Blog de Verema.com

En abril, un mencía has de abrir

¡Hoy comenzamos el mes de abril! Ya comienza a alargar el día y la primavera se cuela en nuestras casas para hacernos la jornada más llevadera y alegre. Desde hace poco tiempo, disfrutamos de más horas de sol cada día, vamos, que en general, todo cuesta un poquito menos. ¿No? ¡Seamos optimistas y digamos que “el sol lo cura todo”!

A partir de ahora, tenemos por delante 30 intensos e irrepetibles días que nos van a dar luz y vino. ¿Vino? Por supuesto, mucho vino. De hecho, ¡en abril hasta tenemos la oportunidad de que nos llegue un lote de vino directamente a nuestra casa! Y es que este mes de abril llega cargado de uva y de vinos frescos. 

La uva que nos va a acompañar este mes es una variedad de uva tinta: la mencía. Ella será la protagonista y la encargada de enseñarnos un poquito más sobre el mundo de las uvas y del vino.

Para empezar, el nombre Mencía es el de una uva pero por si no lo sabíais, también es un nombre de persona; es pues, un nombre femenino, español, y que según los historiadores se cree que su origen es del norte de Castilla. 

Mes de abril 2017

¿Por dónde se encuentra la mencía? 

Esta variedad se cultiva sobre todo en el noroeste de la Península Ibérica desde tiempos remotos. Y es que son muchas las uvas que se cultivan en nuestro país desde hace siglos. ¡Tenemos una larga historia a nuestras espaldas en el mundo de la viticultura! Ya que como sabemos, nos encontramos en una zona donde la producción de vino está muy pero que muy arraigada, y podemos decir que desde siempre se ha cultivado y elaborado vino en, prácticamente, todas sus regiones. Así que, ¡la mencía no iba a ser menos! Ésta se cultiva desde la época de la Antigua Roma en nuestro país.

Dentro del marco nacional, la mencía la podemos encontrar principalmente en las zonas de Bierzo, Castilla y León, y Galicia. Aunque su producción se centra un poco más en áreas como la Ribeira Sacra, Valdeorras o Monterrei. La Ribeira Sacra, con sus impresionantes terrazas y desniveles es, sin duda, un paraje único e idílico donde la mencía destaca sobre el resto de variedades. Tan sólo hace 2000 años que se lleva cultivando esta variedad tinta en los majestuosos bancales que describen y dan forma a uno de los mejores panoramas de viñedos que tenemos en nuestro país. La mencía crece entre abruptas montañas decorando el paisaje para finalmente, dar como resultado final unos vinos frescos, muy aromáticos y aterciopelados.

¿Y cómo es la variedad mencía? 

La variedad de uva mencía produce racimos pequeños, compactos y sus pedúnculos suelen ser cortos, de manera que, el racimo queda muy pegado al sarmiento. Las bayas son de un tamaño medio, de color azul-negro y la pulpa dura y jugosa.

El hollejo es grueso, lo que propicia que la cantidad de compuestos fenólicos de esta uva sea elevada. Otro papel fundamental del hollejo es, que al ser grueso también protege a la baya frente a las inclemencias del tiempo, quedando a su vez más resguardadas de la acción de algunos parásitos.

La mencía es un uva que tiene un vigor medio, y su porte es erguido y vertical. De brotación temprana y maduración de media estación, esta uva es sensible al oidio, botrytis, mildiu y a las enfermedades de la madera, aunque, por otro lado no lo es tanto a los ácaros.

Mencía en la viña

Y sus vinos, ¿qué características tienen?

Los vinos tintos que se obtienen de la mencía son afrutados, florales, muy aromáticos, con cierta potencia pero suaves y con mucho color. La graduación alcohólica es media-alta y la acidez más bien escasa, por lo que es una variedad que se ajusta perfectamente a las necesidades y aptitudes de los vinos jóvenes. No obstante, esto no quiere decir que una mencía bien trabajada no tenga un grandísimo potencial para elaborar vino tinto de crianza. Y aquellos vinos destinados a largas crianzas se pueden obtener caldos expresivos, equilibrados y bien estructurados. 


Aroma flor azul

Según los expertos, la variedad mencía es una uva con la que se obtienen buenos y frescos vinos tintos. Hay gente que dice que se trata de vinos flexibles, quizá eso sea porque en general es una uva bastante agradecida y de la que se pueden conseguir vinos con muchísimas virtudes. De la mencía no sólo se obtienen excelentes vinos tintos, sino que también se vinifican estupendos vinos rosados, ligeros, aromáticos y muy afrutados. Características de agradecer en los frescos y tan deseados vinos rosados que, con la llegada del calor apetece más tomarlos en cualquier momento. 

 

Autor del blog

  • Verema

    Portavoz oficial de Verema.com, empresa con sede social en Valencia (España).

Envía tu consulta

Novedades de Verema

Descubre nuestra comunidad hermana Rankia: Finanzas, Economía, Bolsa y Banca

Copyright © 2000 - 2018 Verema Interactiva S.L. Aviso legal - Política de cookies - Quienes somos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar