picota con notas violáceas.
Su intensidad en nariz es media alta a frutos negros y rojos del bosque frescos, balsámico.
En boca encuentro fruta y más fruta, carnoso, fresco, goloso, redondeándose, alcohol bién integrado, taninos domándose, presente acidez que te hace ensalibar la boca y que te invita a seguir bebiendo. Muy grato paso de boca. Me da una permanencia de 2,45 minutos. Un vino de una extraordinaria R/C/P.

En aspecto, destacar el ribete violaceo atractivo que si movemos la copa, tiñe las paredes de este mismo color. Vino que no descubre, de color picota oscuro de capa alta. En el aspecto se muestra tal y como es, un vino joven sin estancia en madera.

En la nariz, intensidad media, predomina la fruta con notas de pan algo dulce como de masa haciendose.

En boca, fresco pero decepcionante intensidad comparado con lo que esperaba tras la nariz. Los taninos algo toscos.

Llevo bebidas de este vino.
Color granatoso con ribete rosáceo, capa media, centro purpúreo.
Es un vino fresco y frutal en nariz, con aromas medianamente intensos de fresas maduras, frambuesas, moras, zarzaparrilla, toques especiados de pimienta y momentos puntuales de alcanfor. Con un poco de aire la fruta se sazona y aparecen sensaciones terrosas, minerales. Con estos vinos jóvenes me da a veces la impresión de que la frutilla bien madura se hubiese caído del arbusto para mezclarse con cantos rodados menudos en medio del bosque. Sangre. Tierra mojada. Buena nariz, menos láctica y más territorial que la de 2011.
En boca entra ligero, fácil, amable, pero con una correcta proporción de acidez. Fluido, frutal y de final medio tirando a corto. Excelente RCP, no es ninguna novedad.

Vino encerrado en botella bordelesa y vestido con una sencilla etiqueta con aire moderno.
A la vista se manifiesta limpio, brillante, de color cardenalicio, capa alta, lágrima ancha que se desliza con lentitud por la copa. Menisco color violeta.
En nariz, mucha fruta del bosque fresca, notas balsámicas amostadas.
En boca, muchísima frescura y fruta, carnosidad, fresa, arándanos, algo de regaliz, lácteos, equilibrio, con brio, elegante acidez que te invita a beber. Pura golosina. Gran paso de boca. Me dá una permanencia de 2,45 minutos. De lo mejor que hay en el mercado en RCP.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar